Please log in or register to like posts.
Blog

El pasado, el futuro, y el presente. Todos son diferentes tiempos, pero todos tienen una conexión: una decisión en un tiempo afecta al otro. No podemos cambiar el pasado, tampoco podemos comprender el futuro, pero en el presente podemos decidir lo que sucederá y afectará nuestro futuro. Muchos nos preocupamos por nuestro pasado o de lo que está por ocurrir, cuando en realidad debemos enfocarnos en el presente. 

Ahora estás leyendo este texto. Puedes decidir continuar leyendo o parar. Es algo que puedes controlar. Puedes decidir qué vas a hacer con tu tiempo libre: estudiar o relajarte. Cada elección produce un resultado. Si estudias, podrías recordar la información que no dominaste en clase para asegurar tu entendimiento de los conceptos en el examen. Si escoges relajarte, no entenderás los conceptos que cubrieron durante la clase, lo cual resultará en una mala nota en el examen.
También hay casos en los cuales no puedes controlar los eventos espontáneos que se presentan. Si de pronto se pincha la llanta del carro en el cual estás, no fue algo que pudiste controlar. No estabas deseando eso, tampoco lo esperabas, pero pasó. Entonces, si no tienes control completo sobre lo que está ocurriendo, ¿por qué te vas a estresar por lo que pasó o lo que está por pasar? Conquista tus tareas, tus responsabilidades, accidentes que pasan, relaciones, y dificultades del día. Después que Jesús subió a la ladera de la montaña, les enseñó varios sermones y uno de ellos fue “No se preocupen por el día de mañana, porque el mañana traerá sus propias preocupaciones. Cada día tiene ya sus propios problemas.” (Mateo 6:34 PDT) Jesús, quien siempre hablaba palabras de sabiduría. Jesús, quien es Dios. Jesús, quien murió por amarnos incondicionalmente. Si él consideró compartir eso, por lo tanto, es de tal importancia que debemos aplicarla en nuestras vidas.

¡Enfócate en el ahora! ¡No pienses en lo que no hiciste ayer, hazlo hoy si es posible! Dios quiere que hagas hoy lo que te puso hoy. Hazlo día a día. No lo hagas todo en un día, haz lo que puedas hoy, deja el resto para cuando él te llame para hacerlo. Jesús caminó en la tierra por 33 años compartiendo el evangelio y curando a las personas. Él vivió cada día al máximo, sin preocuparse del futuro. La diferencia es que Jesús conocía su futuro. Él estaba consciente de quiénes lo iban a matar y el día cuando iba a morir. Él no se preocupaba. Su vida estaba en las manos de Dios, así como está la tuya. Usa lo que tienes hoy.

“Dios es el Dios de “en este momento”. Él no quiere que te quedes sentado arrepintiéndote ayer. Tampoco quiere que te retuerzas las manos y te preocupes por el futuro. Él quiere que te concentres en lo que te está diciendo y poniéndote frente a ti… en este momento.”
Priscilla Shirer

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario