Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

La declaración del estado de alarma obligó a muchas personas a asumir una nueva modalidad de teletrabajo. Esto compaginó el cuidado de los hijos, las obligaciones domésticas, las tareas laborales y el rol de cabeza de hogar; todo esto bajo un manto de incertidumbre que aún no sabemos cuándo va a terminar.

Uno de los colectivos más vulnerables durante esta pandemia han sido las familias monoparentales; los cuales solo tienen unos de sus integrantes (hombre o mujer) a cargo de todas las labores del hogar. Este escenario se está viendo manejado en mayor número por mujeres; quienes se han desentendido del cuidado de la casa e hijos para concentrarse en sus trabajos. 

El estereotipo de mujer multitarea coincide exactamente con mi experiencia: con una mano preparo el desayuno, con la otra escribo un correo electrónico, tengo el móvil en una llamada y, al mismo tiempo, intento evitar que el niño tenga un accidente.

Es así como el término mujer multitasking (mujer multitareas) coge tanta relevancia, ya que es una aparente capacidad humana para realizar más de una tarea o actividad al mismo tiempo. La multitarea puede ocasionar pérdida de tiempo y aparentemente causar más errores debido a una atención insuficiente; pero para personas competentes y entrenadas en dos tareas es posible cambiar rápidamente la atención entre ambas y realizarlas con eficiencia.

La mujer y la pandemia

La mujer está demostrando que puede desarrollar más de una tarea a la vez, con la misma capacidad y lograr que todo marche bien. Esta situación para muchas no es nueva; pero con el cierre de los colegios y escuelas, ya no cuentan con el apoyo externo de cuidadores. En este sentido, la carga de trabajo que ha recaído sobre los hogares no está distribuida equitativamente. La presencia de los niños en casa obliga a muchas a ejercer su trabajo habitual desde el hogar y, a la vez, ser maestras y cuidadoras.

Y es que las mujeres tienden a actuar de forma multitasking, es decir, combinan quehaceres laborales, del hogar y faenas invisibles. Estas últimas, implican labores de planificación, organización y toma de decisiones que no son palpables, pero aumentan el estrés y la ansiedad. El trasfondo del multitasking provoca que muchas mujeres se sientan agotadas de forma permanente.

¿De qué manera la pandemia afecta a las mujeres?

Un estudio de la Universidad del País Vasco (España) realizado a 6.829 personas concluyó que un 46 % de la población ha experimentado un incremento del malestar psicológico general por el impacto de COVID-19 en su salud mental; del cual las mujeres han sufrido un aumento mucho más destacado en comparación al de los hombres.

Los resultados pusieron de manifiesto que las mujeres han reportado más dificultades para desconectarse de las preocupaciones; es decir mayores ataques de ansiedad, aumento de malestar e incremento de los sentimientos de culpa y desesperanza; además de una reducción de los niveles de confianza, serenidad, optimismo y energía. A pesar de que el objetivo del estudio no era conocer las causas exactas de estos estados, los autores de la investigación definen que estos resultados son el fruto del constante esfuerzo y del rol que han adoptado muchas mujeres.

Teniendo presente todos estos datos, hacemos una serie de recomendaciones para poner límites y mantener a raya el estrés provocado por el multitasking.

8 recomendaciones para una mujer multitasking

La vida actual nos obliga a estar continuamente corriendo y este confinamiento ha generado que las mujeres asumamos el rol de realizar varias tareas a la vez, para optimizar el tiempo y cubrir las necesidades en todos los escenarios. Por eso te damos algunas recomendaciones para manejar tu salud mental y física, sin que interfieran con las obligaciones, responsabilidades y compromisos que una mujer multitasking continuamente maneja en sus jornadas de 24 horas.

1. Diagnóstico: Analiza qué tienes y qué te gustaría cambiar en los diferentes campos de tu vida: personal, de pareja, laboral, familiar; y piensa en pequeñas acciones para mejorar.

2. Define tus prioridades: Realiza una escala de valores marcando tus prioridades y el tiempo que le dedicarás a cada una.

3. Evalúa tu salud: Determina tu estado mental, físico y emocional, los niveles de cansancio, fatiga y frustración personal. Chequéate, es normal que una mujer multitasking descuide estos aspectos.

4. Organiza tus actividades: Haz un plan de acción, una lista tus prioridades y analiza los pasos a seguir para realizar todo en el tiempo adecuado. Tener horarios para realizar tus actividades laborales y personales mejorará tu productividad y calidad de vida. No dejes que el trabajo absorba tu espacio personal. 

5. Aprende a decir ≪no≫: Es clave para tu día a día decir no algunas veces. No a las cosas que no te gustan o que no puedes realizar, te sentirás más aliviada y relajada. Te enfocarás en las actividades que realmente te interesan y evitarás problemas con los demás.

6. Recárgate: Dedica un tiempo para ti, para llenarte de energía y prevenir el agotamiento, el estrés y la fatiga. Desconéctate por completo por lo menos quince minutos, respira profundamente, recuéstate y deja que tu cuerpo y mente se encuentren contigo misma para recuperar tu felicidad. Date un baño o un masaje relajante.

7. Aprende a negociar: Habla con las personas que vives: hijos, pareja, familiares y establece los tiempos disponibles que dedicarás a cada uno, y define las responsabilidades que ellos deben asumir para tener más tiempo de calidad. Recuerda que mamá no puede solucionarlo todo. 

8. Traza proyectos personales: Es indispensable que una mujer multitasking tenga planes que disfrute y  que estimulen su crecimiento personal, evita frustraciones acumuladas. Aprende un idioma, lee un libro, aplícate una mascarilla casera o mira una película de tu agrado.


Escrito por Aura María Lopera, de la fundación Encausa.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
1
2
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta