Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Es imposible negar que existen líderes sumamente inseguros que no saben cómo influenciar saludablemente. Este es probablemente uno de los principales factores de estancamiento en un grupo u organización. Sin embargo, cuando alguien anima y agrega valor a la vida de las personas inicia una contribución para entregarles poder y crear un ambiente de crecimiento seguro. Así que aprender cómo influenciar positivamente no es imposible.

Se trata de las personas

Me explicaré mejor: si crees en la gente, inviertes en ellos y les das la oportunidad de alcanzar su máximo potencial, entonces les otorgas autoridad y les empoderas para alcanzar el propósito que Dios ha diseñado para sus vidas.

El problema surge cuando un líder —consciente o inconscientemente— crea obstáculos que evitan que las personas alcancen su máximo potencial generando una cultura de seguidores en vez de capacitar más líderes. ¿Se te hace familiar?

¿Cómo identificar a un líder inseguro?

Este tipo de líderes no puede otorgar poder a nadie porque en el fondo creen que ellos mismos no lo tienen.

En algún punto, este tipo de persona se convierte en un líder de posición y no de influencia ya que siente un enorme temor a perder lo que tiene porque como líder débil piensa que si ayuda a sus subordinados más adelante podrían prescindir de él.

Antes de explicarte cómo influenciar saludablemente, mencionaré sólo algunas señales de un líder inseguro:

  • No da autoridad a su equipo, sino que delega tareas. Es decir, forma a seguidores y no a líderes.
  • Es incapaz de asignar responsabilidades definidas con una aprobación clara y convincente con la autoridad apropiada para actuar.
  • Posee una actitud de crítica negativa constante.
  • No faculta a su equipo.
  • Trabaja solo.
  • Cree que puede —y tiene que— hacerlo todo solo como si él mismo fuera el líder más grande.

En fin, hay muchos signos de inseguridad y barreras para otorgar autoridad… Pero hay buenas noticias: ¡Todos podemos convertirnos en un líder saludable e influyente!

¿Cuál es la clave de un liderazgo sano?

Una cultura de otorgamiento de poder genera avance y crecimiento en donde todos ganan. ¿Qué puedes hacer para aprender cómo influenciar saludablemente?

  • Ten clara tu identidad. Encuéntrala en Jesús.
  • Reemplazar la autosuficiencia.
  • Ten claro qué es lo más importante.
  • Enfócate en el propósito que Dios diseñó para ti.
  • Sirve a las personas.

Las cualidades de un buen líder, aquel que con el tiempo se convierte en un buen mentor, no son de destreza sino de carácter, actitud y relaciones. Ese es el fuerte de un líder saludable. Lo elemental es el carácter.

¿Qué generan estas cualidades? Atraes, alientas e impulsas a las personas. Crees en otros y te relacionas correctamente con ellos. Les preparas, les capacitas, confías en ellos y a su vez les ayudas a alcanzar su máximo potencial.

¿Te imaginas lo que pasaría en cada organización, grupo o iglesia con un liderazgo así?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
3
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta