Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Muchas frases populares se han hecho parte de nuestro lenguaje con el paso de los años. Algunos de ellos hablan de Dios o tienen un mensaje que parece bíblico; pero eso no quiere decir que estén escritos allí.

Hay frases que creemos que están en la Biblia porque parecen ir acorde a los principios cristianos; sin embargo, no están en las Sagradas Escrituras y pueden llevar a la confusión.

Estas frases incluso se han hecho tan populares que, de hecho, hay quienes las citan como si fueran versículos bíblicos. Pero todo esto demuestra que no leen la Biblia ni la han estudiado superficialmente. Para evitar caer en este error, es importante aprender el origen de estos enunciados y leer la Biblia con mayor detenimiento.

Estas son algunas frases que crees que están en la Biblia, pero que en realidad fueron escritas o dichas por alguien más:

Dios ayuda a los que se ayudan

Embed from Getty Images

Aunque no se sabe con certeza el origen de esta frase, los estudiosos creen que proviene de la época de la Antigua Grecia. Algunas palabras de este dicho han cambiado con el tiempo y la variación en los idiomas; sin embargo, la idea principal sigue siendo la misma. La persona a la que más se le ha atribuido esta frase es a Benjamin Franklin, pues él lo publicó en su almanaque de 1739.

Por una parte, esta frase puede implicar que Dios ayuda a quienes se ponen en acción y no se quedan de brazos cruzados. Pero por otra, la Biblia dice que Dios es refugio y amparo de quienes lo necesitan (Romanos 5:6, Isaías 25:4). Por lo cual, uno debe ser cuidadoso con el uso de esta expresión y fijarse primero en el contexto.

Dios se mueve de maneras misteriosas

Esta frase pertenece a la primera estrofa de un himno de seis versos escrito por William Cowper en 1773. El himno se tituló Conflicto: Luz Brillando desde la Oscuridad, y estaba acompañado de Juan 13:7. Posteriormente, esta canción fue recopilada y publicada en el libro Onley Hymns, que fue co-escrita con John Henry Newton.

Si bien esta expresión se usa comúnmente para ofrecer consuelo en tiempos difíciles y ánimo para confiar en Dios; no aparece en ninguna parte de la Biblia de manera literal. Sin embargo, se podría implicar que Cowper se inspiró en Isaías 55:8-9 (RVR1960) para escribir dicho himno:

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

Ama al pecador, odia al pecado

Embed from Getty Images

Una de las frases que la gente cree que está en la Biblia es: ≪Ama al pecador, odia al pecado≫. Esta expresión fue escrita por Agustín de Hipone (conocido también como San Agustín) en una de sus cartas. Él escribió: ≪Cum dilectione hominum et odio vitiorum≫, que significa ≪con amor a la humanidad y odio a los pecados≫. Posteriormente, la frase evolucionó a ≪odiar al pecado y no al pecador≫; y apareció en la biografía de Mohandas Karamchand Gandhi (más conocido como Mahatma Gandhi) en 1929.

Pese a que este dicho puede servir como una manera de acentuar el amor de Dios, en ocasiones se toma como un permiso para seguir pecando.

Dios odia el pecado, pero Él es amor. Precisamente porque nos ama, envió a su Hijo para salvarnos y redimirnos de nuestros pecados (Juan 3:16-17). Ahora, esto se refiere a la relación que tenemos con nuestro Señor, pero ¿cómo podemos amar al pecador y odiar el pecado? Judas 1:22–23 (NVI) establece una pauta para ello:

Tengan compasión de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuidado; aborrezcan hasta la ropa que haya sido contaminada por su cuerpo.

En estos versículos se nos dice claramente que debemos mostrar amor por los demás, pero que esa compasión debe llevarnos a confrontarlos con su pecado para que sean salvados del fuego eterno. Esto se logra al compartir el mensaje de salvación de Dios y la oración. No obstante, en Judas también se nos advierte a tener cuidado ≪de no hacer el mismo mal que ellos hacen≫ (TLA).


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

14
5
0
3
2
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta