Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Te cuesta dejar de pecar? ¿Caes en la misma tentación una y otra vez? ¿Tienes pensamientos malos que sabes que van en contra de los principios bíblicos?

En ocasiones, pese a que tenemos una nueva vida en Cristo, seguimos pecando. Pero aunque sabemos que Dios nos perdona, no podemos caer en lo mismo y cometer los mismos actos por los que ya pedimos perdón. (Para conocer más, leer: Si Dios me perdona, ¿por qué debo dejar de pecar?)

Si bien nadie es perfecto y podemos fallarle a Dios incluso con nuestros pensamientos, hay cosas que podemos hacer para guardar nuestros corazones y protegerlos de hacer el mal.

Para dejar de pecar…

Llena tu mente de la Palabra de Dios

Tu palabra es una lámpara a mis pies; ¡es la luz que ilumina mi camino!

Salmos 119:105 (RVC)

La Biblia dice que debemos pensar en todo lo bueno (Filipenses 4:8), pero es imposible que lo hagamos si es que nuestra mente no tiene una guía que le diga cuál es el camino a seguir. Es por esa razón que en todo momento debemos tener presente la Palabra de Dios.

Lee la Biblia, pero no te conformes con leerla superficialmente: analízala, estúdiala y memorízala. Eso te ayudará a que cada pensamiento esté acorde con lo que Dios espera de ti. Recuerda que las malas acciones se originan en los pensamientos; así que debes llenar tu mente de todo lo bueno.

Aléjate de la tentación

…cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.

Santiago 1:14-15 (NVI)

¿Alguna vez has comenzado una dieta, cuando de pronto pasas por una pastelería y te antojas de comer todo lo que te prohibió el médico?

Muchas veces, el pecado se encuentra en lugares o situaciones en las que estamos más propensos a caer. Esto significa que podemos dejar de pecar si nos alejamos de las cosas que representan una tentación a hacer lo malo.

Si sabes que algo te incita a pecar, huye de ese lugar, persona o momento. Dios puede darnos la fuerza para resistir cualquier ataque de Satanás, pero no debemos ponernos a prueba al acercarnos al pecado.

Busca el apoyo de alguien de confianza

Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones.

Hebreos 10:24 (NTV)

Los seres humanos trabajamos mejor cuando tenemos a alguien que nos apoye y diga en qué estamos fallando. Cuando hay un pecado recurrente que sigue en tu vida, busca a una persona de confianza que te ayude a poner límites en tu vida. Cada vez que sientas que quieres hacer lo malo, pídele que te ayude a rechazar la tentación y a reemplazar ese tiempo por un momento de comunión con Dios.

Ten presente que esta persona debe ser alguien maduro que no se deje llevar por el momento, sino que sea un apoyo firme con el cual puedas buscar más de Dios.

Mira con la perspectiva de Dios

Llenen sus pensamientos de las cosas de arriba y no en las cosas de este mundo. Después de todo, ustedes están muertos y su vida está escondida con Cristo en Dios.

Colosenses 3:2-3 (NBV)

Por último, la mejor forma de mantenerte lejos del pecado es acercándote más a Dios y desarrollando tu relación con Él. Cuando lo haces, verás que los placeres de este mundo son pasajeros.

Hoy podemos pecar, pero las consecuencias son peores. En cambio, aquello que perdura es la eternidad que Jesús nos tiene preparada. Por lo tanto, si quieres dejar de pecar, piensa en lo eterno; de esa manera te enfocarás solo en lo bueno y tus pensamientos estarán dirigidos hacia la Palabra de Dios.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
3
0
1
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta