Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Algunas personas acostumbran establecerse metas cuando un año nuevo comienza. Esta práctica es un buen estímulo para conseguir lo que uno quiere, y es una excelente manera de mantenerse enfocados en lo que realmente importa. Sin embargo, a veces olvidamos que  “podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos” (Proverbios 16:9, NTV).

Tus planes dicen quién eres.

¿Eres alguien que hace planes para su propio beneficio material y físico? Eso dice mucho de ti. Cuando nos enfocamos más en lo pasajero, dejamos de lado temas mucho más importantes como el crecimiento espiritual y nuestra relación con Dios. Las cosas materiales tienen un tiempo de duración y pronto se terminan, pero lo espiritual es eterno. Esto no quiere decir que debemos ignorar nuestra realidad y no procurar tener bienes, sino tomar acción de acuerdo al grado de importancia que tienen.

Nuestros planes vs. los planes de Dios.

 

Si nuestros propósitos no van de acuerdo a lo que establece la Biblia, tenemos poca posibilidad de lograrlos. Dios bendice a los que tienen un corazón puro, pues ellos verán a Dios” (Mateo 5:8, TLA), y los planes de los que tienen un corazón puro siempre ponen a Dios en primer lugar. Proverbios 16:1-4 (PDT) dice: La gente hace planes, pero sólo el SEÑOR puede hacerlos realidad. Cada cual cree que lo que hace está bien, pero el SEÑOR es quien califica las intenciones. Pon en manos del SEÑOR todo lo que haces, para que tus planes se hagan realidad. Todo lo que ha hecho el SEÑOR tiene un propósito; incluso el hombre perverso, que fue hecho para el día del castigo.”

Antes de plantearte alguna meta, primero pídele a Dios que examine tu corazón y te ayude a hacer planes de acuerdo a los suyos. La única manera de saber si nuestros objetivos se harán realidad es dejándolo todo en las manos de Dios y poniéndonos en acción. De lo contrario, este año será uno más de nuestras vidas.

Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará.”
Salmos 37:5 (NBD)

 
 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta