Please log in or register to like posts.
Blog

Vivimos en tiempos en donde es fácil opinar sobre todo. Internet ha facilitado la libertad de expresión. El lado negativo es que también ha abierto puertas a la crítica y el acoso. Como es sencillo escudarse tras una pantalla, la gente tiene más agallas para insultar y juzgar. Esos comentarios perniciosos afectan tu vida, sobre todo cuando crees lo que otros dicen de ti.

¿Estás encasillado en un estereotipo?

No es una norma, pero la mayoría de personas tiene etiquetas que las clasifican dentro de un estereotipo. Estas pueden haberse adquirido desde nacimiento o a lo largo de los años.

Por ejemplo, en muchas sociedades se hace una distinción muy marcada entre los roles del varón y la mujer. Esas funciones pueden ir desde lo práctico hasta lo absurdo. Una muestra de esto es cuando se afirma que los hombres no lloran o que cocinar es cosa de mujeres.

Otro ejemplo de estereotipos es el que se utiliza para describir el estado financiero, marital, etc. de una persona. Esto se nota cuando usamos adjetivos como ≪pobre≫, ≪bonita≫, ≪casado≫, ≪nerd≫, entre otros.

Estudios demostraron que esos estereotipos tienen un impacto en nuestras decisiones. Puedes creer que no es cierto, pero esto ha sido demostrado científicamente.

Esto es lo que pasa cuando crees lo que otros dicen de ti

Hay comentarios positivos que nos inspiran a continuar. Palabras de aliento que nos instan a tener esperanza en el futuro. Es bueno hacer caso a ese tipo de cosas porque nos ayudan. En cambio, cuando creemos las cosas negativas, nuestro porvenir se ve afectado.

Un estudio publicado en la Journal of Personality and Social Psychology demostró que incluso los estereotipos raciales tienen efectos. Hicieron dos experimentos que mostraron que los comentarios raciales impactaron en el desempeño de los atletas.

Concluyeron que al hacer caso a las etiquetas que los demás nos ponen, para bien o mal cumplimos esa expectativa.

Si se te recuerda el estatus de tu grupo antes de realizar una prueba o tarea, y el estereotipo cultural dice que tu grupo no es muy bueno en eso, tu desempeño se verá afectado. Tú, consciente o inconscientemente, “serás” ese estereotipo.

John Bargh, PhD

Es decir, que si –por ejemplo– a una niña le dicen que los varones son mejores en matemáticas, ella tendrá problemas para aprender. Incluso podría dejar de intentarlo. Es más, podría concentrarse en su apariencia por sobre su educación, si es que eso se espera de ella.

¿Somos lo que otros dicen que somos?

Esto significa que no es que una persona no tenga la capacidad de cambiar o ser mejor. El problema radica en que cree lo que otros le dicen.

Si bien es cierto que no todos reaccionan de la misma forma, la gran mayoría actúa según los comentarios del resto. Lo cual resulta en una mala toma de desiciones.

Por otra parte, este resultado también nos enseña a no ser tan ligeros al referirnos a otros. Nuestras palabras tienen un gran poder y debemos usarlas con cuidado. Después de todo, seremos tratados de la misma forma como tratamos a otros.

No juzguen a los demás, y no serán juzgados. Pues serán tratados de la misma forma en que traten a los demás. El criterio que usen para juzgar a otros es el criterio con el que se les juzgará a ustedes.

Mateo 7:1-2 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bargh, J. (2017). Before you know it (1era ed.). New York: Simon & Schuster.
–Stone, J., Lynch, C., Sjomeling, M., & Darley, J. (1999). Stereotype threat effects on Black and White athletic performance. Journal Of Personality And Social Psychology77(6), 1213-1227. doi: 10.1037/0022-3514.77.6.1213

Reactions

2
2
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

2
2
1

Le gusta

Deja un comentario