Es probable que este mes tengas una larga lista de pendientes, y otra más de cosas que quieres o planeas hacer el siguiente año. Sin embargo, este diciembre también es un momento adecuado para hacer pequeñas cosas para ser de ayuda a otros y concentrarnos en dar, más que en recibir. Acepta el reto de ser amable y practicar estas 25 actividades antes que finalice el año:

1. Sonríe a un desconocido.

Si te fijas en los rostros de las personas en la calle, verás que la mayoría se concentra en sus propios asuntos y no se da el tiempo para un desconocido. En lugar de quejarte por el mal estado del mundo, siembra algo de amabilidad y sonríe cordialmente a una persona a quien no conozcas. Puedes aprovechar la ocasión y desearle que tenga un buen día.

2. Abraza sin un motivo.

Abrazar tiene muchos beneficios; sin embargo, a veces esperamos ocasiones especiales para hacerlo. Este diciembre, atrévete a abrazar a alguien y demuestra tu afecto. No esperes que sea un cumpleaños, aniversario, o cualquier otra fecha especial para abrazar. ¡Nunca sabes cuándo será la última vez que veas a esa persona!

3. Regala aquello que no utilizas.

Todos tenemos cosas a las cuales estamos apegados, pero casi nunca las utilizamos. Este mes es una oportunidad para regalarlas a otros. Hay organizaciones y grupos que reciben todo tipo de donaciones y lo llevan a lugares donde las personas lo necesitan. Tú puedes llevar tu donativo y ellos se encargarán de distribuirlo. Si no hay alguna institución así en el lugar donde vives, tú puedes organizar una colecta de cosas usadas y repartirlas entre los más necesitados.

4. Di “te amo” a tus seres queridos.

En los funerales sale a relucir el arrepentimiento de las personas. No permitas que ése sea tu caso y haz que las personas a quienes aprecias, sepan lo mucho que significan para ti.

5. Deshazte de tus malos hábitos.

Es el último mes del año, pero probablemente aún sigas practicando ese mal hábito que te niegas a dejar. Toma la oportunidad de ser alguien diferente y decide cambiar tu vida. Despídete de los malos hábitos y adopta uno nuevo que sea de beneficio para tu vida.

6. Di algo amable a alguien que no conozcas.

Decir “que tengas un buen día” o “te deseo lo mejor”, puede hacer la diferencia de alguien. En la calle se oyen insultos, malas palabras, frases pesimistas, y toda clase de palabras negativas, ¿por qué no marcar la diferencia y decir algo bueno?

7. Invita a alguien a tu cena navideña.

No todos tienen familiares o amigos cercanos con quienes pasar la navidad. Si estás organizando una cena o una reunión, recuerda invitar a aquellos que están solos. La navidad se trata de compartir amor, y esta es una excelente forma de hacerlo.

8. Sé voluntario.

Las instituciones suelen hacer todo tipo de campañas navideñas en esta época y requieren de personas que ayuden. Ofrécete como voluntario y da un regalo preciado: tu tiempo.

9. Dona sangre.

Hay enfermos en los hospitales que no pueden pagar el costo de una transfusión de sangre. Si estás en las posibilidades, acércate a un centro de salud y dona sangre. Con esta pequeña acción podrías salvarle la vida a alguien.

10. Escribe cartas o tarjetas.

Este es un excelente momento para enviar una carta. Si tienes familiares o amigos que están lejos, escribe una tarjeta y envíala por el correo regular o por email. Hay instituciones que envían cartas a los soldados, voluntarios y misioneros que están fuera de sus países, y tú puedes escribir unas cuantas palabras de ánimo para ellos también. ¡Tu carta será muy apreciada!

11. Da de comer a un indigente.

Son pocos los países en los cuales no se ve a personas mendigando en las calles. Si en tu país hay gente así, en lugar de darles dinero, cómprales comida, y si puedes, siéntate con ellos. Aunque no lo creas, ellos tienen mucho qué decir y enseñar. No creas que debes tener mucho para compartir; solo debes demostrar ese amor que Dios tiene por ti.

Te interesa:  ¡Haz que Dios se glorifique!

12. Visita un hospital, asilo, albergue, orfanato o la cárcel.

Mientras todos celebran y festejan con sus familias, hay personas que no tienen la misma oportunidad por diversos motivos. Organiza a tus amigos y procuren visitar algún hospital, asilo, albergue, orfanato o la cárcel. Verás que el gesto de ir a esa clase de lugares, alegra a quienes se encuentran allí.

13. Dona a una organización de caridad.

Las grandes cosas se construyen con pequeñas acciones. Tu donación, por más insignificante que te parezca, servirá para ayudar a alguien. Esta navidad, dona la cantidad de dinero que puedas a las organizaciones de caridad que suplen las necesidades alrededor del mundo.

14. Ayuda a alguien en su trabajo.

Ofrece ayuda a alguien con su trabajo y reemplázalo por algunas horas. También puedes cuidar niños de manera gratuita, pasear las mascotas de tus amigos, o alguna otra labor que les dé tiempo para hacer lo que necesitan.

15. Regala víveres a quien lo necesite.

Prepara una bolsa, caja o contenedor con víveres y alimentos no perecibles, y dale a una familia que esté pasando por momento difícil.

16. Ora por el mundo.

No solo ores por tus necesidades, las de tu familia y amigos, sino también por los problemas que acontecen alrededor del mundo.

17. Enseña a alguien a leer o ayuda a alguien con problemas de lectura.

Si bien los índices de analfabetismo han disminuido drásticamente, hay personas que tienen problemas de lectura y necesitan leer para hacer diversas tareas. Si puedes, ayuda a alguien en este aspecto y comparte tus conocimientos.

18. Regala un libro a tu biblioteca local.

Contribuye a tu comunidad y dona un libro que ya no utilices, o crees que haga falta en tu biblioteca local. Si tu ciudad no tiene una, puedes empezar juntando libros y ayudando a otros a tener acceso a la literatura y libros de texto.

19. Ayuda con a construir o limpiar una casa.

Si conoces a alguien que está construyendo o haciendo cambios en su casa, es seguro que necesita apoyo de más personas. Ofrece tu ayuda y colabora con tu fuerza y tiempo.

20. Adopta una mascota.

Aprovecha este mes y demuestra compasión también hacia los animales. Si siempre quisiste tener una mascota, acude a algún refugio para animales y adopta un nuevo mejor amigo.

21. Enseña a un niño.

Los niños necesitan modelos a seguir y los adultos tenemos mucho por enseñarles. Cuando te encuentres con un niño, no pierdas la oportunidad de enseñarle algo útil que le vaya a servir toda su vida.

22. Ayuda a un anciano o invidente a cruzar la calle.

En vez de correr apresurado para cruzar la calle, detente a observar si hay alguien que necesita ayuda. ¡Podrías salvar la vida de alguien!

23. Envía un mensaje a un amigo con quien no hablas hace tiempo.

Cuando alguien está lejos, comenzamos a saber cada vez menos de esa persona. Tal vez puede estar pasando por un mal momento y no tiene a nadie; así que, ¿por qué no enviarle un mensaje para alegrarle el día? A todos nos cae bien unas cuantas palabras de ánimo.

24. Comienza una nueva rutina.

No postergues más las cosas que siempre quisiste hacer y comienza una nueva rutina lo más pronto que puedas.

25. Comparte tu fe con alguien.

La navidad es el momento perfecto para hablarles a los demás sobre el significado del nacimiento de Jesús. Haz que en esta navidad alguien reciba el regalo más grande de todos: la salvación.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta