Comentario de nuestra audiencia:

“¿Cómo puedo tener más fe?”

La fe es tan poderosa que puede obrar milagros (Lucas 17:5-10), pero la clase de fe que mueve montañas solo proviene de Jesús (Hebreos 12:2). Una vez que entendemos esto, podemos aceptar que por nuestros propios medios no podemos desarrollar la fe como es debido. Puesto que la fe solo viene de parte de Jesús, entonces lo que incrementa nuestra fe es acercarnos más a él.

Al leer la Biblia podemos conocer más de Jesús y, por lo tanto, tener más fe en él (Romanos 10:17). Pero no solo basta con la lectura, sino que también debemos practicarla. Santiago 1:22-24 (RVA-2015) dice: «Pero sean hacedores de la palabra, y no solamente oidores engañándose a ustedes mismos. Porque cuando alguno es oidor de la palabra y no hacedor de ella, este es semejante al hombre que mira su cara natural en un espejo. Se mira a sí mismo y se marcha, y en seguida olvida cómo era.» Es decir que tanto la lectura como la acción van de la mano y no podemos separar la una de la otra.

Algo que también debemos hacer es orar y ser sincero con Dios. Él sabe lo que hay en nuestros corazones, pero quiere que seamos honestos y le hablemos con confianza. Incluso si no tenemos fe al orar, debemos decírselo y el Espíritu Santo nos guiará para cuando debamos actuar.

Te interesa:  Profetas poetas

Otra manera de tener más fe es relacionándonos con personas que también amen a Jesús. El cristianismo es un viaje que hacemos de la mano de Dios, pero que también deberíamos hacer en compañía de otros que comparten nuestra fe. Esto nos ayuda a mantenernos firmes y a tener apoyo en los momentos de duda.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.