Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Todos alguna vez hemos enfrentado tiempos buenos y malos, un verano y un invierno, por lo que debemos estar preparados para cuando el tiempo lo requiera.

El Rey Salomón expone una de sus enseñanzas más impactantes para nosotros: “Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.” Proverbios 6:6-8 (RVR 1960)

Estos versículos contienen gran sabiduría para sus lectores. Si bien esta enseñanza está dirigida a un grupo de personas que tropiezan con la “pereza”, también nos ayudan a estar preparados para superar el tiempo difícil.

Estar preparado es mi compromiso personal

La hormiga es digna de imitar, trabaja duro sin esperar que alguien le ordene, su motivación está dentro de ella y no influenciada por un agente externo que la dirija, podríamos decir que tiene un compromiso personal.

Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

Lucas 17:10 (RVR 1960)

En esta parte de las escrituras Jesús exhortó duramente con sus palabras, mostrando que el Señor espera un compromiso nuestro. Ser siervo útil no sólo se limita a obedecer en aquello que nos piden, sino en dar más, y esa actitud sólo nace de una motivación personal.

Antes que lleguen los días malos

La Biblia nos anticipa que enfrentaremos diferentes pruebas, es decir, tiempos difíciles en los cuales debemos estar preparados, ¿cómo? La respuesta se encuentra en la misma escritura “aprovechando el tiempo”. La hormiga “prepara en el verano su comida”, el verano representa el buen tiempo, es ahí donde uno debe trabajar y alistarse para que el invierno no le sorprenda.

El invierno representa un tiempo de tormenta, si no supimos aprovechar y prepararnos en la calma, es seguro que seremos golpeados por esta época. Por ejemplo, supongamos que un estudiante tiene un examen en tres meses, pero no aprovecha en prepararse, ¿qué pasará? Cuando llegue el día no estará preparado y lo más probable es que repruebe.

¡Decide ser como la hormiga!

Así mismo, debemos aprender de la hormiga y prepararnos en el tiempo correcto, para que cuando venga la prueba no nos sorprenda y no suframos las consecuencias. Te animo a reflexionar en el tiempo que te encuentras, no esperes que alguien te empuje a actuar, sé como la hormiga que sin un capitán actúa sabiamente.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

8
7
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta