Cuando cometemos errores, muchas veces nuestra justificación más común es decir: «no pude evitarlo». Pero esto solo revela que no tenemos dominio propio y nos dejamos llevar por los impulsos y emociones del momento.

Esto se ve a menudo en diferentes ámbitos de la vida: desde poner excusas para no hacer dieta, hasta pecar repetitivamente. Puede que el dominio propio no sea una de las habilidades más deseadas, pero debería serlo porque según los estudios, las personas que lo tienen son mucho más exitosas en la vida.

Por ejemplo, un estudio1 encontró que las personas que pueden dominar sus impulsos tienen más éxito en el área académica. Ellos pueden concentrarse y estudiar bajo circunstancias difíciles e incluso cuando no tienen ganas de hacerlo. La rutina de estudiar y su habilidad de controlarse hace que puedan superar más obstáculos de las demás personas. Por otra parte, un artículo publicado en la revista Social Psychological and Personality Science2, explica que el logro de las metas está influenciado por nuestra actitud ante las tentaciones más que otra cosa. Pero no solo eso, el estudio también encontró que las personas que no tienen dominio propio se sienten más agotadas y «menos propensas a alcanzar sus objetivos».

Asimismo, investigadores de la Universidad Anglia Ruskin3 descubrieron que las personas que tienen un buen dominio propio son las que tienen mayor probabilidad de tener éxito en los negocios. Y si incluso no se desea estudiar o emprender un negocio, está comprobado que el dominio propio ayuda a: alcanzar cualquier meta a largo plazo, controlar la ansiedad, superar las adicciones, combatir la obesidad, superar las adversidades, tener buena salud y mejorar las relaciones interpersonales.En conclusión, el dominio propio es una cualidad que todos debemos aspirar tener.

Te interesa:  La oración

Es cierto que nos cuesta controlar nuestros impulsos, pero en 2 Timoteo 1:7 dice que Dios nos da un espíritu de dominio propio. Él puede ayudarnos a frenar nuestros deseos y vivir sin excesos, pues si no podemos controlarnos seremos como una ciudad sin murallas e indefensa (Proverbios 25:28).

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Hofmann, W., Baumeister, R., Förster, G., & Vohs, K. (2012). Everyday temptations: An experience sampling study of desire, conflict, and self-control. Journal Of Personality And Social Psychology, 102(6), 1318-1335. doi: 10.1037/a0026545
2Milyavskaya, M., & Inzlicht, M. (2017). What’s So Great About Self-Control? Examining the Importance of Effortful Self-Control and Temptation in Predicting Real-Life Depletion and Goal Attainment. Social Psychological And Personality Science, 8(6), 603-611. doi: 10.1177/1948550616679237
3Terrelonge, Z. (2015). Self-control the key entrepreneurial quality for successful business launch - Real Business. Recuperado el 22 de octubre de 2018, de https://realbusiness.co.uk/self-control-the-key-entrepreneurial-quality-for-successful-business-launch/
4Heshmat, S. (2016). How Self-Control Can Help You Live a Healthier Life. Recuperado el 22 de octubre de 2018, de https://www.psychologytoday.com/us/blog/science-choice/201607/how-self-control-can-help-you-live-healthier-life

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.