Padre no es quien engendra, sino quien cría, ama, provee, apoya y es ejemplo en todo tiempo. Esos hombres que se merecen nuestro respeto y admiración, los cuales debemos demostrar con acciones y palabras. En la Biblia hay versículos que animan, inspiran y desafían a los padres de toda generación y podemos utilizar estos textos para dedicarlos a aquellos padres en nuestras vidas.

Salmos 103:13 (RVA-2015)

“Como el padre se compadece de los hijos, así se compadece el Señor de los que le temen.”

Salmos 127:3-5 (PDT)

“Los hijos son la herencia que nos da el Señor; los frutos del vientre son la recompensa que viene de Dios. Los hijos de un hombre joven son como flechas en las manos de un guerrero. Qué afortunado es el hombre que llena su aljaba con flechas como esas. No será avergonzado por sus enemigos cuando trate con ellos en los tribunales.”

Salmos 128:3-4  (DHH)

“En la intimidad de tu hogar, tu mujer será como una vid cargada de uvas; tus hijos, alrededor de tu mesa, serán como retoños de olivo. Así bendecirá el Señor al hombre que lo honra.”

Proverbios 3:11-12 (RVR1960)

“No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección; porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere.”

Proverbios 14:26 (TLA)

“El que obedece a Dios ya tiene un poderoso protector para él y para sus hijos.”

Proverbios 17:27 (NTV)

“El verdadero sabio emplea pocas palabras; la persona con entendimiento es serena.”

Proverbios 20:7 (TLA)

“Dios bendice a los hijos del hombre honrado, cuando ellos siguen su ejemplo.”

Proverbios 22:6 (NTV)

“Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.”

1 Corintios 16:13-14 (NVI)

“Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes. Hagan todo con amor.”

Hebreos 12:7-8 (TLA)

“Si ahora ustedes están sufriendo, es porque Dios los ama y los corrige, como si fueran sus hijos. Porque no hay un padre que no corrija a su hijo. Si Dios no los corrige, como lo hace con todos sus hijos, entonces ustedes no son en verdad sus hijos.”

Colosenses 3:21 (DHH)

“Padres, no hagan enojar a sus hijos, para que no se desanimen.”

 

Te interesa:  Por quién es Él

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.