Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Uno de los problemas más grandes que tienen los padres a la hora de disciplinar a sus hijos es la obediencia. Muchos se ven frustrados porque sus niños hacen lo contrario a lo que se les ordena, o incluso repiten una acción que se les había dicho que no hagan. ¿Te ha pasado con tus hijos?

Es probable que quieras que tus hijos te obedezcan, y quizá te sientas mal cuando ellos no lo hacen. Pero que tengas esta situación en tu familia no quiere decir que seas mal padre, sino que debes cambiar de método.

Thomas Lickona es un psicólogo especializado en los niños, y asegura que existe una forma comprobada de educar a los niños y que tiene resultados positivos. Según él, la fórmula se encuentra en cuatro pasos específicos y que debes aplicar cada vez que quieras enseñarle algo a tus hijos.

Cómo hacer que tus hijos te obedezcan

Cómo hacer que tus hijos te obedezcan

Lickona recomienda el método AEPF (4E, en inglés), que incluye: anticipar, explicar, posibilitar y fortalecer. Cuando aplicas esta técnica podrás instruir a tus hijos sobre la razón por la que deben obedecer y qué consecuencias tiene, pero todo desde una perspectiva que ellos pueden entender.

Anticipa y explica

El primer paso es anticiparte a la acción; es decir, prevenir que hagan algo que pueda ser perjudicial para ellos. Sin embargo, no solo basta con decirle que algo está mal o es peligroso. Aquí se tiene que aplicar el segundo paso: explicar.

Para que entiendas cómo funciona, imagina este escenario: Tu hijo pequeño se acerca a la cocina y quiere agarrar la tetera que tiene agua hirviendo. ¿Qué harías? Lo natural es que le digas que no lo haga. Pero eso no es suficiente.

De acuerdo con el psicólogo Lickona, debes decirle que no lo haga y decirle por qué no debe hacerlo. Lo mismo se aplica en diferentes situaciones; por ejemplo:

  • No toques la tetera, está caliente ¡y eso duele!
  • Di «por favor» cuando quieras algo porque tener buenos modales me hace feliz.
  • Recoge tus juguetes para que nadie se tropiece con ellos.
  • Llámame o envíame un mensaje de texto si vas a llegar tarde, para que no me preocupe.
  • No le digas cosas malas a tu hermano porque él se pone triste.

La advertencia y la explicación deben utilizar un lenguaje de acuerdo a la edad del niño. Si es muy pequeño y su vocabulario es limitado, se le tiene que hablar con palabras que entienda; de lo contrario, no entenderá el motivo.

Posibilita

El tercer paso es posibilitar la acción para que el niño entienda cómo debe ejecutarla. En otras palabras, mostrarle cómo debe hacerlo. Y en caso de que lo haga mal, pedirle que lo haga de nuevo y demostrarle cómo. Estos son algunos ejemplos:

  • Déjame mostrarte cómo pedir permiso.
  • Si quieres que alguien sepa que comprendes sus sentimientos, puedes decir: «Entiendo lo que quieres decir».
  • Cuando haces algo en contra de alguien y quieres pedir perdón, debes decir: «Lo siento mucho, por favor, perdóname».
  • Para guardar tus juguetes, puedes hacer lo siguiente…

Los niños aprenden con el ejemplo, y hay cosas que como adultos sabemos que debemos hacer; pero los niños las desconoces y por eso se les debe enseñar. Conductas diarias como pedir permiso, pedir perdón o expresar gratitud, son prácticas que los padres deben dar el ejemplo e instruir a sus hijos. Los modales y otros comportamientos sociales no son la responsabilidad de la escuela: es de los padres.

Fortalece

Para que tus hijos te obedezcan tienes que fortalecer y reforzar la conducta una y otra vez. No basta con enseñarles una sola vez y esperar que lo recuerden para toda sus vidas. Para lograr que tu instrucción sea permanente, recuérdales cuando fallen y pregúntales qué consecuencias tienen sus acciones. Por ejemplo:

  • ¿Cuál es la regla sobre los juguetes cuando terminas de jugar con ellos?
  • ¿Recuerdas por qué debemos dar gracias a Dios antes de comer?
  • ¿Quieres que te acompañe al baño antes de dormir?

Otra manera es haciéndoles sentir que lo que hacen es muy importante. Esto contribuye a su autoestima porque sienten que son valorados y que su contribución es vital.

Por eso también se les debe decir palabras de aprecio y amor cuando hacen algo bien. Educar a los hijos no solo es ponerles reglas para que obedezcan, sino demostrarles que ellos importan y lo que hacen es por su bien y el de los demás.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

FUENTE
Lickona, T. (2021). Can't Get Your Kids to Mind? Try the 4 E's. Psychology Today. Recuperado el 19 de mayo de 2021, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/raising-kind-kids/202105/cant-get-your-kids-mind-try-the-4-es.

Reactions

5
3
0
0
0
0
Already reacted for this post.