Para Dios, la relación entre padres e hijos es tan importante que se pone a sí mismo como ejemplo de Padre. Esto nos da una idea de la clase de padres que espera que seamos. En la Biblia hay varios versículos bíblicos que animan, alientan e instruyen a los padres de cualquier época, para guiar a sus hijos en el bien. Estos son algunos de ellos:

Deuteronomio 6:6-7 (TLA)

“Apréndete de memoria todas las enseñanzas que hoy te he dado, y repítelas a tus hijos a todas horas y en todo lugar: cuando estés en tu casa o en el camino, y cuando te levantes o cuando te acuestes.”

Salmos 127:3-5 (TLA)

“Los hijos que tenemos son un regalo de Dios. Los hijos que nos nacen son nuestra recompensa. Los hijos que nos nacen cuando aún somos jóvenes, hacen que nos sintamos seguros, como guerreros bien armados. Quien tiene muchos hijos, bien puede decir que Dios lo ha bendecido. No tendrá de qué avergonzarse cuando se defienda en público delante de sus enemigos.”

Proverbios 3:11-12 (NVI)

“Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señorni te ofendas por sus reprensiones. Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido.”

Proverbios 13:24 (TLA)

“Si amas a tu hijo, corrígelo; si no lo amas, no lo castigues.”

Proverbios 22:6 (RVR1977)

“Instruye al niño en el buen camino, y aun cuando envejezca no se apartará de él.”

Proverbios 29:15 (NTV)

“Disciplinar a un niño produce sabiduría, pero un hijo sin disciplina avergüenza a su madre.”

Proverbios 29:17 (RVR1960)

“Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.”

Hebreos 12:10-11 (DHH)

“Nuestros padres aquí en la tierra nos corregían durante esta corta vida, según lo que les parecía más conveniente; pero Dios nos corrige para nuestro verdadero provecho, para hacernos santos como él. Ciertamente, ningún castigo es agradable en el momento de recibirlo, sino que duele; pero si uno aprende la lección, el resultado es una vida de paz y rectitud.”

Efesios 6:4 (BLPH)

“Y ustedes, los padres, no hagan de sus hijos unos resentidos; edúquenlos, más bien, instrúyanlos y corríjanlos como lo haría el Señor.”

Colosenses 3:21 (BLPH)

“Por lo que toca a ustedes, padres, eduquen con tacto a sus hijos, para que no se desalienten.”

 

Te interesa:  No me digas por Facebook, lo que no puedes decirme en persona

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.