adicción Archives | CVCLAVOZ

All posts in “adicción”

Adicciones modernas en modo incógnito

Sin querer juzgar, pero con la intención de confrontar, es necesario entender que si la luz no brilla en internet, es porque la oscuridad es tan densa que no permite que ni el más mínimo brillo la traspase. Todo sigue indicando que es más fácil abrirse con quienes no te ven a la cara y al parecer el modo incógnito o hacerse el fantasma es la mejor manera; esto captó mi atención y empecé a investigar de manera profunda. Me sumergí en la Palabra de Dios y me aferré a ella para que de alguna u otra manera, me mantuviera a salvo. Quizás estarán pensando: «pero ¡qué exagerado!». Lo cierto es que nos podemos ahogar sino estamos claros, es un riesgo muy alto el que se corre al querer descubrir lo que miles o tal vez millones de personas buscan en la red para llenar sus vacíos. Soy periodista y el olfato no se pierde, han sido muchos años investigando y en esta ocasión corrí el riesgo, aclaré muchas cosas de las que tenía dudas, las cuales se generaron cuando escuchaba a conocidos hablar tan tranquilamente de este tipo de sitios web. Los chats virtuales de supuestos amigos formaba parte de su rutina diaria tanto en ellos y para sorpresa mía en ellas.

Hablé con algunas personas mientras investigaba, formulé muchas preguntas, unas directas y otras no, estaba pescando, hasta que por fin recibí respuestas, me insultaron muchas veces, pero insistí y logré unos cuantos testimonios que me impactaron, aquí solo dos de ellos: «Llevo más de cinco años en esta página de citas casuales y no he podido salir, soy adicta a este sitio». Por otra parte un hombre me dijo: «Soy casado. He querido salirme; la verdad me siento mal al hacer esto, pero ya estoy tan consumido que no he podido cerrar mi perfil».

Cuesta creerlo, pero el universo del modo incógnito en el que se navega en la red está lleno de dolor, baja autoestima, oscuridad, infidelidad y abandono entre muchas otras cosas. Creo que me quedo corto, pero las cosas que allí se viven, encierran sentimientos completamente adversos a la luz de Dios.

Entrar es fácil, solo advierto que la salida se puede convertir en un laberinto de tinieblas interminable. Hoy confirmo que las llamadas adiciones modernas están acabando con vidas y en modo incógnito.

No te enredes, mejor deja que Dios sea el que te enseñe a navegar por la vida, como un ser humano real que se conecta para desconectar a los que no encuentran una mejor salida.

Tengo mucho más para contar, seguiré escribiendo de adicciones modernas. Estén atentos.

«El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.» (Isaías 9:2)

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Test: ¿Eres adicto al amor?

De acuerdo a varios estudios, estar enamorado es como una droga que nos produce placer. Por esta razón a miles de personas les gusta el sentimiento que les produce el estar enamorado de alguien. Sin embargo, esta idea del amor es errónea y puede llevar a muchos a vivir una ilusión que solo los lastima con el paso del tiempo. Hoy en día, los expertos refieren a este comportamiento como adicción al amor e incluso la tratan como cualquier otra adicción que existe. La buena noticia es que esto tiene solución y se puede superar con la ayuda adecuada.

Si crees o sospechas que eres adicto al amor, tómate unos minutos para realizar este test anónimo; y si tus resultados demuestran que podrías ser adicto al amor, contacta a un consejero, especialista, líder o alguien que pueda ayudarte en esta área. Si lo deseas, puedes contactarnos a [email protected] y nuestros expertos estarán listos para escucharte.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿De qué te llenarás? ¿Del Espíritu Santo o las drogas?

“No te drogues.” Una frase repetida más veces que el hit número uno en la radio. Nuestros padres, nuestros maestros, nuestras iglesias y una minoría de celebridades hacen hincapié en que las drogas son terribles para nosotros. ¿Te has preguntado exactamente por qué es que son malos? Si intentas buscar un versículo en la Biblia donde habla sobre no drogarse, no encontrarás nada. La Biblia no dice explícitamente “no estés bajo la influencia de las drogas”. Entonces, puedes pensar que drogarse no va contra la Palabra de Dios, pero no sería cierto. Tendremos que analizar lo que dice la Biblia.

Como sabes, las drogas se usan para ayudar mejorar la salud de los pacientes. En este caso, las drogas son usadas para el bien de otro. Uno de los defectos de las drogas es que tienen efectos secundarios. Las drogas nos hacen reaccionar en maneras que no son normales. Nos cambian la forma que hablamos, pensamos, y actuamos. Es un cambio total de personalidad. Es espantoso porque esa persona ya no está en completo control de su cuerpo, la droga no lo permite. Ahora entramos en lo que está escrito en Efesios 5:18: “No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.” (NVI) Se entiende que uno no debe emborracharse, pero enfócate en lo que dice en la segunda oración de ese versículo. Dice que seamos lleno del Espíritu. 

¿Qué significa estar lleno del Espíritu? Significa ser controlado por el Espíritu. Jeremías 29:13 dice “Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón.” Las veces que vemos “todo corazón,” ya te debe venir a la mente qué significa “con todo nuestro ser”. Si no podemos controlar lo que decimos o hacemos por estar bajo la influencia de una droga, ¿cómo vamos a poder ser llenos del Espíritu? Necesitamos estar conscientes para buscarlo y encontrarlo. Eso no será posible cuando la droga es lo que nos llena.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Encadenado?

“El vino produce burlones; la bebida alcohólica lleva a la pelea. Los que se dejan llevar por la bebida, no pueden ser sabios” Proverbios 20:1 (NTV)

Hay una historia registrada en la Biblia, se trata de un hombre que vivió apartado de sus seres queridos, de sus amigos, no contaba con un trabajo, vivía en cuevas totalmente aislado, perdía el control hasta el punto de romper las cadenas que le colocaban para custodiarlo (Lucas 8:27-29). Algo parecido sucede con las personas que sufren algún tipo de adicción, sea con las drogas, el alcohol, el tabaco, el juego o el sexo, solo por nombrar algunas. Las adicciones suelen provocar el aislamiento de la persona que la sufre, afectando las relaciones sociales y familiares. También y por abuso de sustancias, el sano juicio de la persona es afectado, en algunos casos con daño irreversible para sus mentes. Para todo esto, hay solución y se llama Jesús, el único que puede librarlos de esa esclavitud, solo tiene que permitir que sea Dios el que reine y gobierne su vida entera. Tan solo es rendirse delante de Él y reconocer que necesitas su ayuda ¿Estas sufriendo una adicción que te esclaviza? Solo Jesús puede darte verdadera libertad.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

30 días sin redes sociales

Te preguntarás: ¿Por qué aceptaría este reto? Bueno, para empezar, las redes sociales tienden a ser una distracción. Consumen mucho tiempo de los usuarios y les dejan ocupados viendo publicaciones que los entretienen cuando están aburridos. Estos incluyen fotos de dónde estuvo un artista y qué tenía puesto de ropa ese día, videos graciosos, fotos de comida hecha en otro país, y también fotos de amistades o desconocidos que hacen algo que se considera «cool». Por las redes sociales también se ven imágenes de cómo uno debe lucir para ser considerado bello o bella. Y si no lo crees, lo único que tienes que hacer es deslizar hacia abajo cuando abras Instagram, Facebook y Twitter. Usando estos, y también Snapchat, no produce tantos beneficios por todos los pensamientos negativos que trae y expectativas irrealistas.

Las redes sociales nos llevan a otro mundo y nos quedamos como robots sin responder a estímulos exteriores. No prestamos atención a lo que tenemos alrededor: familia, amigos, y la naturaleza. Yo he observado que los amigos quienes abren sus redes sociales cuando estamos compartiendo tiempo juntos, tienen dificultad para prestar atención a lo que digo, haciendo que yo tenga que repetirlo varias veces, hablándoles más lento; y noto que la conversación termina después de aproximadamente tres oraciones. Eso también me pasaba las veces que usaba las redes sociales. Aunque pensaba que no me ocurría, me fijé que se convertía una adición cuando las tenía descargadas en mi teléfono. Lo mejor que se puede hacer es no descargar las aplicaciones.

Yo, siendo joven, tengo Instagram, Facebook, y Snapchat (también tengo una cuenta en Twitter que siempre se me olvida borrar). Me paso 5-10 minutos en una semana o un mes mirando en las apps . Y cada vez que entro a mi cuenta, veo fotos y videos decepcionantes. Cuando digo esto, no estoy hablado de imágenes o videos de personas que fallan cuando tratan un truco peligroso y cuestionamos por qué alguien haría algo tan imprudente. ¡No! Estoy hablando de imágenes que incluyen chicos y chicas luciendo “perfectos” por todos los efectos que les hacen a sus imágenes. Fotos en las cuales ellos enseñan productos costosos para dar una idea de cuánto dinero tienen. Fotos de personas que no se respetan. Videos de jóvenes hablando de una manera vulgar. Estoy hablando de esa clase de imágenes y videos decepcionantes. Eso es lo que nos influye. Esa es una de las razones por la cual vemos muchas cosas como normales. Estamos tan expuestos a cosas que no son buenas, que los medios de comunicación lo ven como inocentes y “a la moda”. Pero tenemos que ir contra sus influencias porque eso nos convierte en amantes de cosas temporales: la apariencia, los objetos, la reputación, y la aceptación de otros. Todas esas cosas causan a uno que sienta placer. Puede llegar a un punto en el cual nos volvemos en amantes de las cosas temporales debido a un neurotransmisor llamado dopamina que nos hace sentir placer cuando es liberado.

Científicamente nuestra área tegmental ventral, que se encuentra en el cerebro, libera dopamina cada vez que recibimos una notificación en el teléfono. Cuando nosotros recibimos la notificación de un “me gusta,” nuestra área tegmental ventral, o ATV se activa mucho más de acuerdo con escaneos cerebrales. ¿Qué significa esto? Significa que haremos cosas similares a las fotos en las cuales recibimos muchos “me gustas” para recibir el mismo resulto: placer. Y esto se puede convertir en una adicción y también nos puede convertir en egoístas porque nos encargamos en publicar fotos para recibir alabanzas de nuestros seguidores. No estoy diciendo que esto nos pasa a todos nosotros como adolescentes, pero que es común en la mayoría de los jóvenes. La alabanza que recibe uno por una foto o video es gratificante (valor intrínseco), y se puede encontrar eso en las redes sociales (incentivo), entonces lo usamos por esa razón. Y de esa manera se puede convertir fácilmente en una adicción que nos consume.

Aquí llego a la conclusión. Trata a las redes sociales como una comida que amas pero que te controlas en no comer mucho de ella, sino trae malas consecuencias. El mejor método es cancelarlo completamente por un mes para tomar un descanso de ellas y romper la adicción o el comienzo de una obsesión. Suena como demasiados días, pero aprenderás qué es lo verdaderamente importante en tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

-East, S. (2016). How does social media affect your brain. Consultado el 15 de mayo de 2018, de https://edition.cnn.com/2016/07/12/health/social-media-brain/
-Fox, K. (2017). Instagram worst app for young people's mental health. Consultado el 15 de mayo de 2018, de https://www.cnn.com/2017/05/19/health/instagram-worst-social-network-app-young-people-mental-health/index.html

Test: ¿Eres o no adicto a tu celular?

La nomofobia es la adicción comportamental que implica un alto temor a quedarse sin teléfono móvil. Esta nueva adicción se está haciendo más y más popular entre los jóvenes de hoy. Aunque parezca no tener mucha relevancia, la obsesión con los teléfonos celulares tiene consecuencias impactantes en el comportamiento y en la actividad cerebral.

Ana-Paula Correia y Caglar Yildrim, de la Universidad Estatal de Iowa, realizaron una investigación denominada Explorando las dimensiones de la nomofobia: Desarrollo y validación de un cuestionario auto informado, la cual fue publicada en la revista Computers in Human Behavior (vol. 49, pág. 130-137). En dicho artículo, Correia y Yildrim publicaron un test con 20 preguntas para que cualquier persona pueda evaluar y descubrir si es o no adicto a su teléfono móvil.

Cuestionario para determinar tu nivel de nomofobia

Para esta prueba debes tener a la mano un bolígrafo, papel, o algún material en el cual puedas registrar los números. A continuación, debes puntuar del 1 al 7 si estás de acuerdo o no con cada oración presentada a continuación. Si estás en completo desacuerdo, la puntuación es 1; si estás totalmente de acuerdo, el puntaje es 7; y si tu respuesta es neutral, entonces escribe el número 4. Los números que escribas determinan el grado de tu respuesta, así que puedes usar los números del 2 al 6 para expresar mejor tu posición frente a la frase.

  1. Me sentiría incómodo sin el constante acceso a la información a través de mi teléfono celular.
  2. Me sentiría enojado si no podría buscar información en mi celular cuando lo quisiera.
  3. Ser incapaz de recibir las noticias (ej: actualidad, clima, etc.) en mi celular me haría sentir nervioso.
  4. Estaría enojado si no pudiese usar mi celular y/o sus capacidades cuando lo quisiera.
  5. Quedarme sin batería en mi celular me asustaría.
  6. Si me quedara sin créditos o llegara a mi límite mensual de datos, entraría en pánico.
  7. Si no tuviera una señal de datos o no pudiera conectarme a Wi-Fi, entonces constantemente verificaría si tengo señal o si podría encontrar una red Wi-Fi.
  8. Si no pudiera usar mi celular, temería quedar varado en alguna parte.
  9. Si no pudiera revisar mi celular por un tiempo, sentiría el deseo de verificarlo.
  10. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría ansioso porque no podría comunicarme al instante con mi familia y/o amigos.
  11. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría preocupado porque mi familia y/o amigos no pudieron contactarme.
  12. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría nervioso porque no sería capaz de recibir mensajes de texto y llamadas.
  13. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría ansioso porque no podría mantenerme en contacto con mi familia y/o amigos.
  14. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría nervioso porque no podría saber si alguien había tratado de contactarme.
  15. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría ansioso porque mi constante la conexión con mi familia y mis amigos se rompería.
  16. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría nervioso porque estaría desconectado de mi identidad en internet.
  17. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría incómodo porque podría no mantenerse al día con las redes sociales.
  18. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría incómodo porque no podría revisar mis notificaciones de actualizaciones de mis conexiones y redes en línea.
  19. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría ansioso porque no podría revisar mis mensajes de correo electrónico.
  20. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría raro porque no sabría qué hacer.

Resultado

Suma la calificación obtenida en cada punto y escribe el total. El siguiente cuadro te revelará tu nivel de nomofobia.

Puntuación Nivel de nomofobia
1 a 20 Ausente
21 a 59 Leve
60 a 99 Moderado
100 a 140 Severo

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Esto le pasa a tu cuerpo cuando eres adicto a tu celular

El celular es un invento relativamente reciente, y es por eso que no se puede evaluar sus efectos a largo plazo. Sin embargo, los estudiosos ya han comenzado a notar ciertos cambios importantes en el ser humano a causa del uso de la tecnología. Hasta hace algunos años atrás, nadie hubiera podido imaginar que las personas podrían ser adictas a sus teléfonos móviles, o que incluso se podría ir a rehabilitación por el excesivo uso de internet. Sin embargo, esto se ha convertido en un problema actual que afecta en su mayoría a los jóvenes y adolescentes.

Diversos estudios han confirmado que el simple hecho de mirar una pantalla de celular, televisor, o cualquier otro aparato electrónico antes de dormir, es perjudicial para el cerebro y afecta los patrones de sueño. Por otra parte, un estudio liderado por el profesor de neuroradiología de la Universidad de Corea en Seoul, M.D., Hyung Suk Seo, determinó que las personas adictas a sus celulares y a internet tienen niveles más altos de depresión, ansiedad, insomnio severo e impulsividad. Estos investigadores llegaron a este conclusión después de examinar el cerebro de un grupo de adolescentes con un examen de espectroscopía de resonancia magnética; un procedimiento que sirve para medir la composición química del cerebro.

De esta investigación, los estudiosos concluyeron que los adictos a internet y a sus celulares, tienen el ácido gamma-aminobutírico (GABA) en mayor proporción; esto significa que sus niveles de somnolencia y ansiedad son muy altos. El Dr. Seo cree que este factor puede estar relacionado con la pérdida funcional de integración y regulación del procesamiento en la red de nervios cognitivos y emocionales. Sin embargo, el estudio también demostró que el nivel de GABA puede disminuir o normalizarse cuando los pacientes realizan una terapia cognitiva conductual. Por otra parte, esta buena noticia no es un permiso para que el tiempo de uso de los celulares se incremente; de hecho, el Dr. Seo afirma que si eres demasiado dependiente de tu teléfono inteligente, básicamente estás dañando tu capacidad de atención”.

Se sabe que muchas personas utilizan sus celulares como herramienta de trabajo y, que además se han convertido en un instrumento necesario para las comunicaciones. No obstante, se recomienda el uso moderado de todo tipo de aparatos electrónicos y no dejarse llevar por ningún extremo. De esta manera se puede disfrutar de lo mejor de los avances tecnológicos sin convertirse en esclavo de ellos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

10 señales de que eres adicto a Facebook

Hace algunos años atrás, nadie habría podido imaginar que una red social llamada Facebook podría transformar la vida de muchos los usuarios. Este medio ha logrado romper con las barreras de las distancias, al conectar a personas desde todas las partes del mundo. Sin embargo, con el paso del tiempo, los expertos en conducta humana comenzaron a notar cambios significativos en el comportamiento de los consumidores.

En el 2012, ocho años después de la creación de Facebook, la Universidad de Bergen inició un proyecto llamado “Adicción a Facebook”, que fue el primero en investigar el tema. La Doctora en Psicología, Cecilie Schou Andreassen, afirmó que: “El uso de Facebook ha aumentado rápidamente. Estamos tratando con una subdivisión de la adicción a Internet conectada a las redes sociales”. De este estudio se concluyó que las mujeres están más propensas a sufrir de esta adicción, y que debido a que esta red social se ha hecho parte de nuestra rutina, cada vez es más difícil que las personas se den cuenta que están desarrollando una adicción a ella.

Posteriormente, nuevas instituciones comenzaron a interesarse por este asunto y se comenzó a profundizar el tema. Es así como se hizo una lista de señales o síntomas que pueden indicar que alguien es adicto, en menor y mayor grado, a Facebook. Éstas son algunas de ellas:

facebookaddiction01

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Se estrena la película “Víctor, el poder de la fe”

Próximamente se estrena la película “Víctor, El Poder de la Fe” una historia de la vida real que nos trae un mensaje de esperanza. “Victor” es un largometraje  que cuenta en parte con la  producción de Greg Wilkerson. El film trae a pantalla la vida de Victor Torres un joven puertorriqueño que llega a las sangrientas calles de  Brooklyn y se involucra en el mundo de las drogas y las pandillas.

La película cuida todos los detalles de escenografía, vestuario, y lugares donde se desarrolló la historia en la vida real del joven y hace énfasis en la amorosa y valiente intervención de un Pastor local llamado David Wilkerson. El mismo Pastor que trabajo con Nicky Cruz, protagonista de la historia “La Cruz y el Puñal”. “Víctor, El Poder de la Fe” se estrenara próximamente y nosotros tuvimos la oportunidad de entrevistar al protagonista de la historia en la vida real, Victor Torres.

La película que es distribuida por CanZion Films estará en cines de latinoamérica a partir de Marzo 23.

Te compartimos la entrevista y el trailer de la película aquí:


Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sabes a qué eres adicto?

Cuando escuchas la palabra adicción, ¿qué es lo primero que imaginas? Tal vez sea la imagen de un drogadicto o un ladrón; sin embargo, puedes ser adicto a algo y aún no te das cuenta. Las personas que tienen dependencia de algo en particular suelen negar que su adicción es un problema, pero hay muchas maneras en las que uno puede convertirse en esclavo de una cosa y esto no necesariamente está fuera de la ley. Por ejemplo, puede que no seas drogadicto ni hayas robado nada, pero puedes ser adicto al trabajo, a ver televisión, a ejercitarte, a la comida, a las redes sociales, entre otros.

La buena noticia es que siempre hay esperanza para quienes quieren superar los obstáculos en la vida. Para superar cualquier adicción, acude a Dios en oración y rodéate de personas que tengan experiencia tratando esta área. Éstas son algunas señales que te ayudarán a reconocer si eres dependiente de algo:

1. Cuando consideras que es importante:

El tiempo que uno le dedica a algo es igual al grado de importancia que tiene. Tener un pasatiempo o ser apasionado respecto a un tema, es muy diferente a ser adicto. La adicción convierte algo importante en una obsesión y lo coloca como prioridad sobre todo lo demás.

2. Cuando te produce sensación de bienestar:

No todas las cosas que nos producen bienestar son adicciones; sin embargo, las que sí son, tienden a provocar placer irreemplazable que crea una especie de necesidad de la cual es difícil desligarse.

3. Cuando pierdes el control del tiempo:

Las adicciones hacen que uno pierda más tiempo de lo planeado y que uno use frecuentemente la frase “sólo un poco más”. Esto resulta en el abandono de otras áreas de la vida con el fin de hacer más tiempo para dedicarle a esa adicción.

4. Cuando no puedes desligarte:

¿Crees que no eres adicto a algo? Entonces prueba con dejar de hacerlo por un tiempo. Si no lo logras, entonces tienes un problema de adicción. Cuando eres dependiente no puedes dejar algo con facilidad porque ya se ha adueñado de tu vida.

5. Cuando afecta tus relaciones personales:

Muchas veces, los demás notan las señales de adicción antes que la misma persona. Si alguien te ha advertido sobre esto, entonces es un indicio de que debes evaluar tu vida, pues, las adicciones destruyen relaciones conforme cobran relevancia.

6. Cuando evita que mejores en tu vida:

Si intentaste hacer cambios en tu vida pero no logras dejar atrás algo en concreto, entonces es un indicador de que eres dependiente de algo.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Relájate más!

El día que conversaba con Catalina Cáceres en El Antivirus, ella me dijo y cito: “el estrés, a veces es subestimado, y en ocasiones pasamos por alto sus graves consecuencias”.  Hoy, ella explica que es importante ayudar a los hijos a enfrentar el estrés,  con un descanso adecuado,  una nutrición correcta, y una buena crianza. Dedique  tiempo a sus hijos todos los días.  Esté disponible para ellos, ya sea que necesiten hablar o simplemente estar en el mismo cuarto que usted.

A medida que los niños crecen, el tiempo de calidad es importante.  Exprese interés por el día de sus hijos así les demuestra que para usted ellos son importantes.  También puede ayudar si se adelanta a las situaciones posiblemente estresantes y prepara a sus hijos para enfrentarlas, por ejemplo, avísele a su hijo con anticipación (pero no demasiada) que se aproxima una cita con el médico y háblele sobre lo que sucederá.

Sin embargo  los niños más pequeños casi siempre  no necesiten mucha preparación por adelantado, al contrario,  darles mucha información puede causarles  más estrés.  La seguridad es la clave, hazles sentir seguros, amados y confiados.

Tips para enfrentar el estrés:

-Respirar profunda y lentamente

-Tensar y luego relajar los distintos grupos de músculos

-Hablar con lentitud en los momentos de estrés

-Cambien su panorama, rutina, salgan a caminar, canten a pleno pulmón

-No apretar los dientes

-Frotar rápidamente las manos hasta que se calienten

-Rendirse de vez en cuando, darse un descanso

-Comer tres colores diferentes de frutas y verduras en cada comida

-Váyanse a la cama a la misma hora todos los días

-Duerman una siesta de diez minutos todos los días.

-Organícense y planifiquen su día

-Hagan las tareas más difíciles y que menos les gusten a primera hora del día

-Eliminen deudas financieras

-Regale o tire lo que no use, las muchas cosas estresan

-Trácense metas, objetivos que realmente vayan a cumplir

-Tomar agua con limón todos los días

-Escribir un diario es relajante

-Organice un día en pijama

-Eviten aferrarse a los sentimientos, canalícelos diariamente

-Hagan una cosa a la vez

-Aprendan a conocerse

-Con cierta frecuencia tengan ataques de risa

La Biblia nos ofrece el mejor antídoto contra el estrés.  El Salmo 23 nos inspira a saber a quién le pertenecemos; reconocer la fuente de nuestra fortaleza; saber cuándo estar tranquilos; anticipar algunos valles o tormentas; contar con la gracia.  No  permitas que el estrés presione tu vida indebidamente.  Que el enemigo de nuestras almas lo use para encarcelarte y dominarte, porque indudablemente el estrés es un arma de Satanás  y la sabe usar muy bien.  Involucra a Dios en los planes de tu vida diaria, hazlo parte de ella, eso te garantiza buenas decisiones y mantener el estrés bajo tu control.

Quiero dejarles con esta versión del Salmo 23, la encuentras en el libro “Cómo escapar de la trampa del estrés”, disponible en Editorial Patmos.

Mi Salmo 23 “El Señor es mi pastor”

Tú eres mi identidad; Nada me falta; Tú eres mi provisión; En verdes pastos me hace descansar; Tú eres mi descanso; Junto a tranquilas aguas me conduce; Tú eres mi abastecimiento; Me infunde nuevas fuerzas; Tú eres mi cura; Me guía por sendas de justicia; Tú eres mi guía; Por amor a su nombre; Tú eres mi propósito; Aun si voy por valles tenebrosos; Tú eres mi fuerza;  No temo peligro alguno; Tú eres mi seguridad; Porque tú estás a mi lado; Tú eres mi paz; Tu vara de pastor me reconforta; Tú eres mi libertador; Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos; Tú eres mi esperanza;  Has ungido con perfume mi cabeza; Tú eres mi bendición; Has llenado mi copa a rebosar; Tú eres mi abundancia; La bondad y el amor me guiarán todos los días de mi vida; Tú eres mi promesa; Y en la casa del Señor habitaré; Tú eres mi destino para siempre; !Tú eres mi todo!

Si desea leer la 1ra parte de este artículo presione AQUI

Puedes ver todo lo que hacemos en El Antivirus apretando aquí: https://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

 

La nueva adicción sin drogas

Cuando hablamos de gente con problemas de adicción lo primero que viene a la mente es la dependencia a las drogas y al alcohol. Sin embargo, hoy en día estamos viendo una nueva generación de jóvenes y hasta adultos caer en una dependencia excesiva en los móviles que en algunos casos se está convirtiendo en una nueva adicción de las que se dominan adicciones sin drogas. De no prevenir a tiempo o evitar esta dependencia se puede convertir en una problemática en tus hijos y hasta para ti.

Aunque sabemos que el uso de las tecnologías nos ha rebasado, principalmente en los jóvenes porque su actual patrón social ha cambiado, la relación y manera de comunicarse con los demás está siendo predominado por mensajes de móviles y chat. Es importante que haya límites para no caer en dicha adicción; por si algún día llegan a olvidar el móvil en casa no sientan ansiedad de que algo les falta, o inestables por no sentirse conectados.

Para reducir su efecto o caer en esta dependencia, atiende lo siguiente:

1) Más vale tarde que a temprana edad

Cuanto más se tarde dar un móvil a un menor es mejor. Aunque antes de darle el propio, ahora los padres prestan los suyos a los niños, por ello cada vez los menores desde bebés son expuestos al uso de estos aparatos ya sean móviles (smartphones) o tablas. El problema no es el uso, si no el tiempo, que pasen horas jugando con los aparatos, como un medio de los padres para entretenerlos.

Recuerda que los bebés y niños necesitan atención y buena interacción con sus padres. Así que valora cuanto tiempo se los estás prestando y con qué fin.

Una vez que ya crezcan y por cuestiones de mantener comunicación con los hijos le vas a dar su propio móvil, es importante que vigiles el uso porque el móvil y otras tecnologías fascinan, sobre todo a los adolescentes, lo que favorece su abuso.

2) Límite de tiempo

El cómo y cuándo del uso de estas tecnologías debe ser establecido por los padres, porque si no hay límites empiezan a usarlo todo el tiempo hasta cuando van al bajo, están comiendo, haciendo tarea u otro momento o lugar inadecuado.

Es entendible porque los servicios que ofrecen los móviles modernos se vuelven más accesibles a redes sociales, mensajería instantánea y juegos; todo lo necesario para su entretenimiento y medio de comunicarse con sus amistades. Por ello, no es bueno dejarlo que lo usen todo el tiempo y a deshoras.

Una manera de reducir el uso es que realicen diversas actividades ya sea deportivas, culturales, artísticas u otros. Que aprovechen bien el tiempo, que su mente lo ocupe en cosas productivas antes de estar tan al pendiente del móvil.

3) Predicar con el ejemplo

Si realmente te preocupa el buen uso del móvil en tus hijos, no sólo basta con que le pongas reglas, también necesitan padres que predican con el ejemplo. Hoy en día se ve más gente adulta que no deja el móvil de lado, ni siquiera cuando está conversando en grupo o con otra persona; casi siempre en un restaurante te vas a topar con gente con su móvil en la mesa o de lado. Incluso incapaces de centrar sólo su atención en la conversación con los que están de manera física por estar al pendiente de sus mensajes o correos de su móvil.

Así que evita esa obsesión que altere tu vida y dé mal ejemplo a tu hijo. Si se van a sentar a la mesa a comer, que sean sin aparatos cerca; si están platicando dejen de voltear a ver el móvil; cuando se van a ir a dormir, apaguen y alejen los móviles. Para todo hay tiempo, y el uso de estos aparatos también lo tiene, no dejes que se convierta en una adición para ti y los tuyos.

Por último, te recuerdo que Dios le ha dado al hombre la inteligencia para el dominio de las cosas, no para que las cosas dominen la mente del hombre.
Norma Peraza

Twitter: @peraza_norma

Facebook: masdelavidamujer

Escríbeme: [email protected]

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Send this to a friend