adolescentes Archives | CVCLAVOZ

All posts in “adolescentes”

¡El arte disminuye el dolor de cabeza!



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Björling, E., Stevens, C., & Singh, N. (2019). Participatory Pilot of an Art-Based Mindfulness Intervention for Adolescent Girls With Headache. Art Therapy, 36(2), 86-92. doi: 10.1080/07421656.2019.1609325

Somos imparables: la edad no nos detiene

Leyendo 2 Crónicas 34, aprendí de un niño que fue coronado a la edad de 8 años. Este mismo niño reinó Jerusalén por 31 años. En su octavo año de reinado, como a los 16 años, buscó al Dios de su padre David. En su duodécimo año de reinante este joven “comenzó a limpiar Judá y Jerusalén de los lugares altos, imágenes de Asera, esculturas, e imágenes fundidas.” (versículo 3 RVR) También quemó los huesos de los sacerdotes sobre sus altares. Si no sabes cómo los ídolos influyeron a los israelitas, lee los libros del Antiguo Testamento y encontrarás que ese siempre fue el principal pecado que ellos cometían. Pero, él no paró en Jerusalén. Josías hizo lo mismo “en las ciudades de Manasés, Efraín, Simeón y Neftalí, y en sus alrededores.” (NVI) En el año dieciocho de su reinado, Josías envió a hombres a reparar el templo del Dios. Y como concluye el versículo 33, “Josías suprimió todas las costumbres detestables que había en todo el territorio de los israelitas, e hizo que todos los que se hallaban en Israel adoraran al Señor su Dios. Mientras Josías vivió, no abandonaron al Señor, Dios de sus antepasados.” 

De esto aprendemos que la edad de Josías no lo detuvo en tener pasión para el Señor. Él empezó a servirle desde una edad muy joven. Con eso él impacto a la nación de Israel. ¡Eso es enorme! Él se aseguró de evitar la tentación de pecar a través del uso de ídolos. Él les quitó su poder al destruirlos y los reemplazó con el templo de Dios. Básicamente los obligó a volver a Dios y a recordar que eran el pueblo de Dios. En muchos sentidos, Josías era más maduro, independientemente de su edad, debido a su seriedad con Dios. Aunque era joven, fue un modelo a seguir.

Esto debería animarnos, adolescentes, a ser conscientes de cómo siempre podemos influir en las personas y cambiar el mundo para Dios. El Señor usó a Josías y él cambió toda una nación. ¿Cómo? Al no abandonarlo. Dios usó a Josías porque él lo siguió y por eso pudo cambiar una nación. Él simplemente hizo lo que sabía que era bueno en sus ojos. Él terminó siendo un buen líder en su tiempo debido a esto. También honró a su padre David al hacerlo. Por lo tanto, te animo que no permitas que la edad te impida dar todo por Dios y que creas que sí puedes mover una montaña. Dios usa los que no esperas, eso es lo que se agrega a su maravilla.  No te desanimes porque si sigues el corazón de Dios serás un Josías en un área, no necesariamente siendo un gobernante de un país, pero incluso siendo una ayuda en la escuela y enseñando a tus compañeros acerca de Jehová.

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

2 cosas para tener en cuenta antes de asistir a una fiesta

Muchos amigos y mucha diversión. Eso es lo que hemos querido desde niños. Hemos asistido a fiestas de nuestros mejores amigos cuando celebraban sus cumpleaños. En esos días solo corríamos, hablamos, jugábamos con juguetes, y pasábamos el tiempo riéndonos. Todo eso sucedía durante la primaria y por la mayor parte de la secundaria. Todo era inocente.  Ahora somos adolescentes. Las fiestas son muy diferentes. Ahora somos desafiados con tentaciones como emborracharse, drogarse, bailar con sensualidad, usar violencia contra otros, y también tener sexo. Cada una de estas cosas pueden suceder en una fiesta llena de adolescentes.

No todas las fiestas tienen eso, pero muchas que son organizados por nuestros amigos fuera de la fe son así. Si estás dudando ir a una fiesta de un amigo que no es creyente, toma esto en cuenta:

El diablo usa la tentación para derribarte

Si has sido cristiano por un tiempo, sabes que la tentación es fuerte. De pronto se aparece delante de ti sin que lo esperes. Como fue algo repentino, algunas veces no te das cuenta y escoges hacer lo que en el momento piensas que es fácil. Es más fácil decir “sí” para no quedar mal con los demás. Sí a “solo un traguito,” “solo un baile divertido,” “solo lo estoy probando.” El diablo sabe cómo manipularte a intentar algo usando a los que están a tu alrededor. Esas personas te pueden ofrecer algo que no parece lo suficientemente amenazante para destruirte. Una persona puede decirte que hacerlo una vez no causará daño. Pero mi querido hermano en la fe, ten cuidado con lo que pruebas. Puede ser lo que desea el cuerpo, pero no tu espíritu. Las adiciones pueden empezar por ahí. Algunas veces, el probar, el saber cómo nos hace sentir, nos deja deseando más placer.

¿Ir a esta fiesta afectará tu fe? 

“Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.” – Timoteo 2:22 (NVI)

Algunas fiestas ofrecen cosas que pueden lastimarte espiritualmente. Si te apareces en la fiesta y sientes que el Espíritu Santo no está en paz, ¡huye! Es tan simple como eso. No te dejes ser tentado. Es mejor evitarlo ahí mismo que esperar hasta que la situación se ponga difícil. 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ser paciente en el amor cuando uno es adolescente

¿Ves a tus amigos con su pareja y desearías tener eso? ¿Cuándo ves películas de romance, deseas tener una relación así? ¿Te sientes solo a veces?

Si respondió “sí” a alguno de estos, probablemente haya llegado, o aún se encuentre en el punto en el que pregunta si Dios alguna vez le traerá a esa persona a la que sigue esperando. Esta es una de las partes más difíciles de la vida porque tratamos de encontrar la comodidad de aquellos que parecen ser la respuesta. La comodidad de otro es lo que muchos anhelan, pero no se dan cuenta de lo que eso significa exactamente  ya está en un relación.

He pasado y a veces paso por esto de vez en cuando. Muchos adultos, especialmente los padres, dicen lo mismo: “eres demasiado joven para eso”. Aunque entiendo por qué lo dicen, aún no me quita cómo me siento o cómo se siente alguien. Cuando uno ve a alguien que realmente le gusta, es difícil resistirse a querer comenzar una relación cuando esa persona también siente lo mismo. Sin embargo, esto se puede resistir. El problema es que hay que tener mucha paciencia. Todos deben saber cuán difícil es la paciencia porque uno se cansa de la espera y lo quiere ahora. Pero el amor no trabaja como Google. Cuando lo buscas, no lo vas a encontrar en segundos. “El amor es paciente.” La Biblia lo dice en 1 Corintios 13:4, entonces tiene que ser real. Dios no se olvida de nosotros, recuerda que Él nunca duerme. El tiene un plan para todos, solo tenemos que ser paciente. En vez de buscar por esa persona, primero tenemos que fortalecer nuestra relación con Dios. Tal vez ya sea fuerte, pero siempre hay espacio para fortalecerlo. La razón de por qué esto es lo primero es porque si nuestra relación con Dios es débil, lo más probable es que uno se olvide de Dios y ponga a esa persona en primer lugar. En lugar de apoyarse en Dios, uno se apoyará en esa persona y acudirá a ella en todas las situaciones. Sin darse cuenta, esto es idolatrar a esa persona. Dios ya no será una prioridad. Uno necesita ser firme en su fe y saber dónde están parados. Dios proveerá, pero nuevamente debemos ser pacientes especialmente durante pruebas y tribulaciones. Soy alguien que ha pasado por esto. Sé lo difícil que es la espera. Sé lo que es para mis amigos no creyentes no entender lo que estoy pasando. Creen que esta parte “religiosa” de mí es tonta. Pero no es tonto, es una batalla que yo y muchos otros pasamos. Pasamos por esto por varias razones, y dos de esas son para ver si podemos confiar en Dios al esperar y para ver si nuestra relación con Dios viene primero.Antes de empezar en una relación, tenemos que fortalecer nuestra relación con Dios. Tal vez ya sea fuerte, pero siempre hay espacio para fortalecerlo. La razón de por qué esto es lo primero es porque si nuestra relación con Dios es débil, lo más probable es que uno se olvide de Dios y ponga a esa persona en primer lugar. En lugar de apoyarse en Dios, uno se apoyará en esa persona y acudirá a ella en todas las situaciones. Sin darse cuenta, esto es idolatrar a esa persona. Dios ya no será una prioridad. Uno necesita ser firme en su fe y saber dónde están parados. Dios proveerá, pero nuevamente debemos ser pacientes especialmente durante pruebas y tribulaciones. Soy alguien que ha pasado por esto. Sé lo difícil que es la espera. Sé lo que es para mis amigos no creyentes no entender lo que estoy pasando. Creen que esta parte “religiosa” de mí es tonta cuando les digo. Pero no es tonto, es una batalla que yo y muchos otros pasamos.

Cuando estaba en la escuela secundaria, tomaba decisiones muy egoístas. Me gustaba un chico que conocí en el autobús, por quien pronto revelé mis sentimientos. Él sentía lo mismo. Después de eso, nos sentábamos juntos en el autobús escolar para hablar y bromear juntos. En ese momento, no me di cuenta de lo egoísta que era porque nunca le diría sí a él ni al titulándonos mutuamente “novio y novia”. A partir de ahí, todo empero. Probablemente le rompí el corazón, pero el mío ciertamente se rompió. (por supuesto, yo era solo una niña, pero los sentimientos me atravesaron el corazón). Hice lo mismo con otro chico, pero pronto aprendí que no podía dejar que mis sentimientos me guiaran, tenía que pensar lógicamente. 1 Corintios 6:14 dice “o estáis unidos en el desigual con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿Qué comunidad la luz con las tinieblas? ” Este verso familiar lo dice tal como es. Tan difícil como es tomar las noticias, la Biblia nos dice esto por una razón: Dios trata de salvarnos de más dolor de lo que sufriríamos cuando somos solteros.

Durante mis años de noveno y décimo grado (los primeros dos años, de cuatro, de lo que EE. UU. llama “High School”), he sido amiga de dos o tres muchachos con los que me han gustados. El tipo de infatuación el que los latidos de mi corazón se apresuraban y obtenía mariposas en mi estomago cuando recibía un mensaje de texto de ellos. Sin embargo, siempre les hacía saber acerca de los límites de los que estaba hablando y nunca los haría ver cómo me sentía. Puede parecer que es algo terrible de hacer, pero créanme cuando digo “no hay absolutamente ninguna razón para admitir nada, los sentimientos desaparecen eventualmente”. Sí, duele, pero es temporal. Durante esos momentos, Dios siempre estuvo allí escuchándome en mis luchas y respondió mis oraciones. Él ha protegido mi corazón. Él hace esto por todos Sus hijos. Eso es el amor que debemos buscar. En cuando menos se lo espera una, Dios nos dirige a esa persona. Cuando sentimos que encontramos esa persona, primero debemos orar a Dios y decirle que si es Su voluntad que sea cumpla, si no, que Él que descarta cualquiera de esos pensamientos y sentidos.

He visto a la mayoría de mis amigas cristianos entablar una relación con los no creyentes. La única lección que aprendí es que 1 Corintios 6:14 es puramente verdadero. Pasarían por dificultades al sacar su fe porque su pareja no creería lo mismo. Mis amigos también tuvieron un cambio de carácter; su relación con Dios se vio afectada. Estaban dando a esa otra persona su tiempo y tenían una relación separada con Dios y su pareja. Este es un gran problema. Para que florezca la relación de un creyente, Dios tiene que estar en el centro. Lo mismo es cierto en una relación; tiene que ir en un triángulo. Cuanto más cerca de Dios, más se acerca uno a otro. Por muy tentador que pueda ser decir “sí” a esa persona o permanecer en esa relación, no funcionará. Otro error que es muy común es: “Tendré una relación con él / ella y llevaré a esa persona a Dios”. Esto no es tan fácil o piadoso como uno pueda pensar. Dios no quiere que pequemos (porque estas en una relación con uno/una de otra creencia) para atraer a otros hacia Él. Lo único que uno puede hacer es plantar la semilla y orar por esa persona. Si se piensa de la otra manera, en realidad, el objetivo no es realmente hacer que esa persona se salve, es más para que el deseo del creyente sea alcanzado: estar con la persona que le gusta. Lo que no se nota en el momento es que todo eso es temporario.  La persona puede ser el/la con quien sueña, pero mientras el tiempo pasa se va a notar que Dios no mando esa persona para ser con cual vas a pasar el resto de la vida. Y eso solo va a seguir de crear problemas un cual una no va a estar feliz o va a perder lo que tenían con Dios. Hebreos 10: 35-38 dice: “Así que no pierdan la confianza, porque esta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido.  Pues dentro de muy poco tiempo, el que ha de venir vendrá, y no tardará.  Pero mi justo vivirá por la fe. Y, si se vuelve atrás, no será de mi agrado.” Esta es una promesa para los quienes son pacientes. Aunque se pone difícil, será gratificante. Espera en El plan perfecto que Dios tiene.

Si la razón por la cual una persona quiere una relación o tiene una relación es porque quieren a alguien con quien puedan hacer cosas físicas, eso no es amor. Esta es una mala interpretación. El amor no se obtiene del contacto físico, aunque juega un papel clave. Dios no está aquí físicamente, pero él nos ama. Él demuestra que no hay necesidad de tocar físicamente para amar a alguien. También al querer algo normal como tener a alguien con quien pueda abrazar o besar, se puede convertir a lujuria. Los seguidores de Cristo deben saber que el sexo antes del matrimonio es un pecado. Los socios deben esperar hasta el matrimonio. Simplemente significa que no debemos llegar a un punto en el que la relación esté construida. Para tener una verdadera relación con otro, uno debe evitar romper ese límite mencionado anteriormente Hebreos 13:4 dice, Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios.” El lujurio es un pecado que nos arroja del camino de Dios. Si este en un problema con usted, habla con Dios y con un creyente con quien confías, pero no dejes eso como algo que no es importante.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Adolescentes: El chisme es tóxico

Proverbios 16: 28, “El hombre perverso provoca contiendas, y el chismoso separa a los mejores amigos “.

Proverbios 26:20, “Por falta de leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, se calma la contienda”.

Es muy fácil caer en el chisme, especialmente si es una mujer. El chisme se usa como un gran iniciador de conversación que siempre lo mantiene vivo. Sin embargo, eso no lo convierte en una excusa para hacerlo, todavía es impío. Abre la negatividad sobre cómo se ve a una persona y duele a varias personas. Aunque puede no ser con esas intenciones, eso es exactamente lo que ocurrirá.

El chisme arruina la reputación de una persona que podría arruinarse porque ahora todos saben que cometió un error del que se arrepiente. Todos cometemos errores, depende de ellos lo que harán después de comprometerlos. No les corresponde a los demás transmitirlos, sino que uno debe, si es que puede hacerlo, en la situación.

Los chismes también pueden arruinar la imagen del chismoso porque ahora la gente ahora los delatará. Se perderá la confianza y uno podría meterse en problemas por ese desagradable hábito.

Mi experiencia: Yo, como muchos adolescentes, pensé que los chismes no eran malos. No siempre hablaría sobre los rumores y/o las verdaderas acciones asombrosas de los demás, pero de alguna manera lo incluiría en muchas de mis conversaciones con mis amigas más cercanas. Yo hablaría sobre aquellos que me hicieron mal y mostrarían cosas despreciables que hicieron. Este fue el enfoque promedio. A medida que uno envejece y se acerca a Dios, los viejos hábitos comienzan a desaparecer para que los nuevos puedan ayudar a continuar en el camino correcto; esto me pasó a mí. Durante el año que estaba dejando la escuela secundaria, estaba lista para comenzar la Preparatoria con personas que no conocía. Empezaría de nuevo y cambiaría quién era. Quería ser más amable, hacer amistades que durarían, y vivir la experiencia de la Preparatoria de la que mucha gente hablaría. Todos estos ocurrieron gradualmente, pero aún tenía espacio para mejorar.

Poco a poco, aprendí que el chisme fue una de las cosas que condujo a la ruptura de amistades. Dios me habló una noche cuando yo estaba en el grupo de jóvenes y me abrió los ojos a la verdad: los chismes tienen que parar. Tanto el hecho de compartir información como de escucharla de amigos fue problemático. Tenía que haber una “falta de leña”. Desde ese día, yo he cambiado mi actitud y no he aceptado hablar de información que no se relaciona conmigo.

Recientemente, puedo decir que solo he hablado un par de veces sin darme cuenta, pero me he dado cuenta de que mi mentalidad ha cambiado para mejor. Dios puede hacer tanto si permitimos que Él nos transforme. Cuando nuestros corazones están el correcto hogar, Dios responde. Cuando decidí hacer eso me ha permitido no juzgar a la gente y me ha ayudado a ser más empático con los demás.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

6 errores comunes que cometen los jóvenes

La juventud es una etapa que no dura para siempre. Las decisiones más importantes de la vida se hacen en ese período; es por ello que es importante ser sabios al momento de elegir. Si bien no todos somos iguales, hay errores que parecen ser compartidos por todos los jóvenes, y la Biblia ofrece consejos para no cometer estas equivocaciones. Éstas son algunas de ellas:

1. Confiar más en la fuerza que en la experiencia (Proverbios 20:29).

Las cosas que se hacen con planeamiento y organización, generalmente son las que tienen más éxito. Sin embargo, como jóvenes a veces cometemos el error de actuar precipitadamente y confiamos más en nuestra fuerza que en la razón. Esto se nota en situaciones en las cuales no obtenemos los resultados que queremos, o nos arrepentimos de haber hecho algo. Para no caer en esta equivocación, aprendamos a buscar el consejo de las personas que tienen más experiencia que nosotros en áreas determinadas y en la vida.

2. Usar la juventud como un pretexto (1 Timoteo 4:12).

En ocasiones, los adultos no toman en serio a los jóvenes por su inexperiencia. No obstante, también hay momentos en los que utilizamos nuestra juventud como un pretexto para fallar deliberadamente. Esta etapa de la vida debería ser de provecho no solo para nosotros, sino también para los demás. Procuremos ser ejemplo para otros en nuestra manera de hablar, en conducta, en amor, en fe y en pureza.

3. Dejar a Dios para después (Salmos 119:9, Eclesiastés 12:1).

Algunos piensan que disfrutar de la juventud es hacer lo que uno quiere y solo pensar en Dios cuando uno ya es adulto o anciano. Contrario a lo que muchos creen, dedicar la juventud al servicio de Dios no es desperdiciar la vida, sino más bien disfrutarla al máximo. Él sabe qué es lo mejor que nos conviene, y si dejamos nuestra existencia en sus manos, podremos vivir de acuerdo al propósito para el cual fuimos creados y nunca sentirnos vacíos.

4. Menospreciar a los adultos (1 Timoteo 5:1, Éxodo 20:12, Deuteronomio 5:16).

Puede que no todos los jóvenes tomen en poco a los adultos, pero ciertamente es un error que muchos cometemos. Nos creemos autosuficientes y pensamos que lo sabemos todo; no obstante, olvidamos que nuestra experiencia en la vida es poca en comparación a los que han vivido más. Asimismo, no respetamos a nuestros padres, tutores o líderes, de la forma en que debiéramos hacerlo. Este mal proceder no debería persistir en nuestras vidas, pues Dios nos advierte que hay malas consecuencias si continuamos haciéndolo, pero que hay una gran recompensa si cambiamos esta falta.

5. Orgullo (1 Pedro 5:5).

Cuando nos resistimos a aceptar la corrección y a admitir nuestras equivocaciones, hacemos que nuestro orgullo incremente y endurezca nuestros corazones. Es por ello que la Biblia menciona que Dios no soporta a los orgullosos” (Proverbios 16:5, TLA), pero que en cambio honra a los humildes (Santiago 4:10). Debemos aprender a dejar nuestro orgullo atrás y comenzar a ser humildes y a prestar ayuda a los demás.

6. Dejarse llevar por las pasiones (Proverbios 7).

El mundo ofrece tentaciones y placeres pasajeros, y como jóvenes estamos propensos a caer en ellas. Aunque éstos puedan ser muy provocativos, debemos mantenernos firmes y pensar en las consecuencias que tienen nuestras acciones. Podríamos echar a perder toda nuestra vida por unos cuantos minutos de placer. Pero, si dejamos que Dios cuide nuestro corazón, pensamientos, acciones y planes, entonces no tendremos nada de qué arrepentirnos y viviremos una vida digna de imitar.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber si alguien tiene pensamientos suicidas?

Aproximadamente, una persona se suicida a cada 40 segundos. Antes se creía que esta suma estaba compuesta en su mayoría por adolescentes; sin embargo, en la actualidad se reportan más casos de suicidio de adultos.

Como parte de la campaña global para luchar contra este problema, diferentes organizaciones decretaron a setiembre como el mes de prevención contra el suicidio. Esto es con el fin de prevenir posibles casos en el futuro; ya que la gran mayoría de suicidios tienen señales de alerta que pueden ser detectados a tiempo. Según el director del Centro Médico de Rochester para la Medicina del Comportamiento afueras de Detroit, M.D. Joel L. Young, Predecir el suicidio no es una ciencia, y algunas personas que se suicidan emiten pocas o ninguna señal de advertencia. Pero la mayoría de los suicidios vienen con un bando de banderas rojas, y conocer los signos de que alguien a quien amas está considerando el suicidio puede ayudarte a intervenir antes de que sea demasiado tarde.” Éstas son algunas señales que demuestran que alguien tiene pensamientos suicidas:

  1. Ha tenido por lo menos un intento de suicidio.
  2. Habla sobre la muerte, el suicidio de manera casual y frecuente.
  3. No presenta una mejora en su tratamiento contra la depresión clínica.
  4. Se hace cortes o algún otro tipo de daño a su cuerpo.
  5. Hace planes para su funeral.
  6. Amenaza con suicidarse.
  7. Deja de hacer lo que antes disfrutaba.
  8. Abuso de drogas o alcohol.
  9. Empieza a practicar actividades que ponen en peligro su vida.
  10. Pérdida o incremento de sueño.
  11. Cambios bruscos de humor.
  12. Manifiesta pensar que no será extrañado por nadie si se muere.
  13. Alejamiento de sus amigos y familiares.
  14. Pérdida de apetito.
  15. Comienza a regalar sus posesiones más preciadas.
  16. Siente ansiedad o sensación de estar atrapado.
  17. No tiene esperanza ante sus problemas.
  18. Habla constantemente de que se siente como una carga.
  19. Busca en internet maneras para suicidarse.
  20. Escribe su testamento o cartas de despedida.
  21. Se despide de las personas que le importan.
  22. Tiene problemas de salud.
  23. No supera un trauma de la niñez.
  24. Compra de armas de fuego, veneno, cuerdas, pastillas, o algún otro instrumento para suicidarse.
  25. No muestra preocupación por su aspecto personal o higiene.
  26. Limpia y ordena su cuarto más de lo normal.
  27. No tiene energía.
  28. Bajo rendimiento académico o laboral.
  29. Conduce de manera temeraria.
  30. Paga todas su deudas y arregla asuntos que dejó pendientes.

Si identificas algunos indicios en una persona que conoces, lo mejor es consultar con un especialista, consejero, pastor, o alguien que tenga experiencia al tratar estos casos. Es mejor intervenir a tiempo y evitar tragedias futuras.

Si estás luchando contra los pensamientos suicidas, visita: www.unasolarazon.com
Nuestro equipo está listo para ayudarte.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Juego de la ballena azul: Señales de un comportamiento suicida

El “Juego de la ballena azul” se ha popularizado a través de las redes sociales y ha incitado a más de 130 suicidios en todo el mundo. Este juego se inició en Rusia, y pronto se extendió por todo el mundo. Hasta ahora se conocen aproximadamente seis casos en Latinoamérica: tres en Brasil y otros tres en Colombia. Las autoridades de distintos países ya han comenzado a alertar a los padres sobre este peligroso juego, pues los participantes son en su mayoría menores de 15 años.

Juego de la ballena azul:

Este juego está compuesto por 50 retos diarios que el participante debe cumplir. Entre los desafíos se encuentran hacerse cortes en el brazo, ver películas de terror en la madrugada, escuchar música enviada por los moderadores del juego, cortarse los labios, pincharse la mano con un alfiler repetidamente, permanecer en los techos de lugares altos, entre otros; y el reto final es quitarse la vida.

Para participar del juego, se debe contactar a los administradores y ellos envían mensajes de texto con los retos diarios. El jugador debe enviar pruebas fotográficas o en vídeo de que verdaderamente está cumpliendo con las demandas. Una vez que se inicia el juego, no se puede dar marcha atrás, pues, de lo contrario, los administradores amenazan con asesinar a los familiares del participante.

El creador del juego y el origen del nombre:

En Rusia arrestaron a Filipp Budeykin, un joven de 21 años, por ser el presunto creador del juego. El sitio web Saint-Petersburg le hizo una entrevista exclusiva, donde afirmó que los fallecidos por el juego no tienen “ningún valor para la sociedad” y que él solo “estaba limpiando nuestra sociedad de tales personas”. Además, señaló que “murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”. Posteriormente, Budeykin fue ingresado en el hospital psiquiátrico de San Petersburgo por sufrir de desorden bipolar. Con respecto al origen del nombre, se debe a que la ballena azul es un animal marino que tiene la peculiaridad de acercarse a la costa para morir.

Señales de alerta de un comportamiento suicida:

Debido a la rápida propagación de este juego, los padres, maestros y demás ciudadanos, debemos de estar en alerta constante para evitar el suicidio en los adolescentes. La Asociación Americana de Suicidología advierte las siguientes señales:

  • Ideación: Cuando la persona comienza a idealizar el suicidio y a contemplarlo como una opción. A menudo habla del tema, o lo menciona casualmente en una conversación.
  • Abuso de alguna sustancia: Cuando se incrementa o se inicia en el consumo de alguna sustancia dañina como el alcohol o las drogas.
  • Pérdida del propósito de la vida: Cuando la persona no encuentra una razón para continuar viviendo y habla del tema como algo normal.
  • Ansiedad: Usualmente va de la mano con pérdida o incremento del sueño, además de agitación y nerviosismo excesivo.
  • Sensación de sentirse atrapado: Cuando la persona piensa que el suicidio es la única salida.
  • Desesperanza: Cuando demuestra perder el optimismo por las cosas cotidianas y por la vida.
  • Aislamiento: Cuando se aleja de sus amigos y familiares, o cuando deja de hacer las actividades que usualmente disfrutaba.
  • Enojo: Cuando muestra tener ira o rabia descontrolada. También se manifiesta cuando tiene sed de venganza.
  • Temeridad: Cuando tiene un comportamiento temerario o practica actividades riesgosas y que pueden poner en peligro su vida.
  • Cambios de humor: Cuando se observan cambios dramáticos en el estado de ánimo, especialmente cuando hay signos de depresión.

Si identificaste cualquiera de estos indicadores en el comportamiento de un familiar, amigo, o conocido, busca ayuda profesional de inmediato. Si el comportamiento suicida no es detectado a tiempo, puede tener fatales consecuencias. La Organización Mundial de la Salud afirma que hay aproximadamente 800 000 suicidios por año, pero que por cada suicidio concretado, hay muchos casos más de intentos en vías de ejecución.

Fuente: http://www.who.int/mental_health/suicide-prevention/suicide-infographic-es.pdf?ua=1

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La violencia es contagiosa

Es casi imposible que un ser humano viva sin relacionarse con otros. La familia, amistades, compañeros de estudio o trabajo, vecinos, entre otros, son parte de la vida de cada persona. Ellos ejercen diferentes grados de influencia en el comportamiento de sus semejantes. En algunos casos, es para bien, pues ayudan al crecimiento y madurez. No obstante, no todos ellos son un impacto positivo.

violencia1Un estudio hecho por la Universidad de Columbus, que fue publicado en la Revista Americana de Salud Pública; demostró que la violencia puede ser contagiosa. Los investigadores a cargo utilizaron los resultados obtenidos de estudio previo llamado Add Health. Allí se analizó el comportamiento de adolescentes de 12 a 17 años durante varios años y se concluyó que:

  • El 48% de adolescentes que tienen amigos que estuvieron involucrados en peleas serias, tienden a involucrarse en una.
  • El 38% de adolescentes con hermanos que estuvieron involucrados en peleas serias, también están propensos a implicarse en una.
  • El 40% de adolescentes que tienen amigos que han atacado a alguien con un cuchillo o un arma de fuego, imita esta conducta.
  • Adolescentes con amigos que han sido violentos hacia otros, hasta el grado de necesitar atención médica, tienen el doble de probabilidad de hacer lo mismo.

violencia2Brad Bushman, psicólogo que fue parte de la investigación, afirma que: “La gente aprende la agresión y la violencia de la misma manera que aprende otros comportamientos,a través de la experiencia directa y observando a otros”. Además, Bushman y su compañero en la investigación, Robert Bond, comparan a la violencia como una infección: “Al igual que otras enfermedades contagiosas, uno puede prevenir y tratar la violencia. La prevención viene en forma de evitar la exposición a la violencia”, señala Bushman. Asimismo, ellos recomiendan que los padres enseñen a sus hijos a negociar y llegar a un arreglo antes de concurrir a la violencia.

Pese a que estos resultados parecen alarmantes, el estudio también confirmó que el comportamiento positivo y los valores, también son contagiosos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Entiendes a tus hijos? Cinco barreras por las cuales no entendemos a los adolescentes

¿Entiendes a tus hijos?

 Cinco barreras por las cuales no entendemos a los adolescentes

 

Por Saraí Llanes

Dime si te identificas conmigo. Soy la madre de dos adolescentes y desde hace algún tiempo me percato de que muchas veces no nos entendemos. Y es que a veces me parece que hablamos diferentes idiomas. Te nombro 5 barreras por las cuales no entendemos a los adolescentes cuando intentamos comunicarnos con ellos.

  1. Barreras idiomáticas

Efectivamente no hablamos el mismo idioma. Como muchas familias en el mundo, la nuestra tuvo que emigrar. Desde hace algunos años vivo en un país angloparlante y mis hijos han aprendido el inglés en tal medida que son prácticamente bilingües. A veces prefieren hablar en ese idioma y a pesar de que no me es ajeno, naturalmente ellos lo dominan mucho mejor. Gracias a Dios, cuando llegamos a este país ya ellos tenían dominada la compleja gramática española y su vocabulario era extenso. Sin embargo, de infinito, tengo que cuidar permanentemente que su léxico se enriquezca y a la vez que sea comprensible para que nos comuniquemos realmente.

Naturalmente, la situación es más difícil cuando intentamos establecer esta comunicación en inglés.

Esta barrera idiomática es trascendental y un verdadero problema en muchas familias de la actualidad. Dos opciones tenemos en nuestras manos paternas y en ambas tenemos que trabajar ardua y propositivamente. La primera y más fácil es mantener la lengua materna viva y obligatoria en nuestros hijos, convocarlos continuamente a leer y conversar en nuestro caso en español. La segunda opción es aprender el nuevo idioma del país donde nos encontramos, si no es por otro objetivo, al menos por comunicarnos con nuestros hijos. Recuerda: es importante entender lo que dicen.

  1. Barreras generacionales

Más allá de los términos comunes, los adolescentes muchas veces tienen su propio lenguaje generacional. Tienen sus propios códigos, muchos de ellos provenientes de los juegos de videos, las series y películas, y del uso continuado y creciente de las tecnologías. Independientemente del idioma que usen, ellos usan vocablos propios, jergas contemporáneas. Tal vez sea hora de buscar en diccionarios urbanos y preguntarles directamente.

  1. Barreras cognitivas

Debido a las diferencias en experiencia y educación entre padres y adolescentes se establecen barreras cognitivas. Ellos pueden parecer grandes, altos, y ser sumamente inteligentes, pero no son hombres ni mujeres todavía. Ignoran el mundo. Se encuentran aún comenzando su camino académico y no han vivido suficientes experiencias para aprender de ellas. No han compartido tampoco contextos que les aporten el background para poder hacer deducciones. Estas diferencias cognitivas determinan entonces que se produzcan mal entendidos y muchos problemas de comunicación. No podemos dejarlos sin las explicaciones necesarias. No debemos suponer nunca que ellos entendieron. Tampoco que somos nosotros quienes tenemos todo el conocimiento. Nosotros sabemos de unos temas, ellos saben de otros. La ciencia ha avanzado, la tecnología se ha incorporado a la vida cotidiana y ellos son conocedores de ella. Mejor estrategia es compartir cogniciones que dar conferencias.

  1. Barreras físicas y tecnológicas

Cada vez más los adolescentes hablan menos en persona y más a través de las redes sociales. Es como si la presencia física los intimidara y la presencia virtual los liberara. Han encontrado otro espacio físico de expresión. Si bien la participación en situaciones reales sigue siendo importante para su desarrollo psicosocial, la inclusión en las redes les ofrece una oportunidad de creatividad, relación e información que otras generaciones no disfrutaban. Por otra parte les extiende la visión en áreas antes solo del mundo adulto. La política, la ciencia y la cultura en su amplio espectro están ahora al alcance de su mano. Vencer la barrera de la impersonalidad e incorporarnos a sus sistemas es una tarea que nos corresponde como padres si queremos conocer quiénes son y con quién se relacionan.

  1. Barreras emocionales

Una última barrera que tenemos la misión de saltar es la de las emociones. Alegría, depresión, enamoramientos, sinusoides sentimentales producidos por hormonas en erupción son estampas de la adolescencia con las que tenemos que lidiar diariamente. Nuestras mejores herramientas son la paciencia y la tolerancia pero sobre todo la empatía, colocarse en su lugar.

En resumen, barreras idiomáticas, generacionales, cognitivas, físicas, tecnológicas y emocionales nos separan muchas veces de nuestros hijos, y si bien la comunicación es una carretera de dos vías, nosotros llevamos el timón. No dejes que las cercas se hagan profundas trincheras insalvables, porque si una misión tenemos como padres es la de construir puentes.

Te invitamos a escuchar nuestros programas de radio cristiana en nuestro link de shows On Demand https://cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/on-demand/

Envíanos tus comentarios a [email protected], conéctate con nosotros en vivo todos los jueves a las 4:00 pm hora Miami a través del Whastapp +1 786 816 9193 y del chat https://cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/chat/ y dale “Me gusta” a nuestra página en Facebook en https://www.facebook.com/Una-Historia-que-Contar-584676321684852/

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber si mi hijo sufre de bullying?

El bullying, o acoso, es un problema creciente que afecta a la mayoría de familias. De una u otra manera, los niños y adolescentes de hoy en día están sufriendo por esta situación, ya sea en su centro de estudios o con su círculo de amigos. Lamentablemente, la mayoría de casos no son reportados, así que como adultos tenemos la responsabilidad de estar atentos a las señales que indiquen abuso en los niños o adolescentes de nuestro entorno.

  • Señales físicas: Los golpes o moretones que los niños justifican como caídas o accidentes, son un indicio obvio de que están sufriendo bullying extremo. También debemos estar pendientes de cambios repentinos en los hábitos alimenticios. En ocasiones, las víctimas suelen refugiarse en la comida, o perder súbitamente el apetito.
  • Baja autoestima: El bullying hace que el autoestima se degrade de manera dramática. Esto puede reflejarse en su estado de ánimo, o simplemente en la manera en que se preocupan por su apariencia.
  • Pérdida de interés: Es común que los niños o adolescentes que son acosados, pierdan el interés en las cosas que antes ocupaban su tiempo. Otras señales son la falta de entusiasmo, o cuando el niño intenta evadir hacer aquello que antes disfrutaba.
  • Soledad: Alejarse de sus amigos y aislarse, es producto del abuso. En muchos casos, los niños o adolescentes utilizan como excusa sus estudios para separase de su círculo social. No obstante, debemos evaluar la situación y ver si el inesperado interés en los estudios no es más que una excusa para alejarse de los demás.
  • Enfermedades: Algunos niños fingen dolores de estómago, cabeza, u otras enfermedades con el fin de no asistir al lugar en donde sufren bullying. Otros se enferman sin causa aparente, y a esto los médicos denominan enfermedades psicosomáticas. Si no es usual que un niño se enferme, o no se encuentra el origen de su dolencia, o se enferma con frecuencia; es porque tal vez el bullying sea la razón.
  • Alejarse de las redes sociales: Existe también el bullying cibernético, y el indicador más evidente es la falta de interés por lo que ocurren en las redes sociales, cuando en el pasado disfrutaba de esta actividad.

Si sabes de un niño o adolescente que presenta alguna de estas señales, debes crear lazos de comunicación con ellos para saber más del problema. No debes apresurarte en sacar conclusiones ni interrumpir cuando el niño está hablando. Una vez que sepas la historia a profundidad, debes acudir a las autoridades del centro de estudios o el lugar donde se origina el bullying. En algunos casos, un cambio de ambiente hará que los niños puedan empezar de cero y creen nuevas relaciones.

En este tipo de situaciones, no olvides consultar con algún consejero o experto en el tema para que juntos encuentren la solución ideal para este conflicto.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuando tus hijos te preguntan acerca de la virginidad

Escuchar a los jóvenes hablar de la virginidad hoy día puede ser preocupante. A algunos adultos les hace gracia solo de ver lo mal informados que pueden estar. Los adolescentes tienen mucha curiosidad, pero hay que hacerles ver que es un tema serio y lo podemos hablar sin tabúes.

Los chicos se preguntan unos a otros: ¿ya perdiste la virginidad? Cuando en realidad, no la pierden. La dan. La regalan. Y no regresa. No se repara. Es algo que decides dar y ya no hay vuelta atrás. Así le dije a mis hijas. El problema es que cuando la das, luego te enamoras de verdad, consigues a la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida y te hubiera gustado esperar por él. En el caso de los chicos, por ella.

Es un tema delicado, de mucha controversia, pero la verdad es que si toman el sexo como diversión, y lo hacen con quien sea y donde sea, nunca van a saber cuán hermoso y maravilloso puede ser “hacer el amor”. He sabido de chicos que han estado buscando la felicidad en una pareja, y no la encuentran en esa y pasan a otra, y así van, de cama en cama y no encuentran el verdadero amor. Porque el sexo no lleva al amor. Luego de acostarse de esa manera con un compañero o compañera de clases, se pueden sentir decepcionadas (os) de la experiencia y traicionadas (os), porque no los vuelven a llamar. Sienten que alguien les robó algo y no lo pueden recuperar. Hay un tiempo para cada cosa y definitivamente a esta edad no están preparados para ser madres o padres, para ser esposos o esposas. Hay muchas cosas que vale la pena esperar por ellas. Tómate el tiempo para hablarles claro. Todo esto es bueno explicarlo a los jóvenes para que no se vayan a creer los mitos que les dicen en la escuela.

Diles que:

1- Tal vez queden con una enfermedad incurable o difícil de curar. Las enfermedades de transmisión sexual son incómodas, penosas y largas para curarse.

2- Las chicas pueden quedar embarazadas, los chicos van a ser padres antes de tiempo. Les cambia la vida por completo.

3- Van a tener un bebé que no tenían en planes, para el cual no están preparados.

4- Si piensan en el aborto, ¿Saben lo que le hace a su cuerpo el procedimiento? ¿Saben el dinero que cuesta? ¿Saben el dolor que puede causar y las consecuencias de vivir con el cargo de conciencia?

5- La única manera de asegurarse de no quedar embarazados es la abstinencia.

6- El sexo fue creado por Dios, pero no para usarlo sin reglas. Toda creación, todo en la vida tiene normas a seguir para que funcionen apropiadamente.

7- Explícales que Dios creó el sexo para el matrimonio. Es algo serio e implica responsabilidad. Si no son responsables, es preferible no tener sexo.

8- Diles que se hagan el propósito de ser diferentes, de no dejarse llevar por la corriente y les va a ir mejor.

9- Si comparten sus propósitos con otros, tal vez hayan algunos que los seguirán a ellos.

10- Es mejor alejarse de las tentaciones. Lugares solitarios con la persona que les gusta. Invitaciones a la casa de la persona que les gusta para “conocer a su familia”.

11-Por la falta de experiencia de la mayoría de los jóvenes, se van a llevar una mala impresión de lo que puede ser una forma maravillosa de expresar su amor a la pareja que va a compartir con ellos el resto de sus vidas.

12- Si hay alguna bebida con un poco de alcohol en una fiesta, diles que recuerden que debilitan su fuerza de voluntad.

13- Hacer actividades en grupos, deportes o reuniones en casa de los padres donde puedan cantar, conversar y realizar juegos de mesa son más seguros. Y la actividad dinámica gasta las energías que quieren ponerle a una relación inapropiada. 

14- Por último, diles que porque ustedes, su madre y padre ya saben acerca de eso, es por lo que son quienes mejor los pueden aconsejar en ese tema.

Si el caso es que sus chicos ya perdieron la virginidad, no permitan que eso los haga sentir que ya no tienen nada qué cuidar. Déjenles saber que a ustedes les importan, y que a Dios les importan. No es demasiado tarde para volver a empezar. La virginidad no va a volver, pero Dios los perdona por haberla regalado. Los ayudará a comenzar de nuevo y a llevar una vida de acuerdo con el propósito de Dios. Una vida alineada con Dios siempre va a traer mejores frutos que una vida lejos de Él.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend