Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por su gran popularidad, una pregunta que se hacen muchos es si los cristianos pueden escuchar K-pop, ya que algunos condenan esta práctica, mientras que otros sostienen que no es perjudicial. Para responder esta pregunta debemos recurrir a la Biblia y examinar qué nos dice al respecto.

¿La música es cristiana o no?

La música no puede clasificarse como cristiana o no cristiana. No existen notas musicales santas y otras diabólicas; la música es una forma de arte que puede ser usada para el bien o el mal. Por lo tanto, cuando las personas usan el término «música cristiana», se refieren al contenido lírico y su concordancia con los principios bíblicos.

Esto significa que no podemos generalizar y decir que el K-pop es música no cristiana, pero sí podemos identificar qué canciones K-pop tienen letras que concuerdan con el cristianismo y qué no.

Una vez aclarado este punto, vayamos al siguiente que tiene que ver con el contenido.

¿Un cristiano puede escuchar K-pop?

Ustedes dicen: «Se me permite hacer cualquier cosa», pero no todo les conviene. Dicen: «Se me permite hacer cualquier cosa», pero no todo trae beneficio.

1 Corintios 10:23 (NTV)

La Biblia nos deja en claro que aunque no hayan prohibiciones directas de lo que un cristiano puede o no hacer, hay cosas que no son beneficiosas. Esto no solo se aplica para la música que escuchamos, sino para cada decisión en nuestra vida.

Con respecto al K-pop debemos fijarnos ante todo en el contenido lírico; y para ello podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Es una canción que alabe a Dios o incentive a crecer espiritualmente?
    La música es un arte que nos impulsa a hacer o creer, y tiene una influencia poderosa en nuestras vidas. Y si las canciones que escuchamos no nos invitan a crecer en nuestra relación con Jesús, entonces no vale la pena.
  • ¿Las letras de la canción van acorde a los principios bíblicos?
    Eclesiastés 3 nos dice que todo tiene su tiempo; así como hay momentos para alabar a Dios, también hay instancias en las que la música nos lleva a disfrutar de otras cosas de la vida, como la amistad, el amor, el patriotismo, etc. Sin embargo, las canciones deben tener concordancia con los valores y principios bíblicos.

Mensajes sutiles

Hay miles de canciones, no solo K-pop, que tienen mensajes sutiles que aparentemente son buenos; pero que deberían representar una alerta roja para los cristianos. Algunos de ellos son:

Falso positivismo

Ahora bien, hay una trampa en la cual muchos están cayendo y es el falso mensaje positivo que tienen algunas canciones. Hay artistas que se concentran en escribir canciones de superación y autoayuda que, aunque han sido de ayuda a muchos, a menudo suelen obviar a Dios por completo.

Estas canciones se centran en decir que nosotros solos podemos lograrlo todo, cuando en la Biblia claramente dice que sí podemos lograrlo, pero con Dios (Zacarías 4:6; Filipenses 4:13).

Normalización de pecados

Hay letras de canciones que pintan al orgullo, lujuria, egoísmo y otros pecados más, como si fueran prácticas positivas; la influencia puede ser tanta que un cristiano que no cree lo mismo, puede convencerse de que lo que dice el mundo está bien y lo que dice la Biblia está mal.

Una canción que te dice que te ames a ti mismo, que hagas el bien a otros o con mensajes similares, sí guarda relación con la Biblia. Pero no debemos escuchar canciones que nos lleven a negar el poder de Dios en nuestras vidas y nos pongan a nosotros como el centro de todo.

Puede que existan canciones de K-pop que tengan concordancia con la Palabra de Dios, y podemos escucharlas porque no ponen en riesgo nuestra comunión con Jesús; pero hay otro lado que no debemos olvidar: el fanatismo.

Soy cristiano y fanático del K-pop, ¿qué de malo tiene?

Algunos cristianos que escuchan K-pop llevan su gusto a un nivel más allá y se convierten en fanáticos. Este fanatismo les lleva a estar pendientes todo el día de las actividades de su cantante o grupo favorito, y no tienen otro pasatiempo aparte de ese.

El problema con este comportamiento es que es una forma de idolatría (Éxodo 20:3-5; Deuteronomio 5:7-10). Cualquier cosa que más ocupe nuestro tiempo y pensamiento se convierte en un dios; eso implica que nuestro dios puede ser nuestra familia, trabajo, pasatiempo, apariencia, pareja, etc.

Si una persona se convierte en fanático acérrimo de algo, entonces Dios no es su Señor. Si un cantante o grupo musical es el centro de la vida de alguien, entonces ese es su dios.

No es malo tener gustos y aficiones, pero la Biblia nos advierte que nuestros pensamientos deben estar fijos en Dios porque de Él viene todo lo bueno:

Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes.

Filipenses 4:8-9 (NTV)

En conclusión

Hay canciones que apoyan y promueven los valores y principios bíblicos, las cuales podemos escuchar y disfrutar. Sin embargo, no todo nos es de beneficio. Tenemos libre albedrío para elegir; pero hay intereses que nos alejan de Dios y nos llevan a fijarnos en las cosas temporales del mundo.

En todo momento debemos recordar que somos representantes de Jesús en la Tierra (2 Corintios 3:2-4); por lo que nuestras acciones deben reflejar el cambio que Él hizo en nuestras vidas; y además, debemos ser de inspiración a otros y no de tropiezo (Romanos 14).


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
24
0
1
1
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta