Evangelismo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Evangelismo”

6 consejos para evangelizar a tus amigos

Marcos 16:15 nos recuerda que estamos llamados a compartir el evangelio con todos. Sin embargo, puede ser bastante difícil saber cómo abordar el tema de Jesús. Aunque no sepas cómo debes presentarlo en una conversación o qué decir sobre Él, te prometo que a la vez que tengas una idea de qué hacer, te sentirás cómodo con eso y será muy natural. Aquí hay seis consejos sobre cómo podemos evangelizar a aquellos de nuestra edad:

1. Inclúyelo en una conversación

Es más simple de lo que pensamos. Un ejemplo sería en el almuerzo. Cuando tengo el almuerzo en la escuela, me siento con mis amigos y siempre me ven orar cuando le doy gracias a Dios por la comida. Muchas personas me han preguntado si estaba bien y mi respuesta siempre ha sido ≪Sí. Estaba orando≫. Y a través de eso comienza la conversación. Ese es solo un ejemplo, hay muchas otras maneras de mencionar a Cristo a una conversación. Si están hablando sobre películas o un programa de televisión, puedes compartir por qué no ves ciertas cosas. Si estás hablando de ropa, puedes compartir por qué no te vistes de una cierta manera. Puedes hacerlo con cualquier tema.

2. Cuéntales sobre el evangelio

Aunque muchos de nosotros sabemos esto, algunos todavía no saben cómo presentarlo. El evangelio se puede resumir fácilmente en Juan 3:16. Romanos 10:9-10 es una gran guía del siguiente paso, en el cual necesitan arrepentirse de sus pecados a través de la oración de salvación. En cuanto a la oración de salvación, debes orar con ellos para que puedan aceptar a Jesús en sus corazones. Lo único que debes recordar para esta oración es que deben repetir contigo para proclamar que aceptan a Jesús como su Salvador y Creador. Si este paso te pone nervioso, recuerda que Dios no busca la perfección cuando se trata de una oración. Él te entenderá y mirará el corazón.

3. Comparte por qué el cristianismo es correcto

Algo que he notado es que los cristianos tienden a demostrar por qué otras religiones están equivocadas cuando, en cambio, debemos demostrar por qué el cristianismo es el verdadero camino. Un ejemplo es la moral. Hay muchas religiones que están de acuerdo con los Diez Mandamientos. Usa esto como una forma de relacionarse con sus religiones y muéstrale cómo este sistema dado por Dios ha ayudado a la sociedad a saber lo que está bien y lo que está mal. La apologética también nos puede ayudar en este paso porque usa la ciencia para probar la resurrección de Cristo, que es la base de nuestra creencia. 

4. Comparte tu testimonio

Muchos creen que si no han tenido un pasado en el cual eran adictos a algo, no tienen un testimonio. Sin embargo, ellos no se dan cuenta que hay un testimonio porque vencieron tentaciones. Eso es más difícil que solo ajustarse a las normas de la sociedad. Todos nuestros testimonios son nuestras experiencias personales. Nadie puede refutarlo porque es especial para cada individuo, incluso cuando pasamos por circunstancias similares. Hazles saber cómo Cristo cambió tu vida y cómo te convertiste en la persona que ahora eres.

5. Sé honesto si no tienes todas las respuestas

Puede ser vergonzoso no tener las respuestas, pero debemos recordar que no somos perfectos y que solo Dios tiene todas las respuestas. Cuando alguien te haga una pregunta difícil, solo sé honesto y dile que no sabes. Es mejor hacer esto que responder a una pregunta que no estás cien por cierto seguro de que sea correcta. Dile que le responderás una vez que sepas la respuesta.

6. Vive como Cristo

Tú eres un testimonio vivo de Cristo. Cómo actúas, lo que dices, con quién te relacionas e incluso cómo te comportas, todo refleja cómo te verán los demás. Si quieres reflejar la luz de Cristo, entonces ellos también querrán hacer lo mismo; sé como Jesús. Muchas personas notarán una diferencia en ti porque irradias amor y bondad, dos hermosas cualidades.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Predica sin palabras

A menudo escucho la frase:

≪Predica el evangelio en todo momento, y cuando sea necesario, utiliza las palabras.≫  

Esta es una celebre frase de San Francisco de Asís. Y es repetida comunmente por personas bien intencionadas que piensan que con mostrar un buen compartamiento se logra todo en la evangelización.

Sin embargo, esto no es suficiente.

Modelar un buen comportamiento es solo una parte de nuestro evangelismo. La otra es compartir la Palabra de Dios. Aclaro, no nuestras palabras salpicadas de emoción y subjetivas, sino la Palabra de Dios que debe ser nuestro norte en todo tiempo.

Salmos 107:20 dice:

≪Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina.≫

Dios no envió un viento recio, ni una sonrisa, ni se paró en las esquinas a dar abrazos. Él envió Su Palabra para sanarnos del pecado (≪En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios≫ Juan 1:1). Envió Su Palabra para crear (≪Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca≫ Salmos 33:6).

Por último quiero compartirte la historia de la mujer samaritana. Tal vez la conozcas. Era una mujer que había tenido varios maridos y aun el que tenía en ese momento no era el suyo. Cuando Jesus entró en su vida le habló la palabra y ella, maravillada, cambió su estilo de vida y volvió a su ciudad contando el encuentro que había tenido con el Hijo de Dios. 

≪Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.≫

Juan 4:39

A pesar de que esta mujer hubiera podido predicar el evangelio sin palabras, esto es modelando un comportamiento diferente al que llevaba anteriormente, la Palabra de Dios nos cuenta que ≪muchos creyeron en Jesus por la palabra≫ que les compartió la mujer samaritana. No evitó hablar: lo hizo parte de su evangelismo

Así que, mi estimado amigo, predica el evangelio en todo momento y usa la Palabra de Dios para acompañarte. 

Si quieres saber más sobre este tema y otros similares que estaré desarrollando, busca el nuevo segmento Análisis del corazón en las redes sociales de CVCLAVOZ



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

8 excusas que decimos para no evangelizar

En la Biblia encontramos que, como cristianos, tenemos la misión de compartir las buenas noticias de salvación de Jesús con otros. No obstante, el evangelismo es algo que no todos ponemos en práctica. Esperamos que Dios cumpla Sus promesas en nuestra vida, pero no queremos obedecer el mandato que nos dejó. Y para eso ponemos todo tipo de pretextos que creemos que son buenas razones. Estas son algunas de las excusas más frecuentes que decimos para no evangelizar:

1. ≪No soy líder ni pastor.≫

Muchos creen que sólo predicadores, pastores, misioneros o líderes pueden evangelizar. Piensan que hay que estudiar teología o ser como Billy Graham (quien predicó a más de 215 millones de personas durante toda su vida). Sin embargo, en la Biblia dice que cualquier seguidor de Jesús tiene la misión de compartir su fe (Hechos 13:47).

Artículos que pueden ayudarte

2. ≪No soy un ejemplo de vida.≫

Es fácil escudarse en el pecado para decir que no se tiene autoridad moral para evangelizar. Pero, así como dice Jeffrey de León: ≪¿Estás buscando algún momento en tu vida en donde llegues a ser perfecto para servir? Entonces nunca vas a servir porque ninguno de nosotros ha llegado a la perfección≫. Jesús no espera que seamos santos para hablar sobre lo que Él hizo en nuestras vidas. Es más, Él puede usar nuestras imperfecciones para actuar a través de nosotros (2 Corintios 12:7-10).

Artículos que pueden ayudarte

3. ≪Tengo miedo.≫

Cuando se trata de evangelizar, quizá el miedo no sea una excusa sino una verdad. El temor (de fallar, de quedar en ridículo, de no saber qué decir, etc) nos impide hablar sobre Jesús y ni siquiera lo intentamos. La Biblia dice que Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía sino de poder (2 Timoteo 1:7); por lo tanto, tenemos esa confianza de que podemos evangelizar con autoridad y libertad.

Artículos que pueden ayudarte

4. ≪No conozco gente que no sea cristiana.≫

Tal vez esto sea verdad, pero no es un pretexto válido. En nuestro diario vivir siempre encontraremos personas que aun no conozcan de Jesús. Lo único que debemos hacer es aprovechar esas oportunidades y compartir un pequeño y efectivo mensaje de esperanza.

Artículos que pueden ayudarte

5. ≪No tengo tiempo.≫

No es necesario organizar un gran evento para evangelizar. Aquellos que comparten su fe no lo hacen porque tienen tiempo de sobra, sino porque aprovechan los momentos que Dios les ofrece. Ahora hay diferentes medios que se pueden utilizar. Uno de ellos es enviando vídeos cortos sobre temas puntuales y así comenzar una conversación a través de internet. Hacer eso es tan sencillo como hacer una publicación en las redes sociales.

Artículos que pueden ayudarte

6. ≪No sé mucho de la Biblia.≫

Ser erudito en la Biblia no es un requisito para evangelizar. Es cierto que debemos leer la Palabra de Dios para crecer en nuestra fe, pero no hace falta saberlo todo para hablarle a otros sobre Jesús. La forma más simple es contar cómo era nuestra vida antes y después de conocer a Cristo.

Artículos que pueden ayudarte

7. ≪Me van a rechazar.≫

En la vida tomamos decisiones arriesgadas más a menudo de lo que creemos. Compartir nuestra fe debería ser igual. Es cierto que existe la posibilidad de ser rechazados, pero al pedir sabiduría a Dios, Él actuará por medio del Espíritu Santo y sabremos qué hacer y qué decir en el momento preciso. Además, lo importante no es meternos en una discusión, sino crear un vínculo que nos permita hablar de Jesús.

Artículos que pueden ayudarte

8. ≪Soy tímido (a).≫

Algunos tienen la idea de que evangelizar implica ser un buen orador. No obstante, hablar en público no es la única forma de presentar las buenas nuevas de salvación. Hoy en día podemos usar distintas herramientas que nos permiten compartir sobre Jesús de maneras creativas. Por lo tanto, la timidez no es un argumento válido para justificar el incumplimiento de la misión que Jesucristo nos dejó.

Artículos que pueden ayudarte


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

≪Festival de esperanza≫ con Franklin Graham en Cúcuta, Colombia

El Festival de esperanza busca que las iglesias se unan, las personas conozcan a Jesús y el evangelio sea proclamado. Con este fin, la Asociación Evangelista Billy Graham quienes proclaman el evangelio del Señor Jesucristo utilizando todos los medios efectivos disponibles y equipan a otros para que hagan lo mismo—, está organizando este festival en Cúcuta, Colombia el 19 y 20 de abril de este año.

El evento ya es «reconocido por cientos de iglesias, pastores y líderes cristianos alrededor del mundo, como un gran esfuerzo evangelístico que une a las iglesias de la ciudad a proclamar un solo nombre, el nombre de JESUCRISTO» sostiene Chris Swanson, director de la Asociación Evangelística Billy Graham en América Latina.

El Festival de esperanza será un acontecimiento que marcará la historia, no sólo de Colombia, sino de todos los países hispanohablantes. Es por este motivo que cualquier persona o iglesia que tenga este propósito en mente puede unirse y ser parte de suceso.

En CVCLAVOZ también nos sumamos al esfuerzo de impactar más vidas con el mensaje de Jesús. Estaremos transmitiendo el festival durante el viernes y el sábado, y además tendremos una cobertura especial con los invitados. Es nuestro deseo que Dios use a todos los involucrados en este Festival de esperanza para que Su nombre sea exaltado y la gente sea salva.

Para mayor información

Página web: https://www.festivaldeesperanzacucuta.com/

Facebook: Festival Esperanza Oficial

 

El Titanic se hundía, pero él no dejó de predicar

Hemos llegado a otro aniversario desde que se hundió el Titanic. Muchos conocen la historia de este gran barco y cómo dos errores le costaron la vida de muchos pasajeros: el exceso de velocidad y la falta de botes salvavidas. También hay historias compartidas de aquellas víctimas que sobrevivieron. Resulta que una de esas víctimas era la hija de un pastor llamado John Harper. Si no te suena familiar, es porque muy pocos conocen su historia. 

Harper fue invitado a la iglesia Moody en Chicago para predicar a la congregación. Había pastoreado en las iglesias de Glasgow y Londres y era conocido por ser un predicador activo. Como dijo otro pastor local: ≪Era un gran predicador al aire libre y siempre podía captar audiencias grandes y agradecidas… Podía lidiar con [personas que interrumpían.] ≫ Además conocía la Biblia tan bien que le permitió combatir ataques de otros.

Harper viajó en el Titanic con su hermana y su hija de seis años en un viaje a Chicago. Cuando la nave se estrelló contra el iceberg, él tenía un objetivo: salvar las vidas de otros. Según los sobrevivientes, Harper les advirtió que se prepararan para la muerte cuando el barco se hundió. Evangelizó a todos los que pudo para salvar sus vidas eternas, al tiempo que llevó a su hija y su hermana a una balsa salvavidas para que pudieran tener la oportunidad de sobrevivir (y sobrevivieron). Él realmente vivió Mateo 16:25. Hubo dos informes durante el tiempo que Harper estaba en el agua helada. En uno le preguntó a un hombre si era salvo y cuando el hombre dijo que no, gritó: ≪¡Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo!≫ Otro dijo que antes de desaparecer en las aguas, lanzó su chaleco salvavidas a otra persona con las palabras: ≪¡Necesitas esto más que yo!≫ Cuatro años después de la crisis del Titanic, los sobrevivientes se reunieron y uno de ellos fue un hombre que se convirtió debido a John Harper.

Este hombre fue muy audaz y valiente para renunciar a su vida por extraños, siempre que existiera la posibilidad de que fueran salvados. Su historia inspira a quienes lo saben porque esa es nuestra misión aquí en la tierra: salvar las vidas de otros, ya sea que arriesguemos nuestras vidas o no.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

—Mize, D. W. (2012). As Titanic sank, he pleaded, ‘believe in the Lord Jesus’. Recuperado el 3 de abril de 2019, dehttp://www.bpnews.net/37601/as-titanic-sank-he-pleaded-believe-in-the-lord-jesus
—Lutzer, E. W. (2012). John Harper’s Last Convert. Recuperado el 3 de abril de 2019, de https://www.moodymedia.org/articles/sharing-gift-christmas-one-minute-you-die/

¿Cómo compartir de Jesús a alguien que niega la existencia de Dios?

Pregunta de nuestra audiencia:

“¿Cómo le puedo compartir de Jesús a una persona que niega la existencia de Dios?”

Compartir nuestra fe puede resultar todo un desafío cuando la otra persona no cree en la existencia de Dios. Uno de los errores más frecuentes que se comete en este tipo de situaciones es adoptar una posición defensiva y de ataque. Lo primero que hacemos es atacar a la otra personas y presentarle con una lista de argumentos que prueban que está equivocado. El problema con esta actitud es que, en lugar de crear puentes de comunicación, construye muros que nos impiden llegar a esta persona. Para compartir a Jesús de manera efectiva, debemos tomar en cuenta lo siguiente:

Nuestro comportamiento habla por nosotros, pero eso no significa que nuestra boca debe callar

Es importante identificarnos como cristianos. Los demás deben saber que seguimos a Cristo, no para creernos superiores a los demás, sino para que vean a Jesús por medio de nosotros. Esto quiere decir que debemos cuidar nuestras palabras y acciones. Nuestro testimonio del día a día es el que convence a los demás que seguir a Jesús no es una religión, sino una relación. Pero también debemos compartir nuestra fe con nuestras palabras. Ambas van de la mano y no se puede separar a la una de la otra. Nuestro testimonio respalda nuestras palabras y nuestras palabras reafirman nuestro testimonio.

Sin oración no hay resultados

El Espíritu Santo es quien se encarga de convencer a las personas de sus pecados (Juan 16:7-11). Por tal razón es primordial que dediquemos un tiempo para orar por las personas antes, durante y después de hablarles sobre Jesús. Nosotros podemos ser un instrumento por medio del cual Dios actúa, pero por nuestras propias fuerzas no podemos hacer nada. Cuando oramos, Dios nos da la sabiduría y el discernimiento que necesitamos.

Es importante prepararse

El temor de muchos cristianos al compartir su fe con alguien que niega la existencia de Dios, es que la otra persona tenga más conocimientos que ellos. Este es un temor comprensible, pero no debería ser un impedimento, sino un incentivo. Cuanto más nos profundicemos en la Biblia, más clara se volverá nuestra comprensión de quién es Dios y de cómo toda la creación prueba su existencia. Por lo tanto, es importante que mantenernos informados y profundizar nuestros conocimientos a través de la Biblia y otros materiales que sean de ayuda.

No es necesario ser perfecto

Ser perfecto no es uno de los requisitos para compartir nuestra fe. Dios puede utilizar a cualquier persona para impactar la vida de los demás, incluso cuando él o ella lo crea imposible. Lo único que Dios pide es nuestra disposición y buena voluntad. Al entender esta verdad podemos hablar a otros sobre Jesús y admitir libremente que ser cristianos no nos hace perfectos, sino perdonados.

Todo tiene su tiempo

La Biblia dice que todo tiene su tiempo, esto se aplica en todas las áreas de la vida, incluyendo en el evangelismo. Hablar sobre Jesús es como sembrar una semilla. El tiempo varía para cada planta crezca y no podemos esperar los mismos resultados en todos los casos. Hay personas que están más abiertas a recibir a Jesús en sus vidas de inmediato, pero hay otras a quienes les toma más tiempo ver su necesidad de un Salvador. Es por ello que debemos ser pacientes, perseverar en la oración y esperar el tiempo de Dios.

 

¿Quieres aprender más sobre cómo compartir tu fe? Visita https://elviaje.yesheis.com y descarga nuestra app gratis para iniciar una conversación sobre Jesús con tus amigos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

6 beneficios de compartir tu fe

Compartir las buenas nuevas de salvación de Jesús es algo que todos los cristianos debemos hacer con alegría. No solo porque Cristo nos encomendó esa tarea, sino porque el amor que él pone en nuestros corazones debe instarnos a buscar la salvación para los que nos rodean. Pero además de ser de beneficio para otros, también lo es para nosotros. Estas son algunas de las ventajas que adquirimos cuando evangelizamos:

1. Nos ayuda a buscar y saber más de Jesús

La mejor manera de explicar lo que significa ser seguidor de Cristo es a través de lo que él hizo en nuestras vidas. Cuando compartimos nuestras historias, las personas querrán saber más, y esto nos incitará a tener una relación más cercana con Jesús. Ambas prácticas van de la mano, pues mientras más evangelizamos, más nos acercaremos a Dios; y mientras más cerca estemos de él, tendremos más deseos de hablar sobre Jesús.

2. Nos hace mejores al escuchar

Hablar de Jesús en realidad implica escuchar. Las personas están deseosas de expresarse y de contar con alguien que entienda sus problemas. En vez de hablar y hablar sin parar, lo que debemos hacer es escuchar a los demás primero. Esto es lo que hace la diferencia cuando se trata de evangelizar. Es por ello que cuanto más evangelizamos, nos volvemos mucho mejores al saber escuchar y prestar atención a las necesidades de los que nos rodean.

3. Nos hace más perseverantes

No todas las personas aceptan a Jesús con la misma rapidez que otras y es precisamente este hecho el que nos hace más pacientes y perseverantes. Así como se necesitan meses, o incluso años, para que una planta tenga fruto, así también la gente necesita tiempo para aceptar a Jesús en sus vidas. Durante esos momentos no debemos desesperarnos e insistir agresivamente, sino ser pacientes y demostrar el amor de Dios hacia ellos.

4. Nuestro amor por otros crece

A veces nos resulta difícil amar a los demás, sobre todo cuando no los conocemos o ellos nos hacen algún mal. Sin embargo, compartir de Jesús hace que pongamos el amor en práctica y veamos a las personas como él las ve. Asimismo, abre nuestra mente y corazón a las vivencias de la gente y nos hace ser más cercanos a ella.

5. Incrementa nuestra fe

El evangelismo no sería posible sin Dios. De nada vale que tengamos los mejores métodos si él no está en ellos. Compartir nuestra fe nos hace depositar nuestra fe en Jesús para cada paso que damos: desde iniciar una conversación con otra persona, hasta confiar que le entregue su vida.

6. Nos hace valientes

Muchas personas temen hablar de Jesús con otros por temor al rechazo o porque no saben qué decir. No obstante, una vez que lo hacemos se vuelve más sencillo con la práctica. La valentía que necesitamos proviene de Dios y él nos ayuda a continuar ejecutando la labor que nos encomendó.

 

¿Quieres aprender más sobre cómo compartir tu fe? Visita: https://elviaje.yesheis.com

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Da esperanza

“Jesús le preguntó a Pedro: —Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Él le respondió: —Sí, Señor. Tú sabes que te quiero. Jesús le dijo:—Entonces cuida de mis seguidores, pues son como corderos.” Juan 21:15 (TLA)

Cuantas veces se expresa “yo amo a Dios”, pero en ocasiones, cuando tenemos la oportunidad de compartir con otros un mensaje de salvación, nos bloqueamos, ya sea por temor o vergüenza o porque no queremos experimentar el rechazo. Es en esos momentos es cuando debemos pedir al Espíritu Santo que quite todo temor, timidez o inseguridad y nos dé la Palabra que la persona necesita.  Pidámosle que sea El hablando a través de nosotros y no simplemente palabras humanas. De esta manera, llevando las buenas nuevas, cumplimos con el mandato de Jesús de cuidar de sus ovejas. “Cuando Jesús desembarcó y vio a tanta gente, tuvo compasión de ellos…” Mateo 14:14 (NVI) Hoy te animo a pregonar y sembrar ese amor que Dios nos da.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Te quedaste sin palabras

Un pastor puso a un joven de su congregación como trabajador en la tienda de un conocido. Muy pronto el muchacho volvió a él, muy disgustado, quejándose:

¿Sabe usted, pastor, dónde me ha colocado? En un lugar donde no hay un solo creyente, y donde todos se burlan de mi religión. Yo no puedo trabajar ni un día más con esas personas.

Efectivamente- le contestó el ministro-yo no conozco un lugar más apropiado para un cristiano.

La misión de aquellos que han tenido el privilegio de haber sido rescatados del pecado es: “… Vayan por todo el mundo y prediquen la Buena Noticia a todos.” Marcos 16: 15 (NTV).

Para muchos es difícil presentar a Cristo en un ambiente hostil, lleno de rechazo, indiferencia y burla hacia el nombre de Dios, ¿alguna vez has estado en un lugar así? Quizás es tu hogar, tu trabajo, tu colegio o tu grupo de amigos.

Una frase atribuida a Francisco de Asís, dice:

“Prediquen el evangelio en todo tiempo y de ser necesario usen palabras”

Este pensamiento expresa una verdad importante en el evangelismo: “mostrar a Cristo”, es decir que tus acciones deben hablar más fuerte que tus mismas palabras, con ello no quiero decir que no debemos hablar para predicar sino que también debemos usar nuestras vidas para decirle a las personas que nos rodean que Cristo vive en nosotros.

Esto implica una gran responsabilidad, porque lo que creemos y en quién creemos no sólo debe ser dicho sino debe ser un hecho, si te preguntan en este momento ¿tu vida es el reflejo del Amor de Dios?, ¿cuál sería tu respuesta?

Algunos con el rostro inclinado y con tristeza debemos reconocer que no hemos estado mostrando a Cristo, decimos amarle pero estamos juzgando, peleando, etc. Hoy te animo a vivir lo que predicas. Tienes la posibilidad de decidir si muestras a Dios a través de tu vida o continúas con la corriente que este mundo sigue.

¡Muestra a Cristo en todo lugar, predica sin palabras en todo momento!

”Predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. (…) 2 Timoteo 4:2 (NTV).

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La vida e impacto del reverendo Billy Graham

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Fil. 1:21) La despedida final del Rev. Billy Graham, lejos de ser un evento lleno de lágrimas, fue un servicio evangelístico donde sus 5 hijos compartieron una palabra esperanzadora e invitaron a los participantes a contemplar su futuro y su redención.

Entre los momentos más destacados del servicio puedo recordar cuando Jean Graham, la hermana del Rev. Billy Graham, se acercó a la plataforma para dar unas palabras. Fue la primera en hablar y el público estaba a la expectativa de escuchar una voz quebrada y débil. Sin embargo, Jean deslumbró con su sentido del humor que incluyó al Presidente de los Estados Unidos y rompió de alguna forma la átmosfera “fúnebre” que había y la sustituyó por una celebración de vida. Después de Jean, cada uno de los hijos del Rev. Graham compartió el evangelio de diferentes formas; Virginia su hija mayor habló desde la perspectiva de su madre Ruth, quien oró por un esposo con todas las cualidades de su papá, sin imaginar que Dios contestaría su oración y le agregaría aun más de lo que había pedido. Ambos compartieron una vida en el ministerio que superó fronteras.

Ann Graham deslumbró al público no solo con su belleza sino con la homilética de su mensaje. Ella hizo énfasis en la fecha en la cual su padre partió de esta Tierra para estar con el Señor. Explicó que el 21 de Febrero es el día en que los judíos observan la lectura de Moisés. El gran libertador del pueblo de Israel. Según Ann Graham, su padre fue un libertador también. Un libertador de todos los cautivos por el pecado que gracias a la Palabra de Dios fueron libertados.

De todos sus hijos Ann parecía tener la mayor similitud en carácter y , aunque su hermana Ruth bromeó sobre tener que seguir detrás de ella como un acto difícil a seguir, la evidencia de conciencia familiar era obvia.  El mensaje final lo presento Franklin Graham  a los presentes “¿Si este fuera tu funeral sabrias con certeza en lugar de tu descanso final?” la pregunta replico entre 400 miembros de la prensa nacional e internacional y marco la huella Graham una vez mas en la atmósfera.

Cada uno de los participantes expresó la ardua labor realizada por el Rev. Graham a través de los años. No fue sin sorpresa que la comunidad de fe cristiana vio llegar a los más altos representantes de la iglesia Rusa Ortodoxa y del Cardenal de Nueva York enviado por el Papa directamente a decir presente en esta ceremonia póstuma. Y es que el evangelio del Rev. Billy Graham unía, abrazaba y predicaba sin sugerencias o interpretaciones personales, como expresó uno de los participantes. Y en este ultimo adiós fue palpable.

Entre las figuras de la comunidad cristiana que hacían fila para honrar el legado de este héroe de la fe, se encontraban Paul y Laurie Crouch, dueños de TBN, Joel y Victoria Osteen de Lakewood, Brian Houston pastor de Hillsong Church en Australia, Robert Morris pastor de Gateway, Jentzen Franklin pastor de Free Chapel, la escritora Beth Moore, el teólogo y fundador de Moody Church Erwin Lutzer entre muchos otros.

Todos y cada uno de ellos tenían un referente la vida de un hombre que marcó los medios y las naciones con un mensaje de salvación sencillo y contundente. “Todos somos pecadores mas Cristo murio por nosotros para salvarnos y darnos vida eternal”.

El Rev. Graham partió de buena vejez por causas naturales a los 99 años, partió en su hogar y dejó un legado digno de reconocer e imitar.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Acciones que hablan de Cristo

Charlton, predicador y siervo de Dios, se encontraba viajando en un tren cuando de pronto ingresó un hombre borracho con su esposa. El nuevo pasajero parecía inclinado a alborotar, por lo que  Charlton le dijo para apaciguarlo:

-¿Quiere que le cante una canción?

– Sí, sí, una canción — contestó el  borracho.

El predicador empezó a cantar himnos hasta que el tren llegó a su destino.

Siete años más tarde Charlton fue  a predicar a ese  mismo lugar en el que había ocurrido aquél incidente y se hospedó en el hogar de uno de los diáconos. Durante la comida la señora de la casa le dijo:

-¿No me recuerda?, ¿No recuerda haber cantado unos himnos para apaciguar a un hombre borracho en el tren? Aquel hombre es mi esposo quien quedó tan interesado en sus cánticos que al día siguiente me instó para ir a la iglesia. Poco después fue convertido y ahora  ya lo ve usted, es un diacono.

¡Qué increíble historia! Una simple acción llena de amor y de fe, cambió la vida de un hombre y de una familia.

¿Cuántas de tus acciones están sazonadas de amor  y están llenas de fe?

Su palabra dice: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23 (RVR1960)  No conocemos el impacto que pueden tener nuestras acciones en el hogar, en el trabajo, en la calle, en el colegio o universidad, etc. pero si nos esforzamos por dar lo mejor y hacer lo justo, lo correcto y sobre todo que estas acciones estén llenas de amor de seguro alguien percibirá la esencia misma del amor de Dios a través de nuestras vidas y de lo estamos haciendo.

El cotidiano vivir y el ritmo que lleva esta sociedad convierte al hombre en un ser solitario y egoísta, lo lleva solamente a enfocarse en su “YO” pero Dios nos insta a mirar también al “OTRO” que es nuestro prójimo, “No dejes de hacer el bien a todo el que lo merece, cuando esté a tu alcance ayudarlos” Proverbios 3:27 (NTV).

Cada una de nuestras acciones cuentan para el testimonio de Cristo, camina atento porque se puede presentar la oportunidad para que demuestres el amor de Dios, así nos enseñó Jesús con su ejemplo “Siempre les he enseñado que así se debe trabajar y ayudar a los que están en necesidad, recordando aquellas palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir” Hechos 20:35 (DHH).

Recuerda que una sola acción en el momento indicado puede transformar una vida y sin una palabra, con una sola acción, puedes presentar a Cristo. ¿Estás dispuesto a asumir este reto?

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo compartir tu fe?

Marcos 16:15 (NTV) dice “Vayan por todo el mundo y prediquen la Buena Noticia a todos.” Ese versículo señala específicamente que no debemos dejar de lado a nadie y compartir el mensaje de Jesús a todos sin excepción. No obstante, esto no quiere decir que debamos utilizar los mismos métodos para todos por igual. A medida que los tiempos han cambiado, las formas y medios de comunicación se han renovado y ahora ejercen una gran influencia en la sociedad.

El libro Conversar y Evangelizar, de David Geisler y Norman L. Geisler, señala que “no todo el mundo está en el mismo punto de apertura hacia el evangelio, así que necesitamos presentar el mensaje en diferentes formas” (p. 23). Los autores explican que en este mundo posmoderno, la gente se ha vuelto más reacia a oír sobre Jesús, pero que también han surgido nuevos métodos de evangelismo que nos permiten llegar a ellos. Asimismo, los autores afirman que hablar de nuestra fe debería ser una actividad que se disfruta y se hace con gusto. Esto implica que debemos invertir tiempo y práctica para ello.

Conversar y Evangelizar ofrece consejos útiles y ejemplos prácticos para que el evangelismo se convierta en parte de nuestro estilo de vida. El libro insta a “desarrollar una pasión cada vez más grande por Dios, así como un interés genuino por los perdidos” (p. 255).

Datos adicionales:

Dr. David Geisler es Doctor en Ministerios de Apologética, graduado del Seminario Teológico de Dallas y del Seminario Evangélico del Sur. También es fundador y presidente del Ministerio Verdad & Mansedumbre en Charlotte.

Norman L. Geisler es autor y coautor de más de 90 libros y cientos de artículos. Tiene un doctorado en Filosofía de la Universiad de Loyola y es co-fundador y decano del Seminario Evangélico del Sur en Charlotte.

 

Para mayor información, visita:

https://www.clccolombia.com/

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend