Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Se cuenta que Alejandro el Grande tenía un filósofo en su corte, muy famoso pero muy pobre. En cierta ocasión que se encontró necesitado de dinero, ¿A quién podría acudir sino a su señor, el conquistador del mundo? Alejandro le dijo que pidiera a su tesorero la cantidad que quisiera, y éste pidió en nombre de su soberano el equivalente actual a unos 10.000 dólares.

El tesorero, sorprendido por una demanda tan grande, rehusó pagarle antes de hablar con el rey, a quien le dijo que le parecía irrazonable la petición de una suma tan exorbitante. Alejandro lo escuchó callado, pero cuando hubo oído el argumento replicó:

-Entrega ese dinero inmediatamente, este hombre me ha hecho un honor muy singular, porque la magnitud de su petición muestra que tiene una idea muy elevada de mis riquezas y de mi real generosidad.

Cuando estás en medio de una necesidad, ¿A quién acudes?, ¿Crees que Dios puede suplir tus necesidades?

Es muy improbable que alguno de nosotros acuda primero a un completo desconocido para pedir ayuda; todos iremos primero a aquella persona en la que confiamos, ya sea un familiar o amigo porque no siempre es fácil exponer la necesidad que tenemos.

Jesús, cuando enseñaba acerca de la oración dijo:

Así que les digo, sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá. Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta

Lucas 11:9, 10 (NTV)

A veces tenemos la idea de que Dios, al ser tan grande y poderoso está ajeno a nuestras necesidades y que no escuchará nuestras oraciones, nos olvidamos de que es nuestro Padre  y que podemos acudir a Él con toda confianza, creyendo que puede darnos aquello que necesitamos y aún más porque nos ama.

El Señor conoce tus necesidades y quiere suplirlas, solamente está esperando  que acudas a Él con la confianza de un hijo a su Padre y le pidas aquello que te hace falta.

Abre tu corazón delante del Señor y cuéntale acerca de tus necesidades. Dios desea que confíes en Él y le permitas tomar control de tu vida. Recuerda que tu Padre, tiene planes de bien para tu vida.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
7
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta