Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hay ocasiones en las que los pensamientos nos llevan a navegar aguas muy obscuras, tanto que el temor, el rencor y la ansiedad se fijan en nuestro ser, impidiendo que continuemos nuestro día en paz.

No dejes que te dominen

Así como un domador de caballos trabaja para que el equino siga sus instrucciones, nosotros debemos tomar las riendas de nuestros pensamientos. Pues algunas veces querrán conducirnos a terrenos peligrosos.

Anteponer la Palabra de Dios, lo que aprendimos de su amor, su misericordia, su justicia y poder, debe ser lo que conduzca nuestros pensamientos. En oración sincera pongamos delante del Señor lo que hay en nuestra mente, en especial si nos llega a afectar.

Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

2 Corintios 10:5 (RVR 1960).

Aún si dudamos si lo que pensamos es de Dios o no, debemos pedirle que sea Él quien filtre lo que hay en nuestra mente y corazón.

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

Salmo 139:23-24 (RVR 1960).

Que fluya los pensamientos de bien

Escojamos lo que se queda en nuestros pensamientos, tomemos en cuenta que tenemos un filtro que la Palabra de Dios nos brinda para ello:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Filipenses 4:8 (RVR 1960).

Desecha lo que no es bueno para ti ni para tus seres queridos, incluso esos pensamientos que van contra tus enemigos o quienes te hicieron daño. Que tu corazón no se contamine y que tus pensamientos estén dominados por Dios.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Hebreos 4:12 (RVR 1960)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta