Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Cuando una persona nos hace algún daño o maldad, normalmente lo que hacemos es guardarle rencor, alejarnos y dejar de hablarle. Pensamos que haciendo estas cosas vamos a estar tranquilos y mejor que antes.

Pero, la verdad es que, si guardamos rencor y actuamos de esa manera, lo único que estamos haciendo es ser prisioneros del resentimiento y vivir una vida infeliz. La Biblia nos dice que amemos a nuestros enemigos y lo podemos hacer de estas tres maneras:

Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen.

Mateo 5:43-44 (RVR 1960)

1. Podemos amar a nuestros enemigos por medio de nuestras palabras

Jesús dijo «bendecid a los que os maldicen». Por lo tanto, en vez de desearle el mal a la persona que nos lastimó, bendigámoslo. Que de nuestra boca no salgan palabras necias o de maldición. Al contrario, que salgan palabras de bien y ánimo.

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. 

Romanos 12:14 (RVR 1960) 

2. Podemos amar a través de hechos (acciones)

Para el mundo es ilógico ayudar a la persona que nos ha hecho daño, pero para nosotros, que somos de Cristo, es una forma de amar y demostrar que somos diferentes. Por lo tanto, si la persona que te lastimó está pasando por una necesidad, no dudes en ayudarle. Jesús dijo «haced bien a los que os aborrecen.»

Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

Romanos 12:20 (RVR 1960)

3. Podemos amar orando por ellos

La oración es un arma poderosa para evitar que los sentimientos negativos nos afecten y es un medio por el cuál podemos pedir a Dios que cambie la vida de la persona que nos ha lastimado. Jesús dijo «Orad por los que os ultrajan y os persiguen» Por lo tanto, pidamos a Dios en oración por las personas que nos hacen daño. Al hacer eso, imitamos a Jesús.

Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen…

Lucas 23:34 (RVR 1960)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
6
0
0
0
0
Already reacted for this post.