Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Muchos sabemos que nos debemos aferrar a Dios y Sus promesas cuando nos sentimos en peligro o en problemas. Pero no todo el mundo activa esas maravillosas promesas en esos momentos. Saber y conocer la verdad nos debe hacer sentir seguros sin importar las circunstancias.

El poder de las promesas de Dios

Cuando captas el poder que existe en las promesas de Dios, el potencial que hay en ellas, entiendes que todo se puede desatar por fe. Las circunstancias negativas no son nuestra realidad, sino un obstáculo. Y sentiremos esa paz que sobre pasa entendimiento.

Y no olvidemos nunca que una de las armas en la armadura de Dios es la oración. Sabemos que la espada del Espíritu es la Palabra de Dios, pero la oración es nuestra manera de declarar la Palabra. No olvidemos que la Palabra es Jesús.

En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.

Juan 1:1 (NTV)

Y cuando leemos acerca de la armadura de Dios, nos enfocamos en el cinturón de la verdad, en la coraza de justicia, el calzado de la paz, el escudo de la fe, el casco de salvación y la espada del Espíritu, pero si continuamos la lectura en ese mismo capitulo, leemos acerca de la oración

Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes.

Efesios 6:18 (NTV)

Versículos de las promesas de Dios para activarlas

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes—dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.

Jeremías 29:11 (NTV)

No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios.
Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.

Isaías 41:10 (RVR 1960)

Cuando pases por aguas profundas, yo estaré contigo. Cuando pases por ríos de dificultad,
no te ahogarás. Cuando pases por el fuego de la opresión, no te quemarás; las llamas no te consumirán.

Isaías 43:2 (RVR 1960)

En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.

2 Pedro 3:9 (NTV)

Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá.

Mateo 7:7 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
8
3
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta