Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

¿Necesitas cambiar? Muchas veces lastimamos a las personas que amamos por nuestro carácter, podría ser porque somos impertinentes, torpes o hablamos por demás; pero no tomamos en cuenta que herir es fácil, lo difícil es sanar.

Hazme de nuevo, soy una vasija en tus manos

Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

Jeremías 18:3-6 (RVR 1960)

En este pasaje el Señor se compara con un alfarero y a nosotros como el barro que utiliza para formar una hermosa vasija. Enseña que a veces el barro es imperfecto y se puede “echar a perder en su mano”; significa que siendo cristianos podemos actuar mal y destruir la obra que Dios quiere realizar, pero finaliza con unas hermosas palabras: “volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor” ¡Él puede cambiarnos!

Mejor que antes

Cuando aceptamos a Cristo en el corazón decidimos ser personas diferentes; es decir, renunciar a nuestro “yo” para que el Señor pueda moldearnos y cambiar nuestras vidas, esforzarnos por parecernos a Jesús y ser mejores cada día.

Pero, a veces, tenemos muchos años de ser “cristianos” y continuamos siendo los mismos de siempre, con un carácter irritable, lastimando a los que nos rodean y murmurando, entre otras cosas.

La pregunta es: ¿de qué sirve que vayamos a la iglesia si no nos dejamos moldear por las manos de Dios? Tal vez necesitas decirle con sinceridad estas palabras: “Hazme de nuevo”.

Decido menguar, para que TÚ puedas crecer

A pesar de nuestros errores, el Señor desea cambiarnos para que seamos mejores, un mejor hijo, padre, madre, esposo, amigo y hermano. Pero antes debes tomar la decisión de renunciar a ti mismo para que Cristo pueda crecer en tu vida; por ejemplo, a veces tendrás que dejar tu orgullo y pedir perdón, o callarte por buscar la paz como nos enseña en su Palabra.

Si has lastimado a alguien con tus actitudes o reconoces que tienes un carácter difícil, te animo a realizar esta oración: Señor amado, gracias por tu misericordia para mi vida. En esta oportunidad comprendí que no te he dejado obrar en mí, me arrepiento por ser “yo” quién gobierna todo el tiempo y te pido perdón. Ahora tomo la decisión de cambiar, hazme de nuevo.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

9
5
1
0
2
1
Already reacted for this post.