Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Podemos decirlo sin duda, que una de las cosas que más nos cuesta a todos encarar es la incertidumbre. El misterio detrás de las situaciones con las que nos enfrentamos en la vida. La espera por resultados, sean médicos, de negocios o de una discusión en la que tratamos de llegar a acuerdos. El no estar seguros de los resultados, esa incertidumbre nos perturba.

Tenemos dos opciones ante la incertidumbre

Sin embargo, como en la mayoría de las situaciones, podemos escoger entre dos opciones. La primera, desesperarnos y decidir que no podemos o que nos cuesta mucho encarar la incertidumbre. O, la segunda, tomar una pausa para esperar con tranquilidad los resultados. Esa pausa la tenemos que usar para acudir a Dios en conversación, no en demanda. No pidiéndole que resuelva, sino desahogándonos con Él, pidiéndole que nos dé Su paz y nos dé sabiduría para saber esperar pacientemente.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Juan 16:33 (RVR 1960)

¡Cuánto nos cuesta ceder el control!

Se nos hace a muchos tan cuesta arriba entender que no somos Dios, que no podemos tenerlo todo en control y ¡confiar en Sus deseos! Probablemente porque sabemos que no van a estar a la par de los nuestros.

Es cierto que es difícil esperar; nos cuesta afrontar, encarar la incertidumbre. Queremos siempre la inmediatez. Es nuestra naturaleza. Pero cuando nos sintamos así, recordemos dónde conseguimos paz, en los brazos de nuestro Amado Jesús. Toma un tiempo para estar con Él. No sólo hables. Espera, escucha, tal vez sientas que te dice algo. 

Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

Éxodo 33:14 (RVR 1960)

En la espera puede haber gratificación permanente

La espera para la gratificación, que trae la incertidumbre que nos cuesta encarar, es permanente y más duradera. En cambio, la satisfacción instantánea puede ser insaciable y sin sentido.

Dios no nos privará de Sus bendiciones eternamente, al contrario, la espera puede ser una buena parte de Su bendición; un tiempo de gran aprendizaje para recibir correctamente Sus inigualables bendiciones. No desesperes. Ten fe y confía en el gran amor de Dios.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
5
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Le gusta

Deja una respuesta