oración Archives | CVCLAVOZ

All posts in “oración”

Si Dios sabe todo, ¿por qué tenemos que orar?

Sabemos que Dios sabe todo: el pasado, presente y futuro. También conoce nuestros pensamientos y deseos más ocultos. Salmos 139:4 dice: ≪Señor, tú sabes lo que voy a decir aun antes de que las palabras salgan de mi boca≫ (PDT). Entonces, ¿cuál es el propósito de la oración? Si Dios ya conoce nuestras necesidades y sabe qué le pediremos, ¿por qué tenemos que decírselo?

Como seres humanos actuamos en base a las deducciones que hacemos en base a las pistas que tenemos. Por ejemplo, si vemos a alguien que usa gafas oscuras, tiene un bastón y camina junto a un perro guía, es lógico que deduzcamos que es una persona invidente. No le preguntamos si es ciega o no, simplemente asumimos que lo es. Y si nosotros podemos hacer eso, ¡cuánto más Dios!

Dios sabe todo, pero también quiere saberlo por nuestra boca

Lucas 18:35-43 cuenta una historia interesante. Había un ciego que escuchó que Jesús estaba pasando por la ciudad. Gritó tanto como pudo para llamar su atención y, pese a que las personas intentaron callarlo, al final lo logró. El versículo 40 (TLA), dice:

≪Jesús se detuvo y ordenó que trajeran al ciego. Cuando el ciego estuvo cerca, Jesús le preguntó:
—¿Qué quieres que haga por ti?≫

Es curioso que Jesús le hiciera esa pregunta. El hombre no encajaba con la imagen de un invidente que tenemos ahora, pero era fácil darse cuenta que no podía ver. Podemos estar seguros de que Jesús notó que el hombre era invidente, lo sabía de antemano… y aun así le preguntó qué quería que hiciera por él. ¡La respuesta era obvia! No tiene sentido que, siendo ciego, le hubiera pedido que le devuelva la audición.

Jesús sabía su respuesta, pero aun así le preguntó qué quería que hiciera por él. Y este no fue un hecho aislado, en otros pasajes de la Biblia encontramos situaciones similares.

Esto nos enseña que aunque Él lo conoce todo, también quiere saberlo por nuestra boca. La oración no es un simple acto para pedir y demandar cosas de Dios, también nos ayuda a:

  • Poner en orden nuestros pensamientos.
  • Examinar nuestras verdaderas intenciones.
  • Reflexionar sobre nuestras acciones.

Al orar nos comunicamos con Dios y le contamos nuestra versión de los hechos: nuestra perspectiva del porqué queremos algo. Claro que Dios ya sabe cuál es, pero le importa conocernos y se da el tiempo de escucharnos. Él respeta lo que tenemos que decir y por eso no nos impone: Él pregunta.

Además, la oración permite que nuestra relación con Dios crezca. Es una forma de reforzar el vínculo que tenemos con Él. Nosotros le hablamos a través de la oración, Él nos escucha y responde a través de Su Palabra.

Es así como podemos estar más cerca de Jesús y saber el plan que tiene para nuestra vida.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Firmes ante la tentación

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Mateo 26:41 (RVR1960)

Uno de las batallas que cada día las personas se enfrentan es con sus propias debilidades y tentaciones. Es por eso que Jesús nos dice que velemos y oremos para no caer en tentación.

Jesús les enseñaba a sus discípulos a no descuidar los tiempos de oración. Era tan radical que en un momento con molestia les amonestó diciéndoles: ¿No habéis podido velar ni una hora? (Mateo 26:40) Jesús se refería al tiempo en que los discípulos debían acompañarlo en oración y no lo hicieron. A través de la oración mantenemos una íntima comunión con Dios, lo cual nos permite conocerlo mejor y alinear nuestra vida conforme a su voluntad.

Cuando somos constantes en la oración, estaremos más fortalecidos espiritualmente y en mejor posición para no caer en tentación. Como en toda nuestra vida, contamos con la ayuda del Espíritu Santo para nuestro crecimiento espiritual, siempre y cuando le demos a Él, el primer lugar.

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Orando en todo tiempo

“orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;” Efesios 6:18 (RVR1960).

En este verso el apóstol Pablo instruye cómo debe desarrollarse la oración, la cual debe realizarse en todo tiempo y velando con perseverancia.

La oración es esencial, no solo para comunicarnos con el Señor sino también para enfrentar el día a día con seguridad, paz y fuerzas renovadas. ¿Cuántas veces despertaste por la mañana sintiéndote sin fuerza ni ánimo para comenzar el día?

Como hijos de Dios necesitamos estar conectados con la fuente de nuestra vida, tener comunión con Él nos hace ser mejores personas, nos ayuda a ver nuestras circunstancias de una manera diferente, nos alienta a seguir adelante con la confianza de saber que el Señor nos acompaña y guía.

En esta oportunidad, te animo a hacer de la oración un hábito en tu vida, no pierdas ocasión de hablar con tu Padre y Salvador, si son tiempos de calma, agradece y alaba; y si es un tiempo difícil, refúgiate en Él y también sé agradecido, porque en esos momentos el Señor es quien te sostiene.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De manos atadas

Cuántas veces nos encontramos en situaciones en la vida, donde sabemos que lo que sucede no es justo o no está bien; y estamos seguros que deberíamos hacer algo al respecto pero no podemos ni debemos porque no nos corresponde. Y si estamos en una posición que dejaría ver que sí nos corresponde, hay múltiples causas o razones, (en este caso no hablo de excusas) por las que sentimos que no debemos o no podemos hacer nada al respecto. Eso pensamos, pero sí podemos y debemos orar por ello.

Hace muchos años, cuando trabajaba yo en el canal 8, que era el canal del estado en Venezuela, el canal del gobierno, había un afiche en el departamento de maquillaje con tres monos pequeños. Uno estaba haciendo una travesura, otro lo estaba mirando y el otro miraba hacia otra parte, es decir, ni se daba cuenta. No podemos encerrar a todas las personalidades tan complejas en tres categorías, pero si es cierto que en el ser humano, hay los que hacen pasar las cosas, hay los que las miran pasar y no hacen nada y hay los que se preguntan ¿qué pasó?

Y aunque a mí personalmente muchas veces me ha ido mejor en la posición de ¿qué pasó? ¡Ay, no me di cuenta! Ha habido muchos momentos en mi vida en que he logrado que pasen cosas, me he plantado ante injusticias y se ha sabido y se ha hecho algo al respecto.

Al estar ante casos en los que nadie ha hecho nada, he buscado las razones y he sacado conclusiones. Hay situaciones tan complejas, muchas veces de costumbres de tantos años, que querer cambiar requiere de mucha valentía, de gran convicción y de un respaldo en oración, aparte de apoyo moral, todos imprescindibles. Tratar una sola persona de hacer un cambio en algo que tiene raíces de años e involucra a muchos, es como querer meter el océano en un contenedor que no tiene las dimensiones del mar.

Son esas situaciones donde muchos nos podemos sentir “de manos atadas”. Cuando me siento así, me rindo una vez más ante Dios, y con mis manos atadas, le digo: “es tuyo Padre, lo pongo en tus manos y que se haga tu voluntad”.

 

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

20 motivos por los que debemos orar

Cuando oramos usualmente tenemos una lista de peticiones que queremos hacerle a Dios. Nos concentramos en nuestras necesidades y la de nuestros seres queridos. A menudo olvidamos que hay otras causas importantes por las que debemos orar. A continuación se encuentra una lista de algunos motivos, que indica la Biblia, por los que debemos pedir en oración.

1. Orar para que el reino de Dios venga a la tierra

≪Que tu reino venga pronto.≫

Mateo 6:10 (NTV)

2. Orar para que se haga la voluntad de Dios

≪Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.≫

Mateo 6:10 (RVR1960)

3. Orar para que seamos llenos del Espíritu

≪Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!≫

Lucas 11:13 (NVI)

4. Orar por sabiduría

≪Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche.≫

Santiago 1:5 (RVC)

5. Orar para que se difunda el mensaje de Jesús

≪Por lo demás, hermanos, oren por nosotros para que la palabra del Señor se difunda rápidamente y sea glorificada, así como sucedió también entre ustedes.≫

2 Tesalonicenses 3:1 (RVA-2015)

6. Orar para evangelizar con valentía

≪Ahora, Señor, escucha sus amenazas y ayúdanos a nosotros que somos tus siervos a anunciar tu mensaje con valentía.≫

Hechos 4:29 (PDT)

7. Orar por la sanidad de los enfermos

≪Al mismo tiempo, extiende tu mano para sanar a los enfermos y realizar señales milagrosas por el poder de tu santo siervo Jesús.≫

Hechos 4:30 (PDT)

8. Orar por la expulsión de los demonios

≪Jesús les respondió: “Estos demonios no salen sino con oración”.≫

Marcos 9:29 (RVC)

9. Orar por las necesidades diarias

≪Danos hoy los alimentos que necesitamos cada día.≫

Mateo 6:11 (PDT)

10. Orar por el perdón de pecados

≪Perdona el mal que hacemos, así como nosotros perdonamos a los que nos hacen mal.≫

Mateo 6:12 (TLA)

11. Orar por las pruebas

≪Y cuando vengan las pruebas, no permitas que ellas nos aparten de ti…≫

Mateo 6:13 (TLA)

12. Orar para ser libres del poder del diablo

≪…y líbranos del poder del diablo.≫

Mateo 6:13 (TLA)

13. Orar para que Dios envíe más obreros

≪Jesús les dijo a sus discípulos: “Son muchos los que necesitan entrar al reino de Dios, pero son muy pocos los discípulos para anunciarles las buenas noticias. Por eso, pídanle a Dios que envíe más discípulos, para que compartan las buenas noticias con toda esa gente”.≫

Mateo 9:37-38 (TLA)

14. Orar por unidad

≪Te ruego que todos estén unidos. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.≫

Juan 17:21 (NBV)

15. Orar para tener discernimiento

≪Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.≫

Filipenses 1:9-11 (NVI)

16. Orar por comprensión espiritual

≪Por esta razón también nosotros, desde el día en que lo oímos, no cesamos de orar por ustedes y de rogar que sean llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y plena comprensión espiritual, para que anden como es digno del Señor a fin de agradarle en todo; de manera que produzcan fruto en toda buena obra y que crezcan en el conocimiento de Dios.≫

Colosenses 1:9-10 (RVA-2015)

17. Orar para conocer mejor a Dios

≪Ruego que Dios, el Padre glorioso de nuestro Señor Jesucristo, les dé el Espíritu, fuente de sabiduría, quien les revelará la verdad de Dios para que la entiendan y lleguen a conocerlo mejor.≫

Efesios 1:17 (PDT)

18. Orar para conocer la voluntad de Dios

≪Pido que Dios les abra la mente para que vean y sepan lo que él tiene preparado para la gente que ha llamado. Entonces podrán participar de las ricas y abundantes bendiciones que él ha prometido a su pueblo santo.≫

Efesios 1:18 (PDT)

19. Orar para no perder la fe

≪…mira que Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo. Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos≫

Lucas 22:31-32 (NVI)

20. Orar para que Dios obre a través de nosotros

≪Por eso oramos constantemente por ustedes, para que nuestro Dios los considere dignos del llamamiento que les ha hecho, y por su poder perfeccione toda disposición al bien y toda obra que realicen por la fe.≫

2 Tesalonicenses 1:11 (NVI)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Y la oración?

“Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.” Hebreos 4:16 (NTV)

¡Qué promesa tan maravillosa! Sin embargo, muchos de nosotros olvidamos y hasta obviamos orar. Déjame preguntarte lo siguiente: ¿Qué haces cuando te encuentras en medio de una aflicción? ¿Cómo reaccionas cuando tu matrimonio está a punto de derrumbarse? ¿A quién recurres cuando tu economía está en descenso? ¿Qué haces cuando tienes que tomar una decisión importante en tu vida?


Nuestra humanidad nos hace buscar soluciones a nuestros problemas de la manera que creemos conveniente, y dejamos de lado lo que Dios está dispuesto a hacer en medio de todos ellos. Si hoy te encuentras en situación crítica, te animo a clamar a tu Padre celestial, porque no hay remedio más eficaz que dejar nuestras cargas sobre el hombro de Aquél que dio su vida para llenarnos de paz en medio de toda tormenta. ¿Estás dispuesto a hacerlo?

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué no nos gusta esperar?



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Descarriados

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.” 1 Juan 5:14 (RVR 1906).


Es doloroso ver a los hijos sumergidos en la adicción y no poder percibir más que un futuro incierto para ellos. Cuando el hogar se va convirtiendo en un campo batalla donde los miembros de la familia van decayendo poco a poco, como padres, ¿Cómo podemos hacer frente a esta situación? El angustiarse o desesperarse no es la solución, pues Dios nos ha dado una arma muy poderosa que podemos usarla a favor de nuestro hijos y esa es la oración de fe, con ella podemos luchar y hacer frente a esta situación.


¡Te animo a que puedas interceder por tus hijos confiando que Dios te dará la victoria!

 

Por Neyda Cruz

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tienes problemas con todo el mundo?

Hay personas que se te acercan y te cuentan a diario de sucesos que han tenido con muchas personas con las que se han topado ese día, sea por casualidad o porque comparten alguna actividad, ya sea trabajo, el gimnasio, el mercado donde hacen las compras.

Se les hace fácil encontrar una palabra, un gesto, una mirada para comenzar una discusión o pensar que les están queriendo hacer daño y por tanto… se defienden. Y esos son sus cuentos diarios.

Viven la vida como a la defensiva y muchas veces viendo peligro donde realmente no lo hay.

Debemos analizar a este tipo de personalidad, ya que por algo llegaron a ser así. Muchas veces es porque no están contentas con su vida, o tal vez de pequeños les maltrataron. Es posible que les hayan desilusionado muchas veces, decepcionado o roto el corazón y su manera de desquitarse suele ser con las personas más cercanas aunque esas personas sean familia o su pareja, y no necesariamente hayan sido culpables de lo que les ocurrió de pequeños o no hayan sido quienes les hirieron.

Demostrarles amor suele ayudar, pero no siempre. Menos aún si ya llevan años siendo así. Hay que tener un nivel de paciencia, tolerancia y amor bastante elevados, pero pienso que sí es posible mantener la relación con personas así. Buscando la ayuda de Dios, nunca dejar de orar por ellos y respirar cada vez que tratan de iniciar una discusión es algo que los deja sin más qué decir. Si no hay respuesta hostil, hasta allí llega la intención. Por eso lo dice la Biblia: “La respuesta amable calma la ira; la respuesta grosera aumenta el enojo”. Por muy injusta que nos parezca la observación de esa persona que está siempre buscando pleito, respiremos y no respondamos o digamos: “es posible que tengas razón” o simplemente quedarnos callados y en otro momento hacer la observación adecuada.

El trato de estas personas nos suele parecer injusto, pero si no lo decimos en algún momento de buena manera, podemos estar almacenando resentimiento por todas las veces que nos hacen una observación injusta, y luego en lugar de conversarlo amablemente, un día podemos explotar y querer decir todo junto. Eso tampoco es solución.

Las relaciones, como siempre digo, son complicadas, delicadas y difíciles, pero poniendo de nuestra parte, buscando de Dios en oración y recordando no responder de mala manera, podremos llevarlas en armonía.

 

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Oración de cada día

“No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también.  Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 NVI

En un mundo de muchos afanes, el rol de los padres se vuelve cada más difícil, proveer para las necesidades familiares, la educación de los hijos, pagar los gastos de la vivienda etc. Cuando las cosas no salen como hubiéramos querido, esto puede influenciar negativamente en nuestro carácter, afectando de tal manera a nuestro entorno.

Pero es importante que en estos momentos recordemos que podemos dejar delante de Dios toda carga, el cansancio y la frustración por las cosas de la vida que no salieron como queríamos. Podemos entregar sentimientos de preocupación o incertidumbre con la confianza de que Dios tiene cuidado de nosotros.

¿Te sientes agotado, frustrado o enojado? Lleva ante el Señor toda tu carga, su promesa dice que no dejará para siempre caído al justo.  (Salmos 55:22).

Por  Cristhian Castillo 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

La oración de fe

“ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.” (1 Samuel 1: 10-11 RV60)

Ana era la esposa de Elcana, ella no podía tener hijos y se desesperó porque Penina que era la segunda esposa de su marido, podía tenerlos. Tras un buen tiempo sufriendo las burlas de su adversaria y de sentirse mal por su situación, ella fue al templo a orar.

Ana se acercó a Dios de todo corazón y le pidió que le diera un hijo e hizo un voto: al tenerlo lo dedicaría a Jehová para que lo sirviera y no pasaría navaja sobre su cabeza. Cuando ella clamaba al Señor  llamó la atención de Elí, el sacerdote del templo que creyó que Ana estaba ebria porque sólo movía sus labios, aunque hablaba en su corazón.

“Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.” (1 Samuel 1:17 RV60)

La oración de fe que está dentro de la voluntad de Dios tiene respuesta, Ana quedó embarazada y tuvo un hijo, ella pudo ver la fidelidad del Señor en su vida.

“Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.” (1 Samuel 1:20 RV60)

Ana cumplió el voto que hizo  y llevó al niño  al templo, dejándolo a cargo de Elí, quien le iba a enseñar lo necesario en el servicio

“Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.” (1 Samuel 1:27-28 RV60)

¿Tienes fe cuando oras?

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué hay detrás de un ≪NO≫?

Por lo general, la palabra ≪no≫ establece un límite y nos impide lograr aquello que deseamos. Su connotación negativa puede convertirse en una piedra de tropiezo en diversos aspectos de la vida. Pero, ¿eso se da todo el tiempo?

En el siguiente vídeo, Lisa López, creadora de escritoradecorazon.com, explica cómo la palabra ≪no≫ nos encadena y hace que tengamos una cosmovisión diferente y más pesimista de la realidad. Pero, por otra parte, también comenta cómo esta palabra puede tener un significado completamente distinto y ayudarnos a ver la vida de la manera que Dios quiere.

Send this to a friend