¿Tienes algún defecto oculto?

¿Tienes algún defecto oculto?

Muchas veces no somos conscientes de que tenemos un defecto oculto, algo que no nos permite avanzar porque no nos damos cuenta de su existencia o nos rehusamos a deshacernos de él.

Es necesario pasar por fuego

Todos conocemos la historia de Job y todos los sufrimientos que tuvo que enfrentar. Al principio del libro que lleva su nombre vemos lo siguiente:

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?

Job 1:8 (RVR1960)

Todo lo que Dios le dijo a satanás acerca del carácter de su siervo era verdad; pero Pedro Rubio, un fiel servidor de Dios que estudió atentamente el libro de Job, hace la siguiente observación:

«Ciertamente, Job era todo esto que la Biblia dice acera de él. Con todo, yo diría que Job era como un gran terrón de oro con una piedrecita en medio, y Dios puso en el fuego de la aflicción a su amado siervo para que  se derritiese y soltase una piedrecita que parece tener dentro de sí, que era el conocimiento u orgullo que sentía por su propia justicia»

¿Tienes algún defecto oculto?

En base a la observación de Pedro Rubio, vemos que Dios no acusó a Job ante satanás por ese defecto, sino que obró de manera que su siervo pudiera deshacerse de él y ser purificado como el oro.

Muchas ocasiones no entendemos las adversidades por las que pasamos y nos cuestionamos si Dios realmente nos ama, si tiene control de las circunstancias o si nos ha olvidado.

En esta enseñanza podemos ver que quizás tenemos defectos ocultos, de los que quizás no somos conscientes. Que impiden alcanzar la santidad que nos alejan de los planes de Dios y es a través de las pruebas que el Señor desea purificarnos.

Mas él conoce mi camino; Me probará, y saldré como oro

Job 23:10 (RVR1960)

Oración del día:

Padre bueno, creo que todo lo que tu permites es para mi bien, aunque no lo comprenda y a veces me resista al proceso. Permíteme poder aceptar tus planes, tu voluntad para mi vida sabiendo que esta es perfecta. Muéstrame todas aquellas cosas que guardo en mi corazón, en mi vida y que me alejan de ti. Ayúdame a renunciar a todas ellas. 

Gracias Señor porque me amas y todo lo que permites en mi vida es para bien, aunque ahora no pueda comprenderlo. 

Pongo mi vida en tus manos, creyendo que tus planes son de bien. En el nombre de tu amado hijo Jesús, amén.

Aplicación:

¿Tuviste la oportunidad de experimentar cómo Dios usaba circunstancias adversas para ayudarte a crecer? Comparte con nosotros alguna experiencia.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Con deseos de venganza?

Los deseos de venganza nos alejan de la voluntad de Dios, mejor dejemos nuestra causa en Sus manos, Él obrará con justicia divina.

Tiempo de alegrarnos en los problemas

Dios nunca dijo que no tendríamos problemas por creer en Él.

¿Qué es lo que Dios ve en mí?

A veces creemos que no hay esperanza para nosotros, pero si pudiéramos saber qué es lo que Dios ve en nosotros, veríamos nuestro verdadero valor.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario