Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Primeramente, me gustaría que comprendiéramos ¿qué significa una conciencia cauterizada? Se refiere a cuando una persona se ha vuelto insensible en los asuntos morales. Pierde la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo. Es decir, ya no le produce dolor cuando peca, más bien se deleita al cometer una falta o cuando ve a otros cometerla. 

¿Por qué sucede esto?

Por el mismo hecho de vivir en el mundo que habitamos, corremos el peligro de seguir sus propias costumbres. Si uno no se maneja bajo principios morales, establecidos por Dios, es muy probable que sea arrastrado por las corrientes de este mundo; dando como resultado una conciencia cauterizada.

Cuando olvidamos imitar el carácter de Cristo empezamos a ceder a la iniquidad del mundo. Es muy fácil pasar la línea de lo que es correcto a lo equivocado; y si no comprendemos lo que implica el pecado y el daño que produce, fácilmente cederemos a él. No somos personas infalibles, tenemos debilidades que debemos identificarlas para luchar contra ellas. De esa manera nuestra conciencia no podrá cauterizarse.

La conciencia se cauteriza sin darnos cuenta

La corriente del mundo nos arrastra sutilmente. Por ejemplo. ¿Qué programas se transmiten en los medios, ya sean los tradicionales o en el internet? ¿Son buenos? ¿Fortalecen nuestros principios cristianos? Seguramente hay programas muy buenos, pero en su mayoría te llevan a la inmoralidad, a homicidios y a la maldad en general.

Si bien, viendo esas cosas,  uno no está cometiendo el pecado en sí, se está deleitando al ver a otros incurrir tales crímenes. ¿De qué manera nos edifica ver esos programas? En nada, más bien poco a poco nuestra conciencia se va cauterizando. 

La violencia se ha convertido en algo normal en nuestros días. La inmoralidad se introduce en nuestra mente de tal manera que si no renunciamos a ese pecado, este crecerá y tarde o temprano empezará a dar frutos.

Seamos sabios en lo que nuestros sentidos perciben. No permitamos que el sistema de este mundo empiece a moldearnos conforme a sus propias normas. Mantengámonos atentos y firmes en los principios de Dios.

Estén alerta. Permanezcan firmes en la fe. Sean valientes. Sean fuertes.

1 Corintios 16:13 (NTV).

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

11
2
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta