Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Jorge Mattheson decía: “Muchas veces he enviado arriba muchas oraciones a las cuales la única contestación parece ser el resonar de mi propia voz, y he gritado con desespero como el salmista: ¿por qué estás tan lejos para ayudarme? Pero algunas veces he podido explicarme el porqué.

Cuando yo era un chico joven contraje tuberculosis ósea en la cadera. Estaba cerca de la muerte y mis padres oraban para que la enfermedad me fuera quitada; no obstante, a pesar  de que Dios guardó mi vida, los gérmenes destruyeron mi cadera, dejándome cojo de una pierna.

Muchos años después, mis padres, se alegraron de que sus oraciones no hubieran sido contestadas en su totalidad, cuando fui rechazado  para el servicio militar a causa de mi defecto físico. El grupo con el que hubiera ido a la guerra fue prácticamente exterminado. De centenares sólo volvieron dos. Mis padres se sintieron muy agradecidos de que sus peticiones  fueran sólo parcialmente contestadas, porque Dios tenía un plan mejor para mi vida, pues me ha guardado por muchos años a su servicio. Siempre vale la pena esperar las respuestas demoradas de Dios”.

Sin duda alguna no es fácil entender algunas circunstancias y seguramente alguna vez le preguntaste a Dios por qué estaba tan lejos de  tu clamor, quizás ahora mismo esa es tu interrogante.

Existen muchas personas que  creen que Dios no escucha sus oraciones por no tener la respuesta que esperan de forma inmediata. Sin embargo, el Señor siempre escucha las oraciones, pero como conoce nuestras vidas y tiene un plan para nosotros, Él sabe si lo que pedimos  es conveniente o no.

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza

Jeremías 29:11 (NTV).

No contiendas con Dios, ni le reclames; por el contrario, confía en Su perfecta voluntad, pídele sabiduría para entender que sus planes son mejores que los tuyos y agradécele por guardar tu vida.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

9
8
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta