amor Archives | CVCLAVOZCVCLAVOZ

All posts in “amor”

11 tips para que él se enamore de ti

No hay receta infalible que haga que alguien se enamore. Si esa persona no es para ti, sin importar lo que hagas, jamás te verá como algo más que una amiga. Sin embargo, si esa persona está dentro de los planes de Dios, muy pronto notará tus virtudes y comenzará a verte como su futura pareja de por vida. Mientras eso sucede, puedes seguir estos consejos y aumentar las posibilidades de hacer que él se enamore de ti:

1. Ámate:

Antes de enamorar a alguien, comienza por amarte a ti misma, encuéntrate atractiva y preocúpate por ti. El Dr. Joe Fanelli dice: “sé tú misma y has las cosas que te hagan feliz” porque esto hace que incrementes tu atractivo y tengas una mejor relación con los demás, ya sea en el área sentimental, como amical o laboral.

2. Cuida de tu apariencia:

Una frase popular dice “no hay mujer fea sino mal arreglada”, y es cierto. Cuando cuidas de tu higiene y te arreglas, no estás siendo orgullosa, sino demostrando amor propio. Recuerda que ningún extremo es bueno y que todo debe hacerse con moderación. Si te enfocas más en tu apariencia pero no en tu interior, estarás dando una imagen narcisista y, según la revista Scientific American, este tipo de personas no tiene relaciones sentimentales duraderas. Por otra parte, La Ciudad Universitaria de New York descubrió que el color rojo incrementa el atractivo de una mujer. Steven G. Young explicó que “los hombres heterosexuales son más sensitivos a la coloración roja en las mujeres. Comparado con una gama de otros colores, las mujeres vistas en fondos rojos o usando ropa roja son vistas como más atractivas”.

3. Ten buenos modales:

No esperes que tu pareja se comporte como un caballero o príncipe azul si tú tienes malos modales. Tu comportamiento demuestra qué clase de persona eres, tu educación, valores, principios y creencias. Un hombre te juzgará por la manera en que actúas en cada situación, y si no quieres dar una mala impresión, compórtate a la altura de cada situación.

4. No hables mal de otras personas:

Hablar mal de otros o chismorrear hacen que un hombre se aleje de una mujer. Un experimento reveló que los hombres pierden la confianza en una mujer cuando a ella le gusta hablar de otros a sus espaldas o se entrometen en los asuntos de los demás. Por otra parte, diversos estudiosos del comportamiento categorizan al chisme como una señal de baja inteligencia emocional.

5. Sal de tu zona de comodidad:

Las personas que tienen la mente abierta tienen más opciones de ampliar su círculo amical, y por consecuencia, de conocer a su pareja ideal. Asimismo, según los psicólogos Donald Dutton y Arthur Aron, las parejas que comparten actividades que les producen miedo, ansiedad o cualquier tipo de emoción fuerte, fortalecen su vínculo de atracción. Por lo cual, los expertos recomiendan a salir de la rutina y practicar actividades físicas que estimulen la adrenalina y la actividad cerebral.

6. Sonríe:

Un estudio publicado en la revista Cognition and Emotion comprobó que el atractivo de una persona se incrementa dependiendo de la intensidad de su sonrisa. Otro estudio demostró que el sentido de humor en una relación es fundamental porque fortalece los lazos amorosos y establece seguridad. Además, una investigación por la Universidad de Canadá reveló que los hombres se sienten más atraídos a las mujeres que se ríen de sus chistes.

7. Demuestra respeto:

Diversos experimentos científicos han demostrado que cuando se les pregunta a los hombres si prefieren amor o respeto, ellos responden lo segundo. El Dr. Emerson Eggerichs asegura que todas las personas necesitan amor y respeto, pero que Dios dio a los hombres una profunda necesidad por respeto; mientras que a las mujeres, necesidad por amor.

8. Imita su lenguaje corporal:

Aunque parezca difícil de creer, los hombres se sienten más atraídos a las mujeres que imitan su lenguaje corporal. Un estudio publicado en The Journal of Nonhuman Behavior afirma que imitar las acciones demuestran interés y crean una sensación de familiaridad, lo cual resulta en el incremento del atractivo de una pareja.

9. Míralo a los ojos:

Dos investigadores de la Universidad Radboud y la Universidad Rutgers encontraron que las personas que se miran a los ojos mientras conversan se hacen más notables y fáciles de recordar. Además, otro estudio realizado por la Universidad Aberdeen en Escocia afirma que el contacto visual hace que una persona se vea más atractiva, sonría más y esté más atenta.

10. Escúchalo:

Una investigación de la Universidad de Michigan demostró que las personas que tienen la habilidad de hablar sobre temas profundos y pueden escuchar a su pareja tienen relaciones amorosas más duraderas. Cuando converses con él, asegúrate de darle toda tu atención y esto le demostrará que te interesa y le importas.

11. Ora:

La clave para el éxito en todas las áreas de la vida es poner y amar a Dios primero. Sin Él, de nada valdrá que hayas encontrado al hombre ideal porque esa relación no durará ni será feliz. Encomienda cada uno de tus hechos a Dios y verás que estando con Él nada te hará falta.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tu dolor tiene fecha de vencimiento

Puede que estés pasando por situaciones tan difíciles que crees que ya no hay salida, pero lo que sucede en realidad es que el dolor te está vendando los ojos y no te permite ver que hay algo más allá. Esto no significa que tu tristeza no sea real, sino que te está privando de disfrutar tu vida al máximo.

Si deseas que tu dolor termine de una vez, puedes practicar lo siguiente:

Deja que tus lágrimas caigan:

No te reprimas y deja que tu dolor se exprese por medio del llanto. Las lágrimas son una manera efectiva de aliviar la tristeza, mejorar tu ánimo y reducir los niveles de estrés y enojo, así lo confirmó un estudio de la Universidad de Minnesota. Además, te permite ser vulnerable por esos momentos, lo cual significa que puedes ser más sincero y abierto con respecto a lo que te sucede y, de esa manera, desahogarte con mayor facilidad.

Separa un tiempo de duelo para lidiar con tus emociones, pero no te quedes en esa etapa por mucho tiempo; en cambio, continúa y da el siguiente paso.

Habla con Dios:

Probablemente hayas escuchado este consejo antes, pero la mejor manera de dejar tus penas es hablando con Dios. Sé honesto y dile todo lo que sientes. Si debes pedirle perdón por algo, hazlo; y si necesitas ayuda para perdonarte a ti mismo, díselo también. Mateo 11:28-29 (PDT) dice Vengan a mí los que estén cansados y agobiados, que yo los haré descansar. Acepten mi enseñanza y aprendan de mí que soy paciente y humilde. Conmigo encontrarán descanso. Así que no dudes en acudir a Él y contarle por lo que estás pasando.

Después de hablar con Dios, dedica algunos minutos a la lectura de la Biblia. Una historia que puede ayudarte es la de José y se encuentra en Génesis, los capítulos 37 y del 39 al 45. Él pasó por dificultades en su vida, pero confió en Dios y su fidelidad fue premiada.

No te encierres:

Hay muchos estudios que han confirmado la relación entre el quedarse encerrado en casa y la depresión. Aún cuando no tengas deseos ni motivos para salir a la calle, procura salir lo más que puedas y pasar el tiempo con personas que pueden ayudarte. También puedes ocupar tu tiempo en alguna actividad física o pasatiempo. Lo importante es que no des lugar a la tristeza y comiences una nueva vida alejada del dolor.

Si necesitas algún consejo, escríbenos a [email protected]
Si tienes estás considerando al suicidio como una opción, escríbenos a [email protected]

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Gris

Lugares, aromas, emociones, episodios dramáticos, horas felices, descubrimientos azorados. Espasmos de la piel, la imaginación desbordada en alas de la lectura, los capítulos iniciales del amor (cuando uno todavía no sospecha su epílogo de agraz), el recuerdo del tiempo como imaginación. La reverberación del sol de la tarde que ilumina en los veranos el territorio inexplorado del aire, el misterio todavía inaccesible del futuro, el temblor de las primeras cosas que con los días devienen rutina y languidez insoportable.
Ya tantas veces lo hemos citado aquí: todo lo que termina, termina mal. Se me acaba de ocurrir que hasta la tan mentada “muerte por causas naturales” tiene su lado mal.
¿Con que soñamos? o mejor, ¿Por qué soñamos con lo imposible? Lo posible no invoca la belleza de la imaginación porque si ocurre es porque así tiene que ser. Lo imposible parece ser lo único que merece el dolor de la esperanza. Así, vivimos en medio del aire como las lámparas que cuelgan del techo, ni arriba ni abajo, o terminamos por resignarnos a la plomiza aridez de la chatura.
Alguien escribió – dice Umberto Eco en su Diario íntimo – que cuando estamos enamorados, amamos a toda el mundo. Qué sombrío panorama, pienso, para quienes nos exiliamos para siempre de esa desmesurada e ingenua condición. No nos queda más que caminar por las orillas y compadecernos – secretamente – de quienes todavía creen. Nos quedamos en los ensayos de sonrisas educadas, respuestas diplomáticas, dedicando el tiempo justo a las situaciones sociales para por fin retornar a nuestro cubil, al silencio, al discreto encanto de la privacidad.
Ayer vi la película Expiación deseo y pecado, en la que Briony Tallis vive la mayor parte de su vida signada por la culpa de haber destruido para siempre los anhelos de su hermana Cecilia y su enamorado Robbie. Pero en realidad lo que capturó mi mirada y que, supongo, inspiró esta nota gris, es ese gran fresco de fondo que describe la fragilidad de las cosas queridas a causa del hecho demencial de la guerra y de la muerte.
Hay días así. Los otros, se inventan…

(Este artículo ha sido especialmente escrito para la radio cristiana CVCLAVOZ)

Siete maneras de destruir tu matrimonio

  1. No te comuniques abiertamente y con honestidad.
  2. Critica a diario y en todo momento las cosas que te irritan de tu pareja.
  3. No escuches lo que tenga que decirte.
  4. No dejes hablar a tu pareja cuando estén con amigos, interrumpe siempre.
  5. No tengas palabras agradables nunca a menos que quieras algo que te pueda dar.
  6. Olvida su fecha de cumpleaños, la fecha de aniversario y cualquier fecha importante para él o ella.
  7. Compara a tu pareja con personas famosas de la televisión o del cine, tal vez con deportistas.

Hacer todo lo contrario de estas siete cosas terribles mantendrá una relación saludable. La comunicación, la sinceridad, el expresar lo positivo de cada uno hace crecer la relación. El escuchar es la mejor parte de una conversación. Hay personas con quienes estás hablando y pueden estar pensando en otras cosas. Eso se nota y causa disgusto, porque la persona que está hablando siente que no le das importancia a lo que expresa, y así se va rompiendo la comunicación.

El criticar constantemente y sacar a la luz los errores de la persona con la que compartes tu vida, cansa y ese cansancio puede acabar con el amor. Si todo el tiempo le estás criticando va a llegar el momento en que la persona piense que realmente no es buena para ti o que no vale la pena hacer algún esfuerzo, porque solo ves lo negativo. Aparte, delante de los demás, piensa que estás quedando mal tu también, pues si tiene tantos problemas, se preguntarán ¡cómo y por qué te casaste con esa persona tan terrible! Hacer el propósito a diario de decir varias palabras agradables o destacar cualidades de tu pareja puede significar que ella o él mejoren su trato para contigo y aumentan su autoestima.

Hay personas muy sensibles en cuanto a fechas especiales. Si tu pareja es así, ponte alarmas y recordatorios en tu agenda, en tu celular para que no falles en eso.

Y jamás te pongas a comparar a tu pareja con estrellas de cine o modelos. Es terrible, no solo para ella o él, también contamina tu mente y llegará un momento en que estés deseando encontrar algo parecido para pasar el rato y eso lleva a la infidelidad.

Las relaciones, como siempre digo, son complicadas, pero la verdad es que nosotros las hacemos más complicadas aún. Expresemos lo que no nos gusta, pero más aún lo que nos gusta de esa persona. Tratemos de cultivar en nuestra mente todas sus virtudes y no sus fallas. Eso hace crecer el amor y mantener la relación.

En CVCLAVOZ hemos tenido invitados especializados en temas de relaciones. Y recuerden que los pueden ver on demand o en YouTube CVCLAVOZ.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lecciones de amor de 5 parejas de la Biblia

Probablemente el pasaje más conocido sobre el concepto del amor esté en 1 Corintios 13:4-8, donde dice: “El amor es paciente y bondadoso. El amor no es envidioso. No es presumido ni orgulloso. El amor no es descortés ni egoísta. No se enoja fácilmente. El amor no lleva cuenta de las ofensas. No se alegra de la injusticia, sino de la verdad. El amor acepta todo con paciencia. Siempre confía. Nunca pierde la esperanza. Todo lo soporta. El amor no tiene fin. Algún día, el don de profetizar cesará. El don de hablar en lenguas se acabará. El de conocimiento se terminará” (PDT). Aunque esos versículos por sí mismos demuestran las cualidades que tiene el verdadero amor, en la Biblia hay otras historias de las cuales podemos aprender sobre el tema. En esta ocasión sólo examinaremos a cinco parejas que nos dejaron lecciones importantes:

1. Adán y Eva (Génesis 2:204:1-2):

La primera pareja del mundo tuvo sus altos y bajos; sin embargo, hay algo relevante que ocurrió incluso antes que Eva fuera creada. Adán no tenía a nadie de su propia especie con quien compartir su vida, pero Dios hizo que cayera en un sueño profundo y de allí formó a Eva. Esto nos enseña que debemos ser pacientes en esperar a la persona adecuada y no forzar una relación solo porque creemos que está dentro de la voluntad de Dios. De la misma manera en que Dios creó a una pareja especialmente para Adán, Él tiene a alguien preparado para cada uno, y tan solo debemos confiar en que todo llegará su tiempo.

2. Abraham y Sara (Génesis 17:1-8, 15-22; 21:1-7):

Ellos tenían años de casados pero sin hijos. En aquel tiempo, no tener descendencia era considerado casi una maldición; sin embargo, Abraham y Sara mostraron fidelidad el uno al otro y también hacia Dios. Esto fue recompensado cuando Dios les mostró que tenía un propósito para ambos. En la actualidad ocurre lo mismo, cuando dos personas se casan, se convierten en uno solo y Dios los usa de manera individual pero también como a un equipo. Es por ello que es importante tenerlo como centro de nuestras vidas, para que se muestre en lo personal y conyugal.

3. Jacob y Raquel (Génesis 29:1-30):

Los tiempos han cambiado y actualmente casi ya no se requiere que el varón trabaje para ganarse la mano de su prometida. No obstante, Jacob tuvo que trabajar el doble para poder casarse con Raquel. Un dicho popular dice “sólo de amor no se vive” y esta historia demuestra que quien ama también provee. Las parejas son un equipo que deben trabajar en conjunto para su mantenimiento, tanto económico como espiritual.

4. Oseas y Gomer (Oseas 1:1-9, 3:1-3):

La historia que más se asemeja al amor de Dios por los hombres es la de Oseas y Gomer. Oseas demostró amor incondicional por Gomer pese a todas las circunstancias y a las actitudes de ella. Si bien resulta casi irreal pensar en que se puede amar de esa manera en la actualidad, debemos recordar que Dios lo hace cada día con nosotros. Él nos trata de acuerdo a su amor y no conforme a nuestros hechos.

5. Ananías y Safira (Hechos 5:1-11):

Esta pareja es un mal ejemplo de trabajo en equipo. Cuando Ananías mintió, Safira se unió al engaño y respaldó a su esposo. Esto demuestra que ellos no tenían a Dios como centro de su matrimonio; y por lo tanto, tuvieron que sufrir las consecuencias de su pecado. Cuando primero se ama a Dios, uno adquiere la capacidad de amar y corregir en amor a los demás. Sin Él, todas las acciones, por más que tengan buenas intenciones, terminan mal.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Ayudarás o mirarás?

“Jesús viajó por toda la región de Galilea enseñando en las sinagogas, anunciando la Buena Noticia del reino, y sanando a la gente de toda clase de enfermedades y dolencias. Las noticias acerca de él corrieron y llegaron tan lejos como Siria, y pronto la gente comenzó a llevarle a todo el que estuviera enfermo. Y él los sanaba a todos, cualquiera fuera la enfermedad o el dolor que tuvieran, o si estaban poseídos por demonios, o eran epilépticos o paralíticos.” Mateo 4: 23.24 (NTV)

Es impresionante la actitud de todas estas personas que escucharon el mensaje de Jesús y vieron lo que Él hacía. No esperaron con los brazos cruzados a que llegara el milagro a sus seres queridos que necesitaban ayuda, al contrario, no tardaron en transmitirles lo que habían oído y los llevaron a Él.

No les importó la distancia que tenían que recorrer, ni el tiempo que tardarían en llegar a Jesús, simplemente la compasión y el amor que tenían por sus seres queridos los impulsó a emprender ese viaje. Ellos sabían que no era en vano llevarlos a Jesús, porque Él estaba sanando a todos los que se le acercaban.

¿Acaso tú no harías lo mismo si alguien de tu familia estuviera enfermo, sabiendo que Jesús es la única solución? ¿No le dirías que Jesús puede liberarlo si tan sólo se acerca a Él? ¿Serías tan egoísta que viendo su estado, pasarías de largo?

Tristemente muchas veces actuamos mal, vemos a nuestros familiares, amigos, personas en la calle con problemas, sin esperanzas, enfermos, adictos, etc. y no somos capaces de acercarlos a Jesús. Sabemos que  “Jesucristo nunca cambia: es el mismo ayer, hoy y siempre.” Hebreos 13:8. Y que sigue sanando, restaurando y dando vida a todo el que se le acerca, pero preferimos pasar de largo y los dejamos ahí con su problema.

Olvidamos que Jesús está en todas partes y que no es necesario recorrer largas distancias para que el enfermo o necesitado llegue a Jesús, sólo basta con compartirles del amor de Dios y de lo que puede hacer en sus vidas.

Pedro y Juan, estaban de camino al templo y en la puerta un hombre cojo y  necesitado les pidió dinero; entonces Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!». Una vez que le dijo eso, Pedro tomó al hombre lisiado de la mano derecha y lo ayudó a levantarse. Y, mientras lo hacía, al instante los pies y los tobillos del hombre fueron sanados y fortalecidos. ¡Se levantó de un salto, se puso de pie y comenzó a caminar! Luego entró en el templo con ellos caminando, saltando y alabando a Dios. (Hechos 3:1-11)

Hay muchas personas que necesitan de nuestra ayuda, si ves en tu familia, círculo de amigos o en el camino a alguien que necesita de Jesús, acércate, ofrécele tu apoyo y comparte el plan de salvación que Dios tiene para su vida.

Recuerda que nada de lo que haces para el Señor es en vano. (1 Corintios 15:58) y que todo lo que hagas por una persona, es como si  ayudaras a Jesús mismo. (Mateo 25:40)

Oremos:

Dios amado, te pido perdón por mi actitud equivocada frente a la necesidad de mi familia, amigos y personas en la calle. Perdóname por no compartirles de ti y de lo que puedes hacer en sus vidas. Por favor cambia y renueva mi corazón, lléname de tu amor que cuando vea la necesidad de las personas pueda correr y transmitirles tu palabra. Quiero ser como tú, siempre dispuesto a ayudar, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Favor sin límites

“Haré con ellos un pacto eterno: Nunca dejaré de estar con ellos para mostrarles mi favor; pondré mi temor en sus corazones, y así no se apartarán de mí. Me regocijaré en favorecerlos, y con todo mi corazón y con toda mi alma los plantaré firmemente en esta tierra.” Jeremías 32:40-41 (NVI)

Tal vez has escuchado a alguien decirte: “Estoy cansado ya no puedo seguir ayudándote, hice lo que pude” Despertando en ti un fuerte sentimiento de soledad. Lamentablemente el ser humano tiene un límite. Aun teniendo buenas intenciones, llegará un momento en que sus fuerzas o capacidades para ayudar se agoten. Contrariamente, nuestro Dios nunca cesa de ofrecernos su amor y bondad, sus fuerzas no decaen y nunca se cansa de brindarnos su ayuda y protección. Por lo tanto, si tienes una necesidad, puedes ir delante de Él con la seguridad de obtener su socorro.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Aprendiendo a hablar la verdad

“Sólo quien hace lo bueno y practica la justicia; sólo quien piensa en la verdad y habla con la verdad;” Salmos 15:2 (TLA)

Muchas veces decimos amar y creer en Dios, pero cuando desviamos nuestros ojos de Él vivimos siempre derrotados autojustificándonos y sintiendo autocompasión; sin embargo su voluntad es contraria. No desea que lamamos nuestras heridas, anhela usarnos, sanarnos y transformarnos. Si en algún momento expresaste: “No puedo porque ya lo he intentado”, Dios te recuerda que si transformo la vida de Pablo, Pedro y los hizo personas capaces de llevar adelante sus planes, también lo puede hacer contigo. Solo necesitas colocarte en sus manos para que tú también seas transformado.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Servir a los demás

“Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún”. Hebreos 6:10 (RVR1960)

Cuando sentimos amor por alguien, buscamos la forma de agradar a esa persona y no importa lo que tengamos que hacer. Dios ama a su pueblo y quiere que seamos sus manos, sus pies, su boca y lo representemos para hacer conocer a las personas de su amor.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Él no te abandonará

En un paseo familiar cerca de un parque, nos encontramos con un niño que vendía helados, él llevaba en su hombro un recipiente térmico que se veía muy pesado para su edad. Nos acercamos para comprarle unos helados y al ver a otro hombre cerca que también ofrecía lo mismo le pregunté si era su papá y el niño me respondió: “No, el mío se fue con otra mujer”. Mi corazón se hizo añicos al escuchar esas palabras tan duras  en un niño que no pasaba de los 10 años, porque ya sabía que su progenitor había preferido una aventura que a su familia.

¿Será que ese niño en el futuro podrá ser un buen esposo o padre, viendo el desamor de su propio progenitor? Es triste ver cómo tantos niños se crían sin su padre, ya sea por el abandono o porque las madres, por una u otra razón, no les permiten verlos. Lo terrible es el sufrimiento silencioso de estos inocentes que a su edad van formando malos paradigmas de su identidad y de su valor.

No obstante quienes se queden al cuidado de estos pequeños pueden sacarlos adelante, formando en ellos una identidad firme según Dios y no lo que creen los demás. El Rey David sabía que aún si existiera la posibilidad de que lo abandonaran sus padres, el Señor lo recogería. “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos” Salmos 27:10 (NVI)

Con Dios se puede formar vidas con valores que superen el mal ejemplo que recibieron de sus padres. Incluso las personas que estamos alrededor de ellos podemos sembrar amor, perdón, esfuerzo, dedicación, sana autoestima y cualquier cosa buena que les ayude a ser mejores.

Todos tenemos la oportunidad de tener ese amor paternal de Dios, Él es nuestro creador y no nos abandonará, al contrario a cada instante busca atraer a todos hacia su amor incondicional.

Cualquiera podrá abandonarte menos tu Creador porque eres importante para Él.

“Y a pesar de todo, oh Señor, eres nuestro Padre; nosotros somos el barro y tú, el alfarero. Todos somos formados por tu mano.” Isaías 64:8 (NTV)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hábitos que te hacen perder la credibilidad

Cada persona tiene una reputación por la cual es conocido; sin embargo, hay malos hábitos que destruyen nuestra buena imagen y tal vez no estamos conscientes de ellos. Éstas son algunas prácticas que hacen que los demás duden de tu palabra, te vean como una persona no confiable y pierdas tu credibilidad:

1. Dices algo y luego aseguras que estabas bromeando:

Usar la frase “estaba bromeando” con mucha frecuencia puede hacer que pierdas tu prestigio. El problema no radica en ser gracioso o divertido, sino que esta frase causa que los demás no sepan distinguir entre cuándo estás bromeando y cuándo dices la verdad. La risa es muy importante en nuestras vidas, pero también debemos encontrar un balance y utilizarla en el tiempo adecuado. De lo contrario, las personas que nos rodean pueden pensar que no nos tomamos nada en serio o que somos mentirosos.

2. Prometes y no cumples:

No cumplir tus promesas hace que las personas no sólo duden de ti, sino que también pierdas su confianza. Si no crees poder cumplir algo, es mejor que no digas que lo harás. No aceptes compromisos sólo para no quedar mal ante otros. Es mejor que te rehúses a hacer algo y ser fiel a tu palabra, que prometer y después no cumplir.

“Si quieres decir “sí”, solamente di “sí”, y si quieres decir “no”, solamente di “no”. Todo lo que se diga de más, viene del maligno.” Mateo 5:37 (PDT)

3. Mientes mucho:

Una frase popular dice “en boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso”. Esta expresión resume una de las malas consecuencias de la mentira. Tu credibilidad y tu relación con los demás se destruye cuando mientes demasiado; además, arruina tu relación con Dios.

Dios no soporta a los mentirosos, pero ama a la gente sincera.” Proverbios 12:22 (TLA)

4. No eres consistente en el tiempo:

Si un día dices una cosa y al día siguiente cambias de opinión, las personas que te rodean dejarán de creerte. Incluso si cambias de parecer por motivos externos y no porque eres mentiroso, para los demás será difícil confiar en alguien que no es consistente con el tiempo. Por lo tanto, se cuidadoso con tus palabras y no te dejes guiar por el momento.

Medirse en las palabras es proteger la vida, pero el que habla demasiado termina destruyéndose.” Proverbios 13:3 (PDT)

5. Dices muchas versiones del mismo hecho:

Cuando algo sucede y cuentas distintas versiones del mismo hecho, las personas te perciben como mentiroso y alguien en quien no se debe confiar. Para evitar perder tu credibilidad por esta mala práctica, limítate a contar la verdad de lo ocurrido y no agregues detalles que no existen. De esta manera los demás sabrán que eres digno de creer y confiar.

El testigo verdadero dice la verdad; el testigo falso siempre dice mentiras.” Proverbios 14:5 (TLA)

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Demuéstralo

El reino animal presenta muchos ejemplos de protección dentro de una manada, entre especies del mismo tipo, pero sobre todo en el cuidado que tiene una madre con sus crías. Ese es el caso de los pulpos que suelen depositar hasta 50.000 huevos por vez, pero el reto verdadero está en cuidarlos durante los 40 días de incubación.

Esos pequeños huevecillos son un verdadero manjar para muchos depredadores marinos y sus madres lo saben. Por eso permanecen junto a ellos para protegerlos durante todo el tiempo que les lleva desarrollarse y entre otras cosas, para ayudarles a oxigenarse soplando suavemente sobre ellos cada cierto tiempo.

En estos 40 días la mamá pulpo no se alimenta. Su cuerpo se consume a sí mismo para poder subsistir y en la mayoría de las ocasiones, cuando los huevos eclosionan y sus hijos están listos para salir al mundo, ellas mueren. La madre pulpo entrega su vida a cambio de que sus crías puedan nacer y vivir.

Sin duda esta es una verdadera demostración de sacrificio y amor.

1 Juan 3:18 dice: “Hijitos míos, que nuestro amor no sea solamente de palabra, sino que se demuestre con hechos.” Versión Dios Habla Hoy

El apóstol Juan recomienda que el amor que debe demostrar un creyente no sea solamente de palabra sino de acciones. Dios lo hizo de esa manera cuando entregó a su Hijo en rescate por la humanidad.

Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…” Versión Reina-Valera 1960

El texto escrito igualmente por Juan dice que Dios amó a la humanidad tanto que hizo algo (entregar a su Hijo) para demostrarlo. El principio de amor con acciones viene de Dios y es trasmitido a través de lo escrito en la Biblia para que sea practicado por los creyentes.

¿Cómo demuestras el amor que tienes con tus seres queridos y con las personas que te rodean? Si solamente es de palabra es posible que debas pensar en la manera de realizar acciones que lo manifiesten. Un abrazo, un regalo, algunas palabras de aliento o quizás sencillamente dedicar tiempo de calidad son una forma significativa de demostrar cuánto amas.

¿Sientes amor?, demuéstralo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend