amor | CVCLAVOZ

All posts in “amor”

¿Cómo dejar de tenerle miedo a enamorarte?

“No encontraré a nadie que me ame.” “No quiero enamorarme.” “Me quedaré solo (a) toda la vida.” “El amor te hace sufrir.” “Ya me resigné a quedarme solo (a).” “Ya se me pasó el tren.”

Cuando tienes una mala experiencia con una relación amorosa pasada, o cuando te sientes presionado porque aún no tienes una pareja, o cuando por algún otro motivo tienes miedo de enamorarte, estás perdiendo la oportunidad de conocer a la persona adecuada para ti. Puede que creas que esto no es así, pero los seres humanos no fuimos diseñados para estar solos. Si bien hay personas que han permanecido solteras toda su vida y han sido muy felices, ellos representan más bien una excepción a la regla. El plan de Dios es que encuentres a alguien con quien compartir tu vida y demuestres amor.

Sin importar la edad que tengas, es momento que dejes de tenerle miedo a enamorarte y tomes la decisión de decirle al amor; para ello, considera lo siguiente:

1. Identifica tu miedo:

Piensa qué es lo que te causa temor a enamorarte, ¿una relación fallida? ¿algún antecedente familiar? ¿un trauma de la niñez? ¿el rechazo de alguien? Cuando identifiques qué origina tu miedo, entonces comienza a trabajar en él. El miedo paraliza, y si no decides actuar ahora, puede que mañana sea demasiado tarde. Es natural tener miedo a que nos hieran, jueguen con nuestros sentimientos, o no seamos correspondidos; sin embargo, al igual que todo en la vida, uno debe arriesgar si quiere tener éxito en algo.

2. Ora:

No subestimes el poder de la oración. Dios entiende por lo que estás pasando y está dispuesto a darte la paz y las fuerzas que necesitas para enfrentar este miedo. Él creó a la humanidad, y por lo tanto, comprende las aflicciones y angustias por las que pasamos. Así que, ora con mucha frecuencia y deja todas tus preocupaciones en Sus manos.

3. Habla con alguien:

Cuando haces comentarios como los mencionados al principio, estás poniendo una pared que te separa del resto. Mostrar tu lado vulnerable no es algo malo. De hecho, esto hace que las personas te entiendan mejor y te ayuden. Conversa con alguien sobre tu temor a enamorarte y no te avergüences de hablar sobre el tema. Verás que las cargas son más ligeras si se llevan entre dos.

4. Haz nuevas amistades:

No esperes que en el minuto que decidiste darle una oportunidad al amor, consigas pareja. A veces el amor llega haciendo mucho ruido, pero en ocasiones también es silencioso. Mejor dicho, puede que conozcas a tu futuro cónyugue y te enamores a primera vista, pero también puede que te des cuenta que amas a alguien después de años de ser amigos.
Construye amistades sanas y conoce a diferentes tipos de personas. Esto te ayudará a perderle miedo a desarrollar sentimientos por alguien y a que se te haga más sencillo encontrar al amor de tu vida.

5. Sé abierto a nuevas posibilidades:

Si esperas que la persona perfecta aparezca, entonces morirás solo. Debes aprender a ser comprensivo y aceptar que todos tenemos virtudes y defectos. No rechaces la oportunidad de conocer a alguien solo porque “no es tu tipo”; en cambio, procura mantener una mente abierta al momento de interactuar con otras personas.

6. No te desesperes:

El amor llegará, tal vez sea mañana, o en dos años, pero lo hará. De seguro que has escuchado repetidas veces que debes ser paciente y esperar el tiempo correcto; sin embargo, esperar no quiere decir quedarse de brazos cruzados sin hacer nada. Tu pareja no llegará como si fuera pizza a domicilio; también debes poner de tu parte y conocer nuevas personas y desarrollar relaciones más profundas con ellos. Recuerda mantener una actitud positiva y optimista, pues, si caes en el pesimismo, estarás retrocediendo en lugar de avanzar.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Angel moreno

María Moreno apareció en mi vida cuando tenía cinco años. Entraba a la casa y un perfume de heliotropos se esparcía por el comedor. Se sentaba con mi mamá a tomar unos mates y hablaban de cosas que aún eran ininteligibles para mí. Lo único que yo entendía era que en un momento, María Moreno me llamaba y me hacía sentar en sus rodillas y me acariciaba el cabello mientras seguía su charla con la mami.
Para mi mundo bien poco poblado de caricias esos encuentros eran una fiesta íntima, una celebración silenciosa que yo esperaba sin darme mucho cuenta excepto cuando regresaba y volvía a entrar a la casa.
Con el tiempo y por lo que fui acumulando en mis recuerdos llegué a entender que se habían conocido con mi mamá trabajando como domésticas en las casas de los ricos; ambas provenían del campo y componían las filas interminables de inmigrantes rurales a mediados del siglo pasado.
Mi madre, cuando por ahí tomaba atención de este pequeño ritual que yo adoraba, solía decir, “¡Pero mira este niño, lo meloso que se pone cuando tú vienes…!”
Poco entendía ella que este gesto me otorgó una memoria, un sentimiento que nunca más me abandonó. Era semejante al instante en que cada noche, bajo las cobijas y la almohada, abordaba mi nave intergaláctica imaginaria para atravesar universos, invulnerable, poderoso, infinito.
María Moreno era como pan casero recién salido del horno, tibio, dorado, fragante. El pan eterno del amor, de la bondad, del seno cordial que uno como que siempre va buscando y que raras, muy raras veces, halla en este incesante intento por vivir. El refugio donde todo los peligros, todos los miedos, todos los rechazos han sido conjurados por el abrazo, la mirada, el beso, el silencio.
Me he preguntado dónde se fue ese ángel que pasó por mi vida. Alguna vez le pregunté a mi mamá y es posible que me haya dicho que murió en un trágico accidente o que simplemente desapareció sin dejar rastro alguno.
Ningún rastro, claro, excepto en mi alma de niño y ahora de viejo: la imagen de su estampa formal, de riguroso traje sastre gris a rayas, su blusa impecablemente blanca y sus zapatos negros. El recuerdo de su seno cálido y gentil y aquel aroma de esencia de heliotropo que nunca más he podido volver a sentir por dondequiera que he andado.

(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

¿Cuándo decir “te amo”?

En ocasiones estamos tan acostumbrados a decir “te amo”, que estas palabras ya han perdido su significado. Solemos decir frases como “amo los deportes”, “amo a mi mascota”, “amo dormir”, etc.; sin embargo, esa clase de amor que profesamos no es la misma que podríamos sentir por una persona en especial. Es cierto que no existen reglas estrictas que determinen exactamente cuándo debemos decir “te amo” a nuestra pareja, pero hay aspectos que se deben considerar antes de hacerlo:

Las cosas que se hacen por presión, y no porque nacen del corazón, nunca resultan bien. Si aún no estás listo para decirle “te amo” a tu pareja, entonces no lo hagas. Del mismo modo en que la vida es un proceso, una relación sentimental también lo es. Intentar acelerar las cosas no hace que la situación mejore, sino lo contrario, hasta podría arruinarla. Incluso si tu pareja te dice que te ama, pero tú no estás preparado para decir lo mismo; no caigas en la tentación de decir “yo también”. Es mejor tomarse las cosas con paciencia y esperar el tiempo correcto.

Sin importar cuán romántico o dramático sea el momento, no te dejes guiar por la circunstancia y evita decir algo que realmente no sientes. Algunos dicen “te amo” en un punto crítico de su relación, pensando que estas palabras solucionarán cualquier conflicto. No obstante, ésa es una salida desesperada e inmadura. Mejor asegúrate de que esas palabras tengan un significado real para ti, de manera que cuando lo digas tengas la convicción de que son ciertas.

Muchas personas dicen “te amo” sin siquiera saber el significado del amor. En 1 Corintios 13:4-7 está la mejor definición: El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.” Si te has identificado con cada una de las palabras mencionadas antes, entonces estás listo para decir “te amo” a tu pareja.


Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Fue por amor?

“Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.” 1 Corintios 13:3 Versión Reina-Valera 1960

Hoy en día, vemos muchas cosas que se hacen, supuestamente en nombre del amor. Si vemos los programas televisivos o las novelas actuales y nos adentramos en la trama de la historia, generalmente en lugar del amor, se termina exaltando el adulterio, el divorcio, el egoísmo y otros valores, que difieren mucho del verdadero amor.

Sin embargo la Biblia, nos dice claramente, que no importa tanto lo que hagamos, sino la motivación correcta por la cual lo hacemos.

Los ejemplos bíblicos son bastante fuertes, por ejemplo; si repartiese todo mis bienes  para dar de comer a los pobres… Nos habla, no de cualquier persona, sino de alguien que es lo suficientemente generoso, desprendido, no arraigado a los bienes materiales, que es capaz de despojarse de todo lo que tiene por la necesidad del prójimo. Aun así, la Biblia nos dice que si hace todo esto pero no tiene amor, no sirve de nada.

A veces leemos que ante una campaña política, se reparten alimentos, ropa, subsidios económicos a los pobres, pero la pregunta es: el verdadero interés está en ayudar a los pobres o en insertar en la opinión pública la idea de que nos interesa ayudar a los pobres, para recoger más votos? La verdadera y profunda motivación es la que determinará si hay en nosotros amor para el prójimo o si solo lo hacemos por nosotros mismos.

Que en este día, podamos ser conscientes que no basta solo con hacer o con buenas intenciones, sino que es necesario un corazón lleno de amor.

Realiza tus tareas cotidianas con amor a Dios y al prójimo, deja de lado la queja, la pereza, y haz todo esto como para Dios y no para el hombre.

Valora al que trabaja contigo, hoy puedes darle una muestra de amor, esto realmente hace la diferencia.

Como dice la Biblia, que podamos mostrar a Jesús por el amor que nos tenemos unos con otros.

Juan 13:35 “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”.

Por Daniel Zangaro.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Lo hago por tu bien!

¿Alguna vez escuchaste estas palabras?

¡Es por tu bien!

¡Lo hago porque te amo!

¡Cuando seas grande lo entenderás!

En algún momento de nuestras vidas hemos recibido esas palabras de parte de nuestros padres, tutores y personas que quieren nuestro bien ¿Cuál fue nuestra reacción o sentimiento en ese momento?

Todo buen creyente sabe que Dios es su Padre, “¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos? (…)” Hebreos 12:5 (NVT), como hijos amados sabemos que en el momento necesario y justo Dios tendrá que decirnos estas mismas palabras:

¡Lo hago por tu bien!

Cuán difícil es comprender que un NO o un ESPERA de parte de Dios es por el bien de uno mismo, pero muchas veces, al igual que cuando éramos niños, nos enojamos y pensamos que Él es injusto, malo y que no escucha nuestras oraciones.

Hebreos 12: 6 dice: “Pues el Señor disciplina a los que ama  y castiga a todo el que recibe como hijo” Como buen Padre Dios quiere lo mejor para ti y por ello en algunas circunstancias tendrá que darte un NO o un ESPERA como respuesta, pero lo hará porque te ama.

La disciplina no es sinónimo de odio sino de amor y respeto, quien verdaderamente ama, corrige y querrá lo mejor para la persona. Si estás pasando ese tiempo de disciplina en Dios, no te preocupes pues es por tu bien.

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza” Jeremías 29:11 (NVT)

Los planes que Él tiene para ti en todas las áreas de tu vida son buenos y perfectos, no dudes de que quiere lo mejor para ti y aunque no era lo que esperabas recuerda que solamente Dios sabe lo que verdaderamente necesita su hijo.

Por Judith Quisbert.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo funcionas?

Hace un tiempo mi padre compró un reloj que aparentaba encontrarse en mal estado porque la hora se retrasaba constantemente, motivo por el cual estuvimos a punto de botarlo hasta que le cambiaron las pilas, las cuales hicieron que funcionara perfectamente.

A veces un cristiano camina como un reloj sin energía o como un auto sin combustible en la vida cristiana, es por esto que en lugar de verlos con gozo se encuentran deprimidos, en lugar de tener paz están nerviosos, impacientes, capaces de atropellar al primero que se cruce en su camino, por lo cual uno puede dudar si realmente tienen a Cristo en su corazón ¿Qué necesitamos para llenar nuestra energía?

“Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.” Zacarías 4:6

Un cristiano precisa el Espíritu de Dios para tener gozo, amor por otros y por uno mismo, paz, para ser fuerte y vencer las tentaciones o pruebas que se presenten, porque uno mismo no vencerá con su propia fuerza o con un ejército los conflictos, sino con el Espíritu del Señor.

¡Sin Él cederemos constantemente a nuestras debilidades y no funcionaremos de la manera apropiada!

“Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios.” Hageo 1:14

El pueblo de Dios perdió muchas bendiciones porque tenían el Espíritu dormido, y comenzaron a temer y a despertar cuando recibieron una dura palabra de parte del Señor. Si te has alejado de Dios o estás trabajando sin su Espíritu, no esperes recibir las consecuencias para empezar a funcionar bien, recuerda que un mandato del Señor es estar ferviente en Espíritu.

“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor.” Romanos 12:11

En esta oportunidad te animo a pedirle a Dios que despierte tu Espíritu, y cambie tu vida, que haga de ti  un cristiano fuerte en Él, lleno de gozo, paz y amor, de tal manera que otras personas puedan acercarse a Cristo gracias a ti.

¡Despierta y no pierdas más bendiciones!

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué todas tus ex parejas se parecen?

La mayoría de personas tiene un tipo de gustos específicos que busca en una pareja; por lo tanto, es común que si ha tenido varias, todas ellas compartan algunos rasgos, ya sean físicos o en personalidad. En algunos casos, esto es puede ser una ventaja, pues, ayuda a ver los errores que se cometen y cómo se pueden mejorar en un futuro. Sin embargo, otros recomiendan que lo mejor es salir con una persona que sea diferente al tipo que usualmente podrías elegir, y de esta manera aprender a expandir tu mente, ser más comprensivo, paciente, y a crecer como individuo.

El profesor asociado de Psicología, Paul Eastwick, asegura que pese a que las personas tienen un tipo, “a veces refleja tu conveniencia personal y algunas veces refleja dónde vives”. Un estudio de la Universidad de California reveló que las ex parejas de la mayoría de personas compartían al menos una cualidad física similar; y que este factor tenía mucha importancia en el proceso de selección de una nueva pareja. Esta investigación también concluyó que las personas tienden a enamorarse con alguien con quien comparten el mismo espacio de trabajo. En un segundo estudio realizado por el mismo equipo se descubrió que no solo las personas elegían a sus parejas con similares rasgos físicos, sino también que tenían la misma educación, religión, e inteligencia. Esto quiere decir que es muy probable que siempre tus futuras relaciones tengan el mismo patrón.

Los resultados de este análisis pueden ayudarte a evaluar tu vida amorosa. Separa un momento para reflexionar sobre las cosas que comparten tus ex parejas (o incluso si solo has tenido una), y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Todas mis relaciones pasadas han tenido el mismo final?
  • ¿Cuál es la cualidad emocional a la que siempre me veo atraído? ¿Eso ha tenido un buen resultado? ¿Por qué?
  • ¿Solo me he acercado a alguien porque tenía una característica física en especial? ¿Qué sucedió cuando nos conocimos más a fondo?
  • ¿Tengo prejuicios al momento de elegir una nueva pareja? ¿O busco a alguien que me recuerda a mi ex?
  • Si mis relaciones pasadas han sido tóxicas, ¿Qué puedo hacer para cambiar?

Si deseas romper el ciclo de salir con las mismas personas una y otra vez, no te apresures en buscar una nueva pareja. En lugar de eso, practica lo siguiente:

  1. Aprende a estar soltero y trabaja en ti mismo.
  2. Conoce personas que te ayuden a salir de tu zona de comodidad.
  3. Toma el tiempo que consideres necesario y entabla amistades.
  4. Evalúate y decide si ya es momento de iniciar una nueva relación.

Citas por internet: Tips para mayores de 45

Comenzar una relación amorosa tiene sus propias complicaciones de acuerdo a cada persona, y éstas pueden cambiar conforme al paso del tiempo. Cuando uno tiene más de 45 años adquiere obligaciones que, de una u otra forma, ocupan la mayor parte de los momentos libres; los cuales hacen que la búsqueda de una pareja se convierta en una cuestión de poca o nada relevancia. Sin embargo, para quien esté dispuesto a encontrar el amor, la edad no es un impedimento.

Una de las herramientas con las que esto se puede lograr es mediante las citas por internet. Aunque algunos se resisten a intentarlo por diferentes motivos, hay muchos testimonios que comprueban que sí se puede conocer a la pareja ideal por medio de internet. Hay miles de páginas web que ofrecen servicios gratuitos y pagados donde se puede conocer personas que están interesadas en iniciar una relación formal. Si deseas aventurarte en el mundo de las citas en línea, éstos son algunos consejos que te servirán:

Antes de completar tu perfil:

Es bueno que te evalúes y veas qué es lo que estás buscando en una relación. Si no tienes claros tus motivos, tampoco sabrás qué obtener. Es por ello que la trabajadora social clínica Susan Pease Gadoua, aconseja practicar este ejercicio: “Con el fin de obtener claridad en lo que estás buscando, a veces puede ser útil hacer una lista de cómo has cambiado, además de cómo lo que estás buscando ha cambiado.”

Al completar tu perfil:

La importancia que le das a la descripción sobre ti mismo debe tener el mismo énfasis en tu descripción con respecto a tus expectativas en una relación. Recuerda que tu perfil es lo primero que los demás verán de ti, y la impresión que dejes es muy importante. Tampoco reveles demasiada información, y guarda detalles para discutirlos en una conversación. También recuerda que debes elegir una fotografía actual tuya que muestre tu personalidad y donde estés sonriendo, pues, los demás se verán más fácilmente atraídos a ti si tu rostro refleja alegría.

Después de publicar tu perfil:

Pease Gadoua dice que la clave de conocer personas por internet es no darte por vencido. Incluso si eres rechazado una, dos o tres veces, debes ser paciente y tenaz en tu misión. Ella afirma que si amplías el número de personas con las cuales interactúas, tendrás más posibilidades de conocer a tu potencial pareja: “Citas y conocer a otros a través de Internet puede sentirse incómodo al principio, pero, al igual que todo, cuanto más lo haces, más fácil se vuelve.”

Es importante recordar que no todos son honestos con respecto a su información, así que procede con cautela y asegúrate de establecer largas conversaciones con alguien antes de confiar algo personal.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sirviendo con amor

“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” Filipenses 2:3-5.

Vivimos en un mundo donde reina el individualismo. Cada cual pelea por la concreción de sus sueños y muchas veces la mirada se centra demasiado en los propios anhelos, descuidando lo que otros desean o pudieran sentir. Jesús siendo Dios, no vino para ser servido sino para servir, por lo cual nosotros como sus seguidores debiéramos imitar esta conducta. (Filipenses 2:6-8).

Servir implica humildad, la decisión de renunciar a honores y privilegios para ponernos voluntariamente en la posición de siervos. Esto parece una locura si lo comparamos con el pensamiento predominante en la actualidad, pero no es otra cosa que lo que hizo Jesús por nosotros. Estimando a los demás como superiores a uno mismo, implica renunciar a sentirnos mejores o dignos de algún reconocimiento.

Cuando en la vida cristiana hablamos de servicio, debemos entenderlo tanto en la dirección vertical como en la horizontal. La primera se refiere a nuestro servicio a Dios, el que muchas veces realizamos en el marco de una iglesia. Participamos en algún ministerio como las alabanzas, enseñanza, cuidado de niños, o bien tenemos una responsabilidad de liderazgo. Pero además de esto necesitamos incorporar el aspecto horizontal del servicio, esto es el dirigido a nuestro prójimo, siendo sensibles a las necesidades de los que nos rodean.

No importa la posición que tengas, lo que hayas estudiado o conseguido, ni tampoco tu cargo ministerial, la Biblia dice que podemos hacer muchas cosas pero si nos falta el amor, de nada sirve. (1 Corintios 13:1).

Recordemos también que si ocupamos una posición de liderazgo, nuestra tarea principal es transformarnos en servidores. Cuando Jesús se enteró que sus discípulos discutían por obtener los primeros lugares, le dio la pauta de cómo se mide esto para Dios. Si alguno quiere ser el primero, tiene que hacerse el último y el servidor de todos. (Marcos 9:35).

Por lo tanto líderes, no están para ser servidos, sino para servir, el liderazgo es una gran responsabilidad por lo cual debes enfocarte en servir con amor a las personas a tu cargo. Recuerda que tu posición no te da una licencia para dañar y manipular, solo para servir. Por lo tanto, te animo en este día a que puedas incorporar en tu vida el concepto del servicio en amor a Dios y a tantas personas que te rodean que seguramente necesitan de lo que el Señor ha puesto en tu vida.

Por Daniel Zangaro

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ventajas de estar en la “friendzone”

Según el diccionario Cambridge, la palabra friendzone se refiere al “estado de ser amigos con alguien cuando tu preferirías una relación romántica o sexual con ellos”. Aunque últimamente se ha visto como algo malo, estar en la friendzone no es tan malo como parece. Las personas han relacionado esta amistad con el rechazo; sin embargo, pensar de esta manera es una gran equivocación. Éstas son algunas ventajas de permanecer como amigos con alguien que te gusta o atrae:

1. Tienes alguien en quien confiar:

Nadie puede decir que se encuentra bien sin amigos. Todos necesitan de alguien en quien confiar y con quien compartir experiencias. Estar en la friendzone te permite incrementar tus capacidades como amigo y aprender a disfrutar del proceso. En lugar de concentrar tus esfuerzos en conquistar a esa persona, aprende a ser un buen amigo y preocúpate desinteresadamente. Eso hablará mejor de ti que cualquier palabra que puedas decir.

2. Te ayuda a reevaluar tus sentimientos:

No todos son quienes parecen ser, y eso es algo que se descubre cuando pasas tiempo con alguien. Ser amigo de esa persona te ayudará a que conozcas más a fondo su personalidad, costumbres, y hábitos. Esto puede llevarte a reevaluar tus sentimientos y darte cuenta si en realidad prefieres conservar a la amistad de esta persona, en lugar de intentar ser su novio (a).

3. Comprendes mejor a las personas del sexo opuesto:

Los hombres y mujeres son individuos distintos que no pueden ser comprendidos a menos que se les conozca. Tener como amigo a esa persona que te interesa, te ayuda a conocer mejor a las personas del sexo opuesto. Además, tendrás la oportunidad de conocer de primera mano qué es lo que les interesa o no, o cuál es la mejor manera de ganarse su confianza.

4. Siempre tienes la posibilidad de ser “algo más”:

Ser amigo de alguien abre la posibilidad a que en algún momento esta comience a verte como más que solo un amigo. Si bien no en todos los casos sucede lo mismo, nunca rechaces la oportunidad de ser amigo de alguien, ya sea que esté o no románticamente interesado en ti.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Luchando por la Pureza una Batalla Interna

Dios quiere llevarte a un nuevo nivel de identidad y autoridad pero las luchas internas con tus deseos impuros pueden robarte esta oportunidad.  Cuando deseas servir  a Dios tus deseos se convierten en secundarios y la prioridad se vuelve honrar a Dios, sin embargo muchos anhelando agradar a Dios caen en situaciones en las que no desean estar. El Apóstol Pablo dice: “Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago” (Rom.7:19). La transparente descripción de la lucha interna en los pensamientos del ser humano, no puede ser mas evidente en este versículo. Sin embargo, el hecho de que la palabra de Dios registre esta contradicción nos anima a pensar que cuando se menciona un problema se debe también mencionar una solución. Y la Biblia está cargada de soluciones.

Entonces ¿cómo ganarle la batalla a los pensamientos impuros? Primero entendiendo que Dios nos ha dado un ayudador, el Espíritu Santo y que la santidad no fue diseñada para ser lograda sino para ser manifestada, según el Pastor y consejero Daniel Arbolaez. Algunos puntos claves que te pueden ayudar a vencer la lucha contra la impureza.

-Honra tus relaciones motivado por amor y no por temor.

-La santidad no es odiosa es hermosa (Salmos 96:4).

-El pecado viene débil la primera vez, pero va tomando fuerza. El mejor momento para vencerlo es el inicio.

Escucha la entrevista completa para más recomendaciones.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tienes amor?

Al ir de compras al centro comercial, generalmente termino comprando de la persona que ha sido amable y paciente conmigo ¿Te ha pasado? ¡Qué lindo es comprar de una persona que te atiende bien y ama el trabajo que realiza!.

Le pido a Dios que el amor de ustedes desborde cada vez más… Filipenses 1:9

Un desborde es rebasar un límite, es sobrepasar las expectativas, en otras palabras es “más de lo que esperamos” La Palabra de Dios menciona que el amor que hemos recibido de Él debe desbordarse, pasar los límites que uno espera y crecer cada vez más.

Las personas que nos rodean buscan amor, esto se puede observar cuando están en búsqueda de un amigo que los cuide y los ame, una pareja que se preocupe por su bienestar, un familiar que ore por sus vidas y los visite si se encuentran enfermos. En todas partes del mundo existe una necesitad de amor que las personas buscan suplir, es por este motivo que se quedan con aquel que ofrece cubrirla. El Señor nos pide que demos este amor y no sólo esto, sino que ¡sobrepasemos los límites!

Este día te animo a mostrar amor a los que te rodean, y si ya lo estás demostrando entonces ¡supera las expectativas! Haz que este amor se desborde y ayuda a las personas que te necesitan, da abrazos y besos para consolar, visita hospitales y ora por ellos.

¡Recuerda que el amor que has recibido no se debe quedar del mismo tamaño!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend