amor | CVCLAVOZ

All posts in “amor”

Sin aliento

Cuando Dios creó al hombre, lo primero que hizo es darle aliento de vida y así muchos motivos para vivir.  Adán era libre, pasaba tiempo con su creador y se aventuraba paseando por el paraíso donde Dios lo puso.

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. Génesis 2:7

La creación de Dios, emana  vida en sus colores, formas y sobre todo en su libertad. Lo que no sucede en los  zoológicos, donde  tienen encerrados a todo tipo de animales,  sometiéndolos a una vida de cautiverio. Si uno visita estos lugares podrá ver  tristeza en sus miradas, dolor y  ausencia de motivos para vivir; la mayoría de ellos son animales salvajes sacados de su hábitat natural.  Podríamos decir que estos son seres sin aliento, como muertos en vida, víctimas de personas sin escrúpulos y llenas de avaricia.

Hoy en día podemos ver  muchas personas que viven encerradas  en sus problemas, trabajos, deudas y muchas otras cosas que el enemigo ha puesto en sus caminos para quitarles el aliento.   Muchos deciden  no seguir  porque ya no tienen motivos para vivir, no hallan sentido  a lo que hacen  y pasan sus días como enjaulados detrás de unas barras de hierro.

La serpiente pitón  no es venenosa, pero sí peligrosa, y  para poder asechar a su presa  lo que hace es envolverse en el cuerpo de su víctima, la  aprieta y  de esa manera va rompiendo  sus huesos  para finalmente quitarle la vida.  De Igual forma, puedes ser presa del enemigo, él puede poner muchos motivos para quitarte el aliento, todo puede aprisionarte quitándote la paz que Dios ha puesto en tu corazón.

No dejes que nada te quite los motivos para vivir, que los acontecimientos  diarios no te encierren  en jaulas quitándote la libertad que encontraste en Cristo.

“Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón”. Salmos 31:24

Por Miguel Ángel Veizaga

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Serendipity

Potpourri de palabras, imposibles de comentar los jueves…

Me ha dado el sonido y el abecedario, con él las palabras que pienso y declaro
(
Violeta Parra, Gracias a la vida)

Vaga solitario el amor con su abultado equipaje por los andenes de la terminal de los sueños. El micro semanal a Nunca Jamás ya salió. Te quiero fue el último en subir.
Vino como un río el desamparo. Como aluvión inconcebible el desamor. En el desconsuelo anidaron los tristes días. En los macizos del silencio reposaron, intranquilos, los ausentes. Fue el fin de los notables compromisos, el ocaso de todos los abrazos. En el lecho permanece el bosquejo de un amor desdibujado. En la mesa no hay palabras, apenas un extenso territorio desolado. Vino como río el desamparo.
Las grandes victorias de la vida no han sido más que ventiscas de nieve que no tarda en disolverse. Los grandes momentos son cuadros fijos en los cuales solazar de tanto en tanto la memoria y por ahí echar alguna lágrima arrinconada. La juventud… esa soberbia de ser que desconoce, pobrecita, lo poco que dura.

“Talento para el ataúd” decía el muchacho mientras entraba un poco torpemente con su cuadro recién pintado a un espacioso salón donde unos sombríos señores debían calificar su obra. Acababa de bajar de un balcón donde un hombre se había lanzado al vacío con una soga al cuello… Desperté un poco sobresaltado. Eran las 3:48 de la noche y hacía mucho frío. Por supuesto, era un sueño, pero me quedé pegado en esa frase: “Talento para el ataúd”. Todo muy a la Edgard Allan Poe. No sé si el muchacho se estaría refiriendo al señor que acababa de quitarse la vida o consideraba su obra muerta antes de ser calificada. ¿Viste que a los sueños no se les puede preguntar?

Como para todo hay refranes, dicen que la risa abunda en la boca de los tontos; valdría la pena preguntarse si por eso mismo los tontos no son más felices que los cuerdos circunspectos y afectados. Otros dicen: “el que solo se ríe de su mal se acuerda”. Pero muchos seres malignos no se ríen nunca y de seguro siempre se acuerdan de sus maldades. Alguien me dijo una vez que cuando envejeciera, anhelaba tener muchas arrugas sonrientes. Ojalá que haya cumplido su deseo.

(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

No es suficiente

Una mujer decidió emprender un pequeño negocio en la calle vendiendo comida rápida. Cuando empezó a generar ingresos no se conformó con esto, sino que alquiló un lugar grande; como su comida era deliciosa logró crecer rápidamente y decidió comprar su propio comedor, pero no se conformó, actualmente tiene varios restaurantes propios y reconocidos.

Cuando queremos ser mejores en algo no nos conformamos con lo que tenemos, nada es suficiente mientras vas a la cima. De igual forma sucede con un hijo de Dios. La Palabra de Dios dice:

Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 2 Pedro 1:5-8

En la vida cristiana el Señor nos pide que seamos cada vez mejores, creciendo y no siendo ociosos e improductivos en la obra de Dios:

Después de creer en Jesucristo como nuestro salvador nos pide añadir a la fe “Virtud” que se define como: excelencia moral, es decir, vivir de acuerdo a los principios bíblicos, la capacidad de hacer lo bueno y lo que es correcto. Ser excelente para Dios.

A la virtud añadir “conocimiento”: Es decir, un interés en saber y comprender en forma práctica los caminos de Dios. No es suficiente escuchar la palabra, sino estudiar, profundizar y practicar.

Al conocimiento añadir “dominio propio”: esta es la capacidad de dominar nuestros impulsos, control, el freno que nos sujeta y nos conduce en la voluntad de Dios.

Agregar “paciencia” es la virtud que hace a las personas tolerar, comprender, padecer y soportar los contratiempos, las enfermedades, las carencias y limitaciones con fortaleza. Es decir, firmeza en la fe a pesar de la prueba y el sufrimiento.
A la paciencia añadir “Piedad” que significa: Reverencia y respeto a Dios. Hacer todas las cosas con una mirada orientada a Dios, vivir sólo para agradarle.

A la piedad añadir “Afecto Fraternal” es decir, un interés genuino por nuestros hermanos. A éste  aumentar el “Amor”. Cuando una persona es capaz de amar como ama Dios está dispuesta a dar la vida por el otro.

Para el que quiere ser mejor nunca es suficiente lo que tiene ¿has empezado a añadir excelencia en lo que haces? ¿Estás practicando lo que aprendes? ¿Cuánto tiempo dedicas al estudio de la palabra de Dios para tu conocimiento? ¡Tenemos muchísimo trabajo por hacer! Te animo a decidir ser mejor y crecer como Dios quiere.

¡Recuerda que las bendiciones no son para los que duermen, sino para los que tienen frutos!

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Las parejas felices suben de peso?

En una investigación hecha por en Centro Nacional de Biotecnología, en los Estados Unidos, se analizó a 169 parejas por un periodo de cuatro años. Estos recién casados eran pesados dos veces al año y eran evaluados en cuanto a su satisfacción matrimonial. Cuando este estudio concluyó, los investigadores determinaron que las parejas que eran felices en sus matrimonios ganaban peso; mientras que, aquellos que eran infelices en su relación perdían peso y terminaban divorciándose.

La justificación para que las parejas felices ganaran peso, es que las personas que encontraban a su pareja ideal no tenían la necesidad de impresionar a nadie más. Esto significa que preferían pasar tiempo juntos en vez de hacer actividades físicas. Además, la convivencia hacía que ambos se adapten a las costumbres alimenticias del otro, y se sientan seguros con los cambios en sus cuerpos. Por otra parte, las personas que eran infelices en sus matrimonios preferían mantenerse en forma para buscar un posible nuevo romance.

Sin embargo, esto no quiere decir que todas las parejas felices deben subir de peso; sino más bien que deben de tener cuidado en cuanto a su salud. La conductora de la investigación, la Piscóloga Andrea L. Meltzer afirma que: “Al centrarse más en el peso en términos de implicaciones de salud en comparación con las implicaciones de apariencia, las parejas satisfechas pueden ser capaces de evitar potencialmente el aumento de peso no saludable, con el tiempo en sus matrimonios”. Esto quiere decir que las parejas felices se preocupan por su peso por medidas de salud, y no por cuestión de apariencia.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Parejas: 16 ideas para celebrar el Día del Amor

“El mejor uso de la vida es el amor. La mejor expresión del amor es el tiempo. El mejor momento para amar es ahora.” – Rick Warren

Regalar flores, chocolates, globos, y peluches en el Día del Amor se ha convertido en una tradición; así como también salir al cine o cenas románticas. Aunque estas prácticas son excelentes maneras de demostrar amor, existen otras formas con las cuales se puede celebrar este día.

Para aquellas parejas que quieran salir de la rutina y hacer algo diferente, aquí hay algunas ideas para pasar este día de una manera no convencional:
valentines1

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Por segunda vez

Un niño,  de nombre Guillermo,  vivía  junto a las costas del mar  y disfrutaba  navegar junto a su padre quien era pescador.

Guillermo  tomó la decisión de crear un barquito con sus propias manos,  talló un trozo de madera  dándole forma de un  barco pequeño.  Él amaba su barquito  y jugaba  haciéndolo navegar en el agua, pasaba mucho tiempo  junto a su juguete.

Un día su barco  fue arrastrado por el agua mar adentro y él no pudo hacer nada,  fue golpeado por las olas contra las piedras, lo que le ocasionó daños  muy  fuertes;  después que el barquito naufragara por muchos días  fue encontrado por un hombre  que lo restauró y lo pintó  para poder venderlo en su tienda.

Al pasear Guillermo por la plaza del pueblo, vio en una vitrina un barquito que reconoció inmediatamente.  Entrando a la tienda le expresó al vendedor que él era el dueño del barco que estaba en el mostrador, el  hombre contestó  lo siguiente: Ese barquito  tiene un precio, el cual debe  ser pagado.

El niño salió presuroso  de la tienda con rumbo a su casa, entró en su habitación y  rompió  su alcancía donde tenía sus ahorros, tomando todo su dinero  fue  y pagó el precio demandado para poder recuperar su barco.  Con lágrimas en sus  ojos dijo:   Te tengo de nuevo conmigo.

Dios hizo lo mismo por nosotros, pagó precio de sangre para poder   recuperarnos  cuando estábamos perdidos y sin rumbo.

“Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.  1 Corintios 6:20

Aprende a valorar  lo Jesús  hizo por ti,  te amó tanto que  entregó hasta la última gota de su sangre y en la cruz pagó el precio de tu salvación con su propia vida.  ¡Su amor es incomparable!

Por Miguel Ángel Veizaga

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La esencia del amor

El paso del tiempo no sólo cambia personas o sociedades, modifica conceptos y definiciones y el más grande cambio que el tiempo hizo fue la definición del amor y de cómo se demuestra.

Lamentablemente muchos relacionan el amor con el sexo y esta confusión está teniendo consecuencias desastrosas como: abortos, embarazos no deseados, la desintegración de la familia a causa por el adulterio, suicido, etc.

Pero nosotros que conocemos a Dios sabemos del verdadero amor, “pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor 1 Juan 4:8 (NTV) y estamos conscientes de que la más grande demostración de amor fue en una cruz,  “pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores” Romanos 5:8 (NTV)

La palabra dice que ÉL ES AMOR, es decir que es la esencia misma y por ello al hablar del amor también debemos mencionar a Dios, esta gran verdad anula la definición errónea que tiene este mundo.

Amor no es sexo, si alguien dice amarte verdaderamente, entonces antes de llevarte a su cama te llevará al altar y prometerá ante Dios y los demás amarte por el resto de su vida, 1 Tesalonicenses 4:3 dice: “La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual” (NVI)

El Amor es decisión.  Dios  dio a su hijo para que nosotros tuviésemos acceso al perdón y a la vida eterna, ese acto de amor fue determinante para el hombre porque nadie obligó a nadie sino que fue por voluntad propia, “Nadie puede quitarme la vida sino que yo la entrego voluntariamente en sacrificio. (…)” Mateo 10:18 (NVT). Amar como Él lo hace implica respeto, misericordia, perdón, pureza, compromiso, etc.

Si alguien dice amarte: te respetará, se comprometerá contigo, te cuidará y te acercará más a Dios porque conoce la esencia del amor.

Si dices amar, entonces respeta a tu compañera(o) de vida, tus hijos, tu familia, tu prójimo y sobre todo deb>es ser fiel.

¡Para dar amor verdadero y sincero conoce el amor perfecto de Dios!

Por Judith Quisbert

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dicen sobre mí?

Cuando nos preguntan: ¿Cómo eres? Es sencillo evaluarnos y decir: “soy bondadoso, honesto y fiel”, pero es interesante analizar cómo te calificarían las personas que te rodean, la realidad es que ellos serán una evidencia de cómo realmente eres.

En una ocasión fueron a buscar a una mujer que profesaba ser seguidora de Cristo, la sorpresa fue grande al observar que ningún vecino tenía una imagen buena de ella, la conocían como una mujer mala y problemática. ¿Cómo te conocen a ti? ¿Qué imagen tienen de ti tu esposo (a), hijos, parientes, amigos y vecinos?

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Efesios 5:1-2

Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz. Efesios 5:8

Una persona que realmente ha conocido a Cristo manifiesta un verdadero cambio, precisamente porque ha tomado la decisión de renunciar a las tinieblas y ser luz, vivir la vida imitando a Cristo y dando amor en lugar de problemas.

Esto me recuerda a la historia del amigo de mi padre, este hombre estaba a un paso de divorciarse, porque era violento y en su relación solamente existían gritos e insultos. Un domingo fue a jugar fútbol y al no llegar el equipo contrario regresó temprano a casa; como su esposa se había ido a la iglesia la puerta estaba cerrada y tuvo que ir a buscarla. Al esperar escuchó parte de la enseñanza, se puso de rodillas y se entregó a Cristo.

Esta anécdota no termina ahí ¡este hombre era otra persona! su familia, amigos y vecinos dan testimonio del cambio que tuvo, es hombre hogareño, en su casa ya no se escuchan gritos sino risas, sus hijos están contentos porque su padre ya no es violento sino cariñoso. ¿Cuál es tu historia?

Si eres una persona que ha decidido aceptar a Jesús ¡tienes que saber que tu historia no termina ahí! ¡Si antes eras tinieblas ahora debes ser luz! Si en este momento tu testimonio está por los suelos te animo a empezar de nuevo, vuelve a entregar tu vida a Cristo, ¡pero esta vez hazlo en se
rio! Muestra a todo el mundo que eres diferente.

¡Muestra a todos que Dios está en tu vida!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En los brazos de Papá

El Dios eterno es tu refugio; por siempre te sostiene entre sus brazos. Expulsará de tu presencia al enemigo y te ordenará que lo destruyas. Deutoronomio.33:27 (NVI)

Desde muy pequeña sentí  un gran temor de acercarme a mi papá, tal vez el no pasar mucho tiempo con él hizo que me distanciara de su presencia y en algún momento llegué a pensar que no le importaba mucho, pero cuando atravesé por una circunstancia que escapaba de mis manos  pude entender lo mucho que me amaba, porque él dejó todo por tomarme en sus brazos para consolarme, en ese momento sentí como toda barrera se rompía.

Muchas veces por temor, no permitimos que el amor de Dios llene cada rincón de nuestras vidas y dejamos que nuestra alma y corazón se llenen de angustia hasta llegar a perder de vista nuestra posición como hijos de Dios.

¿Quién de nosotros no ha sentido que las luchas de la vida diaria y la presión nos debilitan y pareciera que cada día estamos más cerca de rendirnos ante la adversidad?

Si los problemas han estado aplastándote, necesitas un lugar donde descansar, por supuesto que  no hay mejor lugar que los brazos de papá Dios, es ahí donde los “brazos eternos” de nuestro Papá nos cargarán, nos abrazarán y nos llevarán, como un padre carga a su hijo cuando llueve y lo protege, así es nuestro Padre celestial, nos llevará en sus brazos hasta el final de la tormenta.

Tal vez le has fallado muchas veces a Dios y sientes temor acercarte a Él, pero debes tener en cuenta que su amor por ti es tan grande que no le importarán tus errores, Él sólo desea tomarte en sus brazos para darte su amor.

Déjate tomar en los brazos de tu Padre celestial, Él nunca te abandonará, su amor es suficiente para llenar los vacíos de tu corazón.

Por Ruth Mamani

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 maneras de amar a tus enemigos

Alguien dijo: “No podemos agradar a todos, así como no todos nos pueden agradar”; y aunque hay mucha verdad en esta frase, en la Biblia hay varios pasajes que nos instan a amar a las personas más difíciles que podrían existir: nuestros enemigos. Tal vez pienses en las miles de referencias en la cultura popular, en donde pintan a los enemigos como los más crueles villanos; y teniendo esto en mente, puedes pensar que no tienes enemistad con nadie. Sin embargo, siempre hay alguien que nos maltrata, insulta, rechaza, hiere, roba, etc; y es a esta clase de gente a quienes debemos de mostrar amor.

Esto parece sencillo en teoría, pero ¿cómo podemos ponerlo en práctica? La respuesta se encuentra en Lucas 6:27-36. Éstas son seis maneras que nos enseña este versículo bíblico:

1. Siendo amable:

“Escuchen bien lo que tengo que decirles: Amen a sus enemigos, y traten bien a quienes los maltraten.” (v. 27)

Comienza siendo amable en pequeñas acciones diarias. Quizá pienses que esto es insignificante, pero verás que con el tiempo te será mucho más sencillo tratar bien a otros. Es probable que al principio recibas reacciones reacias, pero es importante es que no te des por vencido y seas paciente. Pronto te darás cuenta que la constancia siempre tiene fruto.

2. Respondiendo los insultos con bien:

“A quienes los insulten, respóndanles con buenas palabras.” (v. 28)

Es normal que al recibir un insulto, uno sienta la necesidad de responder con algo aún más hiriente. Sin embargo, debemos cambiar esta actitud y, no solo decir palabras de bien, sino también demostrarlo con acciones. Recuerda que tus palabras tienen poder, y que por lo tanto, debes ser sabio y prudente al momento de abrir la boca.

3. Orando por ellos:

“Si alguien los rechaza, oren por esa persona.” (v. 28)

Hay personas que creen que orar por sus enemigos implica pedir a Dios que los maldiga o los cambie; sin embargo, esto es erróneo. Al orar, debes rogar que Dios haga su voluntad en la vida de esa persona y en la tuya, pues solo Él conoce el futuro y sabe qué es lo que más les conviene.

4. Perdonándolos:

Si alguien les da una bofetada en una mejilla, pídanle que les pegue en la otra. Si alguien quiere quitarles el abrigo, dejen que también se lleve la camisa.” (v. 29)

No dejes que el rencor tenga un lugar en tu vida. En cambio, aprende a perdonar y sigue el ejemplo de Dios. Cuando Él perdona, acepta de nuevo, no juzga, olvida el pasado y ama sin condición.

5. Dando sin esperar nada a cambio:

“Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada a cambio. (v. 35)

Nunca esperes tener una recompensa por tus buenas acciones. Si haces el bien a los demás, hazlo por amor y no por buscar vanagloria. Ten siempre presente que hay más satisfacción en dar que en recibir.

6. Mostrando compasión:

“Ustedes deben ser compasivos con todas las personas, así como Dios, su Padre, es compasivo con todos.” (v. 36)

Ten una mente abierta y no te apresures a juzgar. Esto te ayudará a ser más compasivo con otros y a darte cuenta que todos tienen problemas y necesitan comprensión. Recuerda que es importante tratar a los demás de la misma manera que esperas ser tratado.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cómo presentar un plato

En los restaurantes más lujosos del mundo,  muchos cocineros intervienen en la elaboración de un delicioso plato de  comida, esto con el fin de sorprender al comensal. En la preparación se utilizan los mejores ingredientes, los utensilios adecuados y se le dedica el tiempo que necesita.

Cuando todo ya está cocido viene lo más importante: el montaje y la presentación del plato elaborado para asombrar al cliente y, para esto, un cocinero necesita tomar en cuenta lo siguiente: Leer libros relacionados a la cocina, saber lo básico de cómo montar un plato, necesita practicar la presentación de la comida, no sobrecargar el plato y fundamentar la razón del montaje.

Todo creyente es como un cocinero que debe saber cómo presentar el evangelio a las personas para sorprenderlas, tenemos que estar a la altura del mensaje que vamos a dar a quien lo necesita y para esto requerimos: Leer y tener conocimiento de la Biblia, poner en práctica lo que Dios nos enseña en su palabra, no debemos aparentar algo que no somos, debemos estar seguros de lo que vamos a dar a conocer y pedir la guía del Espíritu Santo.

Dios nos ha escogido para que podamos llevar su palabra a todo lugar,   las buenas nuevas deben ser presentadas de la mejor manera. Aun así, no debemos olvidar que lo esencial es el amor por el perdido para que pueda encontrar paz y la salvación para su alma, esto es como saciar el apetito con un delicioso plato de comida.

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.  Marcos 16:15 (RVR1960)

Por Miguel Ángel Veizaga

 

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Se busca!

Un día un pastor perdió a una de sus 100 ovejas y no dudó en dejar a las 99 y salir a buscar a aquella que se había perdido. Es impresionante ver esa muestra de amor por una oveja, pues hasta una fiesta hizo porque la encontró, y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido” Lucas 15:6 (NTV).

Así es el amor de un padre por su hijo, sin importar la distancia que debe caminar o lo que deba sufrir o dejar, su padre lo haría solamente para encontrar y estar junto a su hijo.

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” Lucas 19:11 (NTV).

Quizás los problemas, afanes y necesidades te hayan alejado del camino correcto y tu mirada y tus pensamientos ya no están encaminados a Dios, dejaste el redil para seguir tus planes, tus metas y te perdiste.

Puedes tener muchas equivocaciones y estar tan perdido en el pecado que ya no tienes el ánimo y la esperanza de encontrar una salida, pero recuerda “Jesús te está buscando” no te escondas por vergüenza y tampoco te quedes en silencio, es tiempo de llamar a tu Padre para que te rescate de donde estás.

Jesús vino a buscar aquello que se ha perdido, quizás hoy estás vagando por la vida y no sabes a dónde ir o qué hacer y has pensado en quedarte sentado y en silencio esperando morir. ¡Qué equivocados estamos! Si pensamos que Dios se olvidó de sus hijos por caer en el pecado y peor aún negar que nos esté buscando para ayudarnos.

¡Vuelve a casa, junto a tu Padre!

De la misma manera, ¡hay más alegría en el cielo por un pecador perdido que se arrepiente y regresa a Dios que por noventa y nueve justos que no se extraviaron!” Lucas 15:7 (NVT).

Por Judith Quisbert

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.