All posts in “Jesus”

abundante 12345

Al dar también recibes.

¿De qué sirven multitudes de carros, casas, viajes; si no se tiene la más mínima idea de qué hacer con ellos? ¿Estás invirtiendo en tu futuro? ¿En tu vejez? ¿Has previsto que en la vida puede ocurrir cualquier eventualidad?

¿Te has ocupado hoy de expresar tu amor a tus seres queridos? ¿Has pensado que al dar también recibes? ¿Has compartido tu éxito monetario con personas discapacitadas, ancianos, fundaciones de ayuda al prójimo? ¿Le has sonreído hoy a alguien que lo necesitara? ¿Le has preguntado a alguien como sigue su familiar enfermo?

Esas “cositas” también hacen la vida abundante y traen prosperidad. Es una coincidencia muy llamativa que en las biografías de grandes millonarios, varias se corresponden en la idea de que estos personajes tuvieron muy presente el hecho de retornar los beneficios recibidos. También coinciden en decir que muchos de ellos fueron personas carismáticas, dotadas de don de gentes. Muchos de ellos, se caracterizaban por saberse los nombres y apellidos de literalmente “miles de empleados”. ¿Saludar, ser amables, gentiles, en algún momento ocasionó el deterioro de sus fortunas? No, que se sepa.

Una persona que disfruta de una vida abundante, proyecta una vida saludable en muchos aspectos, le sonríe a la vida, es optimista con los pies en la tierra, cree en sus proyectos y lucha por ellos, sobretodo está dispuesto a caer las veces que haga falta, porque posee de valor inestimable: la fortaleza de carácter, la cual le permitirá levantarse cuantas veces sea necesario y goza de gran prosperidad.

La vida abundante es la vida eterna, una vida que comienza en el momento que venimos a Cristo y lo recibimos como Salvador, y continúa a lo largo de toda la eternidad. La definición bíblica de la vida — específicamente la vida eterna — es proporcionada por Jesús mismo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. ” (Juan 17:3). Esta definición no hace mención de la longitud de los días, la salud, la prosperidad, la familia o la carrera. De hecho, lo único que menciona es el conocimiento de Dios, que es la clave para una vida verdaderamente abundante.

yesheis octubre 14

¿Morir para vivir?

Muchas personas se ven atrapadas en sus propias malas acciones, estilos de vida, adicciones o situaciones que no parecen tener salida.

A veces esconden el dolor y la desesperación detrás del enojo y la dureza de sus palabras.

Sin embargo, siempre existe una esperanza cuando alguien desea cambiar verdaderamente y tener una vida llena de paz y felicidad.

Disfruta del video realizado por yesHeis.

jacobo

“Dar lo mejor que tienes para bendecir, es lo mejor” Jacobo Ramos- Expolit 2014

Un hombre que ha crecido con una pasión profunda por mostrar a Jesús. Nos cuenta de sus inicios y de cómo le ha servido la música para expresar su amor po Dios.

En una entrevista llena de matices de vida y respuestas muy sabias, Jacobo Ramos es entrevistado por Rafael Ángel Pérez, durante Expolit 2014.

 

Disfruta de la entrevista aquí.

 

Mira la galería fotográfica.


Created with flickr slideshow.
Resurrection

Evidencia de la Resurrección

En Energía Total hablamos sobre las evidencias de la resurrección de Jesús. Consideramos este tema de gran relevancia porque la sociedad actual esta relegando los valores y la fe cristiana a un segundo plano en favor de la ciencia. Sin embargo los eruditos de la ciencia no han podido desmentir la resurrección de Jesús en su totalidad. Crucial principio de la fe. Científicamente  ninguna teoría pretendiendo desmentir la resurrección ha sido comprobada al cien por ciento todas quedan en conjeturas.

Y nos planteamos la pregunta ¿qué tan importante es la resurrección de Jesús? Según Josh and Sean McDowell en su libro “Evidencia de la resurrección” la muerte expiatoria de Cristo, “era absolutamente necesaria para lidiar con el problema del pecado y remover nuestra culpa, pero se requería un paso más para revivirnos y permitir que experimentásemos la totalidad del amor de Dios. Ese paso era la resurrección de Cristo de entre los muertos”.  Es por eso que es de vital importancia que recordemos y mantengamos clara la visión del poder de la resurrección de Cristo.

Entre las evidencias de su resurrección esta, la confiabilidad documentaria. Existen dos formas en las cuales los documentos antiguos son corroborados, la primera es la cercanía cronológica con respecto a los eventos que narran y la cantidad de copias de los documentos originales que existen entre otras pruebas.

Según el Doctor John A.T. Robinson citado en el libro “Evidencia de la resurrección”, los Evangelios fueron todos compuestos por testigos oculares y contemporáneos de los eventos. Los mismos datan de las fechas correctas y aceptadas por los eruditos que se ocupan de verificar la veracidad de los escritos.

Robinson concluyo “que el Nuevo Testamento, incluyendo Juan tuvieron que haber sido escritos antes del año 64 d.C.,…. Mateo entre los años 40 y 64 d.C, Marcos entre los años 45 y 60 d.C., y Lucas antes de los años 57 y 64 d.C. Si esto es cierto los Evangelios pudieron haber sido escritos tan recientemente como siete años después de la muerte de Cristo”.  En resumen los Evangelios cumplen con dos de las exigencias de autenticidad marcadas científicamente.

Aparte de la confiabilidad documentaria, existen los relatos de testigos oculares, la confirmación arqueológica, y el sepulcro vacio entre otras evidencias de la resurrección de Cristo.

Al final del día, solo queda hacernos  la pregunta ¿es Jesús el hijo de Dios, que murió y resucito por nuestros pecados?

Jesús quien murió y resucito es el  mismo que hoy está sentado a la diestra del Padre y ha hecho lugar para nosotros junto a él. Al conocerlo de una forma personal tenemos más que suficiente evidencia para convencer a otros de cuan real es Jesús, después de todo no hay nada más convincente que un testigo.

 

 

potter

El mejor en todo

Cuando requerimos los servicios de algún profesional, siempre buscamos al mejor. Si necesitamos a un doctor, abogado o arquitecto, buscamos referencias con familiares y amigos para saber si ésta persona es confiable o no. Siempre queremos al mejor, porque dudamos de otros a pesar de su profesionalismo.

Nosotros no nos hemos dado cuenta que tenemos al mejor y mayor de todos de nuestro lado, Dios es el mejor médico, abogado, arquitecto, etc. Dios siempre ha sido el mismo y no por nada se lo describe como el Inmutable, Omnisciente, Omnipotente, Santo, Poderoso, Fiel porque es todo eso y más.

¿Por qué no podemos creer en su poder y en los milagros que puede hacer en nosotros? Muchas personas te pueden fallar: tus amigos, tu familia, tus líderes, y tal vez ya lo hicieron; por lo tanto has perdido la fe en todo y ya no crees en nada ni en nadie. Hoy quiero decirte que sí existe alguien que jamás falla y que siempre hace lo mejor por quienes ama: “Jesús”.

Nunca se oyó que Él haya fracasado en lo que vino a hacer acá en la tierra; hizo milagros cuando nadie creía que los haría, como sanar a los enfermos. Él tenía planeado muchas cosas, y cada una de ellas las cumplió.

Dios mismo dice en su Palabra “estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.” Filipenses 1:6 (RV-1960)

Él jamás dejará una obra incompleta, pero debes creerle. Puedes dudar de las personas porque ellas muchas veces prometen algo y no lo cumplen, pero debes sentirte seguro de que Dios es único y perfecto, y que en mejores manos no puedes estar.

Puedes preguntar a cualquier persona, el mejor en todo es Dios y quiere ayudarte.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

foward 45667

La vida corre hacía adelante

A veces perdemos el equilibrio en nuestras vidas porque nos mantenemos aferrados al pasado. Por comodidad o como quieras llamarlo, nos agarramos a lo que ya creemos conocer simplemente porque resulta más fácil que arriesgarse y comenzar de nuevo.

Es saludable que identifiques aquellos asuntos de los tiempos actuales que no te dejan evolucionar. ¿Has dejado cosas sin perdonar? ¿Aún estás resentido contigo mismo por aquellos errores que no remediaste a tiempo? ¿No hiciste la carrera de tus sueños? ¿Dejaste ir una oportunidad maravillosa con alguien que valía la pena? ¿No invertiste en aquel negocio que hoy representaría para ti un mejor nivel de vida? ¿Causaste mucho dolor a alguien y ya no es tiempo de remediarlo?

Te pregunto: ¿Volver una y otra y otra vez sobre esos hechos que ya pasaron, te devuelve tu tranquilidad? Es muy fácil imaginar que no es así.
Es muy importante qué está mal, lo reconozcas, te arrepientas, pidas perdón a Dios y actúes para seguir adelante en el presente. No condenes el precioso momento actual que vives con tus fallas del pasado, la vida ocurre hacia adelante.

¿Crees que ya es muy tarde para empezar esa carrera que tanto soñaste? ¿Te dices a ti mismo que otro hubiera sido el momento? ¿De casualidad has empleado contigo mismo frases como: ya estoy muy viejo, si no lo hice en aquel entonces, ¿ya qué? Es hora de empezar a prohibirte esa cadena de pensamientos que no te llevan a ninguna parte.

¿Te atormentas porque tu carácter en algún momento dado te llevó a hacer cosas tontas y a tratar mal a los demás? ¿Qué estás haciendo en la actualidad para ser mejor persona? ¿Has buscado ayuda terapéutica Cristiana? ¿Has hecho una lista de cosas que en el presente haces muy bien? Debes recordarte constantemente a ti mismo aquellas cosas que haces bien en tu momento actual, ya que ellas te han llevado a ser una mejor persona.

Soltar el pasado te hace actuar en el presente. ¿Qué has hecho por dejar esa casa en la que ya no quieres vivir? Te has dado cuenta que quieres mejores cosas para ti. Pero el pasado te deja en una especie de foto en la que no te mueves. Si de verdad quieres moverte de donde estas por qué no lo haces. No debes permitir que los recuerdos o la falsa comodidad te estanquen en el mismo punto de la vida.

Podría casi que asurar que aquellas personas que contaminó tus pensamientos, ya no hacer parte de tu vida y tú persistes en decirte a ti mismo que no puedes con una serie de cosas porque aceptaste el decreto que otro hizo hace tiempos para ti.

Eres el único responsable de tu vida, eres quien la vive y eres por demás quien la vive en el momento presente. No pierdas más el tiempo. Mira hacia adelante, ve caminando paso a paso, y así, irás visualizando nuevos horizontes y un porvenir lleno de tranquilidad para tu vida. Jesús mismo nos recuerda que el pasado no lo traigas a memoria, quedó en lo profundo del mar… Déjalo atrás y vive una nueva vida hoy…

Oscar-Castillo

“Yo soy Segundo, es en definitiva un estilo de vida” Oscar Castillo

Un movimiento que definitivamente está cambiando la perspectiva de muchos en la forma de vivir sus vidas. Poner a Jesús como primero es definitivamente la clave para una vida diferente; pero no solo a Jesús, también a los demás.

Cuando nuestras vidas cambian de manera radical, nuestro ejemplo puede ayudar a otros y así cambiar el entorno de muchos.

Disfruta de la entrevista realizada por Johanna Torres durante Expolit 2014.

Aquí podrás ver la galería de fotos

 

tu mismo 123

Ser tú mismo no tiene precio.

¿Le producen admiración esas personas que andan tranquilas por la vida simplemente siendo ellas mismas? Es envidiable, cierto?

Ser honrado y auténtico comienza contigo mismo. Si estás viviendo la vida con esa sensación de estar en el lugar equivocado. Haz algo y hazlo urgentemente. Es tu vida. Nadie la va vivir por ti. No te mientas. ¿Estás desempeñándote en un trabajo que no te gusta? ¿Tus ingresos no te satisfacen? ¿Haces o estás haciendo cosas por simplemente darle gusto a los demás?

Cuando no estás cómodo contigo mismo eso se refleja y de la misma manera no permite el fluir natural de las cosas que tú crees merecer. Te queda un poquito difícil al pez treparse a un árbol. No es su ambiente natural. Valórate. Valora tu tiempo. No te quedes en situaciones que te atormentan.
Aquellas personas que transpiran autenticidad ya tienen un sello personal en la vida. Son poseedoras de un estilo y una manera particular de hacer las cosas. Su actitud es el producto de quererse a sí mismas tal y como son. Por eso parece que vivieran sin miedo a absolutamente nada.

Si te has querido lo suficiente para ser tú mismo, comprenderás que es uno de los sueños más deseados por los seres humanos, por tanto ser tú mismo implica que eres capaz de respetar y valorar a las demás personas en su individualidad.

Confía en tu don personal, lo que tienes para dar también sirve para aportar a tu lugar de trabajo o la sociedad en sí misma. Quien tiene esa autenticidad marcada muestra en los actos de su vida coherencia y cohesión. La persona auténtica posee una clara unidad entre pensamientos, palabras y acciones. También tiene claro que se puede equivocar y lo asume con auto respeto y dignidad.

Esa enorme tranquilidad de ser tú mismo, no tiene precio. De hecho es un valor agregado.

¿Es racional y lógico vivir una vida de constante autoengaño? Cuando te mientes, tarde o temprano se reflejará en alguno de los aspectos de tu vida y tendrás que enfrentar las consecuencias. Entre más rápido ubiques este conjunto de situaciones que no te traen felicidad y no te permiten la posibilidad de ser tú mismo, empezarás a encontrar los caminos viables para encontrar el propósito y destino de tu autenticidad.

Recuerda Dios te creo único, sé tú, conforme al llamado de Dios en tu vida… Los resultados en tu vida serán invaluables.

 

invitados

¿Recibiste la visita de alguien importante?

Seguramente, cuando ha llegado a tu ciudad un artista reconocido y que tu aprecias, has corrido y anunciado el evento a todos tus amigos para que te acompañen a verlo. ¿Qué hubiera pasado si esa persona famosa fuera a tu casa? Posiblemente harías tanta publicidad que toda tu ciudad podría enterarse y esto es porque que es importante para ti.  La pregunta que quiero hacerte ahora es: ¿Qué tan importante es haber recibido a Jesús en tu vida?

“Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar, enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a él todos los enfermos.” Mateo 14:35

La palabra de Dios nos dice que tal era el impacto que tenían las personas al conocer a Jesús que no podían quedarse callados. Era tan importante para ellos que no sólo comunicaban a sus amigos sino que “enviaron noticia por toda esa tierra”  para que más personas pudieran conocerlo y también fueran bendecidos.

“Pasó Jesús de allí y vino junto al mar de Galilea; y subiendo al monte, se sentó allí. Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel”. Mateo 15:29-31

Por la fe que tenían trajeron consigo a más personas necesitadas para llevarlos a los pies de Jesús porque sabían quién era Él y lo que podía hacer. Aquel día todavía más personas vieron el poder de Dios y el resultado fue una gran cantidad de gente adorando y alabando el nombre de nuestro Señor.

Decimos haber conocido a Jesús y creer en Él, sin embargo nuestra actitud puede reflejar lo contrario. Muchos no hablan de Cristo y ni siquiera sus amigos saben que creen en Él. La realidad,  mi querido amigo, es que si conoces  y crees en Jesús no podrías quedarte callado para comunicar de su amor  y  llevar a más personas a sus pies.

Será importante que te preguntes: ¿A cuántas personas he llevado a los pies de Cristo? ¿Alguna de ellas en estos momentos le está dando la gloria a Dios? Recuerda que un día te presentarás delante del Señor y te preguntará: ¿A cuántos has traído contigo? Si aún no tienes una respuesta, te animo a empezar de nuevo y pedirle a Cristo que obre en tu vida. Si aún no lo conoces, debes saber que te estás perdiendo de mucho.

¡Mientras estés vivo no es tarde para volver a empezar!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Happy little baby in mother's hands

Contigo estoy protegido

Cuando los discípulos navegaban por el mar, vino la tormenta y Jesús  no quitó la vista  de ellos. Cuando vio que ellos estaban siendo presos del temor y la desesperación caminó hacia ellos y comenzó a andar sobre las aguas y cuando subió a la barca, la tormenta calmó y sus discípulos se sentían seguros con él a bordo.

Es clara ésta historia cuando nos muestra que los discípulos sólo se sintieron mejor sabiendo que Jesús estaba con ellos.

Cuando un niño frecuentemente tiene pesadillas, siente miedo en la noche, corre apresuradamente al cuarto de sus padres y se acuesta en medio de ellos porque sabe que con ellos se sentirá protegido. No importará la oscuridad ni nada de lo que suceda a su alrededor si siente que sus padres están con él.

Al igual que los discípulos y el niño nosotros debemos sentirnos seguros y protegidos por nuestro Padre. A veces los problemas, las tragedias que ocurren en nuestro entorno provocan temor, pánico en nosotros, tememos que algo malo pueda sucedernos.

Puedes comenzar a sentirte seguro al igual que el niño, aunque estés en la oscuridad, debes saber que tu Padre está contigo en esos momentos, dispuesto a cubrirte con sus alas y darte su protección y socorro.

No nos desesperemos por lo que pueda hacer el hombre pues mayor es el que está con nosotros, Él pelea por ti y no permitirá que nada te toque.

Permite que suba a tu barca, que habite contigo, que sea tu compañero diario, Él está ahí dispuesto a agarrarte la mano cuando te sientas solo y desprotegido.

“Sed firmes y valientes, no temáis ni os aterroricéis ante ellos, porque el SEÑOR tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará.” Deuteronomio 31:6

No temas, siéntete seguro que tu Padre está hoy más que nunca contigo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

consolar

¿Conoces al precioso Espíritu Santo?

¿Sabías que aun después de ser salvo, el ser humano no puede tener una vida de fe continuamente victoriosa, en permanente crecimiento, a menos que siga creciendo en la Palabra por medio del ministerio del Espíritu Santo?

Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre.  Juan 14:16.

Cuando Jesús se encontraba en la tierra con sus discípulos, no era solamente su Señor que no les podía fallar, era el Consolador que los cuidaba, los alimentaba, los sanaba y los mantenía libres de los ataques del enemigo. Por eso, cuando los iba a dejar, los discípulos se sentían como huérfanos desconsolados. Ese protector y amigo fiel los estaba dejando. Ellos no comprendían la promesa.

Así como Cristo, caminaba, consolaba, guiaba, sostenía, fortalecía  y era amigo de los discípulos, así también el Espíritu Santo quiere ser con nosotros. Jesús dijo: para que esté con vosotros para siempre.

Muchos creyentes no se dan cuenta de que, así como no teníamos poder para hacer lo que es justo cuando nos hallábamos en pecado, de la misma manera, después de haber nacido de nuevo carecemos de poder en nosotros mismos para alcanzar la justicia y la santidad a menos que contemos con la ayuda poderosa del Espíritu Santo.

Los discípulos eran amigos de Jesús y caminaban con Él, ¿eres amigo del Espíritu Santo? ¿Le hablas así como los discípulos le hablaban a Jesús? ¿Permites que él te cuide, así como Cristo cuidaba a los discípulos? ¿Es el Espíritu Santo tu amigo así, como Cristo era amigo de los discípulos?

Tal vez sientes que no tienes una vida victoriosa, ni una fe que va creciendo día a día,  sólo tienes constantes caídas, debilidades y  muchos problemas. El Espíritu Santo quiere ayudarte así como Cristo ayudaba a los discípulos.

Es tiempo de reflexionar sobre cómo esta nuestra relación personal con el Espíritu Santo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

alone

No duermas en tus cuatro paredes

Hace poco se realizó una campaña en las calles, que tenía como uno de sus fines el que las personas pudieran conocer una iglesia que recién se está levantando y en la cual podrían escuchar la palabra de Dios. Lastimosamente no pude colaborar  como deseaba, debido a las ocupaciones que presentaba ese momento, pero grande fue mi sorpresa al ver a tantos adolescentes y jóvenes nuevos que ese día recibieron al Señor. Fue ahí que  me di cuenta que me estaba perdiendo de lo más importante: ¡No estaba donde Dios quería que esté!

Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Mateo 9:36-37

Jesús salió a las calles a predicar la palabra de Dios y al ver a tanta gente necesitada tuvo compasión de ella, porque no tenían alguien que los guíe. Él menciona que hay mucho trabajo pero que lamentablemente los obreros son pocos.

Referente a esto en una ocasión observé  un gráfico en el que  personas, fuera de una iglesia, mostraban letreros que decían: “¡Cristianos afuera! ¡Cristianos afuera!” Al principio no lo entendí bien, hasta que finalmente leí la parte final que decía “Se necesita que los cristianos no estén encerrados en cuatro paredes, nosotros quisiéramos escucharlos”.

Existe una frase muy conocida: “ojos que no ven, corazón que no siente” Si nosotros como iglesia permanecemos encerrados en nuestras cuatro paredes, siguiendo sólo nuestra propia agenda, rutina, actividades, etc., continuaremos siendo insensibles a las necesidades de los de afuera, he ahí la necesidad urgente de salir. Es necesario primero ver para luego sentir. Jesús veía y en su corazón nacía compasión por los demás.

En las calles hay mucha gente necesitada como los encarcelados, huérfanos, pobres, enfermos, atribulados y la lista podría continuar. Sin embargo, son pocos los que entienden y hacen algo por ellos mientras que la mayoría  de las personas están  totalmente ocupadas en sus actividades.

Alguna vez te has preguntado ¿qué haría el Señor Jesús si estuviera en la tierra?, ¿estaría encerrado en cuatro paredes? Creo que sabemos la respuesta. No es malo estar ocupados en actividades dentro la iglesia, el error está en sólo preocuparnos por nosotros mismos  y olvidarnos que los demás necesitan escuchar la buena noticia que un día también nosotros recibimos.

Si tú eres un discípulo de Jesús, hazte la siguiente pregunta: ¿A cuántas personas les hablé de Jesús? Querido amigo, si Jesús salía a las calles, nosotros también debemos seguir ese ejemplo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.