Jesus | CVCLAVOZ

All posts in “Jesus”

fama

2 consejos para ser famoso

Los actores, cantantes, modelos, políticos, y otras personas famosas, siempre están bajo el escrutinio de la opinión pública. Todos están pendientes de sus acciones, y parece como si un simple hecho cotidiano fuera noticia de importancia.

Para los que no tenemos ese estilo de vida, nos parece aparentemente fácil la manera en que ellos consiguen dinero. Lo que vemos son las luces, las alfombras rojas, los paparazzis, la prensa, el dinero, la fama, sus relaciones amorosas con otros famosos, etc; mas lo que no podemos ver es su corazón (1 Samuel 16:7).

Sin embargo, los cristianos estamos llamados a llevar la fama de diferente manera, así que estos son dos consejos que podemos poner en práctica:

1. Tener una buena reputación (Proverbios 22:1):

»Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.” – Mateo 5:13-16

La Biblia nos insta a marcar la diferencia por nuestro buen comportamiento y ser ejemplo a los demás. No hay mejor manera de ser famosos, que siendo la luz que ilumine a los demás; después de todo, ésta vale más que el dinero (Proverbios 22:1). Esto no quiere decir que debamos caer en la arrogancia, sino que debemos practicar la humildad en todo momento y recordar que la humildad es algo que se practica, y no algo que se proclama.

2. Hacer famoso a alguien más (Hechos 13:47):

Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas.” – Apocalipsis 4:11

Nuestra misión en la Tierra es predicar el mensaje de salvación de Jesús. Así que esto no se trata de nosotros, sino de Él.
No hay nada mejor que darle el lugar de honra y gloria, al único que lo merece, es decir, a Jesús.

No tengo nada

No tengo nada que darte

¿Alguna vez te has sentido insignificante por tener poco que dar? Al compararnos con otras personas y observar nuestras propias carencias podemos sentirnos pequeños y débiles. La pregunta es: ¿Cómo te mira Dios?

Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades. Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

Cuando anochecía, se acercaron a Él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer. Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces. Él les dijo: Traédmelos acá.

Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas. Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños. Mateo 14: 13-21

Estaba oscureciendo y  por esta razón los discípulos querían despedir a la gente prontamente para que  pudieran comprar comida; pero Jesús, teniendo compasión de las personas, quiso darles alimento. Los discípulos se asustaron, puesto que la gente era mucha, pero, Él solamente les pidió que entregaran lo que tenían, en este caso, cinco panes y dos peces, con los cuales ocurrió el milagro.

Jesús hizo un milagro con lo poco que tenía el pueblo de Dios para dar, Él bendijo esto y se hizo el milagro. A veces, nos sentimos pequeños, débiles y pensamos que tenemos muy poco para dar Dios, pero olvidamos que Él quiere mostrar su poder por medio nuestro.

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 2 Corintios 12:10

En una ocasión fuimos con algunas personas a hablar de Dios a un hospital, entre ellos se encontraba un amigo, quien manifestaba ser nuevo y tener poco conocimiento como para predicar. Uno de los lideres le dijo: “comparte sólo lo que tienes” Él recordó el único versículo que sabía (Juan. 3:16) y comenzó a predicar, las personas al escuchar este mensaje tan claro y sencillo se pusieron a llorar y pedir que se manifieste el amor de Dios.

Dios conoce tus debilidades, sufrimientos, necesidades, así que no escapes de su presencia, Él no quiere que te alejes, al contrario, te pide que le entregues solamente lo que puedes dar porque en sus manos es muy valioso y sucederán milagros.

¡No te sientas débil o pequeño porque con Cristo eres invencible!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

niño mirando a gigante

¿Cómo Derrotamos a los Gigantes que nos Retan?

A diario nos enfrentamos con circunstancias o personas que nos ponen a prueba. ¡Algunos directamente nos atacan! Puede ser un comentario que parece inofensivo o una crítica que no tiene nada de constructiva, pero nos pone a prueba el carácter y la paciencia. Puede ser cuando manejamos y hay personas que están muy distraídas o que tal vez no han practicado el manejo en mucho tiempo.

Cuando me he visto en estas circunstancias no voy a negar que por mucho tiempo reaccionaba como era de esperarse en un ser humano, aún después de haber recibido a Jesús en mi corazón. Todavía de vez en cuando se me sale el temperamento…Y todo para luego sentirme terrible por mi reacción. Porque lo que sucede es que cuando nos molestamos y hasta respondemos feo, o incluso sin responder, pero nos molestamos, nuestro organismo dispara cosas que nos hacen sentir como envenenados. Porque literalmente se nos revuelve la bilis. ¡Eso no es saludable!

He orado mucho por esas situaciones; para que Dios me ayude a no reaccionar de esa manera ante los retos que enfrento a diario. “En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo” Juan 16:33 es la porción de escritura que me recuerda el tamaño de nuestro Dios. Jesús venció la muerte y pagó con Su preciosa sangre la consecuencia de nuestros pecados. Por tanto, cuando hay esos retos que pueden tomarse como nuestros “Gigantes” comparables al gigante que David venció, tengo que recordar que El que vive dentro de mi, es millones de veces más grande y poderoso que cualquier gigante.

Hoy te invito a que cada vez que tengas algo, sea tu carácter, sea el decir mentiras, sea cualquier tipo de adicción, no trates de vencerlo solo o sola. Tienes a un Dios maravilloso, que cuando le abres tu corazón y con humildad le pides que te ayude, siempre te saca adelante.

Jesús es incomparable, es el amor más grande que conocerás y por ese amor, siempre te va a tender la mano en lo que realmente necesites. Recuerda que es tu amigo, cultiva esa amistad y confía en que Él siempre te escucha porque Él siempre está y tiene TODO el poder.

chicas orando juntas

El Poder de la Oración Conjunta

 

Muchas veces desestimamos o nos olvidamos del gran poder de la oración. Evidentemente no hablo de que sea un poder que nosotros tenemos. Es el poder que proviene de la conexión con Dios, de la fe que ponemos en ese maravilloso Creador que sabemos que tiene el poder para hacer lo que Él desee. Y como es lo que Él desee, también llega en Su tiempo y de acuerdo a Su voluntad.

A mi me gusta dedicarle tiempo a Dios todos los días. Me encantaría poderlo escuchar claramente, Su voz…como hay personas que dicen escucharla, pero me da mucha paz, me hace sentir bien y eso hace que mi día, cada día sea mejor.

Cuando comencé en mi iglesia, Calvary Chapel Miami, nos estuvimos reuniendo por mucho tiempo para orar cada mañana a las seis de la mañana, y eso me dejó acostumbrada. Me levanto conversando con Él. Primero que nada agradeciendo Su bondad y tantas bendiciones que nos otorga a diario. Si tengo alguna inquietud, la pongo ante Él, la dejo en Sus manos. Tenemos ese privilegio de conectarnos directamente con Él desde que se rompió el velo del templo cuando Jesús entregó Su vida por nosotros.

Uno de los pasajes Bíblicos que siempre que lo leo o lo escucho me impacta es el de Esther, cuando pide a su pueblo que ayunen y oren por ella, y su frase de cierre: “¡Y si perezco, que perezca!” Es maravilloso tener esa prueba del amor de Dios por Su gente. Somos Su gente, Somos Su pueblo, somos Sus elegidos. Debemos confiar en Él. Cuando pedimos algo en oración, debemos estar conscientes del poder de Dios. Y convencidos de que si Dios no da la respuesta que esperamos es porque va a dar una mejor.

Hay motivos por los que oramos y pareciera que pasan los años y no hay cambios. Dios tiene Sus razones para no responder. Más adelante es posible que nosotros también nos enteremos del por qué había que esperar.

No quedaste solo

No quedaste solo

Cuando leemos o escuchamos sobre Jesús, cómo  fue su vida desde que nació y cómo fue creciendo en estatura y sabiduría, nos maravillamos y desearíamos haber podido nacer en esa época para poder verlo y estar con Él.

En el momento en que tenemos problemas o pasamos por tribulaciones creemos que estamos solos y que a pesar de tener personas en nuestro entorno no habrá nadie que nos comprenda así como Jesús lo hacía cuando caminaba entre sus discípulos. Para ellos era muy difícil creer que el Maestro tenía que irse y dejarlos, pensaban que se quedarían solos pero Jesús se los explicó claramente: “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.” Juan 16:7 (RVR-1960)

Con estas palabras quiso decir que si bien moriría , Él resucitaría y ascendería a los cielos para ser nuestro abogado frente al Padre, pero que no nos dejaría solos, pues dejaría al consolador, el Espíritu Santo, quien estaría con nosotros en todo tiempo, circunstancia y lugar, y que a la vez también estaríamos con Él.

Esta palabra que dejó dicha a sus discípulos es también para nosotros, aunque ya hayan transcurrido muchísimos años, esa promesa es válida hasta hoy.

La promesa de enviarnos al consolador, quien nos acompañará en momentos de tristeza y dolor, aun se cumple; no es una promesa que se concreta una vez y ya no vale más. Lo que Cristo prometió es eterno y permanente, hasta hoy se sigue haciendo real en nuestras vidas y seguirá para el tiempo postrero.

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.” Romanos 8:26 (RVR-1960)

Si sentías que estabas solo y que no tenías a alguien que te comprenda, tienes al Espíritu Santo que secará tus lágrimas, sólo es necesario anhelarlo y creer que en verdad Él está con nosotros.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Travy Joe 3

Lanzamiento mundial de Travy Joe

Esta semana en el programa tuvimos el lanzamiento mundial del nuevo tema y video de Travy Joe “Tu amor no falla”

Según Travy, él estaba en blanco al momento de componer junto a Sergio González, productor de Marcos Witt. Poco a poco, las ideas empezaron a fluir para crear esta canción que trata de como Dios se presenta diariamente con milagros.

Escucha más detalles de la canción y de la gira de conciertos de Travy aquí:

El video de “Tu amor no falla”

Tesoro del corazón

¿Dónde está tu corazón?

Hoy en día, vemos como las medidas de seguridad, se hacen cada vez más sofisticadas. Los bancos, disponen de bóvedas con complicados mecanismos, para resguardar el dinero de sus clientes. También contratan personal especializado, para brindar protección y de esa manera dar una imagen de confianza frente a la sociedad.  Hay personas que depositan los ahorros de toda una vida, porque creen en la solvencia de una institución. Obviamente los bancos saben de la importancia de cuidar fielmente su tesoro.

La Palabra nos dice: “Donde está nuestro tesoro, allí estará nuestro corazón” Lucas 12:34. Lamentablemente y a raíz de la crisis económica global, podemos ver con pesar, como personas que han puesto todo su corazón en las riquezas, han caído en profundas depresiones e incluso otros han tomado medidas drásticas para su vida.

La Biblia nos dice: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Mateo 6:19-20.

Cuidamos con el mismo celo por nuestros tesoros espirituales, así como una institución bancaria cuida del dinero que los clientes les han confiado?

¿Por lo tanto donde está tu corazón? ¿En las riquezas, en un trabajo, en una posición de poder? ¿En la familia, en tu relación con Dios?

La Biblia nos alerta, y nos hace reflexionar, sobre los tesoros que nosotros consideramos valiosos, permanentes y seguros, que muchas veces son perecederos, momentáneos y pasajeros. Hay personas, que de un momento a otro, han perdido el fruto del esfuerzo de años, ante las repentinas caídas de las bolsas mundiales. Si su corazón estaba en esas riquezas, ven como lamentablemente todo se desmorona como un endeble castillo de naipes.

Muy diferente sucede, cuando nuestro tesoro está en las cosas de Dios: Valoramos nuestro tiempo de oración y comunión con El, tenemos una actitud de agradecimiento por lo que Dios nos da cada día, somos capaces de alimentarnos diariamente con la preciosa Palabra de Dios, podemos congregarnos y no nos pesa, pasamos tiempo en su presencia hallando deleite.

También para los que sirven a Dios en algún ministerio o actividad. ¿Tu corazón sigue estando primeramente en Dios? ¿O todo se ha vuelto una rutina que cumples por obligación o temor?

En un momento, tomamos la decisión más importante de nuestras vidas, la de entregarle nuestro corazón a Jesús, para que Él sea Señor de todo nuestro ser.

Desde ese día Jesús es tu especial tesoro, que no se aparte tu corazón.

Autor: Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

evan

Josué del Cid y Evan Craft se unen en una canción

“He decidido seguirte” es la nueva canción de Josué del Cid junto Evan Craft. Tuvimos la oportunidad de entrevistar a ambos para conversar con ellos acerca de los detalles de este nuevo tema.

“Hay mucha gente hoy en día que están dando la vida por Jesús”, comentó Josué respecto a la inspiración detrás de la composición de esta canción. Por su lado, Evan cuenta de lo difícil que es entender la situación por la que pasan muchas personas al morir por Cristo.

Escucha la entrevista completa y mira el video:

 

cielo

El día del Señor se acerca

“En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.” 2 Pedro 3:9 (NTV)

Hace un tiempo, la iglesia donde congrego hizo un evento de evangelismo al aire libre por la zona que vivo. Entre los que escucharon el mensaje estaban amigos míos del lugar. En aquella oportunidad  el pastor predicó sobre los tiempos finales y el arrepentimiento.

Semanas después, cuando me encontré con los mismos jóvenes que habían escuchado la palabra de Dios, uno de ellos me dijo: <<¿No que Jesús ya iba volver? ¿Qué castigaría y que el mundo sería destruido? Todo lo que dijo el pastor es mentira, todo está igual. >> Afirmación  que los demás respaldaron.

Aclaro que el pastor en ningún momento dijo que el Señor vendría la siguiente semana o mes, sólo anunció que el regreso de Jesús está pronto y que todos necesitamos arrepentirnos.

Increíble, pero el Señor sabe cómo hablarnos, en 2ª Pedro el capítulo 3, el apóstol Pedro dice lo siguiente: “Sobre todo, quiero recordarles que, en los últimos días, vendrán burladores que se reirán de la verdad y seguirán sus propios deseos. Dirán: «¿Qué pasó con la promesa de que Jesús iba a volver? Desde tiempos antes de nuestros antepasados, el mundo sigue igual que al principio de la creación».  2 Pedro 3:3-4 (NTV)

¿Tienes amigos y familiares que te han dicho que el regreso de Jesús es un cuento? No te desanimes y sigue adelante, orando y predicando la palabra de Dios. Espera con ansias ese día, has todo lo posible por llevar una vida pacífica, pura e intachable. Y no olvides crecer en la gracia, y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador.

Y si aún no estás seguro del retorno de Jesús, de su existencia y durante años no has creído en Él, te animo a leer detenidamente lo que Él mismo dijo en Mateo 24:37-39 acerca de Su regreso. “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre. Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre, pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre.”

La gente en el tiempo de Noé no estaba preparada y no creía en el mensaje de Dios, así que todos fueron destruidos. Hoy en día pasa lo mismo, muchos no creen en Su regreso y viven como ellos quieren.

No esperes para aceptar a Jesús en tu corazón,  podría ser  demasiado tarde cuando decidas hacerlo; entrégale tu corazón ahora que hay tiempo. Haz una oración de corazón y pide perdón por tus pecados. Jesús te espera con los brazos abiertos.

“Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy.” Juan 14:3 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

crucificado

Sólo Él

La vida de Jesús no terminó en el calvario, sencillamente empezó con más poder. Fue tanto su amor antes y después que incluso en la actualidad no dejamos de experimentar la manifestación de su amor en misericordia, perdón, gracia, justicia y todos los atributos que encierran su carácter.

Un libro, narra acerca de un varón que confronta a unos escépticos sobre lo que Jesús era realmente, más allá de la religión, y dice: “…Él era real…Y en lo más íntimo de su ser, Él era amor.… Y con todo este amor, Él era completamente honesto. Pero aun cuando sus acciones o palabras exponían los motivos más oscuros de la gente, ellos no se sentían avergonzados. Sus palabras siempre transmitían una súplica de acercarse a Dios y ser liberados por Él. Tú le confiarías tus secretos más profundos. Si alguien te sorprendería en tus peores momentos, tú desearías que fuera Él…No estoy hablando de un sentimentalismo barato. Él amó, realmente amó. No importaba si eras un fariseo o una prostituta, un discípulo o un mendigo ciego, un judío, un samaritano o un pagano.

Y cuando Él estaba colgado en aquella cruz… este amor seguía fluyendo sobre los burladores y sobre los amigos desilusionados por igual. Cuando él se acercó a la oscuridad de la muerte, agotado por las torturas y sintiéndose separado del Padre, no hubo ningún momento más sublime en el mundo. Su vida fue dada para ti. Este no fue ningún loco. Este fue el Hijo de Dios, derramado hasta lo último, para abrirte el acceso libre a su Padre.”

Claramente Jesús ha cambiado el rumbo de la historia y el destino perdido de la humanidad en lo eterno, trajo medicina para el alma y su amor inagotable aún nos sostiene cuando fallamos, creo que tú y yo lo estamos experimentando y lo seguiremos haciendo hasta que Él vuelva.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3.16

¿Estás experimentando ese amor infinito en tu diario vivir? Si no, pues adelante hoy tienes la oportunidad.

Sólo Él podrá amarte con amor perfecto.

 

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

castigo

El castigo

En una escuela, hace muchos años, un niño hizo una travesura, manchando  los papeles de la maestra con tinta.

Cuando la profesora llegó y lo descubrió, exigió a todos el nombre del culpable.

        – ¡López! Gritó un niño.

         – ¡López, aquí! – ordenó la maestra tomando la tabla.

Había dos hermanos del mismo apellido, y se adelantó el mayor, quien recibió estoicamente el fuerte y doloroso castigo.

De repente, el menor, llorando, se adelantó gritando:

          – ¡Maestra: No le pegue más! No fue él, fui yo el culpable.

La profesora dejó de lado el castigo, intrigada, y pidió explicaciones.

         – A ver, tú, López, el mayor: ¿Por qué te has adelantado para ser castigado si protestar de tu inocencia? Habla.

         –  Porque él es más pequeño, menos fuerte y está un poquito enfermo – contestó el pequeño héroe.

La maestra, maravillada, abrazó al niño y le dijo:

           – Muchacho, nunca serás en tu vida más cristiano que hoy. ¡Esto es lo que hizo Cristo por ti y por mí!

Hace miles de años, tú y yo tuvimos un sustituto, quien sin culpa alguna tomó nuestros lugares y recibió el más duro castigo y la muerte más espantosa que un hombre puede recibir.

 “Fue despreciado y rechazado: hombre de dolores, conocedor del dolor más profundo.
Nosotros le dimos la espalda y desviamos la mirada; fue despreciado, y no nos importó. Sin embargo, fueron nuestras debilidades las que él cargó; fueron nuestros dolores los que lo agobiaron. Y pensamos que sus dificultades eran un castigo de Dios; ¡un castigo por sus propios pecados! Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones y aplastado por nuestros pecados. Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados”. Isaías 53:3-5 (NTV)

Voluntariamente, Jesús se entregó por nosotros, soportó la humillación, el desprecio, el rechazo, los golpes, las burlas, una corona de espinas, los clavos con los que fue crucificado y una lanza atravesó su costado, todo por amor a nosotros. Él sabía que no había forma alguna de que nosotros alcanzáramos la salvación por nuestros medios y con nuestras fuerzas; por eso, decidió entregarse como sustituto de la humanidad.

Que su sacrificio siempre esté presente en nuestras vidas, que podamos vivir dignamente, honrando a Jesús, quien no escatimó su propia vida y la entregó para que pudiéramos vivir una eternidad con Él.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

niños

Mar en vez de charco

Kenneth Hildebrad, un elocuente predicador, dijo: “…el que carece de sueño… [Es como] una gran nave construida para el poderoso mar pero que intenta navegar en un charco. Carece de un puerto lejano para alcanzar, de un horizonte que se perfile, de un cargamento preciado que llevar. Sus horas son absorbidas por tiranías rutinarias e insignificantes. En nada sorprende que el tal se torne insatisfecho, contencioso y esté harto.”

Como hijos de Dios a veces solemos navegar en un charco, en vez de aferrarnos en un mar de bendiciones duraderas y eternas.

Génesis 2.16b, 17 NVI dice: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.» La consecuencia de la elección de Adán de navegar en el charco fue la muerte, esclavitud y maldición; en cambio Jesús eligió navegar sobre el mar, para lo que Dios lo había enviado y trajo vida, libertad y vida eterna.

Existen obstáculos en nuestro recorrer en la vida que es preciso que sean derribados por la fe en Dios y no sólo en nuestras propias capacidades humanas, “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas” Isaías 40: 29-31 Si nos aferramos al carácter de Dios tendremos la victoria asegurada bajo cualquier situación que nos aleja de la bendición plena que tenemos cerca.

Pese a cómo estés hoy no olvides que eres hijo de Dios y como tal tienes el apoyo, la fuerza, la gracia y el amor de tu Padre Celestial, acércate confiadamente y pídele que te lleve al lugar donde quiere que estés, que tu vida cumpla el propósito por el cual fuiste creado.

¡Vive tu vida a la altura de tu Creador!

“…Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.” Eclesiastés 12:13

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.