• ¿Cuál es tu voluntad? ¿Cuál es tu voluntad?

    ¿Cuál es tu voluntad?

    El saber cuál es la voluntad de Dios te da la seguridad de que todo saldrá bien y que serás bendecido. Recuerda que sus planes y pensamientos son mucho más grandes y mejores que los nuestros.

  • ¿Te gusta el ambiente de tu hogar? ¿Te gusta el ambiente de tu hogar?

    ¿Te gusta el ambiente de tu hogar?

    Es posible que el lugar donde no quieras llegar no sea precisamente tu hogar, puede ser el trabajo por causa de un jefe demasiado intolerante, el colegio.

  • Justo a tiempo Justo a tiempo

    Justo a tiempo

    Dios se manifestará en misericordia, amor; y proveerá lo que necesitamos justo en el tiempo y lugar indicado. Como es el dueño del oro y de la plata, no permitirá que sus justos vivan desamparados.

  • El último instante El último instante

    El último instante

    Cuando te encuentras en una situación donde estás a punto de perder tu vida, el tiempo corre tan veloz que no te da lugar a nada. Por eso hoy toma la mejor decisión que afectará tu eternidad.

  • No pierdas el enfoque No pierdas el enfoque

    No pierdas el enfoque

    El conocimiento no lo es todo, es parte de nuestra meta. No sólo se trata de hablar del amor de Jesús sino de demostrarlo a todos los que nos rodean y de parecernos cada día más a Él.

  • Misiones de rescate Misiones de rescate

    Misiones de rescate

    El pecado convierte a las personas en prisioneros espiritualmente, pues las cadenas que los atan son demasiado fuertes para que en sus propias fuerzas las rompan, necesitan a Jesús en sus vidas

  • Dándole una mano a Dios Dándole una mano a Dios

    Dándole una mano a Dios

    Muchas veces esperamos que Dios nos responda positiva o negativamente, olvidando que existe una tercera respuesta: Espera. Su silencio es posiblemente la que más nos cueste aceptar.

  • Deja a Dios ser Dios Deja a Dios ser Dios

    Deja a Dios ser Dios

    Deja de esperar que Dios haga lo que quieres de la forma que soñaste, Él es Dios y no tiene porqué actuar de la manera pensada por los hombres si no como es Él, sobrenatural e inigualable.

  • ¡Tengo una obligación! ¡Tengo una obligación!

    ¡Tengo una obligación!

    No te enfoques solamente en pedir bendiciones porque tienes una obligación como hijo de Dios; reclámate a ti mismo y di: “Tengo la obligación de amar”. Recuérdate a cada momento este deber .

  • Sala de espera Sala de espera

    Sala de espera

    Cómo duele y cuesta ser pacientes al no ver una respuesta, nos frustramos y hasta nos enojamos; sentimos que Dios se ha olvidado de nosotros. Pero, ¿será verdad que lo hizo?


¡Recibe tu devocional diario! Más de 40.000 Usuarios Registrados!

CVCLAVOZ te ofrece el mejor contenido online a tu alcanze. !Totalmente Gratis!

Tu información no será compartida con otras compañías