¿Cómo aprender a querer mi cuerpo?

¿Cómo aprender a querer mi cuerpo?

En el segmento junto a la licenciada Débora Pedace hablamos de cómo aprender a querer mi cuerpo.

Aceptar nuestro aspecto físico muchas veces requiere de esfuerzo y trabajo. ¿Has pensado alguna vez de forma negativa respecto de tu cuerpo?

A lo largo de la vida nos hemos encontrado con muchas personas a las que les cuesta aceptarse físicamente. Muchos luchan con complejos y no logran aceptar lo que son o lo que ven de ellos mismos.

En este segmento conversamos sobre la exigencia de vernos perfectos en un mundo que se muestra perfecto y que se nos hace imposible alcanzar.

¿Cómo aprender a querer mi cuerpo?

Hay algo que es real, con la incorporación de las redes sociales, la dificultad para aceptar lo que somos se ha incrementado. Los medios de comunicación o el mundo de los influencers nos presentan, muchas veces, ciertos estereotipos de personas a las que hay que parecerse para formar parte. Esto es un riesgo porque nunca llegamos a cumplir las expectativas que la sociedad nos exige, desembocando en sentimientos de frustración o enojo.

Muchas veces también se traduce en trastornos psicológicos que lamentablemente vemos en los consultorios, sobretodo en el caso de los adolescentes, que no cuentan con los recursos suficientes para comprender que están atravesando una de las etapas más difíciles y cambiantes del ciclo vital.

Despejando dudas, estereotipos y mitos

Antes de adentrarnos de lleno en las claves para aceptarnos, queremos dejar en claro que el cuidarnos y el vernos bien no está mal visto. Por el contrario, el cuidar tanto la salud, como el aspecto físico y mental son necesarios para sentirnos bien y adquirir calidad de vida que nos permita la aceptación de nosotros mismos.

Por eso, consideramos fundamental enseñarles a que aceptemos todo lo que somos de forma integral, incluyendo nuestro cuerpo tal y como es, sobre todo porque no existe un modelo de cuerpo perfecto. Y si lo creíste así alguna vez, es momento de quitar ese pensamiento que lo único que genera es más frustración.

3 palabras claves para aprender a querer mi cuerpo

Acepta, valora y cuida.

Acepta que tu cuerpo es único e irrepetible, acepta que nadie es perfecto. Nunca te avergüences de él, respeta tu cuerpo porque es el que te acompañará hasta tu último respiro.

En segundo lugar, valora tu cuerpo encontrando cosas en él que sí te agraden, ten presente cuáles son aquellas cosas que más te gustan de ti mismo, resáltatelas, acepta los elogios que otros te hagan, toma consciencia de tu cuerpo a lo largo del día, aprende a respirar lenta y tranquilamente cuando te muevas.

En último lugar, cuida tu cuerpo. Esto requiere que te alimentes de forma saludable, que descanses lo suficiente y que hagas ejercicio físico para liberar tensiones y así sentirte mejor.

Teniendo en cuenta estos 3 puntos es importante que tomes consciencia de esta situación y que tu aspecto físico no tiene por qué definir tu autoestima. Si aun sigues necesitando orientación o ayuda para valorarte y aceptarte, la consulta con un profesional de la salud mental nunca está de más.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Por qué soy así?

Consideremos factores para determinar ¿por qué soy así? y cómo se desarrolla la personalidad desde la perspectiva de la psicología y la fe.

¿Cómo superar la frustración?

¿Cómo superar la frustración? Siempre estaremos expuestos a diferentes situaciones en las que las cosas no salgan como hubiéramos imaginado.

¿Cómo saber si tengo ansiedad o depresión?

¿Cómo saber si tengo ansiedad o depresión? Vivimos en una era en donde las personas están apresuradas por alcanzar lo que ni ellos saben qué.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario