Please log in or register to like posts.
Blog

En el mercado mundial de la medicina hay un gran auge por descubrir algún tratamiento o fármaco que pueda curar el autismo. Hasta el momento la información es muy vaga y muy riesgosos los resultados cuando se usan a los niños con autismo como conejitos de indias en pruebas científicas.

Al cabo de muchos años de investigación personal puedo afirmar que algunos de los tratamientos, como ciertas medicinas y sustancias, tienen consecuencias negativas y efectos secundarios nocivos para la salud del niño. Las mejores terapias para el autismo y sin efecto secundario son las artísticas.

La música es un lenguaje universal. El músico autista lleva en su interior el poderoso lenguaje artístico en todo su potencial. El terapista musical o entrenador musical se enfoca en desarrollar el talento del muchachito. La música le da la oportunidad para comunicarse con el mundo exterior, socializar y salir de ese mundo autístico tan solitario.

Te voy a enseñar tres de los tratamientos que más me gusta aplicar a todos los niños especiales.

1. Piano terapia 

¿Cuál es la diferencia entre la piano terapia y la musicoterapia?

La piano terapia promueve el desarrollo musical y el virtuosismo. Durante las intensas clases individuales, sistemáticas, personalizadas y prácticas semanales supervisadas, el niño músico adquiere las herramientas y el entrenamiento para tocar el instrumento musical en una forma virtuosa y profesional.

El entrenador o terapista musical produce profesionalmente cada canción de acuerdo a la capacidad actual del niño y lo va promoviendo a medida que los objetivos se logran. Durante la interpretación de una pieza musical se puede ver que el niño se expresa con todo su ser, y las conductas repetitivas estereotipadas automáticas desaparecen. También disminuyen notablemente otros signos del autismo como: mirar en el espacio, sonidos autoestimulantes, autolesiones, poca atención, entre otros.

Para los niños genios, el autismo se torna a favor del individuo puesto que ellos se apasionan aún más con la música. Durante la vida del niño autista, la música pasa a ser su pasión, su prioridad y su oportunidad de surgir. La música es una de las pocas actividades donde pueden destacarse profesionalmente, conseguir un trabajo y brillar.

En cambio, la musicoterapia se enfoca en el entretenimiento musical del individuo con un efecto relajante. También apunta al disfrute de la música como un oyente pasivo. La musicoterapia tiene muchos beneficios para balancear autolesiones y socialización. Sirve como un excelente entrenamiento para la introducción a la música.

Ambas terapias musicales combinadas son muy efectivas para cualquier niño, joven o adulto. Dale la oportunidad al músico que tienes en tu casa.

2. Terapias de artes plásticas

Las artes plásticas son de gran ayuda a los niños especiales. Al tocar las diferentes texturas de los materiales como: las masillas, arenas, piedras, papeles o pinturas, se estimula la parte sensorial. Esta estimulación cerebral ayuda a la organización de la información neurológica, entre otros beneficios. Las diferentes artes plásticas y ciertas disciplinas creativas como el diseño gráfico, dibujo y pintura, la cerámicas, artes culinarias etc., promueven la interacción sociocultural. Estas disciplinas permiten que el individuo se integre en un círculo de amigos y colaboradores con un interés en común.

Recuerda que siempre hay un lado bueno de cada situación. El arte proporciona una oportunidad real para sacar a adelante a nuestra comunidad especial.

3. Conciertos, presentaciones, exposiciones de arte

A todos nos gusta mostrar lo que hacemos o creamos. Los talentosos niños autistas y la comunidad especial no son la excepción. En los conciertos, exposiciones de arte, y presentaciones, el niño presenta su trabajo y también observa a los demás compañeros. La participación activa del muchachito talentoso con otros que tienen el mismo lenguaje artístico, hace que se motiven entre ellos y alcancen metas grupales e individuales. 

Concierto tras concierto, presentación tras presentación existe un común denominador: éxito. Con toda certeza puedo afirmar que el Trastorno del Espectro Autista no bloquea, paraliza ni detiene el talento que el muchachito posee. No desestimes a tu hijo porque lo ves jugando y obsesionándose con ciertos sonidos o colores o tocando una y otra vez la misma melodía todo el día y en todo lugar. Esos mismos sonidos o colores que el niño usa sin un sentido lógico cuando es pequeño, se van transformando, con el tiempo y el entrenamiento, en ideas musicales. Esas frases musicales pueden convertirse en una gran obra de arte musical o pictórica.

¿Te diste cuenta? Tienes un músico o un pintor en la casa. Tu hijo tiene un talento excepcional desde el vientre de su madre. Es tu responsabilidad desarrollarlo al máximo potencial. Busca entrenadores que tengan la visión correcta y entrena a tu hijo desde pequeñito. Siempre ayúdalo a relacionarse e integrarse con otros niños de la misma edad y de nuestra comunidad. Cada uno de ellos ocupan un lugar único y especial donde son necesarios e indispensables.

Dios cumplirá su propósito en ti y en tus hijos.

Y recuerda que la mejor persona para ayudar a tus bellos y preciosos hijos, eres tú. ¡Tú puedes!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

1
1

Le gusta

Deja un comentario