Please log in or register to like posts.
Blog

Hay hábitos que forman parte de nuestra vida. Los más simples incluyen el cuidado de nuestra salud y actividades del día a día. Esas costumbre afecta nuestra rutina, pero también debemos cuidar las que afectan nuestra vida espiritual. Existen hábitos que todo cristiano debe practicar para crecer en su fe y conocer mejor a Jesús.

Hábitos que todo cristiano debe practicar

1. Orar

Embed from Getty Images

Los hábitos se forman cuando los practicamos a diario. Es por tal razón que debemos orar todos los días si queremos que se convierta en algo natural.

La oración es importante porque nos permite hablar con Dios y examinar nuestros corazones. Además, nos permite crecer en nuestra fe.

La oración es uno de los hábitos más básicos que todo cristiano debe tener. De hecho, es tan primordial que Jesús mismo nos enseñó a hacerlo (Lucas 11:2-4; Mateo 6:9-13). Y es algo que debemos hacer en cualquier instante, no solo cuando vamos a la iglesia o antes de comer. La Biblia dice:

Oren en todo momento. Den gracias a Dios en cualquier situación, porque esto es lo que Dios quiere de ustedes como creyentes en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:17-18 (NBV)

2. Leer la Biblia

Embed from Getty Images

Orar es conversar con Dios. Pero la forma en la que Él nos habla es través de la Biblia. Todo lo que Él quiere decirnos está allí. De nada vale que oremos con regularidad si no nos damos el tiempo de leer la Palabra de Dios.

Ahora, la lectura no es algo opcional para los cristianos. Estamos obligados a leer la Biblia porque tenemos que estudiarla, analizarla y vivirla. Es vital para nuestro crecimiento espiritual. Es conclusión: no se puede ser cristiano sin leer la Biblia.

Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir. De ese modo, los servidores de Dios estarán completamente entrenados y preparados para hacer el bien.

2 Timoteo 3:16-17 (TLA)

3. Ir a la iglesia

Embed from Getty Images

Jesús nos dejó el ejemplo de vivir en comunidad. Cuando se fue al cielo, sus primeros seguidores comenzaron a reunirse para fortalecerse mutuamente.

Desde el principio quedó claro que no podemos ser cristianos ermitaños. Necesitamos de un grupo, una comunidad de apoyo en donde podamos compartir las mismas metas, alegrías y tristezas. Asimismo, nos sirve para animarnos y alabar juntos a Dios. Por todas esas, y otras, razones es vital que pertenezcamos a una congregación.

4. Dar

Embed from Getty Images

La generosidad y amabilidad son formas de demostrar amor, y Dios nos pide que amemos al resto.

Dar se convierte en un hábito cuando lo hacemos con frecuencia y alegría. Dar implica sacrificio porque nos hace poner primero a los demás. Esta costumbre debe ser parte de nuestras vidas porque al hacerlo estamos siguiendo el ejemplo de Jesús. Él dio todo por nosotros, y lo mínimo que podemos hacer es compartir ese amor que hemos recibido.

Den, y recibirán. Lo que den a otros les será devuelto por completo: apretado, sacudido para que haya lugar para más, desbordante y derramado sobre el regazo. La cantidad que den determinará la cantidad que recibirán a cambio.

Lucas 6:38 (NTV)

5. Evangelizar

Embed from Getty Images

Un hábito que todo cristiano debe practicar es el evangelismo. Esto tampoco es opcional porque es un mandato que Jesús dejó.

Puede parecer difícil, pero hoy en día hay diversas formas de compartir nuestra fe. Y cuanto más práctica tengamos, más natural nos parecerá.

Ustedes vayan y hagan más discípulos míos en todos los países de la tierra. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Enséñenles a obedecer todo lo que yo les he enseñado. Yo estaré siempre con ustedes, hasta el fin del mundo.

Mateo 28:19-20 (TLA)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

13
9
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

13
9

Deja un comentario