Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Creo que un deseo natural para el nuevo creyente es marcar la diferencia como cristianos. Con el tiempo puede que mengue aquel deseo, pero de alguna manera siempre está ahí. La gran pregunta que surge es: cómo hacerlo.

Podría compartirte un montón de ideas de lo que creo que podemos hacer para marcar la diferencia como cristianos. Sin embargo, de allí es que siempre surgen las confusiones; de lo que interpretamos o idealizamos y no de lo que debería ser.

Algunas verdades para marcar la diferencia como cristianos

La Biblia, palabra de Dios, siempre será nuestra mejor fuente de aprendizaje y sabiduría junto a nuestra relación con Dios. Por ese motivo, desde allí te compartiré algunas verdades que puedes vivir y aplicar para saber cómo marcar la diferencia como cristianos y no morir en el intento:

1. Conocer verdaderamente a Dios

Podemos estar seguros de que conocemos a Dios si obedecemos sus mandamientos.

1 Juan 2:3 – NTV

2. Vivir en la verdad

Si alguien afirma: ‘Yo conozco a Dios’, pero no obedece los mandamientos de Dios, es un mentiroso y no vive en la verdad…

1 Juan 2:4 – NTV

3. Demostrar amor por Dios

…Pero los que obedecen la palabra de Dios demuestran verdaderamente cuánto lo aman*…

1 Juan 2:5 – NTV

* O demuestran que en ellos verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado.

4. Vivir en Dios

…Así es como sabemos que vivimos en él. Los que dicen que viven en Dios deben vivir como Jesús vivió.

1 Juan 2:6 – NTV

5. Amarse unos a otros, como lo hizo Jesús

Queridos amigos, no les escribo un mandamiento nuevo, sino más bien uno antiguo que han tenido desde el principio. Ese mandamiento antiguo—ámense unos a otros—es el mismo mensaje que oyeron antes. Sin embargo, también es un mandamiento nuevo. Jesús vivió la verdad de este mandamiento, y ustedes también la viven. Pues la oscuridad está desapareciendo, y ya brilla la luz verdadera.

1 Juan 2:7-8 – NTV

6. Perdonar y evitar hacer tropezar a otros

Si alguien afirma: «Vivo en la luz», pero odia a otro creyente, esa persona aún vive en la oscuridad. El que ama a otro creyente vive en la luz y no hace que otros tropiecen; pero el que odia a otro creyente todavía vive y camina en la oscuridad. No sabe por dónde ir, pues la oscuridad lo ha cegado.

1 Juan 2:9-11 – NTV

7. Vivir como hijos de Dios

Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados.
Ya que sabemos que Cristo es justo, también sabemos que todos los que hacen lo que es justo son hijos de Dios.

1 Juan 2:28-29 – NTV

La verdadera clave

Cuando una persona hace lo correcto, demuestra que es justa, así como Cristo es justo.

Hasta este punto, solo me he enfocado en un capítulo de un libro de la Biblia. ¿Te imaginas cuánto más puedes hallar en todas sus páginas? Claro que, desde luego, no se trata de leer por leer. Dios te dará la sabiduría para entender, pero la clave aquí es una relación con Jesús.

Mira qué extraordinaria verdad:

Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos! Pero la gente de este mundo no reconoce que somos hijos de Dios, porque no lo conocen a él.

Queridos amigos, ya somos hijos de Dios, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga; pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es. Y todos los que tienen esta gran expectativa se mantendrán puros, así como él es puro.

Todo el que peca viola la ley de Dios, porque todo pecado va en contra de la ley de Dios; y ustedes saben que Jesús vino para quitar nuestros pecados, y en él no hay pecado. Todo el que siga viviendo en él no pecará; pero todo el que sigue pecando no lo conoce ni entiende quién es él.

Queridos hijos, no dejen que nadie los engañe acerca de lo siguiente: cuando una persona hace lo correcto, demuestra que es justa, así como Cristo es justo. Sin embargo, cuando alguien sigue pecando, demuestra que pertenece al diablo, el cual peca desde el principio; pero el Hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo.

Los que han nacido en la familia de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque la vida de Dios está en ellos. Así que no pueden seguir pecando, porque son hijos de Dios.

1 Juan 3: 1-9 – NTV

Por si todavía tienes alguna duda sobre cómo marcar la diferencia como cristianos, déjame intentar resumirlo en un solo versículo (qué osadía, ¡já!):

Por lo tanto, podemos identificar quiénes son hijos de Dios y quiénes son hijos del diablo. Todo el que no se conduce con rectitud y no ama a los creyentes no pertenece a Dios.

1 Juan 3:10 – NTV

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
3
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta