Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Algunos dicen que el tiempo de oración debe ser, por lo menos, tres horas al día; y si bien esa cantidad de tiempo parece imposible de alcanzar, en realidad, sí se puede lograr.

Para orar más no es necesario disponer de horas libres en el día, sino de administrar bien el tiempo y distribuirlo entre las actividades que requieren mayor atención. Si tienes la disposición para orar más este año y crecer en tu fe, ten en cuenta los siguientes consejos.

Cómo orar más

Filipenses 4:6 (NTV)

1. Prepara una lista de oración

La memoria es frágil, y a veces tenemos tantos motivos por los cuales agradecer y pedir, que olvidamos incluir todos los motivos. Para evitar este tipo de situaciones debemos tener una lista de oración. En ella podemos anotar los temas que queremos conversar con Dios; y ver cómo esa lista cambia con el tiempo.

Algunos recomiendan tener un diario de oración, el cual es privado y requiere dedicación para escribir. Si la escritura no es una actividad que disfrutes, puedes tener una lista y no necesariamente un diario de oración. Lo importante es conversar con Dios a diario.

2. Separa un tiempo determinado para orar a solas

Pero tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto te recompensará.

Mateo 6:6 (RVA-2015)

Puedes orar en la iglesia o para bendecir los alimentos, pero siempre necesitas un tiempo privado para conversar con Dios. Es por ello que debes separar una hora específica para orar cada día. Si crees que no te alcanza el tiempo, prueba despertándote más temprano. Orar al despertar te ayudará a comenzar el día con una perspectiva más clara, y además te servirá para pedir la guía de Dios en las decisiones que tomes en las horas siguientes.

3. Únete a un servicio o grupo de oración

Puedes sentirte con mayor motivación si tienes compañeros que te inspiren en el camino. Por eso es una buena idea asistir a las reuniones de oración y también unirte a grupos dedicados a la oración ferviente.

Orar con otras personas te servirá para que el apoyo sea mutuo y puedan crecer espiritualmente. Unirse a un grupo ampliará tu perspectiva de la vida cristiana, y además te servirá para orar más.

4. Ora todo el tiempo

La oración no requiere una posición o lugar específico. Piensa en el acto de orar como revisar tu celular: hazlo todo el tiempo. Cuando estés en el tráfico, haciendo limpieza, arreglándote, aseándote, ¡cualquier momento es bueno!

Dios no pone barreras que nos impidan comunicar con Él. Podemos hablarle cada minuto de nuestro día, contarle nuestros pensamientos, deseos, emociones, etc. Con Él no es necesario ir a un lugar a orar, ya que es omnipresente y puede respondernos donde quiera que estemos.

Si comienzas a hacer que la oración sea parte de tu vida diaria, pronto verás que lo raro será no hablar con Dios. Todo es cuestión de práctica, y eso incluye la oración.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

16
7
0
1
0
1
Already reacted for this post.

Deja una respuesta