Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos
La oración es nuestro medio de comunicación con Dios; y en la Biblia encontramos el ejemplo más famoso de oración que dio Jesús a Sus discípulos (Mateo 6:9-13). Este modelo nos sirve para tener una guía para saber qué decir y cómo hacerlo. Por otra parte, hay Salmos y oraciones de personajes bíblicos que nos muestran cómo podemos acercarnos a Dios.

A continuación veremos cómo orar usando versículos bíblicos que hablan a nuestra vida, y de esa manera, aplicar la Palabra de Dios de manera práctica en nuestro tiempo devocional.

Cómo orar usando versículos bíblicos

Ante todo, debemos recordar que la oración es un acto personal nos conecta con Dios, por lo tanto, debemos usar nuestras propias palabras. La Biblia nos deja modelos de oración, pero estas no son mágicas, y no porque las usemos significa que Dios nos responderá más rápido.

Teniendo esto en cuenta podemos usar los siguientes métodos para orar con versículos de la Palabra de Dios.

Repitiendo el pasaje

Hay personajes bíblicos que oraron en momentos críticos, y su sinceridad se demuestra en las palabras que usaron. Nosotros también podemos repetir las mismas palabras e incluso adecuarlas para lo que estamos enfrentando.

Por ejemplo, una oración de arrepentimiento muy conocida es la que se encuentra en Salmos 51. Cuando hemos pecado y no sabemos bien cómo expresar todos esos sentimientos, podemos recitar esta oración y decírselo a Dios de forma sincera.

Alegrarse, arrepentirse y pedir

Ben Patterson, autor del libro God’s Prayer Book, recomienda un método que consiste en aplicar 3 pasos a cualquier versículo bíblico:

  • Regocijarse.
  • Arrepentirse.
  • Pedir.

Estos se pueden aplicar independientemente o en conjunto. Por ejemplo, si estamos pasando por un problema con una persona que nos ha hecho daño, y queremos aplicar Salmos 23:1-3, nuestra oración sería:

Regocijarse: Jesús, tú eres mi pastor, contigo, nada me falta. Me haces descansar en verdes pastos, y para calmar mi sed me llevas a tranquilas aguas. Me das nuevas fuerzas y me guías por el mejor camino, porque así eres tú.

Arrepentirse: Por favor, perdóname porque cuando tengo problemas, a veces no confío en Ti, sino que me aferro a lo que veo. He pecado contra ti, y no he tenido una actitud de gratitud por las cosas que me das. Perdóname por no haber reconocido tus bendiciones; las di por sentadas y no supe reconocer Tu presencia en cada instante de mi vida.

Pedir: Te pido que, por favor, me des un corazón agradecido. Ayúdame a ver Tu mano, y a aferrarme de ella en cada instante. Por favor, dame paciencia y amor por las personas que me hacen mal. Bendice sus vidas y llénales con Tu amor. Dame fuerzas para no pedir venganza, sino para esperar tranquilamente en Tu justicia. Ayúdame a recordar que contigo, nada me falta; y que si Tú me llevas por un sendero, es porque tienes un plan. En el nombre de Jesús, amén.

Hay muchos pasajes de la Biblia que pueden servirnos de inspiración para orar, y las podemos usar para acudir a Dios. Lo importante es ser sinceros y derramar nuestro corazón delante de Él.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
2
3
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta