Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos
A lo largo de la historia hemos visto casos extremos de racismo que generan rechazo, no obstante, que a la vez originan conversaciones acerca del tema. Estos hechos ayudan a crear consciencia pero, lamentablemente, se olvidan pronto. Para evitar que el racismo sea un movimiento temporal, debemos hacer educarnos al respecto.

Una forma de comprender mejor esta situación es revisando qué dice la Biblia sobre el racismo. Ya que Dios creó todo lo que existe, no podemos recurrir a una mejor fuente.

¿Qué dice la Biblia sobre el racismo?

Dios creó a todos los seres humanos

De modo que Dios creó a los seres humanos a su imagen. Sí, a su imagen Dios los creó. Y Dios los creó hombre y mujer.

Génesis 1:27 (NBV)

Dios no mostró discriminación al compartir Su creación con nosotros. Él nos hizo a Su imagen y semejanza, pero también nos permitió disfrutar de lo que hizo, sin restricciones (Hechos 17:26). En ningún momento estableció jerarquías o prohibiciones para que solo un grupo, etnia o raza tuviera acceso a cierta parte de Su creación.

Cuando entendemos que Él nos ama a todos por igual, entonces no tenemos por qué darle cabida al racismo. Como cristianos debemos seguir este ejemplo y tratar a los demás con el mismo amor y respeto que Dios.

Dios no tiene favoritos

Dios juzga a todos por igual y sin favoritismos.

Romanos 2:11 (PDT)

Debido a que todos somos iguales ante Dios, cuando llegue el momento del juicio, cada persona será tratada con justicia, independientemente de su color de piel, religión, estatus social o cualquier otro indicador.

Cuando Dios envió a Jesús a morir para darnos salvación, lo hizo por la humanidad en conjunto, no por un grupo especial. Esta muestra de amor es una prueba de que Él no tiene favoritos y tampoco discrimina.

No podemos rechazar a alguien por ningún motivo

Les doy un mandamiento nuevo: Ámense unos a otros. Ustedes deben amarse de la misma manera que yo los amo.

Juan 13:34 (TLA)

Cuando leemos qué dice la Biblia sobre el trato al prójimo, podemos notar que no hay espacio para el racismo. Jesús nos ordenó amar a las personas así como Él nos ama; y ya que Su amor es infinito y sin reservas, nosotros también debemos practicar lo mismo.

Discriminar es pecado

Ustedes hacen bien si de veras cumplen la ley suprema, tal como dice la Escritura: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» Pero si hacen discriminaciones entre una persona y otra, cometen pecado y son culpables ante la ley de Dios. Porque si una persona obedece toda la ley, pero falla en un solo mandato, resulta culpable frente a todos los mandatos de la ley.

Santiago 2:8-10 (DHH)

Este pasaje en Santiago nos dice que si no obedecemos un solo mandato, estamos incumpliendo toda la ley. Esto significa que por más que cumplamos las demás leyes, si no amamos a nuestro prójimo y discriminamos a alguien, entonces estamos pecando.

No siempre resulta sencillo amar a las personas, sobre todo cuando nos han hecho daño, pero debemos pedirle a Dios que nos dé la capacidad de hacerlo y así mostrar a otros que Jesús puede cambiar vidas.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta