Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

En el amor no hay temor; mas el perfecto amor echa fuera el temor: porque el temor tiene pena. De donde el que teme, no está perfecto en el amor.

1 Juan 4:18 (RVR1909)

¿Qué sostiene a una persona en las grandes crisis o en aquellas que afectan la intimidad de su vida personal? Se escribe y se habla mucho de esto en estos días. Hoy leía a alguien que afirmaba que era la fe. Otros dicen que es la verdad que se cree. Más allá dicen que es la oración. La mayoría está de acuerdo que es la cercanía de los seres queridos.

Es muy probable que todas esas cosas y otras ayuden a las personas a mantenerse en pie en las horas más oscuras. Pero hay solamente una que supera a todas las demás: el amor. Dice el apóstol Pablo que el amor es más grande que la fe y la esperanza (véase 1ª Corintios 13:13 en cualquier versión).

Hay muchas definiciones de amor. Pero cualquiera que uno asuma como propia tiene el sello de la paz en medio de la tormenta. El que ama no tiene temor.

Ahora, hagamos esta salvedad: temor es diferente de miedo. Todos experimentamos miedo algunas veces. Hay situaciones puntuales que erizan la piel, pero son una reacción momentánea. En cambio, el temor es una angustia sutil siempre presente. En el temor uno ve desastre y desesperanza en todo lo que mire. Ese temor no conoce el amor.

El que ama de verdad no ve su propia vida como la cosa más preciada. El verdadero amor no se ama más a sí mismo que a los demás: los ama tanto como a sí mismo.

Cuando la propia vida no es el valor más alto, el temor se diluye. Una persona que vive así no vive angustiada por las malas noticias. No es manipulado por el miedo social, el miedo político, el miedo religioso. De nuevo, porque su propia vida no es su máximo tesoro.

El miedo máximo en el mundo de hoy es perder la propia vida. Es un temor que nos legó la modernidad. La gente siente que perderla aquí o en una vida futura es lo peor que puede ocurrir. Olvidan que no es posible destruir al amor. Porque es algo más grande que uno mismo.

Porque Dios es amor. En ese Dios, que es amor, no puede haber temor.

Reactions

5
8
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta