amor Archives | CVCLAVOZ

All posts in “amor”

El pastor y su gran amor 1

El pastor y su gran amor

“Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tú vara y tu cayado me infunden aliento.” Salmos 23:4  (LBLA)

Si bien tenemos un Dios que nos protege de todo mal, debemos saber también que Él nos corregirá cuando nos equivoquemos porque nos ama. De igual manera, debemos notar que  el Señor no sólo tiene la vara de disciplina, sino también el cayado que usa como Buen Pastor, para rescatar nuestras vidas del enemigo y evitar que nos perdamos.

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Relaciones a distancia, ¿funcionan? 2

Relaciones a distancia, ¿funcionan?

Aunque las citas por internet y las relaciones amorosas a distancia son normales en esta época, por lo general existe una concepción negativa sobre ellas. Frases como: ≪relación a distancia, amor de tres≫, ≪amor de lejos, felices los cuatro≫, etc, denotan que es imposible que una relación a distancia funcione. Pero, ¿será cierto?

Investigadores de la Universidad de Queen descubrieron que las personas en relaciones de larga distancia indican los mismos niveles de intimidad, comunicación, compromiso y satisfacción general que aquellos en relaciones geográficamente cercanas.

Por otra parte, un estudio de la Universidad de Cornell reveló que las parejas a distancia pueden sobrevivir a la relación e incluso ser más saludables que las parejas tradicionales. Las parejas a distancia se esfuerzan por conversar y compartir lo que sucede en sus vidas. Esto hace que tengan una mejor comunicación y su vínculo amoroso se fortalezca. En cambio, algunas parejas que viven en el mismo lugar pueden no hablarse ni comentar lo que les pasa y, como resultado, tener una pésima calidad de relación.

Kristen P. Mark, de la Universidad de Kentucky, sostiene que la lejanía hace que las parejas se extrañen, pero que es ese dolor es ≪lo que alimenta el deseo y la pasión en la relación≫. Es decir, que las parejas a distancia viven en un constante estado de luna de miel y que esto juega a su favor. Sin embargo, esto también puede ser contraproducente porque una vez que ese estado termine tendrán que enfrentar los mismos obstáculos que las parejas que viven cerca.

Al final, lo que determina si una relación a distancia funciona o no es el nivel de compromiso, madurez, la sinceridad y el amor que ambos tienen. Si uno pone todo de su parte, pero el otro no, es probable que esa relación se vuelva tóxica o se termine. El éxito de cualquier relación, cerca o a distancia, depende de los dos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Crystal Jiang, L., & Hancock, J. (2013). Absence Makes the Communication Grow Fonder: Geographic Separation, Interpersonal Media, and Intimacy in Dating Relationships. Journal Of Communication, 63(3), 556-577. doi: 10.1111/jcom.12029
–Nowak, C. Can Long Distance Relationships Really Work? What the Surprising Science Says. Recuperado el 5 de agosto de 2019, de https://www.rd.com/advice/relationships/do-long-distance-relationships-work/
¿Cómo orar por una novia / un novio? 3

¿Cómo orar por una novia / un novio?

Antes de pedirle a Dios por esa persona especial, es importante buscar la voluntad de Dios en tu vida. Tal vez el tiempo que va pasando mientras esperas parezca largo, pero si pones el reino de Dios primero y confías en Él, puedes tener la seguridad que sus planes para ti serán de bien.

Unidos para siempre 4

Unidos para siempre

“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.” Mateo 7:21 (RVR)

La unión del hombre y la mujer (matrimonio) significa mucho ante los ojos de Dios, por ello, es importante revisar las bases en la que éste está fundamentado. Es posible que en algunos matrimonios, los conflictos estén haciéndoles olvidar las promesas que un día se hicieron frente al altar.

Ahora te pregunto: ¿Cuál es la base de tu matrimonio? Si Dios está en el centro puedes estar seguro que a pesar de que haya grandes conflictos no habrá marea de problemas que pueda derrumbarlos.

¿Deseas respirar un nuevo clima espiritual, de paz, armonía y comprensión en tu matrimonio? Entonces empieza por sembrar amor y no discordia.

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo orar a Dios por la mujer idónea? 5

¿Cómo orar a Dios por la mujer idónea?

Sabemos que Dios tiene a alguien preparado especialmente para nosotros, pero a veces no sabemos cómo orar por esa persona. En este episodio, Alex Campos explica cuál es la mejor manera de orar por la pareja que Dios ha planeado.

Salva a tu hermano… 6

Salva a tu hermano…

Hace poco una noticia conmovió muchísimo a toda la población de la ciudad en la que vivo. Oscar, un hombre con discapacidad múltiple, de escasos recursos económicos, cuida a su padre de 82 años y alega que lo poco que obtiene lo invierte en la alimentación de su progenitor, aunque muchas veces se ha quedado sin alimento.


A pesar de las diferentes limitaciones que este hijo presenta, es alguien ejemplar cuidando a su padre y siendo el sostén de su casa; a diferencia de muchos casos de la actualidad donde los hijos prefieren abandonar a sus padres por ser ancianos y no asumen ninguna responsabilidad. Fue por este motivo que diferentes personas se compadecieron y fueron a apoyar a esta familia.


Lamentablemente muchas personas necesitan el apoyo de alguien que pueda ayudarles a salir adelante; no se necesita ser millonario para ayudar, simplemente un corazón dispuesto que entregue amor y tiempo, así como sucedió con un paralítico en la Biblia:


“Entonces, entrando Jesús en la barca, pasó al otro lado y vino a su ciudad. Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.” Mateo 9:1-2 (RVR 1690)


Jesús estaba pasando por la ciudad y trajeron delante de Él a un hombre imposibilitado de poder caminar, la Biblia no es clara con respecto a quiénes eran los que llevaron al hombre para que reciba sanidad, pero lo que sabemos es que eran personas que se compadecieron y quisieron hacer algo por él.


“Y él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano.” 1 Juan 4:21 (NVI)


El amor a Dios se mostrará en el amor al prójimo, no consiste en ir a una iglesia solamente, sino en tener la compasión y el amor de Cristo ¿Estás dispuesto a apoyar a alguien que lo necesita?


Te animo a mirar a tu alrededor y buscar al necesitado, invítalo a la iglesia, ora por su vida y si está en tus posibilidades responde a su necesidad, te aseguro que Dios te devolverá multiplicado.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Mundo secreto 7

Mundo secreto

Cuando viví en la cabaña tenía en la entrada un pequeño cuadro. Era un óleo que evocaba, guardando las debidas proporciones, algunos trazos de Van Gogh. Mostraba una frase que resumía incontables horas de reflexión y que de un modo distintivo expresaba mi actitud existencial: “Mi mundo privado”.

Por muchos años creí y practiqué hasta donde pude eso de exponer mi mundo interior. Había aprendido que así era el camino hacia el amor y la aceptación del otro.

Diversas experiencias y circunstancias, que me guardaré por cierto, me convencieron que la esperanza de que el amor resulte de ese acercamiento es escasa y frustrante.

Se le asigna demasiado valor al conocimiento del mundo interior del otro. Tenemos más teoría que práctica en eso de que la apertura promueve el amor. No amamos incondicionalmente. Tenemos expectativas, estándares y supuestos que deben ser cumplidos por el otro si es que vamos a amarlos.

Y nos pasa lo mismo de vuelta. Pobres transeúntes de una realidad más que discreta, nos hallamos en la triste condición de ocultar una parte considerable de nuestro ser y dejar ver apenas un poquito para mantener los equilibrios y las relaciones deseadas.

La procesión va por dentro. No lo admitimos por cierto. Y para sobrevivir con cierta dignidad en nuestras relaciones cotidianas nos hemos ido armando de un selecto repertorio de máscaras para las diversas ocasiones en que nos relacionamos con los prójimos que conforman nuestro mundo social.

Sería divertido si no fuera tan trágico, que las personas que más se ocultan son precisamente aquellas que declaran “yo digo las cosas como son”, “al pan, pan y al vino, vino” y  “yo soy así como ustedes me ven”.

No juzgo a nadie, sin embargo. De verdad que no. La confianza, por más que la deseemos, es un bien demasiado caro.

Así que en un extremo acto de violencia comunicativa, declaro que sí tengo un mundo privado y que algunas máscaras son, por lo menos ahora, un alivio.

Valdría la pena que admitamos que los secretos tienen algo de saludable y que, por el bien de la corrección pública y la paz personal, habría que dejarlos que sigan siendo secretos.

Vida en retirada 8

Vida en retirada

“Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, a solas sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanzas, de recelo.”

(Oda I, Vida retirada, Fray Luis de León)

Aquí está, otra vez, la seducción del exilio libremente elegido.

Desperté hoy con este verso rondando mi cabeza que como siempre, vagabunda, procura descanso.

Incidentalmente, me llega el aviso de la presentación del libro “Una temporada en el ruido” de Carlos Bertoglio en el café Esmeralda de Villa María.

Singular contrapunto: el anhelo de la vida retirada y los entresijos de la ciudad. El silencio y la chimuchina cotidiana. El aquí y ahora procurando el después.

Al inicio de estos versos, Fray Luis de León alude a los “pocos sabios” que se han largado por la “escondida senda”.

Me leía anoche mi profesora de teología el fragmento de un libro que contrastaba el ascetismo místico propio de una antropología dualista con la obligación de vivir expuesto a la comunidad de los seres humanos y ahí amar como se debe.

Hubo una época en la que amaba la ciudad. Me atraía su nerviosa intensidad, el curso apresurado de los días y las gentes, los cafés, los atardeceres rumorosos en el bulevar, los sonidos de la noche.

En ella viví la mitad de mi vida. La otra mitad estuve confinado en quintas y parcelas suburbanas maquinando experimentos misioneros y evangelizaciones mundiales.

A medida que pasa el tiempo me voy haciendo más incrédulo de proyectos globalizantes, alcances universales y plataformas cibernéticas.

Me va irritando cada vez más la locura de las esquinas, las motos ruidosas, los perros ladradores, los gritos de la gente, la falta de respeto, las obligaciones sociales imprescindibles para la supervivencia, los rencores no resueltos de la gente, las tomas de razón, los requerimientos formales, los trámites institucionales, el apuro, la tontera, la mensajería instantánea y la estridencia de los titulares.

No quedará duda alguna hasta aquí acerca de mi anhelo constante de la cabaña.

Y sin embargo, todavía hay que diseminar pensamiento. Todavía hay que estar. Hay que permanecer en la plataforma para dejar constancia de que el asunto se dijo, no vayan a decir después que nadie les advirtió.

Y algún día que espero no muy lejano agarraré la senda de los pocos sabios, yo el menos sabio de ellos.

¿Es malo tener amigos no cristianos? 9

¿Es malo tener amigos no cristianos?

Somos seres sociales. Nadie puede vivir sin relacionarse con otras personas. Además, diversos estudios han confirmado que tener amigos cercanos es bueno para la salud. Sin embargo, a veces tenemos amistades que no comparten nuestras creencias y ponen en peligro nuestra fe. La Biblia nos dice que debemos ser luz, pero ¿eso significa que debemos procurar tener más amigos no creyentes o alejarnos por completo de ellos?

Mira la respuesta de Alex Campos ante esta interrogante, aquí:

Te está llamando 10

Te está llamando

Nadie es perfecto en este mundo, todos hemos hecho cosas malas que desagradan a Dios, las cuales nos hacen merecedores de castigo. De hecho la Biblia dice que el castigo del pecado es muerte. Pero también dice que el regalo de Dios es vida eterna por medio de Cristo Jesús. (Romanos 6:23)

De acuerdo a Romanos 5:8, Dios muestra el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores. ¿Por qué necesitábamos que Cristo muriera por nosotros? Porque cuando Adán y Eva pecaron, el pecado entró en todos los hombres. La Biblia dice que todos hemos pecado y no podemos alcanzar la Gloria de Dios. Es decir, nuestro pecado nos separa de Él.

Dios hace todo lo posible por reconciliarnos, quiere que todos lleguen al arrepentimiento y realmente lo conozcan. Envió a su Hijo Jesús a la tierra para pagar por todos nuestros pecados, incluso por aquellos que seguimos cometiendo, a fin de salvarnos.

Murió en nuestro lugar, sufrió el castigo que merecíamos, llevó nuestra culpa y saldó el precio por nuestra libertad. Él nunca pecó. Pero Dios lo trató como si hubiera pecado, para declararnos inocentes por medio de Él.

Hoy quiero que sepas que Dios tiene un plan increíble contigo y quiere usarte, quiere salvarte de una vida de pecado e infelicidad, y darte una vida abundante y eterna.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, cenaré con él, y él conmigo.” Apocalipsis 3:20 (RVR1960)

No rechaces ni menosprecies la invitación de Dios, Él está dispuesto a entrar en tu corazón y ser el dueño de tu vida. El Señor no te hace esta invitación para luego abandonarte, sino para que llegues a alcanzar la estatura del varón perfecto y puedas vivir con Él eternamente.

Si estás de acuerdo en aceptar a Jesús, habla con Él en este momento. La salvación es un asunto personal entre Dios y tú.

Puedes decirle: Señor Jesús, reconozco que soy pecador y que estoy lejos de ti, pero hoy me arrepiento y te pido perdón por cada uno de mis pecados. Te abro mi corazón y con toda la fe te recibo como mi Señor y Salvador, porque sé que moriste en mi lugar y quieres lo mejor para mí. Gracias por buscarme y darme esta salvación tan grande. Amén.

Si has hecho esta oración creyendo en Jesús, ten por seguro que Él entró en tu corazón y ahora eres salvo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amor de Padre 11

Amor de Padre

La paternidad es una responsabilidad que no se puede dejar de lado, porque el profundo amor que nace en el corazón es el motor para cuidar y proteger a ese ser que Dios puso en nuestras vidas.


Criar hijos tiene sus exigencias, desde el vientre debemos velar por su bienestar, después enseñarles y guiarles por el camino correcto; aunque en el recorrido nos encontramos con muchos obstáculos, es un sentir fuerte el querer el bien de nuestros hijos.


Quién sabe mejor acerca de paternidad que es el mismo Dios, ya que Él nos creó y nos hizo sus hijos por medio de Jesús, y no nos desampara, al contrario está pendiente como un padre que enseña a su hijo a caminar, Él está velando para que no caigamos ni nos apartemos de su cobertura.


“Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.” Isaías 64:8 (RVR1960)


Tal es su amor que aun cuando nos alejamos, nos atrae con cuerdas de amor y rescata de la perdición. No hay un Padre como Dios, si tú estás en la posición de padre sabrás que es ese amor especial el que te permite “soportar” las malas conductas de tu hijo y seguir amándolo, o los desvelos cuando se encuentran enfermos entre muchos sacrificios que uno hace.


Quizás no tengas a tu padre terrenal a tu lado como quisieras, sin embargo tienes a tu Padre Celestial quien seguirá a tu lado, cuidándote, protegiéndote y guiándote hacia sus buenos planes para ti.


Su amor es mayor al que nosotros tenemos por nuestros hijos, por ello no dudes que tiene tu vida en Sus manos y que en cualquier situación que estés te ayudará.


¡Dios es tu Padre!


“Pero tú eres nuestro padre, si bien Abraham nos ignora, e Israel no nos conoce; tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre.” Isaías 63:16 (RVR1960)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estamos fallando al mostrar el amor de Dios? 12

¿Estamos fallando al mostrar el amor de Dios?

Como cristianos estamos llamados a compartir las buenas nuevas de salvación con todas las personas. Una manera de hacerlo es demostrando el amor de Dios a través de nuestras acciones. Vivimos en una época en donde hay violencia y se ha disfrazado el placer por el amor. Por esta razón es importante que mostremos el verdadero amor que proviene de nuestro Creador. Sin embargo, muchas veces fallamos en el intento.

Tiempo atrás leí una entrevista que le hicieron a un cantante acerca de su depresión. Él dijo que llegó un punto en donde estaba tan sumergido en las drogas que ya no le importaba si vivía o moría. Fue internado en rehabilitación dos veces, pero sintió que no recibió ayuda. En ese tiempo, alguien le dijo que debía rendir su voluntad a Dios y pedirle que lo auxiliara. Él no creía en Dios y le fue difícil aceptar lo que le decían. Lo único que necesitaba era sentir amor y apoyo de alguien, pero lo que recibió fue una respuesta un tanto frívola. Una vez que, por su cuenta, superó la adicción y tomó control de su depresión, llegó a tener una alta aversión hacia el cristianismo y hacia Dios debido a la experiencia que había tenido.

El caso de este cantante no es aislado. Miles de personas acuden a las iglesias o a los creyentes esperando recibir amor. En cambio, lo que obtienen parece sacado de un manual de respuestas: ≪Pídele a Dios que te ayude≫, ≪tienes que arrepentirte y entregarle tu corazón≫, etc. Si bien cada una de estas frases es cierta, al decirlas en este contexto estamos perdiendo una valiosa oportunidad.

Muchas veces las personas necesitan ver primero ese amor de Dios a través de nosotros. Ellos no quieren ser sermoneados, sino ver la aplicación práctica de nuestra fe. La mayoría de casos no requiere mucho: abrazarlos o escucharlos con atención es suficiente para que se den cuenta de que sí importan. Esto hace que con el tiempo estén más dispuestos a escuchar sobre Jesús y la salvación.

Sin embargo, si primero ignoramos su necesidad inmediata y los agobiamos con discursos, es posible que en el futuro no quieran saber nada de Jesús. Si fallamos al demostrar el amor de Cristo en el tiempo indicado, podría ser nuestra culpa que muchos sean reticentes al evangelio.

Jesús es la solución. Eso es innegable. Pero debemos pedirle al Espíritu Santo que nos dé sabiduría para saber comunicar efectivamente el mensaje de Cristo. Si no lo hacemos, en lugar de lograr que las personas se acerquen a Dios, estaremos contribuyendo a que se alejen cada vez más.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend