Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

En el artículo anterior Del amor y sus cosas, publicado aquí el 13 de mayo, iniciamos una breve indagación en el tema del amor. Dijimos que por supuesto semejante objeto de pensamiento no puede ser agotado en tan limitado espacio.

Estoy siguiendo algunas ideas del libro The Art of Loving de Erich Fromm, publicado por Harper Perennial (Nueva York, 2006). Este volumen fue presentado en el 50º aniversario de la aparición de este mundialmente conocido texto de Fromm.

En el mundo de hoy, explica el autor, el concepto de amor está orientado principalmente a un objeto. Puede ser una persona, Dios, una opción política, un club de fútbol, cierto tipo de música o una expresión de arte. Incluso en algunas piezas artísticas —poemas o canciones— se habla del objeto de mi amor.

Hay un par de problemas cuando el amor está vinculado al objeto. Uno, es que el placer o la satisfacción ocasionada por el objeto amado es auto referente: “Yo me siento bien amando eso”. Hay aquí un componente egoísta. El otro problema es que puede llegar un tiempo en que ese objeto pierda su atractivo: “Ya no me siento bien amando eso”.

Erich Fromm dice que el amor debe ser más bien una disposición del ser, una inclinación a otorgarlo como forma de vida. Así, el centro no es el objeto; el centro es el compromiso permanente para amar.

En la mentalidad de la cultura predominante esto suena demasiado teórico. El pensamiento prevaleciente es: “Se ama o no se ama, punto.” Sin embargo, el amor es algo que debe ser aprendido. En palabras de Fromm, hay una teoría del amor que precede a la práctica.

Para practicar la medicina como debe ser se necesita primero una teoría. Pero la teoría, por correcta que sea, no se completa hasta que se une a la práctica. Las dos cosas juntas componen la verdadera habilidad de la medicina.

Pero es muy extraño que alguien piense que el amor tiene una teoría; y que una vez entendida esa teoría la práctica completa el círculo perfecto. Entonces el amor se manifiesta como un arte de plena realización. Nadie lo piensa así y ésa es la tragedia del amor de nuestro tiempo.

Animo fervientemente a la audiencia a buscar este texto y agregarlo a su sistema de lectura permanente. Una buena versión en español es El arte de amar, Erich Fromm, Editorial Paidós, 2017.

Reactions

11
4
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta