En internet podemos encontrar imágenes de perros con un increíble parecido físico a sus dueños. Y aunque en muchos de los casos puede ser pura coincidencia, la ciencia ha confirmado que sí, efectivamente, los perros se parecen a sus dueños… pero no en la apariencia.

Dueño con sobrepeso, perro con sobrepeso

Un estudio de la Universidad de Copenhague reveló que los hábitos alimenticios pasan de los propietarios a sus mascotas. Con el fin de analizar la obesidad canina en Dinamarca, un grupo de investigadores estudiaron a 268 perros adultos reclutados en clínicas de animales en toda Zelanda y la Región Capital de Dinamarca. De las mascotas participantes, el 20% eran pesadas u obesas. Se analizó los hábitos alimenticios de los perros, sobre todo si consumían bocadillos higiénicos. Los resultados demostraron que los dueños con malos hábitos de alimentación tienen perros con sobrepeso.

Charlotte R. Bjørnvad, del Departamento de Ciencias Clínicas Veterinarias de la Universidad de Copenhague, explica que: ≪Mientras que los propietarios de peso normal tienden a usar golosinas con fines de entrenamiento, los propietarios con sobrepeso prefieren proporcionar golosinas por razones de higiene. Por ejemplo, cuando una persona se relaja en el sofá y comparte los últimos bocados de un sándwich o una galleta con su perro≫.

Además añadió que hay mucha gente que no le importa el peso de sus mascotas. Creen que, por ser animales, pueden comer cuanto se les dé y que no es necesario revisar si su nutrición es la adecuada. Pero no interesarse por este asunto contribuye a que exista sobrepeso. Esto es un problema pues, al igual que cualquier ser viviente, el sobrepeso es grave para su salud. ≪Ser pesado u obeso tiene un gran impacto en la salud del perro, lo que en promedio resulta en una vida útil más corta≫, sostiene Peter Sandøe, del Departamento de Economía de Alimentos y Recursos de la Universidad de Copenhague.

Según estudios previos, los perros con obesidad viven 1.3 años menos que los perros con dietas restrictivas. Esto es debido a que los perros pesados tienen a desarrollar osteoartritis. Ahora, la comida no es el único factor que contribuye al peso: también la castración.

Te interesa:  Sin título

La castración triplica el riesgo de sobrepeso

Los investigadores encontraron que los perros machos castrados tienen un riesgo tres veces mayor de estar en sobrepeso o ser obesos, en comparación con otros perros. Sin embargo, los resultados no fueron iguales para las perras. Ya sea que hayan sido castradas o no, las perras tienen un mayor riesgo de ser pesadas en comparación con los machos que no han sido castrados.

Bjørnvad afirma que ≪cuando los machos son castrados, enfrentan el mismo riesgo de sobrepeso que las hembras. La castración parece disminuir la capacidad de regular el apetito en los perros machos y, al mismo tiempo, también puede disminuir el incentivo para hacer ejercicio, lo que resulta en un mayor riesgo de sobrepeso. Por lo tanto, el propietario debe tener cuidado con la forma en que alimenta a su perro después de que ha sido castrado≫.

Tras este estudio, los investigadores recomiendan que los propietarios cuiden su alimentación porque en eso los perros sí se parecen a sus dueños. Además que tomen medidas aun más drásticas si han castrado a sus perros machos. Lo ideal es que lleven a sus perros al veterinario a cada cierto tiempo para revisar su estado de salud.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Bjørnvad, C., Gloor, S., Johansen, S., Sandøe, P., & Lund, T. (2019). Neutering increases the risk of obesity in male dogs but not in bitches — A cross-sectional study of dog- and owner-related risk factors for obesity in Danish companion dogs. Preventive Veterinary Medicine, 170, 104730. doi: 10.1016/j.prevetmed.2019.104730

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.