Desde hace muchos años, las personas se preguntan si hay vida en otros planetas. Con el avance de la tecnología, las investigaciones científicas sobre este tema se han vuelto más profundas. Sin embargo, aún no se ha podido comprobar si existe alguna forma de vida pensante (parecida a los humanos) en otros planetas del Sistema Solar.

Hay gente que cree que no es necesario buscar a los alienígenas fuera de la Tierra porque ellos han estado en nuestra civilización desde tiempos antiguos. Para muchos, prueba de esto son la construcción de las Pirámides de Giza, las Líneas de Nazca, entre otros. No obstante, estas suposiciones se basan más en hipótesis que en datos reales. Hasta el momento, muchos misterios del Universo continúan siendo un enigma para los científicos. Por lo tanto, no se puede afirmar ni negar la existencia de los extraterrestres. Pero, desde el punto de vista bíblico, ¿hay alguna forma de saber si Dios creó a otros seres que no viven en nuestro planeta?

Los alienígenas en la Biblia

La Biblia es una colección de libros inspirados por Dios. En ella encontramos una variedad de temas que siguen siendo relevantes en la actualidad; sin embargo, no dice nada sobre la vida en otros planetas. Ahora, esto no quiere decir que las Sagradas Escrituras afirmen o nieguen la existencia de los extraterrestres; simplemente no lo menciona.

Te interesa:  Los selfies deforman tu rostro

Por otra parte, algo que sí confirma la Biblia es que Dios es quien creó todo, absolutamente todo, y esto incluye aquello que está fuera del mundo. Colosenses 1:16-17 dice: «En él fue creado todo lo que hay en los cielos y en la tierra, todo lo visible y lo invisible; tronos, poderes, principados, o autoridades, todo fue creado por medio de él y para él. Él existía antes de todas las cosas, y por él se mantiene todo en orden.» (RVC) Es decir, que incluso si existieran alienígenas en otros planetas, ellos también serían criaturas hechas por Dios. No hay nada que no haya sido creado por Él y, por lo tanto, nada escapa de Su poder. Y si algún día pudiéramos ir a otros mundos y conocer a otros seres, Dios también estaría allí (Salmos 139:8).

Aunque la Biblia permanezca en silencio con respecto a los extraterrestres y todavía existan misterios que escapen de nuestro entendimiento, podemos permanecer confiados de que todo tiene un motivo. Tenemos la confianza de que cuando lleguemos al cielo, tendremos la eternidad para estar con Dios y hacerle todas las preguntas que tengamos.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.