depresion Archives | CVCLAVOZ

All posts in “depresion”

Puertas cerradas 1

Puertas cerradas

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7 (RVR 1960).

Es de suma satisfacción encontrar un empleo sobre todo cuando la búsqueda fue por mucho tiempo, pero ¿Qué sucede cuando no se encuentra trabajo y solo se ven puertas cerradas? Uno puede deprimirse, irritarse y hasta comenzar a tener sentimientos de inferioridad, que en lugar de ayudar en el proceso lo obstaculiza.

Si estás en esta condición, te animo a que no te rindas, no des lugar a esos pensamientos que solo te destruyen. Dios nos dio dominio propio para poder manejar nuestras emociones, pensamientos y conductas de manera tal que podamos levantarnos y seguir confiando en el Señor. Nuestra esperanza está en Dios quien es capaz de abrir puertas.

Mientras dure la espera podemos tener paz porque sabemos que Dios es y será fiel en nuestras vidas.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El secreto para prevenir la depresión 2

El secreto para prevenir la depresión

La salud mental es tan importante con la salud física. Vivimos en una época en la que no podemos ignorar los males como la depresión, ansiedad, etc. Es por eso que existen diversos tratamientos y especialistas que se dedican a tratar con estos casos. Sin embargo, se habla muy poco sobre las acciones preventivas.

Un estudio demostró que existe una manera eficiente de prevenir la depresión y no requiere consultar con un experto ni gastar dinero.

El estudio

Un grupo de investigadores reclutaron a 233 adolescentes, de 16 años en promedio, y los evaluaron para ver si tenían síntomas de depresión. Durante una semana, los adolescentes reportaron sus emociones cuatro veces al día. Después de año y medio, los participantes volvieron a ser evaluados y de allí se concluyó que los jóvenes que tienen dificultades para diferenciar las emociones negativas son más susceptibles a la depresión cuando atraviesan momentos estresantes. Por otra parte, aquellos que pueden identificar las emociones negativas son mejores manejando sus emociones, y tienen menos probabilidad de que sus emociones negativas se conviertan en una depresión clínicamente significativa con el tiempo.

La profesora asistente de psicología en la Universidad de Rochester, Lisa Starr, explica que ≪los adolescentes que usan términos más detallados, como “Me siento enojado” o “Me siento frustrado” o “Me siento avergonzado”, en lugar de simplemente decir “Me siento mal”, están mejor protegidos contra el desarrollo de síntomas depresivos mayores después de experimentar un evento estresante de la vida≫.

¿Cómo se puede aplicar?

Si bien el estudio mencionado anteriormente se aplicó en adolescentes, los resultados demuestran que mientras las personas sean más precisas al describir sus emociones, tendrán menos riesgo de desarrollar depresión. Esto es porque ≪las emociones transmiten mucha información≫ y si alguien es capaz de identificar correctamente qué es lo que siente, es porque tiene un mejor balance emocional.

En cada situación estresando o negativa, lo que debemos hacer es detectar qué emoción es la que sentimos. ¿Es enojo, vergüenza, culpa, tristeza o qué otra emoción? Con el tiempo, esta práctica ayudará a predecir cómo se desarrollará nuestra experiencia emocional y, por lo tanto, podremos regular las emociones y sentirnos mejor.

 

 



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Estar solo podría matarte 3

Estar solo podría matarte

Pasar un tiempo en soledad es muy provechoso para nuestra salud mental. Nos ayuda a reflexionar y analizar nuestra vida. Además, nos sirve para desconectarnos de todo lo negativo que nos rodea. Sin embargo, pasar mucho tiempo solo y aislarse por completo del resto de la sociedad tiene el efecto contrario. Es más, una reciente investigación descubrió que incluso puede ser mortal.

Según las estadísticas, miles de personas en el mundo se sienten solas. No se trata de su estado civil, sino de que se sienten apartados de los demás. Una persona puede estar rodeada de gente, pero si carece de conexiones sociales importantes, su salud está tan en riesgo como el de una persona que fuma quince cigarrillos al día o es alcohólico. La soledad es preocupante porque afecta la salud mental y física. ≪El aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura≫, afirma Julianne Holt-Lunstad, PhD, profesora de psicología y neurociencia en la Universidad Brigham Young. Asimismo, la soledad afecta negativamente el funcionamiento del sistema inmunológico y ≪aumenta los niveles de estrés, impide el sueño y, a su vez, daña el cuerpo. La soledad también puede aumentar la depresión o la ansiedad≫.

¿La soledad es mala?

Como afirma Ami Rokach, PhD, psicólogo clínico e instructor en la Universidad de York, en Canadá, la soledad es algo natural en el ser humano y es ≪algo con lo que cada uno de nosotros lidiamos de vez en cuando≫. Hay momentos en los que sentimos que no hay nadie más en el mundo y que no hay quién nos consuele. Estos sentimientos se dan en situaciones que nos afectan psicológicamente; por ejemplo, la pérdida de un ser querido, una ruptura amorosa, etc. Estos momentos de soledad no son mortales pues son pasajeros. El problema reside cuando la soledad es crónica.

Las personas más propensas a sufrir de soledad crónica son aquellas que ≪no tienen los recursos emocionales, mentales o financieros para salir y satisfacer sus necesidades sociales o carecen de un círculo social que pueda proporcionar estos beneficios≫. No se trata de cuántos familiares o amigos se tenga, sino de la calidad de vínculos interpersonales.

¿Cómo combatir la soledad?

Fortalecer buenos vínculos con las personas es una forma de combatir la soledad. También lo es pertenecer a un tipo de comunidad que inspire y brinde apoyo emocional, como las iglesias o asociaciones benéficas. Otra manera es enfocarse en las necesidades de los otros y ayudarlos con sus necesidades. Cualquier acción que ayude a disminuir a la soledad y cree lazos afectivos con los demás son de provecho para uno mismo y para los demás.

Para más información, leer: 7 consejos para vencer la soledad



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Novotney, A. (2019). Social isolation: It could kill you. Continuing Education50(5), 32. Recuperado el 28 de mayo de 2019, de https://www.apa.org/monitor/2019/05/ce-corner-isolation
¿Qué piensas del suicidio? 4

¿Qué piensas del suicidio?

La salud mental y el suicidio son temas muy frecuentes en la actualidad. Hoy en día se ven miles de casos de personas que se quitan la vida porque creen que es la única salida. Sin embargo, la muerte no es el final, sino el principio de la eternidad.

En el siguiente video, Alex Campos explica que Dios tiene un plan para nuestras vidas y que no quiere que vivamos separados de Él.

La ira es más dañina que la tristeza 5

La ira es más dañina que la tristeza

Es sabido que la salud mental afecta la salud física. Durante años se ha advertido que la depresión acelera el envejecimiento de las personas. Además que empeora su salud y la calidad de vida. Pero una reciente investigación demostró que la ira incrementa la posibilidad de tener enfermedades crónicas como el cáncer.

Un grupo de investigadores analizaron la salud de 226 adultos de entre 59 a 93 años. Durante una semana se les preguntó cuán enojados o tristes se sentían. Además se les tomó una muestra de sangre para medir la inflamación en sus cuerpos y si tenían alguna enfermedad debido a su edad. Una vez que tuvieron dichas muestras analizaron los resultados y descubrieron que enojarse a diario está relacionado con niveles más altos de inflamación y enfermedades crónicas en personas de 80 años. ≪La tristeza, por otro lado, no estaba relacionada con la inflamación o la enfermedad crónica≫, afirmó el coautor del estudio, Carsten Wrosch, PhD, de la Universidad de Concordia.

La inflamación, en general, sirve de protección al cuerpo e incluso ayuda a que se sane. No obstante, cuando la inflamación se da durante un largo período de tiempo puede generar males crónicas como las enfermedades cardíacas, artritis y hasta el cáncer.

Los investigadores descubrieron que la ira en personas mayores se genera debido a que no pueden hacer las mismas actividades que antes sí podían. También se le suman los factores de la pérdida del cónyuge o la deficiencia en su capacidad motriz. Es cierto que en adultos jóvenes, la ira puede ≪ayudar a motivar a las personas a perseguir sus metas en la vida≫, pero en adultos mayores es algo dañino. ≪La ira se vuelve problemática para los adultos una vez que alcanzan los 80 años, porque es cuando muchos experimentan pérdidas irreversibles y algunos de los placeres de la vida quedan fuera de su alcance≫.

La recomendación de los expertos es aprender a manejar la ira desde la juventud. Y si hay algún adulto mayor en la familia, darle estrategias para lidiar con la ira y la frustración que sienten. Esto hará que tengan una vida más plena y una mejor salud.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Barlow, M., Wrosch, C., Gouin, J., & Kunzmann, U. (2019). Is anger, but not sadness, associated with chronic inflammation and illness in older adulthood?. Psychology And Aging34(3), 330-340. doi: 10.1037/pag0000348
¿Qué hay detrás de un ≪NO≫? 6

¿Qué hay detrás de un ≪NO≫?

Por lo general, la palabra ≪no≫ establece un límite y nos impide lograr aquello que deseamos. Su connotación negativa puede convertirse en una piedra de tropiezo en diversos aspectos de la vida. Pero, ¿eso se da todo el tiempo?

En el siguiente vídeo, Lisa López, creadora de escritoradecorazon.com, explica cómo la palabra ≪no≫ nos encadena y hace que tengamos una cosmovisión diferente y más pesimista de la realidad. Pero, por otra parte, también comenta cómo esta palabra puede tener un significado completamente distinto y ayudarnos a ver la vida de la manera que Dios quiere.

Levanta tus manos 7

Levanta tus manos

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad” Isaías 43:18-19 (RVR 1960).

Muchos hemos experimentado el dolor de vivir en depresión. Nos invade una profunda tristeza, nuestro futuro se vislumbra como sombrío y sin esperanza, cayendo muy probablemente en la desesperación. La pregunta es ¿Cómo levantarnos? ¿Cómo seguir adelante? Es obvio que necesitamos la ayuda de Dios, por lo tanto debemos levantar nuestra mirada a Él. Cuando dejamos de poner el foco en nuestra condición y recordamos el poder que tiene nuestro Padre Celestial, podemos comenzar a salir de ese gran pozo que es la depresión.

Te animo a confiar en el Señor, levanta tus manos y enfoca tu mirada en Dios. Nuestra esperanza debe estar en Él.

Por Neyda Cruz


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 consejos para vencer la soledad 8

7 consejos para vencer la soledad

La soledad no es una cuestión de cuánta gente te rodea. Hay personas que se sienten solas cuando están en medio de multitudes. Mientras que hay otras que se sienten así cuando no tienen nadie más a su lado. La ciencia dice que la soledad, no el estado civil, es más dañino y letal que la obesidad (Para mayor información, leer: ¡La soledad mata más que la obesidad!). Por lo tanto, no es un tema que debamos menospreciar.
Algunas formas prácticas de vencer los sentimientos de soledad, son:

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1, 2, 4Bargh, J. (2017). Before you know it (1era ed.). Nueva York: Simon & Schuster, Inc.
3Sandstrom, G., & Dunn, E. (2014). Social Interactions and Well-Being. Personality And Social Psychology Bulletin, 40(7), 910-922. doi: 10.1177/0146167214529799

 

Bajar la velocidad 9

Bajar la velocidad

“Vivimos una época de patologías masivas, como las crisis de pánico, la depresión, la ansiedad, que no son patologías simplemente síquicas, sino de la relación comunicacional”.

(Franco Berardi, pensador italiano en entrevista al diario español El País)

“La intensificación infinita de la información repercute en las capacidades críticas de comprensión”, dice Berardi en otra parte de la entrevista. Este cúmulo abrumador termina afectando el cerebro, los nervios, la mente y las emociones.

La velocidad de la información nos expone a masas inmensas de datos que no podemos procesar completamente. Pero al mismo tiempo requiere de nosotros respuestas, como es el caso de los cientos de mensajes que recibimos.

Por un lado tenemos entonces la marea de textos, audios y videos. Por el otro, la exigencia de responder a estos estímulos.

Es inevitable: esta enorme presión comunicacional termina afectando nuestra capacidad de analizar e interpretar la realidad de una manera comprensiva. Este efecto se traslada a nuestra vida cotidiana y produce los efectos mencionados en la cita al inicio de esta nota.

Cada día aparecen nuevos estudios que dan cuenta de las transformaciones que las tecnologías de información están produciendo en nuestra forma de pensar y de encarar la realidad.

El conocimiento y el aprendizaje, el manejo del tiempo, el pensamiento crítico, las relaciones personales y el rendimiento laboral son algunas de las dimensiones afectadas por la nueva comunicación.

Es el vértigo de la nueva realidad. La velocidad nos está matando porque no estamos diseñados para correr todo el tiempo. Los períodos de intensidad deben ser sucedidos por momentos de repliegue.

En otras palabras, bajar la velocidad.

¿Cómo hacerlo? Este parece ser el misterio escondido desde que aparecieron los primeros teléfonos celulares con su sistema de SMS, porque han roto todas las barreras: el sonido, el tiempo, el espacio.

Tomemos dos datos: el hombre apareció en la tierra, digamos, hace unos cuarenta mil años. El primer celular fue lanzado al mercado en 1983.

Es decir, durante unos treinta y ocho mil años la gente pudo construir civilizaciones, arte, música, relaciones humanas productivas (al mismo tiempo, claro, guerras, incendios y contaminación).

El peso de esta evidencia dice que no moriremos instantáneamente si no podemos tener un teléfono celular a la mano. Que podríamos igual tener una vida más o menos plena.

Pero no exageremos: no hay necesidad de tirarlo. Simplemente, bajemos un poco la velocidad, usémoslo menos tiempo y mejoremos nuestra salud mental y la de los otros.

5 efectos dañinos de la tecnología en tu salud 10

5 efectos dañinos de la tecnología en tu salud

Los aparatos tecnológicos han invadido nuestra vida diaria a tal punto que nos parece imposible vivir sin ellas. Y aunque son de gran ayuda y están llevando al progreso de la humanidad, también tienen efectos dañinos en la salud. Las malas costumbres que tienes al usar la tecnología pueden causarte serios problemas en tu bienestar; entre ellos:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

*Avendaño, C., Mata, A., Sanchez Sarmiento, C., & Doncel, G. (2012). Use of laptop computers connected to internet through Wi-Fi decreases human sperm motility and increases sperm DNA fragmentation. Fertility And Sterility, 97(1), 39-45.e2. doi: 10.1016/j.fertnstert.2011.10.012
Depresión momentánea 11

Depresión momentánea

Salmos 68.6 NTV Dios ubica a los solitarios en familias; pone en libertad a los prisioneros y los llena de alegría. Pero a los rebeldes los hace vivir en una tierra abrasada por el sol.

Los problemas y el carácter personal son ingredientes para que algunas personas sufran de depresión, no es algo que compras en el supermercado o en la tienda del barrio, ni aunque estuviera en oferta especial o te lo regalaran te lo llevarías; es algo que permites ingresar en tu vida y que agrava la situación por la que atraviesas sino tomas en cuenta a Dios, quien te brinda esperanza y te aparta de la soledad.

Un solitario vive alejado de las demás personas, luchando por su cuenta, aferrado a la esperanza de tener un futuro mejor; pero cuando las cosas comienzan a salir mal sufre de una desoladora frustración que lo lleva a toma malas decisiones, allí es cuando la depresión ataca y esa persona no debe estar sola por el riesgo que puede correr su integridad física, necesita ayuda.

La amistad y el compañerismo pueden ayudar a que la persona se sienta querida y que pertenece a un lugar. La iglesia es como un hospital donde los solitarios pueden sanar, un hogar lleno de personas que buscan conocer de Jesucristo y que pueden ser un instrumento del Señor para restaurar vidas.

Puede ser que por motivos de fuerza mayor te hayas separado de tu familia o no tengas una hasta el momento, date una oportunidad, alza tu voz, vamos no te quedes solo, no dejes que el tiempo pase así; hay congregaciones que tienen sus puertas abiertas para ti, encontrarás una nueva familia y amistades con las cuales tendrás increíbles aventuras y momentos inolvidables, dile no a la depresión instantánea.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Las redes sociales te hacen sentir solitario? 12

¿Las redes sociales te hacen sentir solitario?

¿Alguna vez has estado revisando tus redes sociales y, pese a que tienes muchos amigos y comentarios en internet, te sientes más solo que nunca? No eres el único. Es más, una investigación confirma que las redes sociales pueden incrementar el sentimiento de soledad.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Hunt, M., Marx, R., Lipson, C., & Young, J. (2018). No More FOMO: Limiting Social Media Decreases Loneliness and Depression. Journal Of Social And Clinical Psychology, 751-768. doi: 10.1521/jscp.2018.37.10.751

Send this to a friend