paz Archives | CVCLAVOZ

All posts in “paz”

Lo bueno y lo recto

“E hizo Asa lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová su Dios.” 2 Crónicas 14:2

El Rey Aza fue un líder que trajo paz y bienestar a una nación que vivía en constantes conflictos y amenazas. Dios usó su vida porque sobresalió en dos aspectos: “lo bueno y lo recto”

Bueno significa que fue un rey bondadoso, que empezó a preocuparse por la vida espiritual de los demás. Recto quiere decir que fue honrado, temeroso de Dios y fiel.

Estas dos virtudes de Aza fueron suficientes para que su nación viviera en paz durante 10 años. ¿Quién no quisiera vivir en paz durante tantos años?

El secreto de Aza estaba en hacer lo que era agradable y bueno a los ojos del Señor su Dios. Dice la Biblia que este rey hizo quitar los altares y santuarios paganos de toda la nación. Destruyó y derribó todas las cosas que pertenecía a otros dioses. Por último ordenó a su pueblo que buscara a Dios y obedeciera sus mandatos.

Muchas veces no disfrutamos de la paz de Dios porque aún hay cosas que no agradan al Señor en nuestras vidas. Por eso, deja que Dios mire el fondo de tu corazón y te enseñe a vivir como Él quiere que vivas.

¿Hay cosas en tu vida que no agradan a Dios y sabes que debes desechar? ¿En tu familia existen cosas que ofenden a Dios?

Si es así, no esperes a mañana para sacar de tu vida o familia esas cosas que desagradan a Dios, porque el pecado impide que su presencia pueda descender a nuestra vida y evita que vivamos tranquilamente.

“¡Escuchen! El brazo del Señor no es demasiado débil para no salvarlos, ni su oído demasiado sordo para no oír su clamor. Son sus pecados los que los han separado de Dios. A causa de esos pecados, él se alejó  y ya no los escuchará.” Isaías 59:1-2 (NTV)

Dios es tres veces Santo y no puede habitar donde hay cosas que le desagradan.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿En busca de paz?

“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 (NVI)

Con esas palabras Jesús animaba a sus discípulos a no estar ansiosos en medio de las tribulaciones, porque Él estaría con ellos, lo cual no quería decir que no tendrían problemas. Si en estos tiempos te has sentido desanimado por las constantes pruebas y aflicciones que te han tocado vivir, presta atención a las palabras que Jesús mencionó a sus discípulos y hazlas tuyas. No hay nada que el mundo pueda hacer en tu contra y mucho menos derrotarte, porque Jesús te ha dado la victoria.  ¡Que la paz que sobrepasa todo entendimiento inunde hoy tu corazón!

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En Cristo no encontrarás rechazo

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” Juan 14:27 (RVR1960).

Muchos son los miedos que como humanos llegamos a sentir, uno de ellos, es el de ser rechazados por las personas que están en nuestro entorno. Por evitarlo, muchos llegan incluso a aparentar algo que no son, y se traicionan a sí mismos.

Hoy quiero decirte que eres tan valioso que Cristo te ama así como eres y por ello, dio Su vida en la cruz, para que seas salvo y aprendas a amarte como Él te ama, para que tengas paz y libertad. Acercarte a Él y permite que te haga libre de todo temor.

Por Cesia Serna

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Distraído?

“Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa.” Gálatas 5:16 (NTV)

Satanás sabe que nada en este mundo puede darnos más gozo y paz que estar en la presencia del Señor, caminar bajo su protección, ser perdonados de todo pecado y tener la seguridad de que nuestro nombre esté escrito en el Libro de la Vida. Pero también sabe que a través de sus engaños él puede desviar a aquellos que no están firmes espiritualmente para alejarlos de los propósitos de Dios. No olvidemos que el diablo intentó distraer a Jesús de su propósito divino, y también lo hará con nosotros si se lo permitimos. ¿En qué ocupas más tú tiempo? Ten cuidado, ya que el enemigo hará todo lo que pueda para distraerte de la Palabra de Dios y de la oración. ¡No se lo permitas! Porque jamás habrá comunión entre los espiritual y lo carnal.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Alegría o aflicción?

La aflicción hace referencia a un profundo sentimiento de tristeza, pena, dolor o sufrimiento, y muchas situaciones adversas de la vida aportan a que nos sintamos de esa manera, tales como problemas familiares, matrimoniales, económicos, espirituales, etc. y esto hace que los días se vuelvan pesados y difíciles de sobrellevar.

Es inevitable sentir dolor o tristeza en un momento dado, pero se puede evitar vivir el día a día derrotado. Proverbios 15:15 dice: “Todos los días del afligido son difíciles; mas el de corazón contento tiene un banquete continuo.”

Mantener el corazón contento a pesar de las aflicciones no es fácil porque es una batalla entre el ver una luz en medio de la tormenta o sólo ver la obscuridad de los problemas. Además, como dice el Proverbio que el corazón contento trae alegría continua, eso nos ayudará a ver soluciones y la vida desde otra perspectiva.

¿Cómo podremos lograr el contentamiento? Siendo agradecidos, porque el corazón agradecido siempre verá el favor antes que el obstáculo, la gracia antes que la disciplina, la abundancia en vez de la escases, la fe antes que el miedo, a Dios Todopoderoso y misericordioso.

Si hoy despertaste con un corazón afligido y ves la vida de manera muy negativa, necesitas confiarle a Dios tus problemas y preocupaciones, agradece de corazón todo lo que tienes, tanto lo bueno como lo malo, y a cambio recibirás su paz y gozo para que sigas adelante.

¡Decide que tus días sean de alegría continua junto a Dios!

No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa. Isaías 41:10 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ambición destructiva

“Pero los que viven con la ambición de hacerse ricos caen en tentación y quedan atrapados por muchos deseos necios y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción.” (1 Timoteo 6:9 NTV)

El poder ejercido correctamente es de bendición para cada nación, sin embargo,  un exceso de poder puede acarrear males para los que lo usan con fines egoístas; la retención del poder produce un desequilibrio en el plan de Dios para cada nación.

Varios países en el mundo sufren a causa de hombres déspotas que se aferran al poder, no les importa si dañan a las personas, a su pueblo, con tal de complacer sus deseos materialistas y sostener sus utópicas y falsas ambiciones; claramente la Biblia dice:

“Cuando la gente buena prospera, el pueblo se pone alegre; cuando gobiernan los malvados, el pueblo se pone triste.” (Proverbios 29:2 TLA)

Hay tiempo para todo, para hacer el bien, para ayudar, para gobernar y para dejar el gobierno, no es bueno aferrarse a un título o status porque esto es pasajero. Las personas se olvidan que después de la muerte viene la eternidad y lo que hagan en esta vida repercutirá en el futuro, cada acción es como un legado para las generaciones que vienen ya sea para bendición o maldición.

La Biblia también menciona lo siguiente: “¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos!” (Isaías 10:1-2 RV60)

Hoy en día se pisotean los derechos personales, las leyes del gobierno, se dictan sentencias fruto de calumnia, la justicia está comprada en muchos lugares, las autoridades que deben poner orden y proteger la nación y al pueblo se vendieron por un monto de dinero y son peor que Judas en su momento.

Pero la justicia real proviene de Dios, la libertad para los pueblos, para el alma y para el corazón afligido. La Biblia dice en Salmos 40:1-2 RV60:” Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.”

Del cielo no sólo cae la lluvia, del cielo llega la bendición de Dios y su misericordia eterna para con los que en Él confían. El Señor no se olvida de sus hijos, pronto veremos un nuevo amanecer, la esperanza no se pierde.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:9 RV60)

Cuando dobles rodillas llegará la victoria, no te rindas.

 

Por Carlos E.  Encinas 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Incontrolable?

“Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, porque el enojo da lugar al diablo.” Efesios 4:26-27 NTV

El enojo, es una emoción natural y surge como producto de una frustración hacia una persona, hacia nosotros mismos o alguna situación como el avasallamiento de nuestros derechos personales o como nuestra percepción de injusticia entre otras causas.

Cuando el enojo nos controla suele causar desastres; los psicólogos concluyen que una persona irritada puede fácilmente estar equivocada en sus reacciones porque la ira, el enojo y la frustración causan una pérdida en la capacidad de controlarse y pensar con claridad.

El consejo que nos deja Pablo en Efesios es muy importante, porque nos permite ver  que a pesar de que estamos invadidos por el enojo podemos llegar a controlarlo, incluso si esta emoción dura todo el día, pues llegará el momento en el que lo  soltaremos y no dejaremos que nos afecte.

Otro consejo que complementa el manejo de esta emoción está en Santiago 1:19-21 que dice: “Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea. Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma”.

No es fácil dejar de lado las emociones negativas que causan las diferentes situaciones de la vida, pero sí es posible actuar con sabiduría y sensatez si vamos de la mano de la Palabra de Dios.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Paz verdadera

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 (NVI).

La paz verdadera solo es posible si entregamos a Jesús nuestro corazón. Esta paz no hubiese venido si Jesús no hubiera pagado por nuestros pecados y estaríamos condenados sin ninguna esperanza y perturbados en nuestro corazón. Sin embargo, ahora tenemos a nuestro alcance esa paz que permanece, que nos da esperanza y nos hace sentir seguros a pesar de las dificultades que enfrentemos. 

Si en este momento estás pasando por alguna dificultad que te roba la paz, puedes presentárselo al Señor en oración y Su paz que sobrepasa todo entendimiento, guardará tu corazón y tu mente. 

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido por radio cristiana CVCLAVOZ .

Protesta social I

Es imposible esquivar la reflexión sobre la ola de protestas sociales que tienen lugar en el mundo hoy, no sólo en América latina.

Como en tantos otros asuntos de relevancia pública, la mirada que uno ofrezca sobre la realidad va a encontrar detractores, algunos altamente virulentos. Quienes escriben y opinan en los medios atacan generalmente a dos tipos de personas: a los que están al otro lado de la calle (el enemigo) y, particularmente, a quienes intentan ofrecer una nota de equilibrio, una mirada que busque una perspectiva para mejor entender y resolver el problema.

Intento ofrecer unas ideas desde esta última posición.

“No son 30 pesos, son 30 años” se leía en una pancarta esgrimida por una chica en el centro de Santiago de Chile en los pasados días y en referencia al hecho que gatilló las protestas: el alza del boleto del Metro.

Esa es una percepción certera. Lo que destruye la justicia social y la paz obedece a procesos que toman años pero siempre conducen al mismo resultado: la protesta.

Es interesante leer en los libros de historia que los factores que contribuyeron a la caída del imperio romano son sorprendentemente similares a los detonantes del conflicto social actual.

El sitio de internet Roma Imperial cita algunas causas: antagonismo político (senado versus emperador), pérdida de la moral, corrupción política y de la Guardia Pretoriana, guerras constantes y gasto militar a causa de la expansión del imperio, economía decadente y alta inflación (!), desempleo la clase trabajadora, disturbios, motines callejeros, el circo romano, la esclavitud, desastres naturales y el cristianismo.

Este proceso, que tomó 500 años, terminó como terminan muchas naciones hoy y en mucho menos tiempo.

Un primer análisis sugiere que el comienzo del fin es la degradación moral. Pero es curioso que se asocie “moral” casi exclusivamente a cuestiones de orden sexual. La moral es un asunto más amplio. Se refiere a la calidad de la conducta de quienes controlan los procesos sociales: intelectuales, gobernantes, legisladores, jueces, fuerzas armadas, policía, grandes empresas y capitales, medios de comunicación, educadores, sindicatos, entre otros.

Me parece que los primeros responsables del buen funcionamiento de una nación o al contrario, de su destrucción, son quienes controlan las ideas, el poder y el dinero.

El pueblo, que constituye la gran mayoría, no tiene ninguno de esos poderes. Pero cuando las cosas se empiezan a descomponer dispone de un poder formidable: la protesta social.

Sembrando paz

“Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia.”(Santiago 3:18 NTV)

Pocos son los abogados que velan por sus clientes honradamente por el pago justo, la mayoría piensa en el presente y en sus ganancias, en juicios, la ida y venida de papeles, pero aún existen profesionales a los cuales les importan mucho las relaciones interpersonales, la familia y la amistad, dan de su tiempo para conversar con las partes en conflicto y logran acuerdos y compromisos. Algunos de estos profesionales reflexionaron a parejas y evitaron divorcios, otros impidieron catástrofes familiares con un diálogo sincero; tienen esa particularidad especial que les ayuda a apaciguar conflictos.

Pero, ¡Qué difícil es buscar la paz en estos tiempos! Paz con tus amistades, familiares, compañeros, etc. Es complicado mediar entre dos personas, pero a los que se empeñan en esto el Señor les dará paz y justicia.

Meterse en medio de una discusión puede ser peligroso pero a veces es necesario para evitar pérdidas personales y conflictos posteriores. Si la persona pacificadora logra que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo y tengan paz, consiguió algo bueno, que una relación se encamine correctamente y el mundo necesita personas así.

“Dios bendice a los que procuran la paz, porque serán llamados hijos de Dios.” (Mateo 5:9 NTV)

Un hijo de Dios está lleno de sabiduría, esto se muestra en procurar un buen trato y en la humildad, busca la paz con los que le rodean, es compasivo, hace lo bueno, trata a todos de la misma forma sin preferencias; son características de una persona que con la ayuda del Señor puede lograr paz.

La palabra de Dios dice lo siguiente en Mateo 7:12 NTV: “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti. Esa es la esencia de todo lo que se enseña en la ley y en los profetas.”

¿Cómo sembrar paz? Todo comienza con el ejemplo, trata a los demás bien, es una forma de vivir en paz. Si alguna vez aparece algún conflicto procura dialogar y resolverlo, si existen peleas en tu familia busca la paz con justicia e, igualmente, buscar un consejo sabio ayudará.

Otra manera de sembrar paz es evitar hacer juicios de valor, evitar los chismes y calumnias, das paz evitando generar conflictos innecesarios, en este mundo tendremos aflicciones pero al buscar la paz viviremos como hijos de Dios.

La paz verdadera se encuentra en Jesucristo, si las personas lo llegan a conocer experimentarán esa paz que sobrepasa todo entendimiento y que llenará sus corazones, esa paz que les ayudará a relacionarse con los demás.

Salmos 34:14 NTV: “Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y esfuérzate por mantenerla.”

¿Siembras paz o siembras conflictos?

Por carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo resuelves los conflictos?

Es necesario que todos consideremos resolver los conflictos sabiamente, esto nos ayudará a vivir saludable y pacíficamente con las personas que nos rodean y, para empezar, será necesario aprender a comunicarnos asertivamente.

Para comprender mejor este tema me gustaría darte un ejemplo: Imagina que compartes tu cuarto con un amigo, a ti te gusta que todo esté ordenado, eres quien limpia constantemente la habitación, pero siempre que llega tu compañero desordena todo y perturba tu paz. Ante esta situación puedes responder de tres maneras: primero quedarte callada (o) para evitar el conflicto; segundo, puedes utilizar la violencia para defender tus derechos, y por último, puedes ser asertivo, comunicar tu inquietud de forma clara y sin lastimar. ¿Cuál de las respuestas elegirías?

La Biblia dice: “Las palabras del sabio son placenteras, pero los labios del necio son su ruina.” Eclesiastés 10:12 (NVI)

La asertividad está asociada a la madurez, por esta razón podría decir que alguien que sabe comunicarse asertivamente es una persona sabia, ya que logra comunicar sus pensamientos y defender sus intereses sin agredir, como tampoco ignorar su necesidad.

Cuando tengamos que resolver un conflicto con alguien nos daremos cuenta si somos asertivos y sabios para hacerlo ¿Cuál es tu actitud al momento de resolver el conflicto?

Si eres alguien que guarda silencio, tienes que saber que tienes derecho a comunicar tus intereses y reclamar tus derechos; si eres alguien que utiliza la violencia recuerda que esto no es sabio, por lo que solamente tendrá consecuencias negativas, te animo a practicar la asertividad y esforzarte por ser un ejemplo de hijo de Dios.

No olvides que Dios desea que maduremos y seamos sabios, crezcamos en Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El tiempo es ahora

Un médico que era creyente, estaba atendiendo a uno de sus pacientes, el cual padecía de una enfermedad incurable. Pensando en él y en la eternidad que le esperaba, el doctor creyó que había llegado el momento de anunciarle el evangelio.

El paciente escuchó con mucha atención, y luego le preguntó:

     – Doctor, ¿cuánto tiempo hace que usted sabe estas cosas?

     – Bueno – Respondió el médico- hace más de veinte años que soy creyente.

El enfermo fijó sus ojos en su interlocutor para preguntarle:

     – ¿Y por qué no me lo dijo antes, para que yo también hubiese podido disfrutar de este gozo y esta paz que usted dice que Cristo da a los que creen en Él?

Muchas veces buscamos tanto el momento “perfecto” para hablar del amor de Dios que dejamos que el tiempo pase, poniendo mil excusas, sin darnos cuenta que estamos privando a la gente de una vida de gozo y paz.

Es verdad que no son pocos los que rechazan el evangelio y muchas veces nos desaniman sus respuestas, pero si nosotros les damos el mensaje de las Buenas Nuevas ya es decisión suya aceptarlo o no. Además, debemos recordar que si sembramos esa semilla en sus corazones, en algún momento dará su fruto.

Sigamos el ejemplo de los discípulos, quienes constantemente llevaban el mensaje: “Y día tras día, en el templo y de casa en casa, no dejaban de enseñar y anunciar las buenas nuevas de que Jesús es el Mesías” Hechos 5:42 (NTV)

No te desanimes y sigue orando por aquellos familiares y amigos que aún no conocen a Jesús, sigue hablándoles con tu ejemplo, mostrándoles el amor de Dios y verás que a su debido tiempo dará su fruto.

No esperes a último momento ni a las circunstancias perfectas, hoy es un bueno día para llevar las Buenas Nuevas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend