paz Archives | CVCLAVOZ

All posts in “paz”

Pensamientos que traen paz

Por definición la ansiedad es un estado mental caracterizado por una gran inquietud, intensa excitación y extrema inseguridad. Esto ocasiona que la persona enfoque su energía en lo que podría suceder, debido a ello, no le queda la suficiente fuerza para hacer frente de forma objetiva a su problema, por lo que no logra solucionarlo. Además de mantener en alerta al cuerpo, también quita el gozo de vivir, como consecuencia la persona está en tensión constante.

“Hazme entender el camino de tus mandamientos, Para que medite en tus maravillas. 28 Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra.” Salmos 119:27-28 (RVR1960).

Para poder superarlo, es necesario reconocer que se sufre de este trastorno, así como aprender a distinguir entre una situación real y una que no lo es; no es provechoso imaginar situaciones que quizás nunca lleguen a materializarse. Pero, sobre todo, es preciso centrar los pensamientos en Dios y en Su Palabra, en lugar de en los problemas.

Tener presente las promesas que el Señor nos brinda, ayudará a no enfocarse en las preocupaciones que tienden a surgir.

El salmista recurre al Señor pidiendo sustento a través de Su Palabra, en versículos más adelante vemos que considera sus caminos y decide volver de ellos.

“Mi porción es Jehová; He dicho que guardaré tus palabras. 58 Tu presencia supliqué de todo corazón; Ten misericordia de mí según tu palabra. 59 Consideré mis caminos, Y volví mis pies a tus testimonios.” Salmos 119:57-59 (RVR1960).

De la misma manera el profeta Isaías afirma que quien concentra sus pensamientos en el Señor, tendrá la paz que necesita.

“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.” Isaías 26:3 (RVR1960).

Hoy te animo a seguir el ejemplo de estos hombres que encontraron en Dios la manera de superar la ansiedad, busca refugio en la Biblia, que sean las palabras de Dios las que ocupen tu mente.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Otra revolución

El vocabulario histórico de nuestro continente registra diversas y numerosas acepciones de la palabra revolución. Han sido pocas las épocas de paz y sostenido crecimiento.

Pensemos en aquellas que condujeron a la independencia de nuestros países y todas las que siguieron hasta los años 60 y 70 y que fueron ahogadas por dictaduras militares.

Todos estos procesos, casi sin excepción, fueron cruentos y segaron miles de vidas, de donde se concluye que toda revolución debe ser sangrienta.

Quisiera instalar, o sugerir al menos, la cuestión de si es posible una revolución sin muerte ni destrucción. Una suerte de revolución gloriosa como se llamó a la guerra civil inglesa que ocurrió en el siglo XVII y que tuvo como resultado, según los historiadores, la abolición del absolutismo.

Es difícil pensar en una revolución que no tenga costo de vidas. Aún la resistencia civil de Gandhi generó muertes aunque mayormente provocadas por la represión del régimen colonial.

Y mucho menos en América latina. Tanto los levantamientos contra la monarquía colonial como los subsecuentes contra gobiernos opresores y empresas multinacionales explotadoras tuvieron alto costo de vidas.

Sugiero que repasen aunque sea en forma breve el resultado de todas las rebeliones sociales del último siglo para darse cuenta de la magnitud de este saldo mortal.

Entonces, ¿es posible lograr en paz la transformación sociopolítica de nuestra América como informa la declaración de visión de la carrera de Ciencia Política de la Universidad Gabriel René Moreno de Santa Cruz, Bolivia, donde impartí una clase magistral hace poco?

Se ve poco probable. La clase política de nuestro continente ha mostrado, en su gran mayoría, un pobreza moral abrumadora y una persistente ineficiencia para cumplir el propósito esencial de la política que es el bien común y accesible a todos.

La conclusión de nuestro encuentro con los estudiantes de Santa Cruz fue simple. Sólo será posible si al menos se cumplen tres requisitos por parte de la nueva generación.

Primero, nuevas ideas. Alguien definió la locura como el afán de querer alcanzar distintos resultados haciendo siempre lo mismo. Encontrar esas ideas el trabajo de nuestros jóvenes.

Segundo, un contingente de auténticos servidores públicos. Estamos hartos de gente que entra al sistema para servirse de la gente en vez de servirla.

Finalmente, gente de carácter incorruptible que desplace de una vez y para siempre a la actual raza de administradores que se incorpora al Estado para enriquecerse descaradamente.

Difícil se ve la cosa…

Consuelo para tu corazón

“Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho.” Isaías 25:8 (RVR1960).

Quienes hemos perdido a un ser querido, sabemos cuánto duele y lo difícil que puede ser superarlo. Probablemente estés de acuerdo conmigo que el proceso de duelo suele ser lento y complicado, puesto que se tiene variedad de emociones que muchas veces no sabemos gestionar.

No obstante, no debemos olvidar que en Dios encontramos el consuelo y la paz que nuestros corazones necesitan, de Él también recibimos la fortaleza y la promesa de que estará con nosotros a lo largo de ese proceso.

Permite que Dios sane tu corazón y enjugue tus lágrimas, busca refugio en Sus brazos.

Por Cesia Serna.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Perdona y sentirás paz!

“de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.” Colosenses 3:13 (NVI).

Recordemos que el costo de nuestro pecado es algo que no podemos pagar pero Dios a través de su gracia nos da Su perdón. Cuando no queremos perdonar a las personas que nos dañaron, nuestra vida se llena de amargura y resentimiento. Por eso, no esperes a que te pidan perdón, da tú el primer paso, perdonando de la misma forma que Dios te perdonó.

Al perdonar, sentirás que una gran carga se va de tu vida y recibirás paz en tu corazón, lo cual hará que te sientas mejor con Dios y contigo mismo.

¡Animo, da el primer paso y perdona!

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Materias pendientes

Sucede, cada vez con más frecuencia, que me canso de la escritura “técnica”.

Las realidades materiales deberían ser ocupación exclusiva de gobernantes, jueces, empresarios, científicos y comentaristas de medios —entre otros—.

Soy convocado al oficio de la descripción y del análisis porque a la gente hay que recordarle la fragilidad de las cosas con números y razonamientos aleccionadores.

Así que siguen quedando pendientes mis materias esenciales, mis deseos más íntimos, las obligaciones fundamentales conmigo mismo.

Siempre van quedando pendientes.

Hasta que pueda jubilarme completamente no sólo de mis deberes profesionales sino de esta incómoda ocupación y pueda refugiarme en alguna quebrada profunda, bien meridional, en medio de arroyos, araucarias, helechos y nieblas matinales.

Quedan pendientes todavía mis escritos impublicables, lo que no se puede escribir aquí porque irritaría profundamente a las potestades superiores y a sus sagradas e intocables instituciones.

Todavía me falta el último viaje a la inmensidad de la estepa rusa, a la Gran Muralla, a la cuenca del Ganges, a la sabana, la tundra, la taiga y los manglares.

Habría que intimar más con Uri Youri, Ishdan, Paula Analuz, Amikam, Martín Alonso y Cristina Antonia, hijos e hijas de mis hijas. Aproximarme respetuosamente al imaginario de sus vidas y visitar sus pensamientos originales.

Re-visitar sin medida de tiempo ni distancia el universo de Ahinoam Ester, Paula Andrea y Cristina Alejandra, principio de mi vigor, saetas veloces de mi juventud. Reconocer —mejor dicho, volver a conocer— lo que alguna vez fuimos y lo que somos ahora, merced al oleaje de los años y refugiarnos por unas horas en alguna rada, protegidos de tormentas y turbiones.

La paz. Profundizar en el magisterio privado de la paz. Sueltos ya los dolores del miedo, la culpa y la vergüenza, establecer un perímetro en el que nunca más tengan entrada los reproches, los reclamos, las exigencias y los ajustes de cuentas.

Volver a mirar, seguir intentando el encuentro con Su palabra. Reconocer cuán leve (sí, cuán leve) es el susurro que hemos oído de Él. Ahondar todavía en el enigma de ese amor que abraza sin condiciones a todas y a todos. Reconocerme en Él hasta que el silbo suave y apacible de Su nombre lo abarque todo hasta el aliento final.

¿Tus palabras bendicen?

“La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego. La lengua de los sabios destila conocimiento; la boca de los necios escupe necedades.” Proverbios 15-1-2 (NVI)


Cuando nos dejamos llevar por el enojo o la ira solemos lastimar con nuestras palabras a los seres mas queridos. Este aspecto debe cuidarse en el matrimonio, ya que de no hacerlo, la relación comienza a deteriorarse al punto que por las mismas heridas, el amor comienza a apagarse.

Dios no desea eso por ello nos insta a tener dominio propio: Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”. Pero esto se consigue cuando nos dejamos llevar por el Espíritu de Dios y Él nos nuestra la verdad sobre nuestra manera de comportarnos. El también nos ayuda a cambiar y a reconocer nuestras faltas cuando fuera necesario y tener dominio propio. Su palabra nos recuerda:


“Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios”. Salmos 141:3


Sería bueno preguntarnos ¿Estoy llevando paz con mis palabras a los que me rodean, o ellos prefieren alejarse?

Por Danitza Luna


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Él está a tu lado

La desesperación siempre nos roba la paz y afecta nuestro estado de ánimo,  impide que logremos aquello que queremos alcanzar y hace que perdamos totalmente la esperanza.

Hace algunas semanas atrás estaba en la sala de terapia intensiva de un hospital, esperando afligido por un ser querido mío. Por momentos angustiado y pensativo, porque ya habían pasado varias horas sin tener noticias. La verdad, muchas cosas pasaban por mi mente y en algún momento me sentí solo sin entender lo que estaba sucediendo. Pero, el Señor me recordó esta palabra y entendí que Él estaba conmigo.

“Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.”

Juan 13:7

No siempre entenderemos lo que está sucediendo a nuestro alrededor, pero si confiamos en Dios estaremos seguros y comprenderemos que todo tiene un propósito, que Su voluntad es buena agradable y perfecta; Él tiene control de toda situación y que está a nuestro lado para fortalecernos.

Dios conoce tu situación y sabe cómo está tu corazón. Está a tu lado para consolarte, fortalecerte y recordarte sus promesas. Jamás te ha dejado ni te dejará.

“El Señor está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.”

Sofonías 3:17

Por lo tanto, no pierdas las esperanzas y confía en la voluntad de Dios. No olvides que no duerme el que te cuida y que tu ayuda viene de Él, quien hizo el cielo y la tierra.

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Isaías 41:10 (NTV)

Dios está contigo y no te abandonará.




El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Pagar deudas ajenas?

“Si te comprometes a pagar las deudas de un desconocido, te metes en grandes problemas; evita esos compromisos y vivirás tranquilo.” Proverbios 11:15 (TLA).

Salir de garante de una deuda ajena realmente puede robarnos la paz, llegando a afectar también a nuestras familias, tanto en lo que se refiere a la armonía familiar como en lo económico. Hay personas que se sienten comprometidas a salir de garante, ya que se trata de alguien muy cercano, pero aún así debemos tomar en cuenta el consejo bíblico para evitarnos sufrimiento. Las personas que no saben decir que no, realmente pueden tener serios problemas en esta área, comprometiéndose en algo que realmente no estaban dispuestas a hacer. Sin embargo, aún cuando alguien se pudiera enojar ante nuestra negativa, siempre es preferible agradar a Dios, siguiendo sus consejos, antes que al hombre.

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te amargues

“Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 (NTV).

La amargura es una reacción ante una ofensa o situación difícil que puede hacernos mucho daño si es que no la tratamos a tiempo, pues crecerá en nuestro corazón hasta llevarnos a una profunda tristeza. Es cierto que la vida no es fácil y muchas veces es injusta hasta el punto de entristecer nuestro corazón. Sin embargo, cuando ponemos nuestra confianza en el Señor, podemos estar seguros que las pruebas y las dificultades pasarán. Dios es el único que pude darnos verdadera paz y gozo, aún en medio del sufrimiento.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 consejos para vencer la soledad

La soledad no es una cuestión de cuánta gente te rodea. Hay personas que se sienten solas cuando están en medio de multitudes. Mientras que hay otras que se sienten así cuando no tienen nadie más a su lado. La ciencia dice que la soledad, no el estado civil, es más dañino y letal que la obesidad (Para mayor información, leer: ¡La soledad mata más que la obesidad!). Por lo tanto, no es un tema que debamos menospreciar.
Algunas formas prácticas de vencer los sentimientos de soledad, son:

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1, 2, 4Bargh, J. (2017). Before you know it (1era ed.). Nueva York: Simon & Schuster, Inc.
3Sandstrom, G., & Dunn, E. (2014). Social Interactions and Well-Being. Personality And Social Psychology Bulletin, 40(7), 910-922. doi: 10.1177/0146167214529799

 

El amor en la familia

“ Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor” 1 Corintios 13:4-5 (TLA).

La familia es una bendición de Dios que está diseñada para suplir las necesidades más cruciales como ser: amor, seguridad y sentido de pertenencia. El amor es muy importante, para mantener la unidad de los miembros de una familia. Por el contrario, cuando hay orgullo y egoísmo la familia puede llegar a dividirse.

Es importante que el amor de Dios reine en nuestro hogar, es decir ese amor paciente y bondadoso que no permite que el veneno del orgullo contamine y destruya el amor familiar. El verdadero amor piensa en términos familiares más que individuales, no guarda rencor, sino que perdona, contribuyendo a que en la familia reine un ambiente de paz y armonía.

¿No es este amor el que debe fluir en nuestra familia?

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Nubes

Un pastor que realizaba visitas casa por casa, vio a través de la puerta de una humilde cocina a una sencilla mujer, muy atareada con el lavado de un cesto de ropa, pero cantando alegremente.

     -¿No hay nubes en su cielo, amiga? Preguntó

     – ¡Oh, sí; ya lo creo que las hay…! – Fue la respuesta que obtuvo – pero, si no las hubiese, señor, ¿de dónde bajarían las grandes lluvias de bendición?

No siempre son bienvenidas las nubes a nuestras vidas. Normalmente nos gusta que nuestro cielo esté despejado, que el sol esté brillando y todo esté en calma. Pero, ¿Qué sucede cuando llegan nubes oscuras?

Mucha gente se violenta con la situación, se deprime, dejan de confiar en Dios y tratan de espantar las nubes a su manera, sin darse cuenta que esos problemas que llegaron a nublar nuestras vidas pueden contener grandes bendiciones.

Las pruebas siempre llegarán con un propósito y depende de cada uno de nosotros el superarlas exitosamente o fracasar en el intento. Santiago, en el capítulo 1, versículos 2 y 3 dice: “Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. (NTV)

La mujer de la historia cantaba en medio de las pruebas porque sabía que sin importar cuán grandes y oscuras fueran las nubes, dentro de ellas había grandes bendiciones.

Puede ser que no sea nada agradable estar en medio de una tormenta y que prefiramos los tiempos de calma y días despejados, pero si todo fuera así de tranquilo no podríamos crecer y llegar a ser lo que Dios desea que seamos:

“Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada”. Santiago 1:4 (NTV)

Vamos, canta, aunque tu cielo esté completamente cubierto canta. No permitas que unas nubes te roben el gozo ni la paz que Dios deposita en nuestros corazones, ten la certeza de que esas nubes vienen cargadas de bendiciones.

Send this to a friend