A su debido tiempo

A su debido tiempo

Todo debe suceder a su debido tiempo. Si la larva de la mariposa no está el tiempo suficiente y sin novedades, la mariposa puede salir con defectos en las alas. Cuando un embarazo se adelanta, temen que todos los órganos o huesos en el bebito no estén completos. Todo tiene su tiempo.

Salomón, considerado sabio, reconoció en el libro de Eclesiastés en el tercer capítulo, que todo lo que hacemos, las decisiones que tomamos y las acciones que realizamos, nos van a llevar al día más importante de nuestra vida: el día del juicio, y por eso se enfocó en el tiempo. 

Me dije: «A su debido tiempo, Dios juzgará a todos, tanto a los malos como a los buenos, por cada cosa que hayan hecho».

Eclesiastés 3:17 (NTV)

Y también habla de los regalos de Dios que debemos disfrutar. Evidentemente, sin excesos. Pero es maravilloso ver en este libro las palabras que nos definen a nuestro Dios. Dice que todo lo que hace es perfecto, no se le puede agregar o quitar nada. Dios es grandioso. Y lo más increíble, es cuánto nos ama. 

Entendiendo que todo ocurre a su debido tiempo

Hay temporadas para todo y si bien nos sentimos abatidos cuando vemos injusticias, no debemos olvidar jamás que Dios está en control. Y aunque parezca que los malhechores o los injustos se salen con la suya, ya vendrá ese debido tiempo, donde tendrán las consecuencias de sus malas acciones. 

Ese tiempo lo conocemos como el Día del Juicio Final. Será lo último que ocurrirá antes de que Dios cree Su nuevo cielo y nueva tierra, el regreso de Cristo. Pero no debemos temer a los últimos tiempos, solo debemos estar preparados. Sí habrá juicio, un juicio justo. 

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria acompañado por todos los ángeles, entonces se sentará sobre su trono glorioso. Todas las naciones se reunirán en su presencia, y él separará a la gente como un pastor separa a las ovejas de las cabras. Pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.

Mateo 25:31-33 (NTV)

Seamos siempre la mejor versión de nosotros mismos. No olvidemos estar haciendo todo lo que se nos presente como para Dios y alabémoslo y agradezcámosle todo lo bueno que nos ocurra cada día. Que cuando venga el juicio final, estemos laborando para Él. Eso nos da paz. 

Oración:

Bendito Dios, Creador de todo, vengo una vez más ante Ti, para darte gracias, para alabarte, porque mereces toda alabanza y adoración. Gracias por estar en mi vida, por escuchar mis oraciones. Gracias por guiarme siempre. 

Señor, te pido que me ayudes a estar siempre dispuesto para servirte. Que todo lo que haga y todo lo que diga te sea agradable. Ayúdame a ser cada día mejor y servirte con toda diligencia, con pasión y excelencia, en el nombre de Cristo, Jesús, amén y amén. 

Aplicación:

¿Cuáles tareas, oficios, labores haces como dedicadas a nuestro Dios? ¿Qué tarea sientes que Dios te ha pedido que hagas, que tal vez sientas que no has tenido tiempo de cumplir?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Su grande misericordia nos hizo renacer

Dios nos hizo renacer para darnos una herencia incorruptible y que no perece, ¡cuan agradecidos debemos estar por su infinito amor!

Tenemos dos clases de entendimiento

Hay dos tipos de conocimiento, el espiritual y el del mundo. Mucha gente se enfoca en desarrollar el conocimiento humano, pero nosotros debemos desarrollar más el espiritual.

Sus tiempos, no los nuestros

Nos gusta que las cosas sucedan cuando nosotros queremos, en el momento que planeamos, y olvidamos que los Sus tiempos son mejores que los nuestros.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario