Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Cuando enfrentamos problemas o recibimos noticias tristes, es difícil pensar en el lado positivo de la situación, pareciera que a veces nos rendimos a las dificultades, por lo que nos desanimamos y pensamos que es el final.

El final lo decides tú mismo

Él anduvo por el desierto un día de camino, y vino y se sentó bajo un enebro; pidió morirse y dijo: Basta ya, Señor, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis padres. Y acostándose bajo el enebro, se durmió; y he aquí, un ángel lo tocó y le dijo: Levántate, come. Entonces miró, y he aquí que a su cabecera había una torta cocida sobre piedras calientes y una vasija de agua. Comió y bebió, y volvió a acostarse. Y el ángel del Señor volvió por segunda vez, lo tocó y le dijo: Levántate, come, porque es muy largo el camino para ti.

1 Reyes 19:4-7 (LBLA)

Si consideramos esta escena de las escrituras podemos observar a Elías, un gran siervo de Dios que se encontraba emocionalmente abatido y depresivo, a tal extremo que deseaba morir; enfrentó una crisis en la que no hallaba una salida, con sus ojos no podía ver más allá, solo el final de sus días y la miseria en la que estaba sumergido.

Largo camino te resta

A pesar de la actitud pésima de Elías, Dios comprendía su situación y sabía que en algún momento saldría de ese estado; por esta razón, aun cuando  el profeta se lamentaba por su vida, el Señor seguía cuidándolo, enviando incluso ángeles y cuervos para alimentarlo y levantarlo. Este hombre pensaba que era el final, pero el Señor le decía “largo camino te resta”.

Todos enfrentamos crisis emocionales, pero a veces las emociones son tan intensas que pensamos que no existe salida, entonces, nos hundimos en la depresión, consideramos que es el final y nada va a cambiar; sin embargo, Dios ve más allá y te dice: “largo camino te resta”. La dificultad que estás enfrentando, cualquiera que sea, no será para siempre, Él tiene un propósito para tu vida y para tus hijos.

No olvides que será decisión nuestra llegar al final, hundirnos o levantarnos, pero a pesar de cómo te encuentres el Señor te entiende y quieres ayudarte a salir adelante.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

10
4
0
0
0
0
Already reacted for this post.