Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

¿Qué ser humano no se ha sentido alguna vez cansado, agotado, fracasado, triste y sin ánimos de seguir adelante?

Básicamente todos en algún momento nos hemos sentido sin fuerzas y sin ganas de continuar la carrera. También, les ocurrió a grandes héroes de la fe, por ejemplo, al rey David. La Biblia muestra que la vida de David fue dura, pero pese al dolor y la situación que vivía siempre se refugiaba en Dios.

“¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Nuevamente lo alabaré, ¡mi Salvador y mi Dios!”

Salmos 42: 11 (NTV)

Es normal sentirse cansado o desanimado muchas veces. Eso no es una mala señal ni un pecado. Al contrario, demuestra que estás vivo y que tienes sentimientos.

Dios hace un llamado al cansado

No importa qué situación estés pasando o se haya presentado en el día. Dios quiere que acudas a Él y dejes todo aquello que te aflige.  “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28 (NTV)

Acércate al Señor y entrega todo aquello que te agota emocional y espiritualmente. Él te dará el descanso que necesitas y renovará tus fuerzas.

Él entiende al cansado o afligido

Dios siente empatía por el afligido y cansado, porque Él lo vivió. Conoce cada condición y situación que pasas. Hebreos 40:15, dice: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

Tienes a un Jesús que comprende, entiende y está dispuesto a ayudarte.

Suelta tu carga o todo aquello que te agota en manos del Señor.

Recuerda que Dios no está muerto, Él está vivo y dispuesto a llenarte de sus fuerzas. Por esto mismo, acércate al Señor y deja que te llene de su presencia.

“Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.”

Salmos 103:3-5 (RVR 1960)

No olvides que Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
7
2
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta