Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Una mala noticia destruye esperanzas, sueños, metas y conduce a un estilo de vida diferente al que se tenía planeado.

En el libro Asesoramiento psicológico trimestral (Counseling Psychology Quarterly) los profesionales Robert Bor, Riva Miller, Eleanor Goldman e Isobel Scher definen una mala noticia como:

<< situación donde hay un sentimiento de no esperanza, una amenaza al bienestar mental o físico de la persona, riesgo de alterar un estilo de vida establecido o donde el mensaje entregado transmite pocas opciones de vida. >> (Pag. 70)

Nadie está libre de recibir una mala noticia.

“Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro” Fueron las palabras que recibió Jairo, jefe de la sinagoga, mientras esperaba la ayuda de Jesús.

Imagino la reacción de Jairo ante tremenda noticia, pues perder a un ser querido es doloroso y no es algo para lo cual estemos preparados.

Encontrar esperanza en medio de una mala noticia es posible.

Todo indicaba que la hija de Jairo ya no tenía esperanzas y que era una situación para lamentarse. Esa mala noticia estaba quitando las esperanzas que Jairo había puesto en Jesús desde un principio.

Y un hombre llamado Jairo, líder de la sinagoga local, se acercó y cayó a los pies de Jesús mientras rogaba que lo acompañara a su casa. Su única hija, que tenía unos doce años, estaba muriendo.

Lucas 8:41-42 (NTV).

Sin embargo, Jesús recompensó su búsqueda y le devolvió las esperanzas ante una noticia desagradable con estas palabras: “No temas; cree solamente, y será salva.”

¿Cómo enfrentar una mala noticia?

Jairo tenía una única hija que estaba a punto de morir, probablemente los doctores no pudieron hacer nada y el diagnostico era para lamentarse. Pero Jairo no se quedó con esa mala noticia, sino que fue donde Jesús y se postró para pedir su ayuda.

Mientras se dirigían a casa de Jairo, le dieron la noticia de que su hija había muerto, pero Jesús le dijo en ese instante: cree solamente.

Las malas noticias nunca son alentadoras, pero la última palabra la tiene Jesús. Recuerda que nada ocurre sin que Él lo permita y sea su voluntad. El Señor es soberano y debemos confiar en Él aunque a nuestro alrededor todo esté cayéndose a pedazos.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

7
3
0
0
1
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta