Dios te sacará del lodo cenagoso
Dios te sacará del lodo cenagoso

Dios te sacará del lodo cenagoso

Posiblemente tu eres una de esas personas que necesita auxilio pronto porque tu vida no fue en la dirección correcta y ahora estás hundido en el pozo de la desesperación, en el lodo cenagoso. Si es así, ¡ánimo, hay esperanza!

Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.

Salmos 40:1,2 (RVR1960)

Un rescate justo a tiempo

Se cuenta que hace muchos años, Richard Almo, de Pittsburg, andaba hacia su casa, después de trabajar en el turno de noche de los Altos Hornos Jones & Laughlin.

Al pasar vio, en un barranco que estaba al lado de la autopista Penn-Lincoln, lo que pareció la cabeza de un hombre en el fondo del mismo. Bajó al barranco y vio que, efectivamente, era la cabeza de un hombre que todavía se encontraba con vida.

El hombre había quedado atrapado en la ciénaga, y cuando Almo lo encontró hacía dieciocho horas que estaba inmovilizado. Se había hundido poco a poco y el cieno le llegaba a la altura de la barbilla. No podía hablar porque la boca la tenía llena de fango. Solo podía mover los ojos.

Almo corrió en busca de auxilio. Llamaron a los bomberos y a la policía, y sobre un camino de ramas cortadas de los árboles cercanos lograron arrastrarse hasta el hombre atrapado y ponerle una cuerda bajo los brazos. Con un cuidado extraordinario para no lastimarlo, tiraron de la cuerda y lo sacaron del lodazal, donde habría muerto en poco tiempo de no haber sido visto por Almo.

Dios quiere sacarte del lodo cenagoso

El lodo cenagoso se caracteriza por ser profundo, abundante y, mientras más se mueva la persona o animal que caiga en él, más se hundirá. No hay forma de salir sin ayuda.

Posiblemente te sientas atrapado en el lodo cenagoso, sientes que ya casi no puedes respirar, no puedes moverte, y necesitas ayuda con urgencia. No importa cómo llegaste a esa situación, lo importante es que puedes recibir ayuda.

El Salmo 40 nos muestra la desesperación en la que se encontraba el salmista, pero también nos muestra cómo Dios lo rescató, puso sus pies sobre la roca, sobre terreno firme y enderezó sus pasos. ¡Lo mismo puede hacer contigo!

No importa cuán dura es tu situación en este momento, Dios puede rescatarte del lodo cenagoso, ¡búscalo!

Oración del día

Padre Bueno y Misericordioso, tú sabes cuál es mi situación, he intentado salir adelante por mis medios y con mis fuerzas pero cada vez me hundo más. Perdóname si me metí en este problema por alejarme de ti y socórreme en este tiempo de angustia, reconozco que solamente tú puedes ayudarme y darme una nueva oportunidad. 

Gracias Padre porque tus misericordias son nuevas cada día y porque puedo confiar en tu oportuno socorro. Te encomiendo mi vida, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿En qué momento de tu vida te has sentido en medio del lodo cenagoso? ¿Cómo saliste de ahí?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Confía, recibirás fuerza para soportar

Si Dios no quita la carga que llevas, ten por seguro que encontrarás alivio al confiar en Él, porque te dará la fuerza para soportar y mostrará su fuerza en ti.

Un amor que no tiene medida

Nunca nadie nos amará como Dios lo hace. Su amor inigualable y sin medida resulta incomprensible para nuestra mente humana, pero ¡es real!

Cuando se es, no hace falta probarlo

El magnetismo, carisma y gentileza de Jesús tienen que haber sido notorios y al igual que su manera sencilla de vivir, porque cuando se es, no es necesario probar nada.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

5

Deja un comentario